Un último alegato a favor de Anthem

En este 2019, Anthem es uno de los títulos que se prometían como mejores del año, al que íbamos a dedicar más horas, ¡El Mata-Destiny!, lo llamaban. El envoltorio era realmente sublime, y de hecho, lo sigue siendo: Un nuevo mundo, un nuevo universo, en el que los protagonistas son las Alabardas, una especie de armaduras inmensamente poderosas que nos permiten volar y enfrentarnos a todos los peligros que nos echen encima sin ningún miedo. Una acción increíble y un apartado visual inigualable, todo digno de una superproducción AAA.

Pero algo salió mal. Es más, prácticamente todo lo que podía salir mal -como dice la ley de Murphy-, salió muy mal. El juego comenzó con el peor problema de todos: no iba bien prácticamente en ninguna plataforma, y no nos referimos al rendimiento, algo que podría ser comprensible. Nos referimos al propio juego; bugs o errores continuos que nos sacaban de la partida continuamente, nos limitaban el progreso y encima de todo ello, unos irritantes y absurdos tiempos de carga que prácticamente tenían al jugador la mitad del tiempo de una sesión de juego delante de una pantalla estática sin poder hacer nada.

Te daba la sensación de atracción de feria en Disney World, esperando colas de una hora para que lo divertido durara 2 minutos. ¡Pero es que esos 2 minutos también estaban rotos! El sistema de juego en sí, el loot, la cantidad de misiones disponibles, también estaban mal planteados. Como si de repente, todos los errores cometidos en el pasado por títulos similares como Destiny, Borderlands, The Division, etc… no hubieran tenido lugar. BioWare llegó como un elefante en una cacharrería sin saber la gran repercusión que tendría un sistema de loot terriblemente mal gestionado en un «looter-shooter».

La luz de Anthem aún no se ha apagado

Podríamos seguir diciendo todo lo malo por lo que ha pasado Anthem en sus primeros meses de vida: cero actualizaciones, bugs que volvían, cabezas de estudio que huían del proyecto, una filtración que afirmaba que lo habían hecho todo en un solo año… un auténtico desastre. Sin embargo, hay un reducido sector de jugadores que resisten. Un pequeño nucleo que no hace caso a las bajadas de precio, que no hace caso a las noticias, que sigue leyendo cada nueva entrada que anuncia más contenido, que sigue disfrutando de Bastión, el mundo de Anthem, semanalmente sólo porque le encanta montar en su Alabarda. Evidentemente, me encuentro entre ellos.

En mi condición de padre y marido que lleva una casa, me resulta imposible sentarme una tarde entera a jugar una raid de Destiny o recorrer el mapa entero de The Division, pero sin embargo – y llevo meses haciéndolo – si que me daba tiempo a coger mi Alabarda, y hacer una misión cualquiera en Bastión, y realmente, con suerte, conseguir alguna mejora para ella que me sirviera para seguir aumentando su poder. Anthem ahora mismo es un juego que no exige, que es ideal para aquellos que no lo jueguen como algo exclusivo, que no vayan a quemarlo . Quizá para los jugadores más hardcore, mis 90 horas de Anthem no sean nada significativas, pero para mi situación, se convierte directamente en uno de los que más he jugado este año.

El Cataclismo mejoraba más de lo que parecía

La llegada del Cataclismo quizá resultó tremendamente escasa para los que seguían buscando un vuelco en Anthem en relación a su contenido, pero ninguno se fijó en los cambios que vinieron con él. Una gran actualización que además de mejorar el nivel de dificultad y nuestro daño a los enemigos, también arreglaba parte del sistema de loot añadiendo una tienda de temporada donde poder adquirir más items a base de jugar ese nuevo evento, incluso con legendarios garantizados. Poco a poco y semana tras semana fueron añadiendo más actividades relacionadas con el Cataclismo que comenzaban a mostrar algunas mejoras importantes respecto al gameplay .

Ya no era sólo matar y matar hasta llegar al monstruo final. Habían más puzzles, el handicap del desequilibrio que provocaba la desestabilidad en nuestra Alabarda con las inversiones… en definitiva más posibilidades sobre una jugabilidad que nadie puede negar que resulta muy divertida y espectacular. Pero no terminamos ahí: Los tiempos de carga son muy reducidos, ahora puedes acceder a la Forja (para cambiar las armas) en cualquier momento de la partida e incluso se han incluido tres tipos de arma: Los aceleradores de pulsos, los Lanzavoltios y los Lanzadores de cuchillas.

Ahora Anthem se divide en temporadas, tal y como lo hace Destiny o Apex Legends y como tal, también ha tenido sus eventos especiales de Halloween ( la fiesta de las calaveras ) o cambios estéticos, con la primera temporada, que acaba de finalizar. Ahora llegará Neviscalia , la nueva temporada que cubrirá de nieve todo bastión y por supuesto, también vendrá con novedades a principios de diciembre. También se ha visto sujeto a prueba en los servidores PTS (Servidor de prueba publico) de PC y por los comentarios de los que lo han probado, parece que apostará por más cambios y añadidos temporales.

