Square Enix seguirá publicando Just Cause y Life is Strange tras la venta de varios estudios

La compañía japonesa mantiene la licencia de algunos juegos occidentales externos tras vender Crystal Dynamics, Eidos Montreal y Square Enix Montreal.

Embracer Group ha adquirido adquiere Crystal Dynamics, Eidos Montreal y Square Enix Montreal, es decir, las desarrolladoras de Tomb Raider, Deus Ex, Legacy of Kain y otros muchos juegos. Con este movimiento, y el de la venta de IO Interactive en 2017, Square Enix se ha deshecho de sus estudios occidentales, aunque eso no significa que pierdan todas sus licencias fuera de Japón. Según confirmó la nota de prensa, sagas como Just Cause, Outriders y Life is Strange siguen en manos de Square Enix.

Life is Strange, Just Cause y más siguen en manos de Square Enix

Estos juegos forman parte de Square Enix External Studios, una división británica dedicada a publicar juegos de estudios independientes . Ha tenido algunos éxitos notables, como Life is Strange de Dontnod y Deck Nine -que recientemente tuvo recibió Life is Strange: True Colors y una remasterización-, la saga Just Cause de Avalanche Studios con cuatro entregas principales -si bien no hay secuela anunciada- y Outriders de People Can Fly, que ya tiene una expansión. En el pasado también publicaron Sleeping Dogs de la clausurada United Front Games y Batman: Arkham Asylum de Rocksteady, aunque este juego -y el estudio- ahora forman parte de Warner Bros.

Square Enix también deja intacto Square Enix Collective, que produce juegos indie entre los que se incluyen algunos con licencias “abandonadas” como Fear Effect Sedna -el original fue obra de Eidos y ahora sería una de las licencias en manos de Embracer-, y otras originales tipo PowerWash Simulator, The Turing Test o Boundless.

Life is Strange, Just Cause y más siguen en manos de Square Enix

Square Enix animó a las desarrolladoras japonesas a no intentar adaptarse a Occidente

La decisión de Square Enix se debe a la baja rentabilidad de estos estudios occidentales, y Yosuke Matsuda, presidente de Square Enix, había apuntado estos días precisamente a la importancia de una identidad japonesa, pese a que el mercado es más global que nunca. "Si los desarrolladores japoneses intentan imitar los juegos occidentales no hacen buenos juegos. El diseño de los monstruos, los efectos audiovisuales… son cosas muy japonesas. Y los jugadores de todo el mundo saben que es lo que hace buenos a los juegos japoneses ".

No obstante, la pérdida de los estudios occidentales reduce la oferta de Square Enix, que ahora centrará todos sus esfuerzos en Final Fantasy, Dragon Quest y Kingdom Hearts, sagas que tienen secuelas anunciadas.

Fuente: