Varios instagramers enferman tras bañarse en un lago tóxico gallego


Una joven bañándose en el Monte Neme. INSTAGRAM

El Monte Neme, ubicado en la comarca de Bergantiños (A Coruña), se ha convertido en toda una atracción turística para el postureo de Instagram debido a su paradisíaco lago turquesa. Sin embargo, bañarse en sus aguas tiene consecuencias: varios usuarios de esta red social ya han manifestado problemas de salud por haberse metido en ellas.

Este fotogénico lago es en realidad una balsa perteneciente a una antigua mina de wolframio que estuvo en funcionamiento desde la II Guerra Mundial hasta 2012. Los nazis extraían de esta mina ese material para fabricar diversas armas de combate y municiones. Sin embargo, el desconocimiento ha hecho que muchos usuarios se adentraran en este lago tóxico para posar en una fotografía.

“Estuvimos con vómitos y ronchones en la piel una semana”, comenta Uxía, una de los usuarias de Instagram afectadas. “Yo me recuperé a los 6-7 días, pero a Cris la tuvimos que llevar al hospital porque se le caía la piel y le recetaron medicamentos… Una movida”, apunta poco después. A pesar de haberlo pasado “un poco mal”, asegura, “la foto lo valía”.

Tal y como apunta Manuel Ferreiro, médico adjunto del servicio de urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) "si nos bañamos puntualmente lo más probable son problemas oculares e irritativos, irritación de las mucosas oculares e irritaciones cutáneas.

Si es de una manera prolongada e ingerimos algo de agua, fundamentalmente trastornos digestivos, vómitos y posteriormente diarrea. Si es un baño corto no sería grave. El problema de estas balsas es la filtración de esos metales pesados a aguas subterráneas y que eso llegue a un consumo de los habitantes de la zona en traídas de agua", indica en declaraciones a la Cadena COPE.

A pesar de que esta afectada sostiene que no vieron ningún cartel avisando del peligro y se aventuraron al agua porque “había unos chicos bañándose”, otro usuario le ha respondido de manera contundente en la misma red social: “En la entrada de la mina ya pone un ‘prohibido el paso’ que evidentemente se sobreentiende que también es un 'y el baño”. Por su parte, el colectivo Salvemos A Cabana ya ha pedido a la Xunta de Galicia un mayor “control administrativo” debido a los “riesgos para la seguridad y la salud” de esta mina abandonada, según recoge Diario de Pontevedra.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3702272/0/instagramers-enferman-banarse-lago-toxico-monte-neme-galicia/#xtor=AD-15&xts=467263

Y esto de propina:

Los comienzos

Monte Neme

Allá por los años de la I Guerra Mundial se empezó a arañar en el Monte Neme este mineral que en aquel tiempo era usado para los filamentos de las bombillas y para endurecer el acero. Sobre todo por esta última utilidad, el wolframio estaba ya convertiéndose en un mineral de carácter estratégico, que los militares ingleses y alemanes intentaban tener lo más controlado posible. Aunque por aquellos años el mineral del área de Carballo ya era conocido, apenas fue explotado, quedando la minería gallega de wolframio reducida a dos zonas aprovechadas por una antigua empresa inglesa, la de Lousame y la de la línea Beariz-Fontao.

Los alemanes en Carballo

En las vísperas de la II Guerra Mundial, la Alemania nazi, que no tenía en su territorio minas de wolframio, buscó desesperadamente una fuente para aprovisionarse de este mineral de importancia estratégica. Frente a las previsibles dificultades de suministro desde China o Birmania en caso de guerra, tenía que encontrarlo en Europa, donde este mineral es escaso, ya que se da practicamente sólo en Galicia, Portugal y en la provincia de Cáceres.

