[ShowMeYourReview] - Stardew Valley

 
 


 

Farmville (pero bien)

 

No solo de guerras, épicas fantásticas u óperas espaciales vive el mundo del videojuego. A veces los grandes placeres vienen de la mano de pequeños regalos en forma de apacibles rutinas en medio de la vida rural de un pequeño pueblecito como es Pueblo Pelícano. Deja atrás una vida de desidia y arremángate, porque en Stardew Valley el pan de cada día te lo vas a ganar como un buen granjero, pero también con muchos secretos que hacen de este heredero del espíritu de Harvest Moon, una de las propuestas más completas, si no la que más, de su especie.


Pico y pala

El primer contacto con Stardew Valley es bastante sencillo (algo particularmente importante en un juego como este). Tras darte la bienvenida al pueblo, tendrás que poner un poco de orden en tu granja, bastante descuidada; pero al mismo tiempo ahí tendrás los primeros materiales con los que forjar tu negocio: madera, piedra, hierbas… Estos son materiales básicos que podrás vender pero que también (y más importantemente) podrás usar para construir nuevos aparatos o construir/mejorar edificios. Las posibilidades de Stardew Valley son muchas y puede que resulte un poco sobrecogedor al principio, pero gracias a un gran desarrollo, que nos irá mostrando nuevas posibilidades de manera progresiva, y a que empezar con lo más básico resulta intuitivo, nunca resulta intimidante por sus posibilidades. Plantar un pequeño huerto, despejar terreno de hierbas, talar árboles molestos… los primeros pasos serán muy comunes para la mayoría, pero las cosas se ampliarán y las opciones serán mayores a medida que nos metamos de lleno en otros aspectos de Stardew Valley.

Y es que no solo tu granja, sino que Pueblo Pelícano es un lugar rebosante de vida, actividades, vecinos que conocer y muchos secretos por descubrir. Algunos puntos de este lugar serán básicos desde el primer instante, como es el caso de la tienda de Pierre o incluso MercaJoja, lugares donde comprarás objetos y sobre todo, semillas para empezar a hacer rendir tu granja a tope. El Centro Cívico es otro lugar que captará tu atención pronto a medida que pasen los días, y su importancia será tal que será probablemente tu objetivo principal en el juego en una primera instancia (a menos que te unas a MercaJoja, la equivalente a un antagonista en Stardew Valley). Y sin duda, la mina será un lugar muy recurrente en tus partidas, aunque hablaremos más en profundidad de este sitio en el futuro.

El juego tiene una gran baza en la gran cantidad de actividades que tiene a lo largo de sus años, los cuales están separados por nuestras 4 estaciones, cada una de hasta 28 días de duración, y tenerlas en cuenta será imprescindible para saber qué cosechar y cuánto tiempo tenemos disponible para que nuestras plantaciones sobrevivan el tiempo suficiente para poder ser recogidas, pero la agricultura no será lo único de lo que tendremos que preocuparnos en Pueblo Pelícano respecto al tiempo. Cada habitante tiene un cumpleaños, o en días señalados habrá diversas fiestas a las que tendremos que estar al tanto, porque ofrecerán oportunidades únicas en muchos aspectos, desde mejorar nuestra relación con los vecinos, hasta obtener objetos exclusivos. Aparte de los días y las estaciones, el tiempo de cada día será un factor a tener en cuenta, pues no podremos estar fuera realizando actividades infinitamente, y llegará un punto en que si no nos hemos acostado, nos desplomaremos de cansancio, si es que la ausencia de salud o stamina no lo ha hecho antes.

Y es que en Stardew Valley puede ser muy fácil perder la concentración y la noción del tiempo en mitad de la marabunta de actividades que tendremos. Podremos pescar, recolectar plantas silvestres, buscar menas de oro en el río, desenterrar artefactos y restos arqueológicos… aunque uno de los lugares más visitados serán las minas, donde descenderemos pisos y pisos en busca de materiales de gran valor, desde menas de diversos y valiosos metales, hasta minerales, piedras preciosas…, todo ello mientras combatimos monstruos de los cuales también aprovecharemos para recolectar recursos, pero tendremos que ir bien armados y moverse con cuidado para no acabar sin salud. Por supuesto, aparte de todo esto, siempre tendremos nuestra granja, donde plantaremos cultivos, podremos conseguir establos o corrales y criar distintos tipos de animales, y de ellos junto a otros aparatos, sintetizar productos que nos reportarán dinero y, por extensión, seguiremos avanzando en nuestro periplo campesino.

