SUPERS: BIENVENIDOS A LOS NUEVOS ESTADOS UNIDOS MUNDIALES, por momone

Hola a todos/as, espero que esto que voy a comenzar, y con el paso del tiempo, terminar, os guste a todos/as. Es la primera vez que hago algo así en Pacotes, algo original y fresco aunque el tema que toco es algo muy manido y usado. Solo espero que os sorprenda, que os agrade, que os disguste u os deje flipados/as. Solo espero que en el otro hilo comentéis lo que os parece y bueno, creo que me estoy enrollando demasiado. Excélsior!

PRÓLOGO: 2038, EL FINAL DE LOS SUPERHÉROES

Superhéroes. Siempre han estado entre nosotros, ya sea en nuestra imaginación o en nuestro mundo, luciendo mallas, llevando capa, máscara… los superhéroes y superheroínas usaban sus poderes y habilidades para el bien común, ya fuera en un barrio o en una ciudad, un país… o el mismo mundo, enfrentándose a malos/as, villanos/as, supervillanos/as, consiguiendo que algunos/as vayan a prisión o se les logran escapar, aunque la mayoría suele salir por un tecnicismo legal. Sin embargo, todo eso cambió cuando aparecieron los Defensores Mundiales, un grupo de superhéroes y superheroínas que nació cuando la Tierra se vió amenazada por una invasión de seres de otro planeta: los Defensores Mundiales detenían a aquellos/as que se dedicaban al mal con elementos de los invasores extraterrestes y se personaban en las acusaciones, evitando hacer pública sus identidades y llevando un inhibidor de poderes, con el fin de evitar destrozos en los juzgados. Juntos eran invencibles, pero por separado los Defensores Mundiales tenían sus propias vidas… y sus propios villanos/as.

El 9 de Abril del 2038, durante la celebración del sexto aniversario de la victoria de los Defensores Mundiales sobre los invasores alienígenas, dos enormes robots gigantes, Rodas y Goliat, aparecieron con el fin de derrotar a los Defensores Mundiales, los cuales, al igual que el público, pensaron que era parte imprevista de las celebraciones… pero los mas de diez mil muertos por el ataque de los robots gigantes hicieron ver a los Defensores Mundiales que eso no era un simulacro, sino algo muy real. El equipo de superhéroes se dispersó para atacar a los dos robots, los cuales se defendían bastante bien de sus ataques, pero de repente, todos los miembros de los Defensores Mundiales caen al suelo, siendo Macerus el que peor caída tiene, ya que su servoarmadura ha quedado severamente dañada, siendo rematado en el suelo por la temible Venerable Maldad y sus rayos de energía.

—Hasta nunca, “pecholata”.

Varios de los miembros de los Defensores Mundiales tratan de levantarse, solo para ser golpeados o golpeadas violentamente por una deidad a la cual creían desaparecida o erradicada, ya que los místicos y arcanos se comprometieron a que la niña que trajo de nuevo al mundo esa oscura criatura mitológica mas antigua que el tiempo, no volviera a tener nunca más un tótem o figura que ella pudiera tocar. Vestalia había vuelto y mas salvaje que nunca, rompiendo los huesos de Venusiana, el Mariscal Mundial, y de la novia de Macerus, la Chica Tigre, a la cual arranca sus brazos, matándola debido a que la sangre que mana de sus heridas es muy abundante, desangrándose en segundo.

—Si vais a llamar a algún doctor o a algún mago para detenerme… me temo que no va a ser posible.

De su escote, para sorpresa de los Defensores Mundiales que aún quedan vivos, Vestalia saca toda una serie de amuletos o elementos distintivos que los Defensores reconocen de haberlos vistos a sus légítimos propietarios, aliados místicos que durante sus aventuras, ya fuese con el grupo o con alguno de sus miembros.

Serpientes y otros animales acuden hacia donde están los Defensores Mundiales que aún quedan vivos, logrando arrancar la máscara del Asombroso Flipper Man, viéndose la cara de un adolescente pelirrojo con granos en las mejillas, cuya mueca de asombro y de terror es real al verse su cara en las pantallas que transmitían la celebración y que ahora, estaba retrasmitiendo la carnicería que esta ocurriendo. Flipper Man es elevado por alguien que aparece con otra persona vestida igual, reconociendo el uniforme de esas personas conforme esas personas, las cuales flotan en el aire, como la de los Hermanos Sombríos.

—Así que un crío es el Asombroso Flipper Man, un niño que se masturba viendo montajes fakes de Venusiana y Macerus, que decepción.

Flipper Man nota como los huesos de su pierna derecha comienzan a romperse, y después, los de la pierna izquierda, provocando que suelte un grito enorme de dolor.

—No grites, niño, solo estoy empezando.

Los huesos de las manos y de los brazos también comienzan a romperse, haciendo que la cara de Flipper Man sea una mueca del dolor, siendo el llanto lo único que puede hacer, ya que de alguna manera, es incapaz de emitir gritos o hablar. La columna vertebral comienza a resquebrajarse en el cuerpo de Flipper Man y las costillas comienzan a romperse en mil pedazos, sin que ninguno de los trozos alcance el aún palpitante corazón de Flipper Man, el cual cae violentamente al suelo después de que su cráneo fuese destrozado telekinéticamente y el cerebro quedase hecho trizas, lo cual hace que caiga ya muerto.

—Pobre, su familia le llorará, pero bueno, ya nos encargaremos de eso también.

La policía y el ejército acordonan la zona, pero Rodas y Goliat se defienden bien con descargas flamingueras y misiles que hacen que los alrededores de la Casa Blanca parezcan los restos de un bombardeo en Irak. Viendo que sus cañones o armas no pueden ser rival para ellos, y que el Presidente está bajo control de la Venerable Maldad, no pueden hacer mucho, confiando que lo que quede de los Defensores Mundiales pueda resolver la papeleta.

Los Hermanos Sombríos aterrizan en el escenario donde se hacía la celebración para después, ir al atril donde el micrófono está encendido. El mundo observa aterrorizado como Vestalia y la Venerable Maldad van con los pocos que aún quedan vivos de los Defensores Mundiales, así como el Presidente de los EEUU Victor Márquez, al escenario. Uno de los Hermanos Sombríos toma el micrófono y se dispone a hablar:

—Vaya celebración, ¿Verdad? Siempre se dice que cada año se hace mejor que el anterior, pero creo que la de este año no creo que vaya a superarse. Muchos nos conocerán a mi y a mi hermano como los Hermanos Sombríos, un dúo que hemos tenido nuestros mas y nuestro menos con el Capitán Eterno, pero eso va a terminar aquí… y ahora.

Vestalia mueve de una patada el cuerpo del Capitán Eterno y éste queda flotando un breve espacio de tiempo hasta que la cabeza del Capitán Eterno queda separada de su cuerpo, cayendo éste al suelo, mientras la cabeza del Capitán Eterno flota cerca del Hermano Sombrío.

—Siempre pensé que algún día perdería la cabeza. Oh, perdón por mi mal gusto haciendo chistes: Hoy, aquí y ahora, los Defensores Mundiales han muerto… y nunca, nunca mas, van a volver.

La cabeza del Capitán Eterno explota en mil pedazos mientras Vestalia y la Venerable Maldad torturan hasta la muerte a Bola Dura y a Titan Carmesí, reventándolo internamente merced a introducirle varios animales por su boca que le van devorando por dentro. Atraído por una fuerza invisible, el Presidente de los EEUU es llevado al atril, donde el Hermano Sombrío habla:

—Presidente Víctor Márquez, le voté en las pasadas elecciones, pensé que sería lo mejor para el país. Ahora necesito que haga el supremo juramento de traspaso de poderes.

—No, por todo lo que más quiera, no me haga hacer eso.

El Hermano Sombrío sonríe y dice:

—Se lo estaba pidiendo amablemente. Es una pena tener que hacerlo así.

Forzado por la telekinesis y controlado telepáticamente, el Presidente de los EEUU dice lo siguiente:

—Por el poder que me ha sido… concedido… traspaso el puesto de… Presidente de los EEUU… a los Hermanos Sombríos.

Venerable Maldad elimina a Víctor Márquez decapitándole con una descarga de energía de su brazo derecho, mientras se acerca junto a Vestalia, a los Hermanos Sombríos.

—Ahora ya los véis, somos los Presidentes de esta gran nación. Nosotros, la Legión de Villanos, controlamos este país, y aquellos que no nos teman o se crean mas fuertes o poderosos que nosotros, caerán a nuestra mano. Los Defensores Mundiales lo han hecho, así que… ¿Pensáis que vosotros no, líderes del mundo libre? La era de los superhéroes ha muerto, y todo aquel o aquella que busque vengarlos, reemplazarlos o atacarnos… correrá la misma suerte que ellos.

