Zelda: Breath of the Wild: Consiguen abrir el cofre imposible del juego

El título de Nintendo esconde un cofre del tesoro que, hasta la fecha, no se había podido abrir debido a su intrincada localización. Pero esta semana han logrado desentrañar su misterio.

Aunque The Legend of Zelda: Breath of the Wild debutó hace ya cuatro años en Nintendo Switch y WiiU, los jugadores todavía siguen descubriendo nuevos detalles a día de hoy. Esta semana han conseguido resolver un misterio que se les estaba resistiendo: el misterioso cofre de la playa de Aris, que hasta ahora no se había podido abrir. El encargado de lograr esta hazaña ha sido el usuario Kleric, que ha compartido el momento a través de Twitter. Este era el último “cofre imposible” que quedaba por abrir en el juego.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild , abierto el último cofre imposible del juego

El cofre en cuestión se encuentra localizado en la Playa Aris del juego o, mejor dicho, debajo de esta zona. Según ha indicado Swiffy22, el líder de la comunidad de Breath of the Wild , este era el último cofre “imposible” que quedaba por abrir y que los jugadores han estado intentando conseguir desde hace un tiempo. ¿Dónde estaba el problema? El cofre sólo se genera en el mundo si te acercas a 60 metros, pero comenzará a hundirse inmediatamente y desaparecerá 7 segundos después.

Los jugadores han sabido de la existencia de este cofre desde hace bastante tiempo, pero les faltaba encontrar la manera de abrirlo. Aunque creaban plataformas de hielo para evitar que se hundiera, eso no impedía que el cofre desapareciera igualmente. Así que Kleric, el encargado de lograr esta hazaña, se puso manos a la obra para probar otro método: utilizar el poder del magnetismo, paralización, bombas y flechas, para poder interceptarlo .

El proceso está perfectamente cronometrado, y en el vídeo podemos apreciar como Kleric usa meticulosamente cada una de las habilidades que el juego pone a disposición de los usuarios. La pregunta que resta hacerse es: ¿Qué había dentro del cofre? Puede que muchos imaginaran que, al tratarse del último cofre, guardaría en su interior un objeto de gran valor dado lo difícil que es abrirlo. Bueno. Pues lo que había dentro era un fragmento de ámbar . Llegados a este punto, está claro que la comunidad de BOTW hace estas cosas por puro amor al arte.

Mientras tanto, desde Nintendo están realizando los preparativos para el lanzamiento de la secuela. Un juego del que ni siquiera han podido revelar el título para no dar pistas sobre la historia. Debutará el próximo 2022, y podría tener dos protagonistas según una interesante teoría.

Fuentes:

Tan complicado es, que se necesita trucar (no me sale la palabra exacta) el juego para conseguirlo.

Impresionante la pasión de alguna gente.

1 me gusta

Por la recompensa ha merecido la pena.

3 Me gusta

El juego apasiona por si solo.

Te lo arreglo. Y añadiría tiempo libre también.

1 me gusta

Estamos alabando que un jugador haya abierto un cofre mal colocado por fallo de Nintendo. Vaya.

1 me gusta

Poco sexo hay en la vida de esa persona.

En la mía también, pero no me la paso abriendo cofres imposibles :sweat_smile:

2 Me gusta

Todo por un puto ámbar :xd:.

2 Me gusta

No sé qué ha visto mis ojos :joy:

Eso iba a preguntar.
Merece tanto la pena lo que hay dentro?

La verdad es que me dejaron probar el juego pero no está hecho para mi…
No digo que no me gustara porque se ve que está bien hecho y es infinito pero no es el tipo de juego que disfruto. Aunque sí lo haría viéndolo jugar :sisi:

Me pasé el juego en su día y juro por Dios que no sé que es lo que ha hecho para abrirlo. Es un cofre roto por un bug?

Se requiere de virginidad para ello. Mucha.

4 Me gusta

Si lo han abierto, no es imposible

GIF by Identity

Qué va, si es uno de los materiales más chorras y típicos del juego :joy:.

En el juego puedes minar distintas piedras preciosas: Diamantes, ópalos, zafiros, rubís…

Pues ésta, el ámbar, es la más común y barata de todas, te puedes inflar de esta simplemente caminando unos pocos minutos por el mapa xD.

1 me gusta