Universidades planea un vuelco en los campus: pondrá coto a los falsos asociados y habrá catedráticos no funcionarios

El Ministerio de Universidades planea dar un gran vuelco en la organización de los campus públicos. Los aspirantes a un puesto fijo de profesor tendrán una vía alternativa a la de funcionario, la del contrato laboral indefinido, si sale adelante la propuesta plasmada en un borrador de Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI) redactada por el ministerio y a la que ha tenido acceso EL PAÍS. El proyecto, que requiere la reforma de la ley de Universidades, crea las figuras de profesor titular y catedrático contratado con las mismas condiciones y requisitos de entrada que sus homólogos funcionarios, consolidando y fortaleciendo una doble vía de acceso laboral a la Universidad sobre la que se lleva largo tiempo discutiendo. Ya la propuso, sin éxito, hace algo más de un lustro el comité de expertos del ministro de Educación del PP José Ignacio Wert, y los campus públicos de Cataluña y el País Vasco llevan años experimentando con esta vía de acceso no funcionarial.

El proyecto contempla la eliminación de las categorías de profesor ayudante y de profesor ayudante doctor, y establece unos severos requisitos para ejercer como docente asociado, la figura creada para que los profesionales más destacados de distintos sectores económicos y sociales pudieran aportar su experiencia a las enseñanzas superiores, pero que se ha pervertido con la anterior crisis hasta convertirse en una puerta falsa de entrada precaria a la docencia universitaria. Actualmente, hay algo más de 5.000 ayudantes y profesores ayudantes doctor y más de 33.000 asociados trabajando en los campus, para los que el proyecto prevé un periodo de adaptación a la nueva norma. Por otra parte, los profesores contratados doctor, que ahora tienen contratos indefinidos, pasarían a ser temporales y con una dedicación completa. Como máximo podrían ocupar el puesto durante cinco años y eso forzaría a las universidades a convocar plazas para estabilizar su situación.

El borrador no especifica si serán las universidades, las autonomías o el Estado quien decida cómo se distribuyen entre las dos vías de carrera profesional las ofertas de plazas. “Se duplican las figuras, dejando que sean las comunidades y cada universidad la que decida si saca plaza de funcionarios o de laborales”, se lamenta Ramón Caballero Klink, secretario de Universidades de la Central Sindical Independiente de Funcionarios (Csif). “Nos ha sorprendido porque no tiene mucho que ver con el documento anterior del ministro Pedro Duque. El proceso de laboralización es un ataque a los funcionarios, crea una carrera paralela laboral incluso en categorías que hasta ahora funcionariales: profesor titular y catedrático de universidad”. El sindicalista cree que no favorece a los contratados: “No es lo mismo ser indefinido que funcionario. Tienen menos seguridad jurídica y administrativa y económica”.

Los rectorados se encuentran con el muro de los sindicatos cuando tratan de hacer un gran fichaje sin atender a las tablas salariales fijadas y buscando vericuetos para pagarles. Un rector, que prefiere mantener el anonimato mientras no madure el proyecto, acoge con más optimismo que CSIF el borrador: “Yo veo bien, razonable, que creen las nuevas figuras. Racionaliza lo que ya se hace, pero cada uno a su manera tirando por donde puede”. Aunque encuentra peros: “No entra en los sueldos, en pagar de manera distinta… y no sé cómo van a terminar con el problema de los profesores asociados”.

Verdaderos asociados

Los profesores asociados van a tener que demostrar que tienen un trabajo principal fuera de la Universidad e impartirán un máximo de 60 horas de clase cada curso, cuando ahora en muchos casos superaban las 100 con “un salario frecuentemente por debajo del salario mínimo”, se reconoce en el texto. Isabel de la Cruz, profesora asociada de Sociología en la Universidad de Valencia desde hace más de 20 años, no oculta su frustración con el borrador del ministerio: “Llevamos años, años y años ―todo el mundo lo sabe― trabajando en unas condiciones de precariedad absoluta, llevando adelante una cantidad de docencia brutal… Y, sinceramente, esperábamos que nos estabilizaran. ¿Van a terminar con la precariedad acabando con los precarios? Terminan con el rollo alegal o ilegal pero ¿cómo se nos va a posibilitar el ingreso en la Universidad? O es simplemente un “gracias por los servicios prestados y adiós. Ha estado muy bien, han sido ustedes muy baratos y ahora estabilízense como puedan”.

La sorpresa de De la Cruz ha sido mayúscula por la contundencia con la que el ministro Castells se ha manifestado públicamente en el Congreso y el Senado contra la situación de los asociados. El político ha llegado a decir que cobran “sueldos de miseria” y que es “un escándalo, un despilfarro de recursos y un mecanismo de frustración”. Hay 33.954 profesores bajo esta etiqueta, según los últimos datos del ministerio, lo que representa el 34,1% de los profesores de las universidades públicas.