CONTINUARÁ

5 Me gusta

El 9 de Abril del 2038, la autoproclamada Legión de Villanos destroza sin paliativos a los Defensores Mundiales durante la celebración del sexto aniversario de la victoria de los Defensores ante una invasión alienígena. Los Hermanos Sombríos, Venerable Maldad, Vestalia, y los robots Goliat y Rodas, causaron toda una gran destrucción, tanto civil como superheróica, para después, usando sus poderes, convencer al Presidente de los EEUU, de traspasar la la presidencia del país a ellos, para acto seguido, matarlo. La Legión de Villanos hace una declaración que corre como la pólvora: “La era de los superhéroes ha terminado”.

CAPÍTULO 1: 2068, 30 AÑOS DE PROSPERIDAD

El despertador despierta a Kevin Powell a las cinco de la mañana con la música del nuevo himno nacional, el cual es una versión orquestal de Johnny B. Goode de Chuck Berry desde el 2041, hora a la cual se levanta todos los días. Tras ducharse y afeitarse, entre otras labores higiénicas, Kevin se viste y se prepara el desayuno, un simple café con leche ivakoviana, la cual se puede encontrar en supermercados de todo el país fruto de las relaciones que hay entre los Nuevos Estados Unidos Mundiales y la pequeña nación de Ivakovia, un país de la Europa del Este rico en minerales, historia… y leche, y una tostada sin gluten y sin corteza, debido a que a su edad, 78 años, los dientes no rinden como de costumbre.

Tras recogerlo todo, Kevin sale de su casa, situada en el barrio de Gettysburg, uno de los barrios pobres de un pueblo del estado de Nevada, y se dirige hacia la clínica, con el fin de cumplir los requisitos de salud para poder trabajar, algo que todos los trabajadores de los Nuevos Estados Unidos Mundiales hacen antes de ir a sus trabajos. Pese a su avanzada edad, Kevin trabaja de basurero, recogiendo todo tipo de porquería de las calles y de los cubos de basura comunitarios, junto a sus compañeros Bernie y Gary. En su mente, Kevin recuerda lo que pasó lo ocurrido en el 2039, cuando hubo un intento de ataque a la Legión de Villanos conocido como “Operación Flashpoint”, el cual resultó un fracaso sangriento, al aparecer los instigadores del ataque atravesados por varias flechas disparadas por uno de los Hermanos Sombríos, viéndolo todo el país por televisores e internet, y móviles.

Finalmente, tras andar los dos kilómetros que hay a la clínica, Kevin se somete a un examen dactilar y ocular para entrar a la misma, siendo reconocido por el scanner que hay en la puerta, y entra a la clínica donde le espera su doctor particular, el Dr. Locke:

—Hola, Kevin. Extiende la mano izquierda, por favor.

Kevin extiende su mano izquierda y recibe un breve pinchazo en uno de sus dedos, del cual obtienen una muestra de su sangre, para que en unos segundos, le den un papel que certifica que está sano para trabajar. Sin embargo, el Dr. Locke y una enfermera observan que algo pasa u ocurre con la muestra que le han tomado, haciendo que el Dr. Locke se acerque de nuevo con el aparato del pinchazo.

—Disculpa, Kevin, necesitamos otro pinchazo, debe de haber algún error. Necesito tu mano derecha.

—Claro.

Kevin extiende su mano derecha, obteniendo el Dr. Locke otra muestra de sangre para analizar, y tras someterla a los mismos análisis que la anterior, da los mismos resultados: positivo en genotipo mutante. Después de pulsar varios botones y enviar las muestras vía aérea a través de un tubo por el cual mandan las muestras a otros laboratorios si los resultados son raros o anómalos, el Dr. Locke se acerca a Kevin y le dice:

—Kevin, necesito que me acompañes. Ha aparecido… bueno, ha aparecido algo raro.

—Disculpe, doctor, ¿Tengo cáncer o algo así? ¿No podré trabajar hoy?

—Acompáñame y veremos si puedes trabajar o no, ¿De acuerdo?

—De acuerdo.

Kevin acompaña al Dr. Locke, el cual suda por miedo a que Kevin sea un mutante de poderes explosivos, pero lo mas sorprendente es que tras todos estos años, aparezca en la sangre de Kevin un genotipo mutante, ya que a la mayoria de los mutantes se les detecta ese genotipo al cumplir la adolescencia, no en la tercera edad. El Dr. Locke abre una gran puerta de color salmón y dentro hay una gran sala vacía con grandes espejos en cada pared lateral de la misma, sin mueble alguno, perfectamente iluminada, teniendo el techo un débil color turquesa.

—Entra, Kevin. Te harán varias preguntas y te someterán a una serie de pruebas. Todo saldrá bien.

—Gracias, Dr. Locke.

—De nada, Kevin. Buena suerte.

Kevin entra en la sala iluminada y las puertas de la sala se cierran, sellándose automáticamente con todo tipo de protecciones con el fin de que la persona que ha entrado, no pueda escapar. Delante de él, aparece una holoimagen de un hombre, de rasgos cuasiadolescentes, que le habla:

—Kevin Dougherty Powell, nacido el 20 de Enero de 1990 en Glorystone, Massachussets, viudo y padre de una hija de 17 años fallecida en los disturbios ocurridos en el 2041. No se conocen mutantes en su familia ni en la de su… su difunto esposo, Adolph Dumpert. ¿Renunció a usar el apellido de casado?

—Sí, así es.

—Ok. ¿Sabe de la existencia de mutantes y lo que se hace con su cuerpo o con su sangre?

—No, no señor.

Una de las cosas que están prohibidas es el de beber la sangre de gente que tuviera genotipo mutante, ya que de alguna manera, daban algún tipo de habilidad o superpoder a la persona que la bebiese, creando no pocos problemas y bastante adicción, debido a que quienes bebían tan preciado líquido querían saber lo que era tener de nuevo superpoderes, llegando a esclavizar o criar mutantes, algo que también está prohibido no solo en los Nuevos Estados Unidos Mundiales, sino en otros países o regiones remotas.

—Se ha encontrado genotipo mutante en su sangre, como si usted tuviera realmente unos… 16 o 17 años, en vez de los 78 que actualmente tiene. Vamos a someterle a determinadas pruebas para comprobar si ha habido algún error… o si tiene el genotipo mutante, con lo que ello conlleva.

De repente, la imagen holográfica del hombre desaparece, y la sala se empieza a oscurecer y a sonar ruidos que hacen que Kevin caiga al suelo y se ponga en posición fetal. Pinchos y otros elementos cortantes emergen del suelo y del techo, mientras rayos láser van cruzándose por toda la habitación, siendo Kevin alcanzado por uno de esos rayos en su pierna izquierda, llegándose a ver la carne quemada y la zona de la ropa alcanzada por el láser. Kevin grita de dolor, pero para su sorpresa, ve como esa herida, dolorosa, horrenda de ver o mirar, va cicatrizando, si bien no a un ritmo rápido, se va notando algo de mejoría.

A sus oídos llegan voces, murmullos, alguna que otra palabra que se escucha por detrás del espejo que tiene detrás, pero no consigue entender bien lo que se dice o se oye por culpa de los ruidos y la música. Llamas y hielo llenan la habitación, forzando a un indefenso Kevin a moverse lentamente para no verse quemado por el fuego, llegando a una pequeña zona helada de la habitación, rompiendo sin esfuerzo los grandes y enormes trozos de hielo que van acechando a su maltrecho cuerpo, para sorpresa incluso del mismo Kevin.

Armas de fuego son disparadas dentro de la habitación y por el suelo varios pequeños minirrobots con orugas disparando pequeños lásers concentrados van en su dirección, obligando a Kevin a probar a ponerse en pié casi cayendo sobre una estaca afilada de hielo. Con sorprendente fuerza, Kevin va pisoteando con un pie los minirrobots que van llegando hasta él, todo ello mientras la sala se va llenando de gas, de un color anaranjado que al respirarlo, le tumba al suelo inconsciente.

Varios cañones láser revientan la puerta de acceso a la sala, entrando varias personas con una elevocamilla, en la cual colocan el cuerpo de Kevin y hacen grabaciones de la curación de la herida de su pierna izquierda.

—Detectado mutante tardío con factor curativo y superfuerza. A la espera de descubrir nuevos poderes o condiciones mutantes.

CONTINUARÁ

2 Me gusta

30 años después de que la Legión de Villanos tomase el poder, Kevin Powell, un anciano que trabaja de basurero en un pequeño pueblo del estado de Nevada, se somete a un análisis rutinario, dando como resultado “positivo en gen mutante”, algo insólito debido a que Kevin tiene 78 años. Después de someterle a varias pruebas en una gran sala, Kevin es sacado de ella en una elevocamilla…

CAPÍTULO 2: LOS FRACASOS DE LOS HÉROES

Muchas cosas cambiaron cuando la Legión de Villanos asumió la presidencia de los que antaño eran los Estados Unidos de América: nada de Congreso, nada de Senado… y lo más sorprendente e importante: el apoyo de varios villanos de mediano o bajo nivel para la reconstrucción de edificios, mejoras en la sanidad o en la industria, aportando patentes de sus inventos o mecanismos para robar o moverse en lo que mejorar el transporte de personas, todo ello a cambio de grandes sumas de dinero que hicieron que fuesen millonarios sin tener que robar un banco.