Granjero busca esposa

Uno de los elementos más cuidados en Stardew Valley es la interacción con los demás personajes de Pueblo Pelícano y alrededores. Uno de los puntos más destacables de estos es las distintas personalidades de todos ellos, haciendo de cada habitante único, y las historias tras ellos igual de únicas. A medida que mejoremos nuestra relación con nuestros vecinos, iremos desentrañando nuevos detalles sobre sus vidas, sus personalidades, sueños, aficiones…, y esto lo conseguiremos de distintas formas. Las principales van desde realizar regalos que les gusten hasta cumplir misiones que dejarán en un tablón de anuncios a la vista de todo el pueblo, pero hay otros factores que son decisivos para acrecentar aún más la amistad que tendremos con ellos. Acordarnos de sus cumpleaños con regalos nos hará más notorios que en un día ordinario, participar en fiestas comunitarias o incluso ayudar a restaurar el centro cívico, son casos donde resultará más fácil estrechar lazos con los vecinos, e incluso algo más.

¡¡¡Eso, maldito machirulo opresor!!!


 

Y es que en Stardew Valley las posibilidades son tantas y el detalle puesto es tan alto, que incluso podemos tener una pareja, casarnos e incluso tener hijos. ¡Incluso si es del mismo sexo que el personaje que hemos creado al principio! Si eres extremadamente afín a un personaje, y has realizado los pasos adecuados, viviréis juntos en la granja y tendréis hijos, de forma natural o adoptados, sea como sea, podrás fundar una auténtica familia que además te reportará beneficios en el día a día. Las posibilidades van más allá, pero no quiero destriparos todo lo que depara el juego, pero está claro que es un título extremadamente cuidado en este aspecto, y muy entretenido ir conociendo a tus vecinos, interactuar con ellos, o simplemente cumplir sus encargos que os reportarán beneficios económicos.


Todo esto, dicho sea de paso, está acompañado con un estilo visual muy agradable digno de la era 16 Bits. Los diseños de los sprites y el escenario destaca especialmente por sus vivos colores y por la atención al detalle, especialmente palpable en interiores. Una habitación puede ser un auténtico libro abierto sobre la personalidad de su habitante solo por sus elementos, lo que dice mucho del cuidado puesto en el diseño, y aunque el mundo de Stardew Valley no está conformado por muchísimas pantallas ni resulta enorme hasta el punto de perderse, las localizaciones que hay son grandes, suficientemente variadas, y cada una tiene sus elementos característicos, puntos de interés, y funciones indispensables en el mundo que conforman.

El paso de las distintas estaciones del año hace que cada zona se metamorfosee acorde a su tiempo, y las posibilidades son nuevas e incluso únicas, desde la flora silvestre que podemos recolectar, los peces que podemos pescar…, al igual que los distintos estados del día, ya que el clima y la hora puede ser determinante a la hora de poder conseguir determinados recursos o disparar distintos eventos, al tiempo que nos vemos abordados por distintos elementos visuales que dotan de una vida muy singular a Stardew Valley, desde la brisa marina a una ráfaga de viento otoñal, las potentes tormentas de verano con sus descargas elécticas, o la nieve de invierno que impide que crezca (casi) nada del suelo.

 

Y a cada cambio de estación le sigue cambios en las piezas musicales que suenan, algunas de ellas verdaderamente excepcionales. Es increible como cada pieza casa con su estación y hace amena la jugabilidad. Lejos de ser temas que se hagan pesados a lo largo de los días, Stardew Valley cuenta con suficientes piezas para amenizar las partidas y además quedarse grabadas en la cabeza, con alguna que otra partitura tarareable pero también con otras que nos estremecen por su melancolía, con cierto aire retro…, realmente excepcional. Y es que una buena banda sonora, además de un apartado sonoro competente y que complemente a la perfección la acción que se desarrolla, son vitales en un juego que ofrece decenas de horas de juego, y en el caso de Stardew Valley podemos hablar de MUCHAS horas, porque a lo largo de los años los secretos, las sorpresas, y los objetivos se van sucediendo sin pausa, y cuando crees que lo has visto todo, una nueva zona se desbloquea, o un nuevo personaje entra en escena, o descubres que hay nuevas variedades de plantaciones… Incluso su rejugabilidad es algo muy real, con varias opciones para nuestra granja inicial, Stardew Valley es uno de esos raros casos donde empezar de cero es algo que no pesa, sino que te lo puedes tomar como una nueva manera de enfocar tu granja, de forma que antes no pudiste.