El coto a estos asociados crea un hueco enorme en los horarios de docencia de los departamentos. A la hora de acreditarse para optar a ser funcionarios (un proceso burocrático que centraliza la agencia estatal de calidad Aneca) su experiencia docente, si se aprueba el estatuto, va a valer tanto como la investigadora. La asociada Isabel de la Cruz y CSIF aplauden este punto. “El valor de la docencia hay que reconocerlo, porque si tú no formas luego no tienes investigadores. Nosotros investigamos, pero como ni tenemos contratos de tres años no podemos ser jefes de la investigación”, explica la profesora precaria.

El secretario del CSIF aguardaba “con impaciencia” las pasarelas de las que hablaba el ministro Castells para los asociados y se ha llevado una decepción. “Pueden permanecer durante tres años dando clase ―que es lo normal en las medidas transitorias―, pero ¿cómo favoreces el paso de asociados a las nuevas figuras? Vuelve a inhibirse y lo deja en manos de las comunidades que podrán hacer procesos selectivos”. El escenario, si no fuese por la crisis económica que arrecia, sería propicio para que los falsos asociados diesen el salto a un puesto fijo. La Universidad está tan envejecida que de 2016 a 2023 va a perder el 16,76% de su plantilla: unos 5.400 catedráticos, 6.300 profesores titulares y otros 4.500 no funcionarios. Cada año quedan vacantes 1.500 plazas y no va a quedar otra que convocar plazas. El temor es volver a crear otro cuello de botella de miles de investigadores aguardando una oportunidad de tener trabajo fijo.

Internacionalización

Las tasas de profesorado extranjero en España - 2,2% del conjunto de las universidades públicas- son bajísimas si se comparan, por ejemplo, con Reino Unido que multiplica por 10 esa cifra. Y eso ha tenido como consecuencia “una reducida movilidad de su PDI, en detrimento de la necesaria apertura de la Universidad al amplio intercambio de ideas”, se razona en el documento. La internacionalización es clave para atraer alumnos extranjeros y aumentar el prestigio de los campus. Por eso, si se aprueba el estatuto, para lograr una plaza de titular el candidato habrá tenido que investigar en la universidad al menos nueve meses. Sin embargo, este requisito no se le pediría a los catedráticos. Hace un lustro la mitad de 5.000 profesores encuestados no habían estado en el extranjero más de tres meses.

El borrador de estatuto crea también la figura de profesor extraordinario para poder traer profesionales de fuera sin cortapisas burocráticas con un contrato de hasta de cinco años. “La mayoría del talento de los 30 a los 45 años está fuera de España, si pones el cauce para que vuelvan pero no el dinero no hay nada que hacer”, advierte el rector. En 2017, según datos de la agencia gubernamental de evaluación ANECA solo 20 docentes de universidades de la UE se certificaron para ejercer en España por la vía específica prevista para ello. El 40% de los extranjeros se concentran en Cataluña —la Pompeu Fabra tiene un 15,3% de docentes foráneos—, donde se sitúan los campus que lideran los rankings españoles. En esta comunidad hacen un llamamiento internacional para cubrir los puestos, el tribunal es de medio mundo y la universidad se compromete a no sacar la plaza antes de que todos los interesados hayan podido optar a acreditarse.

Endogamia y transparencia

El 73% de los profesores imparte clase en la universidad en la que se doctoró. Además, el tribunal de una plaza es elegido por el departamento. Endogamia pura. “Uno de los profesores [son tres] podrá ser propuesto por la universidad y los otros dos serán por sorteo estatal sobre el conjunto del profesorado”, se afirma en el borrador de estatuto. El problema de base es que una parte grande de las vacantes se ofertan hechas a medida del candidato del departamento, coloquialmente son “plazas con bicho”.

Universidades quiere que haya un registro único de todas las plazas docentes que se oferten y así se recoge en el documento, pero ya hace año y medio trascendió que organizaba una bolsa de empleo y poco se ha movido. Hoy las vacantes aparecen publicadas en el BOE pero ningún organismo centraliza todas las convocatorias. La Ley Orgánica de reforma Universitaria (RLU, 1983) ya obligaba a informar de las plazas al Consejo de Universidades, y de nuevo la LOU conminó a ello. Pero las universidades hacen oídos sordos.