Ralph Arteron, por el contrario, vive oculto y en la pobreza: hijo de Louise y Albert Arterton, el jóven Ralph descubrió a sus trece años que no era un niño como los demás, y de paso, que sus padres no eran unos padres como los demás cuando resolvió por sí solo y sin ir a la universidad, un teorema que a más de un profesor le habría costado unos once años de su vida y de su carrera docente. Ello hizo que sus padres le hicieran una prueba para saber si era mutante, como ellos, dando positivo, lo cual hizo que Louise y Albert le hablasen de su pasado: Louise y Albert fueron en su momento miembros de lo que se conocía en la clandestinidad como Defensores Mutantes del Mundo o DMM, un grupo de hombres y mujeres con dones excepcionales que defendían a la humanidad de manera oculta, sin que salieran a la luz o tuvieran apoyo popular.

Con la aparición de la Legión de Villanos, varios de los miembros de los DMM fueron localizados y encontrados por tropas de los nuevos ejércitos de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, equipados con todo tipo de aparatos rastreadores e inhibidores de poderes mutantes, llegando a capturar o eliminar a buena parte de quienes formaban el grupo. Hace tan solo tres meses, las tropas gubernamentales atacaron la casa donde Ralph vivía con sus padres, pudiendo ver a sus padres luchar contra los soldados usando sus poderes mutantes, para acabar siendo ejecutados por los soldados, quienes se llevaron los cuerpos. Ralph huyó de las ruinas de su hogar hasta que encontró refugio en lo que parece ser una casa abandonada desde hace décadas, que sirvió al parecer, como escondrijo de algunas de las amazonas que intentaron matar a los Hermanos Sombríos en el 2041 en lo que se conoció como “El Ataque de las Amazonas Maravilla”, que resultó con la muerte de más de una veintena de amazonas, siendo especialmente desagradable lo que hizo Vestalia con una de ellas, a la cual arrancó un brazo y se lo clavó en el pecho a modo de estaca.

Hace unos días, Ralph conoció a Dennis Ildegard, un muchacho de la calle al cual pudo leer sus pensamientos, descubriendo así que además de tener una inteligencia fuera de lo común, podía leer los pensamientos de la gente, descubriendo que comparten la misma pasión por los perritos calientes y por las películas de acción. Ralph aún no le ha contado a Dennis que tiene poderes, ya que de lo contrario, Dennis podría chivarse y lo mismo acabaría con sus padres. Ralph esperaba a que Dennis trajese comida y algo de chatarra con chips, ya que últimamente, Ralph había desarrollado una afición por montar o hacer inventos a través de viejos elementos electrónicos, sin tener nociones o conocimientos de mecánica o electrónica.

Ralph nota a Dennis entrar en la casa cargado con una gran caja y un sobre con dinero, fruto de los resultados de las apuestas que Ralph calcula para comerciantes que a cambio de darles comida o bebida y un mínimo porcentaje de los beneficios de las apuestas, les dan resultados de eventos deportivos de la semana.

—¡Ralph, vengo cargado, ayúdame!

Ralph acude a ayudar a Dennis, que lleva una caja llena de alimentos que es casi más grande que él. Dennis tiene un año más que él, 14, pero aparenta tener menos ya que es más bajito que Ralph. Entre los dos vacían la caja en una mesa que se sostiene gracias a soportes que Ralph creó con varios elementos tecnológicos, que hacen que la mesa no esté cojeando siempre. Frutas envasadas, verduras en lata, carne, golosinas, yogures… y un sobre marrón con unos 300 Bitdólares en efectivo es lo que Ralph y Dennis ven en la mesa.

—¡300 Bitdólares, eres un genio, Ralph!

—Tuve suerte. Lo importante es que tenemos que gastarlos adecuadamente, podríamos llamar innecesariamente la atención y nos podrían descubrir.

—Vale. ¡Brainitron!

Un robot compuesto de varias partes y de más de un metro y medio de altura, con la cabeza de una muñeca que hicieron de Vestalia a tamaño natural hace ya un año, camina torpemente hacia Ralph y Dennis.

—¿Ssssiiii?

—Necesitamos que examines los alimentos que hay en la mesa y nos prepares algo para comer.

—Mumumumuy biennnnn. Veveveamos que tetetetenemosss aquuuuiiiiiii.

Dennis mira a Ralph y le dice:

—¿No ibas a revisar su modulador de voz?

—Sí, pero necesito más chips para reforzar su bios y ver si puede hablar normal o poder cambiar su voz.

—Creo que tengo uno.

Dennis se saca un chip de su bolsillo derecho y se lo lanza a Ralph, mientras Braintron recoge determinados alimentos y se los lleva a la cocina mediofuncional que hay en la casa, para colocarlos en una superficie limpia y después, con ayuda de determinados instrumentos de cocina, tratar los ingredientes para seguir una de las mas de un centenar de recetas que Ralph configuró en su memoria de datos. Ralph examina el chip y se dirige hacia un gran aparato que tiene múltiples conexiones y varios chips en su interior. Gracias a sus misteriosos conocimientos de informatica y de electrónica ya que Ralph le dijo en una ocasión a Dennis que “los chips a veces le decían cómo conectarlos”, Ralph coloca el chip en una placa y lo conecta a varios enlaces, activando el gran aparato dándole a un botón. Después de varios zumbidos, el aparato emite holoimágenes de actuaciones de la policía, mientras en un lateral, aparecen una lista de personas, las cuales han sido arrestadas, detenidas, confinadas en instalaciones… o ejecutadas.

—¡Wow, Ralph! ¿Qué era esta máquina?

—Un holoescaner policial, nos permitirá saber qué hace la policía y si están investigando a los comerciantes por lo de las apuestas.

—Pero… no podrán localizarnos por ese chisme, ¿No?

—No, puedes estar tranquilo.

Dennis se acerca a Ralph y lo abraza.

—Tío, eres el amigo más flipante que he conocido en mi vida.

Braintron se acerca con dos platos de carne que huele bien, aderezados con verduras, con sus cubiertos correspondientes.

—Ninininiños, la cococomida esestá lilililisssta.

CONTINUARÁ…

2 Me gusta

Ralph Arterton tiene trece años y es hijo de dos mutantes que antaño formaron parte de los DMM. Cazados y ejecutados por las tropas del gobierno de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, Ralph tuvo que esconderse de los soldados con el fin de evitar ser capturado o asesinado, encontrando refugio en una casa abandonada y un amigo en Dennis Ildegard, un chaval de la calle con el cual comparte la casa. Usando sus poderes mutantes sobre electrónica e informática, sin olvidarnos de su prodigiosa inteligencia, Ralph consigue hacer mejoras en la casa, y de paso, ganar un dinero con los porcentajes de los beneficios de las apuestas de varios comerciantes del lugar, ya que Ralph se encarga de hacer los pronósticos deportivos de esos comerciantes en las apuestas clandestinas.

CAPÍTULO 3: LA SELVA DORADA

Se dice que en el mundo hay bosques y selvas que ocultan aquello que no desea ser encontrado o buscado por el hombre blanco ansioso de descubrir o destrozar lo que queda de un mundo más viejo que el hombre. En un remoto lugar de Europa, existe la Selva Terriana, un entorno oculto a los ojos de la civilización que se mantiene a salvo del hombre blanco merced a sus trampas o “advertencias” para aquellos que buscan adentrarse en lo desconocido, aunque han aparecido rumores sobre curiosos que se han encontrado a una bestia prácticamente imposible de tumbar o derribar ya que parece estar en varios sitios a la vez al mismo tiempo, matando o destripando a todo aquel que se cruza en su camino.

La Selva Terriana existe, siendo hogar de gente que nació y vivió con rasgos en su rostro y cuerpo que les aleja de la humanidad, abrazando a la Madre Naturaleza sin lamentarse de tener cuerpos que parecen mitad humanos, mitad animal. Una de las personas que viven en esa selva, Sofía, llegó a enamorarse de alguien de la civilización, alguien que estaba en Europa de visita y del cual solo conoció en un principio su nombre: Evan. El extranjero, usando su arco y sus flechas modificadas, reventó a los que querían violarla y matarla para después, llevar su cuerpo a un taxidermista que pagaría una buena fortuna en disecarla para luego exhibirla a otros y otras en su mansión, o en un museo, o en el peor de los casos, ser objeto de científicos aficionados a la clonación o alteración de ADN. Fruto de ese salvamento de él a ella nació un agradecimiento apasionado y una nueva vida varios meses posteriores: Adam.

Adam es lo que en la selva llaman “mestizo”, ya que es fruto de la relación entre un extranjero y alguien de la Selva Terriana y por lo tanto, no es lo que se diría, un “Terriano Puro”, siendo despreciado como a otros y otras que fueron fruto de relaciones similares, y que en ocasiones, cuando no han sido culpados de determinados males que han asolado a la población, han sido linchados o atacados por los “Terrianos Puros”.