La vida rural, la vida mejor

Hay algo especial en juegos como Stardew Valley que priorizan mecánicas y estilos de juegos no violentos por encima de los tiros y los golpes, incluso si en el caso que nos toca tenemos elementos de combate como son los monstruos de la mina, pero se siente un añadido más que el centro donde orbitan el resto de elementos del juego. Aquí el centro está muy claro: nuestra granja, nuestra forma de gestionarla, diseñarla, y mantenerla día a día, crear automatizaciones para aliviar la carga de trabajo, mejorar herramientas que nos hagan el mismo servicio con menos gasto de energías, o nos posibilite atravesar barreras antes infranqueables. Es un juego que está claramente orientado hacia un estilo constructivo y no destructivo, y eso es algo que se siente incluso en el “late game” cuando creas que ya has completado tu objetivo principal, te darás cuenta que siguen faltando cosas por hacer, siguen habiendo sitios por explorar o personas con las que dialogar… Simplemente se siente un juego que no tiene fin y que no para de crecer y crecer.

Y todo esto es el resultado de una persona, lo cual hace de Stardew Valley algo aún más impresionante si cabe. Él, Eric Barone, programó y diseñó el juego, escribió el guión y los diálogos, creó el arte y desarrolló todos los efectos sonoros y la banda sonora a lo largo de más de 4 años de desarrollo, y aún no ha dado por terminado este ahora que se anticipa un modo de juego multijugador en una próxima actualización, lo que demuestra el enorme compromiso de este hombre para su ópera prima. Una muestra del enorme talento que se haya en el mundo indie que se une a otras personas como Toby Fox (Undertale) o Jonathan Blow (Braid) que hicieron sus juegos en solitario o, al menos, el grueso de este, y muchos otros que con muy pocos recursos y personal han sabido llevar adelante auténticos referentes de nuestros días.

The man


No hay mucho más que añadir a lo dicho. Si os atrae el concepto de juego (aunque sea solo como curiosidad) y no os habéis hecho aún con él, Stardew Valley es un juego al que pasaréis pegados como lapas durante decenas de horas y no os daréis ni cuenta de cuánto tiempo ha pasado. Adictivo, sencillo de empezar, profundo y enormemente completo y lleno de elementos, objetos, personajes que conocer, muchísimos secretos, gran variedad de actividades, misiones, y mucho más. Es un juego con el que es totalmente imposible aburrirse si entrar en él y te quedas, y la gran cantidad de posibilidades de personalización, crafteo, mejoras y más contenido para nuestra granja hará que no paremos. No hay apenas, pegas que ponerle, muy pocos detalles por pulir, y aún mejor será con posibilidades multijugador (algo posible con Mods, que por cierto, hay unos cuantos que dan más posibilidades a los jugadores de PC), y simplemente su enorme deuda con la saga Harvest Moon, de la que hereda mucho, le libra de marcar la última muesca: la de la originalidad. Aun así este es un hándicap que se siente insignificante ante el global que nos trae. Simplemente esencial e imprescindible en nuestras juegotecas.

Si quieres unirte a mi grupo: http://steamcommunity.com/groups/JoshCell

Si quieres seguirme como mentor: http://store.steampowered.com/curator/29569915-Josh-Cell/


¿Qué opináis vosotros de este juego?

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

0 votantes

Es demasiado parecido a Harvest Moon, al menos en lo visual (no he jugado). Yo creo que el tío se arriesgó demasiado a una demanda :xd:

Aun así Stardew Valley es una maravilla, por supuesto. De esos que nunca desinstalas.