Los sindicatos se quejaron hace dos semanas de que no se contase con ellos para redactar el texto en un comunicado conjunto y también lo han hecho desde la Federación de Jóvenes Investigadores, que acordó con el ministro Pedro Duque el estatuto de los que empiezan en la ciencia, el Epif: “Se ha hecho totalmente a espaldas del personal investigador, sin buscar el diálogo y sin evaluar propuestas conjuntamente”.

Si de mi dependiera ningun profesor seria funcionario. Anda que no iban a cambiar las cosas y se iba a empezar a trabajar.

Los profesores asociados eran buenos profesores porque al menos les interesaba enseñar y no se metian a profesores para putearte.

Ser funcionario solamente hace que empeore el sistema educativo

2 Me gusta

Con Iglesias en el poder, nunca se meterá mano a la universidad porque es el sitio perfecto para devolver favores. Además él sale de donde sale, solo se buscaría problemas de las bases.

Y por cierto, según gente que hizo estudios, salía más barato pagar becas completas suspendiendo centralizando las universidades, que mantener las universidades actuales.

¿Eres consiente de la burrada que has dicho? Si le quitas la seguridad de la plaza, al día siguiente tendrás todos aprobados para mantenerse para que no haya quejas. Solo tienes que ver como va el sistema en USA.

Y no, esto no significa que todos sean buenos o que no estén solo por conseguir un trabajo fijo.

Y poara acabar, si tanto interés tienes en una mejor educación, empieza por hacer que los padres hagan de padres y eduquen a su hijo.

6 Me gusta

La universidad es una casa de putas y no va a dejar de serlo.

2 Me gusta

La Universidad es un nido de colocados en el que se necesitan contactos.

Por eso es una pérdida de tiempo, por desgracia, pues el 99% de la gente que prolonga sus estudios haciendo doctorado retrasada su entrada al mercado laboral o acaba haciendo oposiciones cuando algunos compañeros de carrera les llevan mucha ventaja en ese campo. Intentar entrar a la Universidad es un suicidio. Y claro, tienes profesores que niegan que existan “enchufes”, o que en el mejor de los casos no informan al alumnado sobre cómo poder formar parte del profesorado universitario (así al menos no meten pájaros en la cabeza ni crean falsas ilusiones).

1 me gusta

Aplicatelo a ti mismo porque vamos, se nota que hace tiempo que dejaste la universidad o no has ido.

Anda que no he visto a alumnos quejarse en las encuestas o fuera de clase de profesores que les han puesto buena nota.

Yo recuerdo tener un serio problema con un profesor y a pesar de eso no pudo impedir que sacara la mejor nota de la clase ese año.

Hay alumnos que tienen critica suficiente para diferenciar entre un buen profesor y uno malo independientemente de la nota que te vayan a poner ¿eh?

Y no digo que no, pero estamos hablando de la universidad. Ya deberían de estar más que educados para entrar alli.

1 me gusta

Se pongan como se pongan algunos, unas oposiciones garantizan transparencia y que se valore de forma objetiva los conocimientos del aspirante. No se contrata por ser más guapo, más alto, vestir mejor, etc. Se contrata meramente a través de los conocimientos.

Otra cosa es que las oposiciones además de realizar un examen más una prueba oral, puedan valorar otras cosas. O que para ser funcionario además de una oposición se exija una experiencia laboral de 2-3 años para acceder a la plaza.

Unas oposiciones solamente demuestran ser una persona con una gran memoria. No demuestra absolutamente nada más.

Por supuesto, el que tengas una buena memoria no es indicativo de que vayas a realizar mejor ese puesto que una persona que sepa pensar por si misma.

4 Me gusta

Ni tampoco el que tengas peor o mejor imagen. Una escuela privada contrataría a A antes que a B:

A.

B.

Y el B es mejor profesor pues tiene más destreza oral, más conocimiento, etc. Pero la imagen del A gusta más porque tiene una apariencia más bonita. Unas oposiciones eliminan eso. Y al que no le guste que se ponga a estudiar.

Pues si se considera que hay discriminación por el físico habrá que denunciar. Ojo, que esté en contra de las oposiciones no significa que esté a favor de estas injusticias, pero que tenga que haber oposiciones para evitar esto… ¿no será mejor perseguir estas injusticias que implementar un sistema que lo único que hace es empeorar la calidad de esos puestos de trabajo?

Todo lo que es fijo empeora la calidad de ese puesto. Sin miedo a que te despidan por hacer mal tu trabajo, solamente conllevará a que termines haciendo mal ese trabajo. ¿por qué esforzarse en algo si sin esforzarse tampoco vas a ser perjudicado?

JAJAJAJAJAJAJAJAAJA.

¿Con qué pruebas?

¿Sabes lo que son los inspectores de educación verdad?

Hace unas semanas tuve un debate con @Catti sobre ese tema.