Con el único apoyo de su madre Sofia y de sus conocimientos en lo que a la medicina y herbología se refiere, Adam se ha ido defendiendo de determinados ataques, exhibiendo un físico mitad hombre, mitad bestia, cuya fortaleza rivaliza o supera a la de cualquier “Terriano Puro”. Además, de un tiempo a esta parte, Adam ha descubierto algo que puede hacer, algo que otros no pueden, ya sean puros o impuros: teleportarse. Lo descubrió mientras recogía hojas de un determinado árbol y muestras de savia de otro, ya que pensó en regresar a casa antes de que oscureciera… y apareció en la casa que ella y su madre comparten en un árbol, sorprendiendo a su propia madre en el proceso, ya que ella le esperaba en casa mucho más tarde. Sofía le comentó a su hijo que él es hijo de un extranjero llegado del otro lado del mundo, y que ese extranjero la salvó la vida. Adam quiso saber más de él, de su padre, ya que de su padre solo conoce su nombre, Evan, y que es un experto en el uso del arco y las flechas. Desde entonces, Adam ha usado su poder en secreto para proteger al clan de incursiones, dejando que otros se atribuyan el mérito de capturarlos o matarlos con sus trampas, mientras Adam conseguía para si cualquier elemento tecnológico funcional que pudiera usar o entender con el fin de conocer o saber cosas del mundo exterior.

En un refugio improvisado, Adam tiene un pequeño laboratorio donde tiene en su mesa varios holomóviles desmontados o destrozados, mientras en una corteza del árbol que soporta su refugio, tiene apuntadas cosas como “Villanos”, “Nuevos Estados Unidos Mundiales”, “Hermanos Sombrios”, y un nombre, “Evan Fett”, nombre que por cierto, es el nombre de uno de los Hermanos Sombríos, más conocido como “El Arquero del Horror”. Varias vasijas hechas con barro son usadas por Adam para guardar y conservar las muestras de savia, de flores y de otros elementos con el fin de conseguir remedios o ungüentos que sirvan para paliar o curar determinado problemas o dolores, al mismo tiempo que va preparando venenos más efectivos para flechas o lanzas, que gracias a su amigo y compañero mestizo Adi, va sirviendo a protectores o guardias del entorno.

“Necesito un poco más de savia del árbol de las bayas grises para ver si combinandola con este pólen…”, piensa Adam, que busca mejorar una fórmula para crear una poción mucho más potente a la hora de convencer a los hombres de decirle todo lo que sepan del exterior. Recordando donde está el árbol de las bayas grises, Adam se teleporta hacia el mismísimo árbol, sin contar con que en ese árbol estaban Karsan y Emar, quienes con sus garras estaban arrancando parte de su corteza para así beber su savia. Emar, tras beber un poco, repara en la presencia del mestizo y dice:

—Karsan, ¿Veo visiones, o ese es el miserable mestizo llamado Adam?

Karsan, que había bebido bastante savia, se frota los ojos pensando que Adam era una ilusión fruto de la savia bebida, hasta que comprueba que la ilusión se mueve hacia ellos.

—No es una ilusión, es el estúpido Adam. Si quieres beber savia, vete a otro árbol, mestizo. Este es para terrianos puros.

—Necesito savia de ese árbol, os pido amablemente que me dejéis tomar savia de ese árbol antes de que se agote.

Karsan y Emar se miran el uno al otro para después mirar a Adam, riéndose delante de él.

—¿Estás loco? ¿Un mestizo como tú nos vas a dar órdenes a nosotros? No eres quien para darnos órdenes, asqueroso y sucio mestizo.

—Como queráis. No me iré sin recoger la savia de ese árbol.

Emar y Karsan sacan sus garras y se preparan para atacar a Adam, que también saca sus garras: Karsan busca agarrar y rasgar a Adam en las costillas, pero este se zafa y le agarra del brazo derecho, rompiéndoselo.

—¡Sucio mestizo! ¡Lo vas a pagar caro!

Emar, con ganas de vengarse de su amigo, se lanza al ataque contra Adam, buscando arañar su cara y el cuello, pero Adam clava sus garras en el pecho de Emar, haciéndole sangrar. Karsan, rabioso, grita y busca dar un zarpazo a Adam con el brazo que le quedaba sano, ya que Adam se lo rompe también, y le da un cabezazo que le hace caer al suelo. Emar decide alejarse, pero Adam se teleporta y le dice:

—Para ser un Terriano puro, eres un cobarde.

Asustado, Emar trata de huir, pero Adam lo agarra y lo lanza a varios árboles, dejándole inconsciente. Karsan, con los brazos doloridos, trata de levantarse, pero Adam se teleporta a donde está y le dice:

—¿Vas a burlarte de mi otra vez?

Las garras de Adam se plantan en los ojos de Karsan, que dice:

—No… no… no me mates. Coge la… la… savia que necesites, pero… pero… no me… me… mates, por favor.

—Bien.

Adam se teleporta hacia el tronco del árbol y recoge la savia que necesita para sus fines, y una vez recogida, se teleporta hacia Karsan, diciéndole algo al oído y luego, se teleporta donde está Enar, el cual se recupera del golpe y se levanta dolorido y con sangre en su pecho. Adam se acerca a Enar y le dice:

—Si volvéis a meteros conmigo o con mestizos, sin que os hayamos hecho algo, os mataré.

CONTINUARÁ…

1 me gusta

En un mundo sin héroes, hay sitios o regiones ajenos sin injerencia como la Selva Terriana, un lugar de seres mitad hombres, mitad bestias, que han vivido al margen de lo que se conoce como civilización. En ella, uno de sus habitantes, Adam, es un joven mestizo, hijo de humano y terriana, que se dedica a la medicina y a los venenos, con bastante éxito. Sin embargo, Adam oculta un secreto, y es que por alguna razón que ni él ni su madre entienden, es capaz de teleportarse a donde su mente le pueda llevar, aunque eso le traiga problemas con terrianos puros, de los cuales tiene que defenderse de sus ataques. Ignorando quien fue su padre humano, Adam busca toda información del exterior que le pueda dar claves o pistas que le puedan llevar hasta él…

CAPÍTULO 4: CYRANO

Una de las cosas que los habitantes de los Nuevos Estados Unidos Mundiales no saben es que a los jóvenes mutados que despiertan su genotipo, son examinados y llevados a centros de control y entrenamiento de sus poderes, los cuales son supervisados por gente experta en lo que a dominar y controlar poderes, dotados con escudos psi que lleva la mismísima Legión de Villanos para evitar controles mentales o accesos no autorizados a sus mentes o recuerdos. En diferentes instalaciones o “campamentos”, los jóvenes mutados son recopilados en función del número de poderes que hayan desarrollado en los test o pruebas, siendo aquellos o aquellas que tengan más de cuatro habilidades extraordinarias, clasificados como “omegas”

Cyrano Potter es considerado un “omega 8”, debido a que por ahora, las pruebas y los análisis a los cuales se les ha sometido, han detectado que es capaz de desplegar 8 diferentes habilidades: desplegar un campo de fuerza resistente a proyectiles pero no a los lásers, controlar y disparar determinados tipos de energía, teleportarse, fusionarse con elementos sólidos, volar, tener un extraordinario control de la geodinámica y un grito sónico capaz de romper cristales blindados de gran densidad. A diferencia de sus otros cuatro compañeros “omega 8”, Cyrano ha intentado escapar de las instalaciones aprovechando el entrenamiento de sus poderes, siendo neutralizado por los guardas de seguridad, equipados con contramedidas para las habilidades mutantes de los fugados, siendo Cyrano el que más problemas ha causado, pero siempre ha sido detenido y controlado.

Encerrado en una celda de contención con un inhibidor de sus habilidades mutantes colocado en su cabeza, Cyrano recibió para su sorpresa la noticia de que uno de los Hermanos Sombríos y presidente de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, Alexander Fett, tenía ganas en conocerle. Nueve días después, el encuentro se produce en privado en una sala habilitada para el encuentro: dos sillas, una mesa, y dos encargados que debían quitar el inhibidor a Cyrano de su cabeza durante la entrevista, por orden expresa del Presidente Fett. Vestido con sus mejores galas, con un traje azul marino y una pajarita del mismo color, el Presidente se sienta frente a Cyrano, el cual comienza a respirar algo mejor sin semejante artefacto en la cabeza.

—¿Que tal lo llevas, Cyrano? Me encanta tu nombre, de hecho, el piloto de todos los Rodas que hemos tenido se llama así.

—Vaya, no lo sabía, señor. De hecho, ni siquiera sé el por qué quiere hablar conmigo.

—Bueno, Cyrano, se que eres uno de los cinco “omega 8” de por aquí, tienes una lista de habilidades bastante impresionante: vuelo, teleportación, grito sónico… wow, no esta mal.

—¿Voy a salir de aquí, señor?

El Presidente Fett hace un gesto con una mano y le sirven un vaso de agua, el cual bebe con ganas.

—Perdona, el viaje hasta aquí ha sido muy largo, tenía la garganta seca. ¿Sabéis para que os entrenamos a vosotros, a los “omegas”?

Cyrano se queda algo sorprendido por la pregunta, diciendo:

—Para entrenarnos a dominar nuestros poderes, ¿No? Vamos, es lo que se nos dice.