El futuro de Anthem

Lo cierto es que el juego parece seguir en un estado de «beta» perpetuo, muy similar a lo que sería un lanzamiento en Game Preview o en Early Access, por eso da esa mala sensación de inacabado. No tiene perdón para los jugadores que nos gastamos los 70€ de lanzamiento, pero también hay otros tantos que las 50 o 60 horas invertidas les han parecido suficientes. Pero Anthem, oficialmente hablando, nunca ha tirado la toalla. Es más, hace poco más de dos meses, el mismo CEO de BioWare confiaba plenamente en Anthem , algo que casi se ha confirmado con el reportaje publicado por Kotaku, que aseguraba que una enorme actualización con cientos de personas involucradas estaba en marcha. Una especie de Anthem 2.0 o Anthem Next .

Con todos estos problemas, la tremenda personalización de las Alabardas casi se ha quedado en una anécdota, pero los jugadores disfrutan mucho con las enormes posibilidades que se abren cada semana, y que pueden seguir obteniendo tanto con moneda del juego, como con dinero real. Pero lo que si es real es el bajo precio al que podemos encontrar Anthem en las tiendas hoy día. Desde 9,95€ puedes encontrarlo en GAME e incluso 14,95€ la Edición Legión del Alba , un precio absolutamente ridículo para la cantidad de horas que le puedes echar. Horas, de calidad.

Uso esta editorial para poner Anthem en el hueco que muchos desean que estén, para dejar claro que es un título que necesita mucho trabajo y aún más contenido, pero que hoy por hoy, por el bajo precio al que está disponible, es un auténtico juegazo, con el que mostrar, sin ir más lejos, de lo que es capaz tu Xbox One. Y si tenéis que buscar a alguien con fe, alguien que siga creyendo en su Alabarda, en Bastión y que BioWare sigue teniendo un diamante en bruto que podría ser un éxito enorme, aquí estoy .

2 Me gusta

14 Me gusta

Yo le tengo ganas, de hecho estoy esperando a que lo mejoren mucho para pillarmelo

Mola como juegos fracasados como este generan muchas más noticias en internet que juegos que lo petan de verdad como Warframe. Internet vs mundo real.

2 Me gusta
3 Me gusta

Yo no esperaba mucho incluso habiendo jugado a la beta y al final cuando me lo pillé por 10 miserables euros le acabé metiendo más de 50 horas en cuestión de un par de semanas, y aún me quedaban misiones por hacer.

La verdad es que el control de la alabarda es una puta delicia y bastante original, para quien no lo haya jugado, básicamente la alabarda se va sobrecalentando cuando vuelas y para enfriarla puedes o buscar agua donde meterte, una cascada que cruzar o volar a ras de agua para mantener la temperatura, con esas mecánicas tan sencillas ya el ir volando de un lado a otro ya se hace entretenido, y hay que decir que técnicamente es de las cosas más brutas de la generación sin ninguna duda, y eso que es un sandbox. El sistema de combate con los combos y los distintos tipos de armas ya supone una evolución en sí mismo porque al principio no son necesarios y con gestionar las habilidades, el combate cercano y el movimiento te vale, pero más adelante se hace necesario, dándole otra dimensión al combate, y además los combos te los puedes hacer tú solo aunque sea más sencillo y potente hacerlo con compañeros.

Además, las físicas del vuelo sencillamente funcionan perfectas. Cuando desactivas los reactores, la alabarda siempre empieza su caída de forma natural, de modo que es sorprendentemente sencillo e intuitivo ir volando a toda puta hostia y ver un pico rocoso con no más de medio metro de superficie, y poder lanzarte hacia él, desde bastante lejos calcular la caída, dejarte caer y posarte en él, es una puta maravilla. Jugando al Spider-Man por ejemplo, a parte de estar demasiado automatizado el movimiento, siempre tenía como una sensación rara cuando soltaba las telarañas, la aceleración, la caída, las animaciones no se corresponden bien la mayoría de las veces entre balanceo y cuando vas en caída, llevas una velocidad cuando te estás balanceando y cuando sueltas vas a otra distinta, es “raro”, y cuando te estás acercando a un punto más te vale dejar de correr y acercarte andando tranquilito o acabas en el quinto coño.

Yo lo recomiendo tal y como está, por el precio que tiene me parece más que disfrutable, no es un juego trascendente pero es muy entretenido y da para bastantes horas.

1 me gusta

Si algo tienen que mantener tal cual en el rework es el control de la alabarda, sin cambiar ni un mísero pedazo de código.

Yo le dí a la beta y tenia cosas chulas pero iba de pena y no parecia tampoco muy divertido, algunas cosas del vuelo y el combate no me convencian 100%.
Lo vi hace poco por 10 pavos y me he pensado seriamente el pillarlo, suponiendo que han añadido cosas y arreglado otras.

A ver que hago, si lo recomendais caerá.

Joder, justo quería poner el video de Davie504 XD