Vuestra política respecto a los asientos reservados o de uso prioritario

Entráis en un edificio público, estación de tren, aeropuerto. O subís al metro, autobus, o tren.

Y resulta que hay asientos de esos reservados para o de uso prioritario para personas con movilidad reducida: ancianos, embarazadas, lisiados, nintenderos. ¿Qué hacéis? ¿Qué dice vuestro manual de ética para situaciones de este tipo?

  • Los utilizo sin dudar
  • Los utilizo solo si no hay otros asientos disponibles
  • Los utilizo solo si no hay otros asientos disponibles y no veo a ninguna persona con movilidad reducida sin asiento
  • No los utilizo bajo ningún concepto

0 votantes

Personalmente, me parecen una chorrada esos asientos, porque TODOS los asientos deberían ser prioritariamente para personas mayores, embarazadas y de movilidad reducida.

Si no hay nadie prioritario a la vista, te sientas. Y si la hay te levantas. Pero te levantas, no haces como que te levantas, la otra persona por vergüenza te dice que no hace falta y tú te quedas ahí. ¡Mueve el culo, HDLGP!

6 Me gusta

Por supuesto, abro este tema mientras espero al AVE sentado en un asiento de uso prioritario para personas con movilidad reducida.

Tengo varios asientos libres al lado y ningún anciano o lisiado a la vista.

Sin embargo, un muchacho está sentado en el suelo a dos metros de los asientos, leyendo un libro en una posición honestamente incómoda.

Por lo general no me siento en el transporte público a no ser que vaya a hacer un trayecto largo (al menos 10-15 minutos) así que nunca ocupo asientos reservados aunque no haya nadie.

Nunca he entendido a la gente de menos de 40 años que se dejan la vida para sentarse 5 minutos.

1 me gusta

Me siento si no hay otro sitio disponible quedando pendiente de cederlo en caso alguien lo necesite, al igual que cualquier otro sitio “normal” que cedo si hay alguien que aparenta necesitarlo mas que yo, sin que me tenga que mostrar un certificado de minusvalía, sobretodo si es gordo y calvo, pobrecito.

Falta mi opción.

El transporte público es de pobres.

7 Me gusta

Porque tienen los ojos llenos de tocino. Millones de personas viviendo la vida de un homúnculo.

1 me gusta

Mi política es de no usarlos bajo ningún concepto, pero que tampoco lo use nadie. Así que los arranco.

2 Me gusta

Hombre, el motivo de esos asientos es estar cerca de la entrada/salida para que el que esté sentado ahí sea el primero en moverse en caso de que alguien lo necesite

Dudo mucho que una preñada o un lisiado tengan que irse hasta el fondo o no encuentren donde sentarse porque nadie quiere ceder el sitio

Si el mundo fuese un lugar justo y no hubiese auténticos desgraciados que se creen seres humanos, en cuanto una embarazada entrase en un autobús todo el jodido mundo debería ponerse en pie para que ella pudiese sentarse donde quisiera.

Pero el mundo no es justo y he visto situaciones que os darían ganas de tirar una bomba atómica al autobús entero.

si están vacíos y no hay nadie usándolos me siento.

luego si veo llegar a alguna embaraza, abuelos o calvos les cedo sitio

Además huele raro

1 me gusta

No los utilizo, todavia me queda algo de valores (no mucho, pero bueno…)

Los uso indistintamente pero si viene alguien que lo necesite me levanto

1 me gusta

En el metro de Madrid, quizás sea yo imbécil (probablemente), pero todos salen con el cartelico de prioritario. Así que al final son un coñazo. Además, de que hay casi nada de asientos, los vagones son canijísimos y el espacio super mal aprovechado.

A mi lo que más me fastidia es encontrar un disparate de plazas de parking para minusválidos siempre vacias en todos sitios, crean muchas más de las necesarias.

1 me gusta

Nunca verás a tanta gente “dormida” como cuando entra una embarazada en un vagón de metro…

1 me gusta

“Mi asiento, tengo derecho a elegir quién se sienta en él”.

Del hilo de ayer, evidentemente, no va en serio nada

No los uso, no me suelo sentar. Así evito la incómoda situación de que me hable algún discapacitado o mujer embarazada, puag.

Los uso y si veo a alguien necesitarlo me levanto y se lo cedo. Es peor en un autobús que queden vacíos sobre todo si en el autobús ya hay gente de pie, que pasa más de una vez que nadie se sienta allí pero todo el mundo de pie.