El Presidente Fett sonríe y dice:

—Sí, os entrenamos para dominar y controlar vuestros poderes para que podáis usarlos sin mataros a vosotros mismos o a millones de personas en el proceso, pero os entrenamos para algo más: ¿Te contaron tus padres lo que pasó con el incidente de Chokovia del 2061?

Chokovia: país centroeuropeo gobernado por una dictadora, Rikkra Van Ehrther, que era dueña de un banco, una ong, una fundación para la paz mundial… y desviadora de fondos para factorias de ingeniería genética y de armamento atómico ilegal, buscando lanzar un misil con mas de cuatro cabezas nucleares a Washington. Siempre se dijo a los medios que las tropas de los Nuevos Estados Unidos Mundiales neutralizaron la amenaza nuclear y declararon Chokovia “zona catastrófica”, hasta que los Hermanos Sombríos y demás miembros de la Legión de Villanos ayudaron a la reconstrucción de Chokovia a cambio de su rendición y unión, cosa que aceptaron.

—En la escuela se nos dijo que lo de Chokovia fue un triunfo de las tropas de los Nuevos Estados Unidos Mundiales.

—Sí, eso es una verdad… pero a medias: en realidad no enviamos tropas, enviamos a un “omega 10”.

La cara de Cyrano tiene un semblante que refleja asombro y terror al oír “omega 10”, ya que él solo conoce que existen “omega 9”, como tope de poderes.

—¡Eso es imposible, los “omega 10” no existen!

—Claro que existen, chico, ya lo creo que existen: enviamos a un “omega 10” que podía volar, teleportarse, regenerarse, control del fuego, superfuerza, superagilidad, telekinesis, invulnerabilidad, supervelocidad… y autodetonacion, es decir, podía detonarse a sí mismo con un nivel explosivo capaz de ser igual o mayor a la de dos bombas atómicas, pero sin radiación. Le dimos unas pastillitas con nitroglicerina para potenciarlo un poco, pero… hizo lo que tenía que hacer. Lo tenemos en reserva por si lo necesitamos otra vez.

Sudores fríos recorren la espalda de Cyrano al enterarse de que existen personas con más de 9 poderes… y encima, con poderes que rivalizan a los suyos, quedando como un pelele ante el Presidente Fett.

—Mira, Cyrano, a los chicos que solo tiene un poder, dos, tres, o cuatro… los mandamos a misiones que solo yo y los demás miembros de la Legión de Villanos sabemos, y los mandamos sin importarnos si viven o mueren durante la misión, ya que muchos o los matan… o se matan. A veces no recogemos sus cuerpos y les damos a sus familiares madera quemada dentro de unas urnas fúnebres y a veces recogemos sus cuerpos para hacer con ellos “cósas de médicos”.

—¿Co-cosas de médicos?

Fett sonríe y le dice:

—Todo sea por la ciencia, Cyrano: las medicinas del mañana no se hacen con animales o con hierbas medicinales. Eso es cosa del pasado y ya sabes lo que se dice, nada se tira, hay que “reciclar”. Además, ¿Sabes lo más gracioso? En Nevada detectaron el genotipo mutante en un hombre de 78 años hace unos 3 días, todavía no saben cuántos poderes tiene. ¿Te imaginas que fuese un “omega 8” como tú? Una locura, debe de ser un error. 78 años…

—Eso es imposible, un anciano no debería ser un mutado a estas alturas, siempre se nos dijo que en la adolescencia…

—Pues con él, eso podría cambiar. Quien sabe, lo mismo en algún asilo podemos encontrar mas “omegas”… y quien sabe si mas obedientes que tú.

Cyrano se enfada y trata de lanzar un grito sónico al Presidente Fett, que con sus poderes telepáticos, frena al muchacho.

“¿Sabes que es un delito intentar matar al Presidente de los Nuevos Estados Unidos Mundiales?”

Los brazos y las piernas de Cyrano se retuercen, haciendo que el muchacho llore, incapaz de parar el suplicio que atenaza sus brazos y sus piernas. Aparte de ser un telépata excepcional, Alexander Fett domina la telekinesis.

“Tienes potencial, muchacho, lo admito, pero eres indisciplinado, solo piensas en ti mismo y en escapar, eso no es bueno”

Una rodilla. la derecha, comienza a romperse mientras el brazo derecho tiene partido uno de los huesos. Cyrano no puede gritar, viendo como su nariz se parte de manera brusca y seca.

“Trabaja en equipo, obedece a los instructores, y pórtate bien en las misiones. Si lo haces, puede que te ganes mis respetos”.

Alexander Fett chasquea los dedos y dice:

—Pónganle el inhibidor y llévenle a la enfermería. Necesita curas en su brazo y su rodilla derecha.

—¿Y su nariz, señor?

—No, su nariz no, así podrá recordar nuestra charla.

CONTINUARÁ…

Cyrano Potter es un adolescente que fue clasificado como “omega 8” debido a que tiene 8 superpoderes fruto de su genotipo mutante. Indisciplinado y rebelde, sus insubordinaciones han llamado la atención de uno de los Presidentes de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, quien solicitó entrevistarse con el chico. Hablando con Cyrano, el Presidente Alexander Fett le comenta que el incidente de Chokovia fue sofocado por un “omega 10”, y no por tropas especializadas, tal y como se dijo a la opinión pública. Además, el Presidente Fett confesó a Cyrano lo que se hace con “omegas” que fallan en sus misiones, y de paso, se defendió de un intento de ataque por parte del muchacho, el cual tiene la nariz rota…

CAPÍTULO 5: HAY UN DIABLO EN MÍ

Edgar Pessoa está harto: acostumbrado a hacer de “mula” o de “transporter” de materiales arcanos de contrabando, Edgar tenía que hacer una sencilla entrega de varios manuscritos a un importante comprador americano que sentía curiosidad por viejos manuscritos que antaño pertenecieron al místico Cillian Lancet, conocido en los ambientes místicos y superheroicos como Credo Supremo, cuyo cuerpo fue encontrado clavado en una mesa, con los intestinos fuera de su cuerpo y parte del bazo en su boca, cortesía de Vestalia.

Después de un viaje en hoverferry desde el puerto de Lagos en su Portugal natal hasta las costas de Nueva York, Edgar recibió nada mas bajar un ataque de gente que sabía que transportaba material arcano de contrabando y querían quitarle el trabajo: la pareja de contrabandistas Ferris Oggerson y Arthur Quinlard comenzaron a disparar con armas láser a Edgar, haciendo que la “mula” rompa una de las normas que toda “mula” debe cumplir a rajatabla: leer el material que se entrega al propietario. Herido por los disparos de Ferris y Arthur, Edgar lee las páginas de la novela con los dedos de su mano derecha manchada de sangre de una de sus heridas, manchando el libro y provocando que de las páginas del mismo saliera una entidad que aceptaría gustosa vivir en su cuerpo a cambio de abandonar el libro, curándole de sus heridas… entre otras cosas. Así, Edgar acepta el trato, admitiendo en su interior al demonio conocido como Cabi, que le cura de sus heridas, haciéndolas cicatrizar en segundos.

—Edgar, no te escondas, sabemos que estás herido.

—Vamos, portugués de mierda, sal de tu madriguera.

Edgar sale de su escondrijo y pronto Ferris lo retiene, mientras que Arthur le coge el libro arcano que debía de llevar a Nueva York, pero para sorpresa de Arthur, este ve a su compañero Ferris envejecer de manera rápida y mortal, muriendo de viejo en segundos.

—Pero qué cojones…

Arthur trata de escapar con el libro en su poder, pero Edgar le dispara en la espalda, derribándolo. El portugués se acerca hacia un herido Arthur, metiendo su mano derecha en la herida de la espalda, provocando el mismo envejecimiento que provocó antes en Ferris, sacando su mano hasta que ve que Arthur ha perdido varios dientes, luce arrugas en sus manos y en el rostro y el poco pelo que le quedaba, es largo y canoso. Además, sus caderas eran tan frágiles que se rompieron con el más mínimo impulso de levantarse, haciendo caer al suelo a un envejecido y desconocido Arthur.

—Mmmmggffdggghhh ddiddffigggg tisissiiiddd…

Edgar recoge el libro y se lo coloca donde lo tenía consigo, oyendo una voz en su interior:

Vaya, hacía siglos que no absorbía la esencia vital de nadie, sabe bien después de tantos cientos de años

“Cabi, supongo”

Ah, chico listo. Leiste mi nombre en ese libro en el cual fui encerrado por una maldita bruja que quería tenerme atrapado en esas páginas. Buscaba algo que había perdido hace tiempo, pero que no lograba encontrarlo… en su mundo

“E…estas dentro de mi cuerpo, ¿Verdad?”

Sí, estoy dentro de tí, y sí, tus manos o tu cuerpo pueden hacer que la gente como la que nos atacaban… bueno, vivan más deprisa de lo habitual hasta su muerte. Vosotros lo llamáis…

“…envejecer”

Eso es, envejecer. Consideralo una bendición y una maldición: puedes hacer que tus enemigos envejezcan con solo tocarlos, pero… ¿Tus amigos? ¿Tu familia? ¿Tu amante?