De este modo, Hitler reclama al gobierno franquista, como cobro por la ayuda militar y económica prestada durante la Guerra Civil, autorización para organizar dos empresas destinadas a la explotación del wolframio en Galicia. Como las antiguas de Beariz y Lousame ya estaban en explotación, los alemanes se dirigieron a dos zonas que practicamente estaban sin explotar, el núcleo minero de Casaio y la comarca de Carballo. Para este último objetivo, y sobre todo para la explotación de las de Monte Neme, habían constituído en Vigo una empresa denominada " Estudios y Explotaciones mineras Santa Tecla ". Los alemanes llegan así a Carballo ya antes del final de la Guerra Civil.

El auge minero

Monte Neme

El wolframio gallego tenía para los alemanes una importancia decisiva. Era practicamente su única fuente de suministro, algo que los americanos e ingleses conocían. Los alemanes necesitaban el wolframio gallego para endurecer los blindajes de su armamento y sus enemigos tenían que evitar a toda costa que esto ocurriese para así poder dañar facilmente sus Panzer. Galicia se llena así de agentes alemanes dispuestos a conseguir el material a cualquier precio y de agentes aliados dispuestos a evitarlo. Las minas de la comarca de Carballo pasan así a tener una importancia estratégica desconocida hasta aquella época. El precio del mineral se multiplica por cien. La fiebre minera comienza en Monte Neme.

La fiebre minera atrae a la comarca toda caste de aventureros y especuladores, mientras que el Monte se llena de mineros. En conjunto, el dinero abunda y la actividad se incrementa. La ciudad de Carballo crece como nunca. De los 1500 habitantes que tenía en el año 1940, que es cuando comienza la fiebre, pasa su población a 3000 en sólo diez años.

… y la decadencia

El final de la Guerra Mundial significa el fin de este primer auge minero, ya que los precios caen por la oferta de mineral de países como los citados antes y de otros nuevos como Bolivia. Un segundo auge se producirá en los primeros años 50 por causa de la guerra de Corea, que tira de los precios nuevamente al alza, ya que la guerra interrumpe los suministros del Extremo Oriente.

Con el fin de la guerra de Corea y la regularización de los suministros de los grandes productores, la mina de Monte Neme, como toda la gallega de wolframio, pierde importancia y empieza su decadencia. La explotación de Monte Neme es precisamente una de las que resisten más tiempo, ya que aunque no volverá nunca al esplendor de las épocas de guerra, seguirá en funcionamento hasta los años 1980. El final de la extracción de wolframio cerró una época en la que nombres como Carballo o Monte Neme resultaban familiares en todas las cancillerías europeas.

http://www.finisterrae.org/info.php?informacion=84&idioma=es&sec=20

3 Me gusta

Yo nunca me fié del @Wolframio ese.

37 Me gusta

No me alegra pero si me da risa.

1 me gusta

Una lástima que sigan vivos.

4 Me gusta

Los rusos no quieren ser menos:

El caso del basurero tóxico que los ‘instagramers’ confundieron con un lago de ensueño

Situado en Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia, las autoridades de la central térmica cercana ya han advertido a visitantes y bañistas: el agua es nociva para la piel y el fondo arenoso muy peligroso para los bañistas


Un osado usuario de Instagram se sumergió en las aguas de este estanque con un bonito unicornio hinchable. Las aguas son tóxicas en contacto con la piel humana y pueden provocar reacciones alérgicas. INSTAGRAM

Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia y situada en el centro de Siberia, es el último lugar en el que nadie esperaría encontrarse aguas cristalinas de color turquesa, como esas que aparecen en los anuncios turísticos del Mediterráneo o en las fotos publicitarias de resorts con todo incluido en el Caribe. Por eso, cuando alguien encontró un lago con esas características y publicó una foto en Instagram, el lugar se convirtió de inmediato en un sitio de peregrinaje para los bañistas y curiosos de la ciudad que querían comprobar si aquel paraíso era real.

A partir de ahí, una pequeña sensación en Instagram: fotos de novios recién casados abrazándose en su orilla, bañistas con coloridos unicornios inflables atravesando sus aguas transparentes y besadas por el sol y aspirantes a influencers posando en bikini o haciendo yoga sobre sus bancos de arena. Ahora llega el giro: este lago no es ni siquiera un lago. Es un estanque al que van a dar los restos tóxicos de una central de energía térmica cercana que provee de electricidad a toda la ciudad de Novosibirsk (1,6 millones de habitantes). Entre esos restos, las cenizas del carbón quemado en la central.