Yo que se tío, con las mismas que me estás diciendo que se contrata al mas guapo por que si. Pero vamos, que yo en ningún momento he hablado del aspecto físico de un profesor para hablar de la calidad de la enseñanza.

¿sabes que eso por desgracia no existe en la universidad? Si no yo ya me hubiera puesto en contacto con ellos.

¿Yo? Los funcionarios se crearon para que no dependería algo de los políticos, tú te lo quieres cargar en una época donde te echan por un Tweet o foto de hace 20 años. Si he superado esto, dime donde porque no lo sé.

Estás hablando con alguien que le bajaron la nota 3 puntos de una asignatura por no irse de cafés con una profe, por lo que mayor rencor guardado, dudo que tengas por un profesor. La historia es compleja pero vamos, el concepto es ese. Aun así aprobé, y paz lleve como calma dejé.

El problema de la universidad no son los profesores, es todo. Tu mensaje me recuerda al padre del crío que suspende 5 y dice que es culpa de los profesores que son malos. No digo que esto lo pienses, digo lo que entiendo.

1 me gusta

Pues haber denunciado eso joder. A mi tus palabras si que me recuerdan a la de una persona que se queja pero que no hace nada por evitar las injusticias. Tu percepción es bastante mala porque vamos, yo he estudiado una ingeniería en la UPM y tengo nota media de notable a pesar de todos los problemas que he tenido. Eso si, mi nota media debería haber sido mucho más alta sino me hubieran perjudicado tanto o me hubiera quejado por cosas que consideraba justas.

Pero oye, a pesar de eso he sacado un notable en una universidad pública de ingenierías. Eso de que si te quejas no me aprueban conmigo no vale.

¿que te bajaron 3 puntos por no irte de cafes con una profe? Seguro? Joder sabes hasta los puntos que te bajaron? Pues queja en el departamento y a las malas que te lo corrija otra persona. Eso se puede hacer. Hala, con que hicieras eso ya estás más que aprobado. Pero claro, esto es así si es tal y como lo cuentas. A lo mejor no aprobaste porque no dabas la talla.

Te lo dice un tío que antes de saber la nota de una asignatura le mando un e mail a un profesor para decirle que por muy gilipollas que se pusiera había hecho un examen tan bueno que le iba a ser imposible suspenderme. El hijo de puta me puso un 5, y no se atrevió a suspenderme porque sabía que tendría problemas al hacerlo y luego demostrar que no había habido manipulación para suspenderme.

Que no tío que no, que he vivido mucho mi etapa de la universidad y si eres un tío que se lo curra es imposible que te suspendan y si lo hacen, como vayas tras ese profesor el que termina con problemas es el profesor. Pero claro, hay que echarle cojones.

Todo esto porque son funcionarios, sino lo fueran no tendrías que sufrir tanto para evitar las injusticias.

Seguro. A ambos nos explicaron lo mismo, de la misma forma, y con el mismo esquema de funciones, y solo cambiaba que lo mío era una matamarcianos basado en el Life Force de NES (si, soy un frikardo), y lo suyo era una cosa rara. Pero como el entorno gráfica no contaba, no puedo decir nada. Esa persona sacó un 9 , y yo saqué un 6. Tú me dirás por qué fue.

Para luchar necesitas armas, y el profesor es soberano para eso. Además en esa época llorando o gritando solo te mandaban a la mierda. Aparte que siempre he pensado que esto es como los árbitros, lo que quitan por un lado, ya te lo darán por otro. Como fue en su momento. Esos tres puntos me lo dieron luego en una asignatura que aún no me explico como pude aprobar, y el resto en otra que aprobé por fuerza bruta. En ninguno de los casos considero que el problema es que sean funcionarios. De hecho muy posiblemente por no serlo lo hubieran hecho diferente.

Pues con pruebas documentales lo tienes todo hecho.

El sueño de que si trabajas ganas, solo funciona hasta que te despiertas.

Son funcionarios para que hagan bien su trabajo.

Also me bajó 3 puntos la nota por no irme con él al bar.

:ok_hand:

1 me gusta

Otra cosa es que estos conocimientos que valoras sean necesarios para un buen desempeño en el trabajo. Por lo general esto no es así.

Te das cuenta de que me estás dando la razón?

Si no fueran funcionarios no te harían esto y quien lo hiciera se la estaría jugando.

La universidad apesta y van a su rollo, va diferente que las etapas no universitarias y ahí lo que prima es hacerle la pelota a la persona adecuada.

2 Me gusta

Error.

Todo porque son de universidad, que la mayoría, tal y como dice el artículo, son enchufados cobrando una mierda.

1 me gusta