“Lo solucionaré cuando entregue el libro a su propietario”

Eso ya lo veremos

Después de varios viajes en dos levtaxis y cruzar la calle Ditko, Edgar sube en un ascensor hasta la planta 18 del edificio, donde espera con la puerta abierta de su piso, frente al ascensor, el comprador del libro, Edmund Emerson, amante de todo lo relacionado con lo místico y lo sobrenatural, de puertas para dentro, ya que ocupa un puesto de mediano nivel en una empresa energética en la cual está al mando Barney Yancy, antaño conocido como Estremecedor Voltaico, villano encargado de procesar, lanzar y acumular energía eléctrica.

—Pase, por favor.

—Gracias.

Edgar entra y cierra la puerta de la casa, dejando sobre la mesa del salón el libro arcano, viendo en la mesa un sobre de color ocre bastante abultado. Al pasar la mano por encima del sobre, Edgar reconoce que es un fajo de billetes bastante sustancioso. Edmund observa el libro, maravillado por su brillo y por la calidad de sus páginas, que para sorpresa de Edgar, no tienen las manchas de sangre de sus dedos a la hora de buscar en sus páginas, una solución para las heridas recibidas en su cuerpo.

—Maravilloso, sencillamente maravilloso. Recoge tu pago, merece la pena.

—Gracias, señor. Buena suerte.

—Igualmente, muchacho.

Edgar recoge el sobre y se lo guarda en un bolsillo, saliendo de la casa y llama al ascensor, esperando a que suba, cuando la voz de Cabi vuelve a sonar en su cabeza:

Noto poca energía mágica en el planeta, o al menos, no percibo mucha esencia mágica

“Hubo… hubo una catástrofe. Muchos que decían ser hechiceros supremos, brujos, místicos… murieron todos”

¿No se defendieron? ¿No llegaron ni siquiera a invocar a los Primigenios?

“Espera, ¿Primigenios?”

Imagínate seres que son capaces de tener mis poderes y hacerte capaz de hacer envejecer al mundo conforme vayas caminando o respirando, esos son los Primigenios

El ascensor finalmente llega y Edgar se sube en él, pulsando el boton “0” en su interior.

“No lo hicieron, simplemente lucharon… y perdieron. Todos”

Pero… quién o quiénes pudieron lograr algo así, siempre he sabido que algún mago mortal o alguna bruja…

“Se mantienen ocultos por miedo a Vestalia y a la Ley: está prohibido poseer material mágico o arcano”

Vestalia, ¿Eh? Ahora entiendo muchas cosas

Cuando el ascensor llega a la planta baja del edificio, Edgar se encuentra con agentes de Policia que blanden unas esposas especiales en sus manos.

—¿Edgar Pessoa? Necesitamos su colaboración para resolver dos extrañas muertes ocurridas cerca del puerto de Nueva Yorker.

CONTINUARÁ…

Edgar Pessoa es una “mula” que trabaja llevando clandestinamente material mágico o arcano de contrabando de Europa a EEUU, debido a que está prohibida la posesión, distribución o venta de material mágico o arcano por orden o decreto de la Legión de Villanos. Durante su viaje, Edgar es herido por dos saqueadores que querían dejarle sin el libro, pero con el fin de sobrevivir, Edgar lee el libro, invocando sin querer a un demonio llamado Cabi, que no solo cura sus heridas, sino que hace que todo aquel que le toque, envejezca con rapidez hasta morir. Tras entregar el libro, Edgar es requerido por la policía por las muertes de los saqueadores que le quisieron matar…

CAPÍTULO 6: EL AZOTE SILENCIOSO

Michael"Mike"Collins tiene boca, pero ya no puede hablar: hace dos meses tuvo un accidente en el cual se vieron involucrados varios operarios de una de las filiales de Heyworth Corporation en Rutherfold, Colorado, sufriendo secuelas cada uno de los afectados: pérdida de movilidad en piernas, brazos quemados o abrasados, ceguera, sordera… en el caso de Mike, él perdió la capacidad de hablar, ya que los químicos a los cuales estuvo expuesto le dejaron sin cuerdas vocales en su garganta, hasta el punto de recibir la noticia de que no podrá volver a hablar de nuevo.

Conectado a una minitablet que registra los impulsos cerebrales de comunicación de Mike, escribiendo en su superficie las palabras que Mike necesita decir, y después de haber cobrado una generosa paga de la empresa en compensación por su accidente, Mike vive en su casa solo, practicando artes marciales en su garaje, contándose con los dedos de una mano los viejos compañeros de trabajo que fueron a visitarle tras el accidente. Experto en karate, Mike se pasa mas de dos horas ejercitando movimientos de brazos y piernas, así como practicar katas sin que suene sonido alguno de su boca.

Fred, August e Ivan no suelen ser matones muy profesionales, pero Xander Underwood pudo contratarlos por un módico precio: al parecer algo no era trigo limpio en Heyworth Corporation y quieren evitar que haya “testigos” de posibles negligencias debido a que se va a hacer una investigación a la empresa por irregularidades, y lo que en Heyworth Corporation busca es que haya gente que no pueda decir nada a nadie, ni siquiera una mera confesión. Xander les indicó el domicilio de Michael Collins y les habló de su lesión en las cuerdas vocales, para que supiesen que su primer objetivo es presa fácil, incluyendo fotografías sacadas en su estancia del hospital.

—Vamos, chicos. Está solo en casa, somos tres y él solo es uno, y además, no podrá gritar ni avisar a nadie.

—Pan comido. Vamos, August, es la hora.

—Sí, vamos a darle una paliza de muerte.

Los tres matones se acercan a la puerta trasera de la casa que tiene Michael Collins en el barrio de Filmore Road, buscando la manera de forzar su cerradura, lográndolo merced a las habilidades de August, que hace unos seis años fue detenido por robo y allanamiento de morada, soltado hace dos años por buena conducta. Sin hacer demasiado ruido, Fred e Ivan preparan los pasamontañas y buscan algo que puedan llevarse, colocándose guantes para evitar huellas o rastro, recorriendo la cocina.

—Hagamos algo de ruido: Fred, haz los honores.

Alto, corpulento, de pelo castaño corto y ojos marrones, Fred comienza a destrozar la cocina, haciéndo el ruido suficiente para que Mike lo oiga. Con el holomóvil programado para llamar a emergencias y en guardia ante posible contacto con el ladrón o ladrones, Mike se levanta del sofá de su salón agudizando el oído para escuchar si hay uno o más de un asaltante. Las sombras en el pasillo que va de la cocina al salón le permiten saber a Mike ver que hay mas de un asaltante en la casa, colocándose en una esquina de la pared para “atender” a los asaltantes, siendo Ivan el que se lleva un puñetazo en el rostro por parte de Mike que solo le hace sangrar por su nariz, mientras August busca golpearle con un gran garrote con pinchos. Accidentalmente, Mike activa el holomóvil para llamar a emergencias, pero queda destrozado por el garrote de August.

—Hijo de puta, me has hecho sangrar. Pagarás con tu vida, mamón mudito.

Ivan se lanza gruñendo como un poseso a por Mike, pero éste, cerrando su puño para preparar un golpe, ve como una mano invisible para los asaltantes, pero no para él, agarra el corazón de Iván y lo aprieta como si fuese una fruta blanda y tierna, haciendo que caiga al suelo fulminado. August blande su maza con fiereza contra Mike, llegando a herirle en un costado, el izquierdo, así como darle un golpe en la mejilla izquierda, arrancándole parte de la piel de la misma al levantar el garrote.

—¡Ivan! ¡Ivan, no me jodas!

Dolorido por los golpes y aprovechando que el asaltante se lamenta de su compañero herido, Mike da una pata en la espalda a August, lo cual provoca que éste se enfurezca a un mas. Sangrando, Mike ve como otro asaltante se une rápidamente a la refriega y considerando que esta en inferioridad, decide intentar huir, pero el esfuerzo es demasiado y August le golpea en la espalda haciéndole varias marcas en ella con los pinchos de su garrote. Herido, y sin poder gritar, Mike se gira a sus asaltantes, viendo como de repente, hay dos manos invisibles, y las dos en sus corazones, cerrándose la que está en el corazón de August, cayendo delante de Fred, el cual se sorprende al verlo caer.

—August, tío, que te ha…

Fred se sorprende de que Mike le tiene agarrado por los hombros y de repente, nota sus pies flotando, como si volase, hasta que se da cuenta de que un furioso Mike le esta haciendo chocar contra el techo de la casa, haciendo que vea el suelo alejarse bajo sus pies, y es que Mike supo desde hace pocos días, que podía volar, o elevarse, cual pájaro o ave, algo que lo achacó a alguna consecuencia de lo ocurrido en la empresa.

“POR QUÉ QUERÍAIS MATARME”

Las palabras de la pantalla que tiene Mike en el pecho son vistas por Fred.

—¡Tío, nos dijeron que era un trabajo fácil! ¡Xander Underwood nos pagó!

“¿XANDER UNDERWOOD?”