Este paraíso presto para la fotografía y el hashtag es, en realidad, un basurero de óxidos metálicos nocivos para la piel solo por el contacto con ella. Sus aguas son turquesas, en realidad, por culpa de una reacción química.


Pese a que el lago (en realidad un estanque) desprende según algunos presentes olor a detergente, los vecinos de Novosibirsk no dejan de acudir al lugar a hacer deportes y tomarse fotos. INSTAGRAM

La advertencia la ha dado la Siberian Generating Company, alarmada ante la popularidad del lugar en las redes sociales, que ha llegado a ganarse el apodo de las “Maldivas siberianas” y cuenta con su propio perfil en la red social. Su nombre va acompañado por un emoji con gafas de sol, otro de una isla tropical, otro de una palmera y otro de una sonrisa.


Una imagen un poco más realista del lugar: este lago de aguas turquesas es en realidad el lugat al que van a parar los desechos de una central térmica que abastece de electricidada la ciudad de Novosibirsk. INSTAGRAM

El bloguero Stanislav Razhev ha declarado al Siberian Times que “miles de ciudadanos de Novosibirsk y turistas vienen al lugar en coche, a caballo o en bicicleta con cervezas y carne para barbacoa”. Algunos de sus visitantes han declarado que el agua huele bien, como a “detergente de lavandería”. Si bien la Siberian Generating Company ha negado cualquier peligro de radiación, advierte de que puede provocar reacciones alérgicas en los bañistas y supone además un peligro más grave por su fondo de tipo pantanoso: puede ser difícil para un nadador casual salir del agua si comienza a hundirse en sus arenas.

Dado que ni la cercanía de la central térmica (cuyas chimeneas se ven tanto desde los edificios más altos de Novosibirsk como desde el lago) ni su olor a detergente parece detener a los osados instagramers a la hora de sacar una buena foto para ganar likes , la administración de la central ha decidido cerrar las carreteras que llevan hasta el lago. “Esto no es una playa”, han advertido en un comunicado. ¿Lección aprendida? Cuando un paisaje parezca demasiado bueno para ser cierto, tal vez sea mentira.

5 Me gusta

Yo voy a dejar caer que en Huelva tenemos unos fosfoyesos radioactivos en los que se forma un lago virgen espectacular del que nadie se ha hecho foto en bañador

7 Me gusta

36 Me gusta

Luego son estos los que pretenden darte lecciones morales y de vida xD

5 Me gusta

Buen trabajo @Wolframio

11 Me gusta

También tenemos el rio tinto, sobre todo en su nacimiento, aunque conozco gente que se ha bañado y no le ha pasado nada pero claro, ni se te ocurra beber eso

Hace falta un beber aguas de wolframio challenge pero ya.

2 Me gusta

La nueva moda poser, agua del río tinto con fanta limon

3 Me gusta

https://www.youtube.com/watch?v=2aU9tvATNbY

1 me gusta

En Etiopía tienes unas coloridas piscinas de varios niveles

Te derrites de placer

Ya decia yo que tenia un pequeño deja-vú, pero no me sonaba que fuera en galicia…

@Wolframio, ya puedes empezar a vender agua donde te hayas bañado, como la del ahegao.

si se vende embotellada seguro que alguien pica.

y de aquí a nada veremos a instagrammers diciendo que tienen cáncer, por las fotos de chernobyl

¿aunque si me invento el reto de lamer cosas de chernobyl, la gente picara? :thinking:, así nos quitaríamos a los mas tontos del acerbo genetico

2 Me gusta

26 Me gusta

La intoxicación no era mortal. A ver si ahí la foto lo valía, tarados.

La foto lo valía .
LOOOOOOOOOL

Hay que estar loco de atar o ser muy tonto.

3 Me gusta