—¡Sí, tío, el mismo! ¡Nos pagó treinta de los grandes por tí, dijo que serías “el primero”!

“EL PRIMERO DE QUE”

—¡No lo sé, tío, no lo sé! ¡Bájame, joder!

“COMO DESÉES”

Mike quita sus manos de los hombros de Fred y lo deja caer desde una gran distancia justo donde está el agujero que hay en él mismo, provocando con su caída que Fred se rompa la espalda, las piernas, y el cuello, quedando muerto en el acto. Mike aterriza en el suelo y activa la alarma que tiene en su tableta con la policía más cercana para avisar del intento de robo y de asesinato. Mike sabía que podía volar, pero lo de esas manos invisibles que solo él puede ver y que destrozan corazones como si nada… es nuevo para él.

CONTINUARÁ…

Michael"Mike"Collins era un trabajador de Heyworth Corporation que debido a un accidente, se quedó sin la posibilidad de habla, comunicándose con los demás a través de una tablet conectada a sus cuerdas vocales. Debido a una investigación sobre lo ocurrido y que dejaría en mal lugar a la empresa, uno de sus ejecutivos, Xander Underwood, paga a unos matones para que se encarguen de eliminar testigos, siendo Michael Collins el primer objetivo. Sin embargo, los matones no contaban con que Michael les estuviera esperando, y pese a que logran herirle, no pueden evitar morir a manos de Michael y sus poderes, obtenidos por culpa de su accidente…

CAPÍTULO 7: INVASIÓN EN LA JUNGLA

Adam va combinando la savia que recogió de aquel árbol con varios pólenes de flores, obteniendo diferentes resultados que pueden conocerse oliendo cada una de las muestras con las cuales ha usado la savia: desde la que tiene peor olor hasta que tiene mejor olor, Adam va probando las muestras una a una con un pincel y un poco de tejido suyo recien arrancado de un brazo, viendo los efectos que provoca en el tejido cada muestra. De las muestras probadas, Adam descubre que las muestras dos y cuatro son las mas lesivas en el tejido, mientras que las muestras uno y tres demuestran tener buena reaccion, aunque la muestra tres muestra reacciones secundarias, como manchas azules en el tejido.

El gong principal suena, siendo una señal de que hay alguna alerta o convocatoria para alguna misión o reunión organizativa del consejo de sabios. De obligada asistencia, Adam baja de su escondrijo en un árbol y se dirige hacia el centro de reuniones Terriano, un tronco milenario que se partió hace 200 años. Al llegar al lugar, se encuentra con Sofía, su madre, y Qaana, una amiga de Adam que no es mestiza, sino Terriana pura.

—Adam, qué has hecho.

—¿Madre?

—El consejo se ha reunido por lo que has hecho a Emar y Karsan, los has destrozado.

—Ellos me atacaron, yo me defendí.

Los ancianos y ancianas venerables del territorio Terriano se reúnen, siendo dos de sus principales sirvientes los que van hacia donde está Adam para llevárselo consigo a lugar donde están los ancianos y ancianas, todos Terrianos puros. Obedenciendo, Adam es llevado por esos sirvientes hacia ese lugar, arrodillándose merced a un gesto que uno de los ancianos hace a Adam.

—Adam, mestizo, hijo de Sofia la Terriana, has sido acusado de amenazar con matar a dos Terrianos puros.

—Actué en defensa propia, anciano. Eran dos contra uno.

—Sin embargo, nos han dicho que no eres uno cualquiera, ya que al parecer, tú…

Un gran fogonazo de luz ilumina el lugar, y se oye como algo comienza a caer desde el cielo, algo que al aterrizar, lo hace justo en el centro de donde se encuentran los ancianos y ancianas, así como el propio Adam, Karsan y Emar, quienes se ven volando por los aires por la sacudida del impacto de lo que haya caído del cielo. Cuando el polvo y el humo se va disipando, se ve que se alza un hombre, de pelo castaño, con visores rojizos en sus ojos, y un traje que le cubre casi todo el cuerpo menos su rostro. El traje lleva los colores de la bandera de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, es decir, el rojo, blanco, azul y negro, sin estrellas distintivas salvo en los guantes de sus manos.

—Por todos los dioses, es uno de ellos.

Varios de los leales se lanzan a por el intruso recién llegado del cielo, pero este les clava algo y tras recibir un sonido, usa rayos calorificos para partir al pinchado en dos, haciendo lo mismo con otros a los que pincha primero y mata después. Otros, desde la distancia, arrojan lanzas al intruso, las cuales ni siquiera se quedan clavadas en su cuerpo, siendo los cuerpos atraídos de alguna manera por ese hombre, a los cuales también pincha y tras oir un sonido, los mata, en este caso, partiéndolos en dos con sus propias manos. Las mujeres y los niños y niñas huyen ante la presencia de ese hombre, que más que un hombre, parece un Dios. Emar se arrodilla ante el extraño visitante, el cual le pincha directamente en su cabeza, y al emitir un sonido, le atraviesa con el puño su craneo. Otros, como Karsan, deciden huir corriendo, pero de nada sirve, ya que el hombre, para sorpresa de Adam y de Karsan, es capaz de volar y bastante rápido, llegando hasta Karsan y clavandole en el cuello un pincho, obteniendo el mismo pitido y haciendo que Karsan muera decapitado.

Volando hacia Adam con la mano derecha manchada de la sangre de Karzan, el hombre prepara sus pinchos para clavárselos a Adam, que antes de dejar que él llegue, le dice:

—Atrápame si puedes.

Usando sus poderes de teleportación, Adam se va moviendo por diferentes sitios de la plaza, para luego, ir al lugar donde había recogido savia de un árbol, solo para descubrir que ese hombre o bestia no sólo sabe volar, sino también teleportarse, viendo varios fuegos en zonas donde antes se había teleportado… y una gran fuerza acercándose hacia él al ver determinados árboles caerse uno detrás de otro. Adam decide teleportarse hacia su escondite del árbol, solo para ver desde allí al hombre elevarse e ir directamente hacia él, aterrizando a su lado en segundos.

—Pero quién eres tú.

El hombre clava una aguja en la espalda de Adam y emite un pitido distinto, viendo en sus visores colorados la señal de que Adam es lo que buscaba.

—Objetivo localizado, procediendo al transporte.

Adam trata de moverse, pero no puede, siendo agarrado por ese misterioso hombre, elevándose a los cielos hasta llegar a una elegante y sinuosa aeronave, donde el hombre misterioso lleva consigo a Adam al interior de la misma, cerrándose la puerta una vez que ese hombre y Adam están dentro de la misma. Varios hombres de ropas militares disparan a Adam varios sedantes hasta dejarle inconsciente, mientras el hombre va soltando a su presa hasta dejarla caer.

—Buen trabajo, “Clark”, o prefieres ser llamado “Tio Bob”.

—Me gusta más “Tio Bob”.

El militar le da al “Tio Bob” un tubo de pastillas metalizadas, y él lo abre, tomándose una de ellas, para luego, comerse todo el tubo entero de ellas.

—No problemo.

Cuando Adam despierta, descubre que tiene al misterioso hombre que le trajo al lado, y frente a él, un hombre que había conocido de haberlo visto por varios holovideos u holoimágenes, alguien a quien se le apoda “Hermano Sombrío”.

—Hola, muchacho. Lamento que tu viaje hasta aquí haya conllevado varias bajas, pero ha merecido la pena.

Adam tiene la tentación de lanzarle un garrazo, pero para su sorpresa, no puede mover sus brazos o su cuerpo.

“Entiendo que estés furioso, yo también lo estaría. Ha sido algo demasiado violento, desde luego, pero era necesario”

—Quien eres y por qué estoy aquí contigo.

El Presidente Alexander Fett le dice a Adam:

—Vaya, veo que no te lo han dicho: ¿Sabías que yo soy tu tío?

CONTINUARÁ…

Adam hace sus investigaciones con savia y pólen, obteniendo resultados con diferentes combinaciones. Al sonar el gong del consejo de sabios de la Selva Terriana, Adam descubre que es por el incidente con Emar y Karsan. En pleno juicio, una gran luz ilumina todo el lugar, y después… algo cae del cielo: un hombre, capaz de usar rayos caloríficos, ser invulnerable, tener una fuerza sobrehumana, volar… y teleportarse, tal y como lo hace Adam, al cual sigue. Tras pincharle con una aguja, el extraño superpoderoso lo lleva a una nave donde lo dejan inconsciente, despertando delante del Presidente Fett, el cual le confiesa que es su tío…

CAPÍTULO 8: SECRETOS DE FAMILIA

Adam tardó un tiempo en recuperarse de la impresión al saber, de manera forzosa, que su tío era nada más y nada menos que uno de los miembros de la Legión de Villanos que desde hace treinta años, gobierna los Nuevos Estados Unidos Mundiales y buena parte del planeta.

—E… es… espera un momento: me estás diciendo de que… que… ¿Eres mi tío?

Sonriente, el Presidente Fett le dice:

—Así es. Entiendo que ha sido algo complicado encontrarte, pero bueno, tenemos personal adecuado. Veo que ya conoces a “Clark”, o como a veces le gusta que le llamemos, “Tío Bob”.

Adam ve cómo varios soldados llevan a “Clark” o “Tio Bob” a un transporte especial que le lleva a una zona de máxima seguridad conocida como “Escudo”, debido a que la superficie que oculta el lugar tiene forma de escudo triangular.

—Es magnífico, un “omega diez” competente y eficaz. Oh, perdona, deja que te lleve a casa conmigo.

Escoltados por varios agentes de seguridad, Adam y el Presidente Fett son llevados al Air Force One, el avión presidencial: un avión de aspecto hiperfuturista pintado de negro con estrellas blancas, una en cada ala, con los colores rojo y azul en los laterales. En letras blancas, puede leerse en los laterales “Presidente de los Nuevos Estados Unidos Mundiales”.

—¿Tu avión?

—Sí, es mi avión, no me apetecía venir volando yo solo por mi cuenta. Además, los holocheques de avión caducaban. ¿Subes conmigo?

Sonriendo como un niño de la tribu con sus primeras garras, Adam dice:

—Claro.

Al entrar en el avión presidencial, Adam se sorprende de todas las pantallas y del brillo y lujo que transmite donde quiera que mire: sofás, cuadros, soportes de pared… todo le llama la atención. Uno de los guardas de seguridad habla algo en voz baja con el Presidente Fett acerca de Adam, a lo que éste dice:

—Tranquilos, no es un problema.

Tras un gesto de aprobación, el guarda se marcha, junto a sus compañeros, al lugar donde él y otros de sus compañeros estarán todo el viaje. Adam, todavía sorprendido, pregunta:

—Antes… en ese sitio… me hablaste en mi mente. ¿Tienes superpoderes?

—Claro, muchacho. Lo curioso es que tu padre no los tiene. Viéndote, debes de ser la sensación de tu raza o tu tribu.

—¿Mi padre no ha querido venir?

—Tu padre es muy reservado para esas cosas. ¿Quieres ver lo que hace ahora mismo?

Adam, ilusionado, dice:

—¿Puedo?

—Claro, observa.

El avión despega de la base que los Nuevos Estados Unidos Mundiales tiene en Francia, rumbo a Washington, mientras el Presidente Fett activa una holopantalla que muestra a un hombre de pelo canoso, equipado con ropajes de entrenamiento, un carcaj grande con muchas flechas, y en sus brazos, un arco, corriendo en un lugar donde hay varios árboles, dando a entender que está en un lugar boscoso o arbolado.

—¿Puede oírnos?

—No, tampoco sabe que le estamos viendo. Le gusta estar concentrado cuando entrena.

Adam observa como su padre va usando su arco y sus flechas, enfrentándose a gente que usa otro tipo de armas, viendo como revienta los cuerpos con dos o tres flechas, o a otros los deja clavados en un tronco o árbol. Sin duda, su padre era como decía su madre, alguien que domina el arco y las flechas.

—Tu padre no sabe que vienes conmigo, eres una sorpresa. A decir verdad, no supe nada de tí hasta que tuve que hurgar en su mente, y vi el amorío que tuvo con tu madre.

—¿Hurgaste en la mente de mi padre?

—Sí, entiendo que es algo que no debí hacer, pero quería saber si tenía familia por ahí perdida, y bueno, te encontré a tí. Lamento lo sucedido con la gente de tu tribu, pero sinceramente, no eras muy accesible.

El padre de Adam despacha a varios con una flecha que conforme se acerca al grupo explota y los atrapa con una red electrificada que los deja electrocutados al mas mínimo roce con la red, mientras que a otros los golpea con el arco en el pecho o la cabeza.

—Tu padre es buen hombre, y un buen hermano: si no fuese por él, no podría gobernar nuestra gran y poderosa nación. Dentro de unas 2 horas llegaremos al aeropuerto JFK, así que túmbate un poco y descansa.

CONTINUARÁ…

Adam está tratando de asimilar de que es hijo del hermano del Presidente de los Nuevos Estados Unidos Mundiales, siendo su tío y su padre los Hermanos Sombríos. En el Air Force One presidencial, Adam puede ver, de manera holográfica, como su padre se entrena usando el arco y las flechas, tal y como su madre le hablaba de él en su hogar. Sin embargo, Adam se entera de que su tío tiene poderes telepáticos, los cuales usó para saber el lugar donde poder localizarlo…

CAPÍTULO 9: NO ESTAMOS EN LA SELVA, ADAM

Adam despierta antes de que su tío Alexander le despertase. El vuelo se le hizo breve al jóven hombre bestia, pero las letras hololuminiscentes del aeropuerto JFK son visibles desde la ventanilla del avión.

—Hemos llegado. Ahora prepararán el transporte que nos lleve a la Casa Blanca, Roja, Azul y Negra, o “La Casa”, para abreviar.

Después de varios minutos de espera, una puerta del Air Force One se abre, donde un escolta hace señas de que pueden salir del avión sin problemas. Adam y el Presidente Fett bajan las escaleras y se suben a un pequeño vehículo que les lleva hacia una oficina, donde militares y otras personas con batas blancas, científicos presumiblemente, examinan a Adam una vez que pasa por la puerta.

—Es rutina, no te preocupes, es la primera vez que ven a alguien como tú.

Adam pasa determinados controles lumínicos y táctiles, quedando registrado en el “Gran Cerebro” o “Máquina Comecocos”, un enorme y gigantesco ordenador diseñado por los mejores científicos villanos del planeta, los científicos Bill Roper y Jill Derrickson, antaño conocidos como Los Calculadores Locos. Dos umbrales más, un tubo después, y Adam, junto a su tío, entran en una magfurgoneta de reparto postal.

—Es más seguro y menos ostentoso. Nos vendrá bien pasar desapercibidos.

Tras entrar, la magfurgoneta se mueve y Adam pregunta:

—No lo entiendo: si tú y mi padre soís los presidentes… ¿Por qué tanta ocultación o misterio?

Alexander Fett sonríe y dice:

—Verás, muchacho: tu padre y yo, entre otros, gobernamos esta gran y próspera nación siendo los “malos”, ¿Entiendes? Fuimos villanos para el público, para la gente, mientras esos “héroes” se enfrentaban contra nosotros, ganándonos casi siempre. Un día decidimos trabajar en equipo… y ganamos, les vencimos. De ahí que nos movamos con precaución.

—Pero… esos héroes… tendrían familia, amigos… ¿No hay ninguno?

—Hemos acabado con todos, chico: sus familiares, muertos. Sus amigos… muertos algunos, otros aliados, otros fugados… y si alguno quiere hacerse el héroe… bueno, que lo intente, ya que su muerte o ejecución sería retransmitida por todo el país y el mundo, como ejemplo de lo que somos y de lo que otros no deberían de ser.

Durante el camino a la residencia particular, a Adam le llama la atención todo lo que vé desde el pequeño cristal de la ventana: un mundo diferente, distinto al que veía todos los días en su selva Terriana.

—A todo esto… ¿Tienes nombre? Yo me llamo Alexander, aunque prefiero que me llamen Alex.

—Adam, me llamo Adam.

—Muy apropiado, tienes pinta de Adam. Tu padre se llama Evan, aunque no sé si por allí os llegaban notícias nuestras.

—No, no nos llegaba nada del exterior, salvo lo que tenían los holomóviles de furtivos.

Hospitales, estadios, calles… todo era nuevo para Adam. Nunca había salido de su hábitat, hasta ahora. Tras dos giros a la derecha y uno a la izquierda, finalmente la magfurgoneta postal llega a su destino, y tanto Adam como el Presidente Fett entran en el edificio, el cual evidencia las remodelaciones hechas por la Legión de Villanos una vez llegaron al poder: cuadros, bustos de ellos y de Vestalia, muebles modernos y horrorosos a la vista, drones patrullando… todo transmite una sensación no muy hogareña que digamos. Pasando por un pasillo, siguiendo a su tío, Adam oye un comentario sobre “Problemas en el Area 51” y otro de “Producción de medicamentos en la Luna a buen ritmo”.

—No te preocupes, pronto veremos a tu padre.

Uno de los drones pasa al lado de Alexander Fett y aparece una holoimagen de un hombre anciano, con gafas holograficas.

—Presidente, debemos hacer algo en…

—Ahora nó, Quentin, ahora no.

La holoimagen se desvanece y se abre una puerta mediante visor retinal y digital, pasando Adam detrás de su tío. Al pasar el umbral, Adam reconoce el escenario de árboles que vió en las holoimágenes y ve a un hombre, su padre, que iba a salir del lugar.

—¡Evan, mira lo que te he traído! ¡Es Adam, tu hijo!

Adam se asombra cuando ve a su padre dar un puñetazo en la cara a su tío, haciéndolo sangrar abundantemente por la nariz.

—Que sea la última vez, ¿Me oyes? Que sea la última vez que me tocas los huevos.

Evan mira a Adam, reconociendo en ella a la joven Sofía con la que estuvo hace ya muchos años.

—Hola, Adam, soy tu padre.

CONTINUARÁ…