[ShowMeYourReview] - Punch Club

K.O. impersonal


La escena indie es sin duda la que más cosas interesantes puede ofrecer en torno a nuevos planteamientos o vueltas de tuerca de géneros ya conocidos. El caso de Punch Club es el de un título que combina elementos como la gestión similar a Los Sims pero más simplificada, o elementos de estrategia y rol, en un argumento que se sitúa en torno del boxeo como tema principal. Si la mezcla ya de por si parece peculiar, prepárate además para una sobredosis de referencias cinéfilas, porque Punch Club no tiene ningún pudor en mostrar en pantalla todas sus influencias y algún que otro guiño popular.
[center][img]https://media.giphy.com/media/xUA7aXo9iCzxyH07Mk/giphy.gif[/img][/center]
**Esto me suena...**

La historia abre con un padre y sus dos hijos llevando una vida normal, cuando un buen día un misterioso hombre asesina al padre y uno de los niños desaparece. Años más tarde encarnaremos al otro hijo que fue adoptado y comandaremos su andadura para convertirse en el mejor luchador. Sin embargo su camino estará lleno de obstáculos, desde misteriosos eventos delictivos (lo que nos llevará a encarnarnos en una especie de justiciero) hasta la búsqueda de un misterioso medallón, propiedad de nuestro difunto progenitor.





Lo más interesante del plano argumental de Punch Club no se encuentra tanto en su calidad, sino en el desarrollo mismo del juego, ramificado por eventos que activaremos cumpliendo una serie de misiones o encargos. No será necesario cumplirlos todos, y de hecho algunos de estos será imposible activarlos una vez cumplamos otros eventos, sin embargo hay suficiente contenido para echarle horas al juego al tiempo que tratamos de escalar en el ranking de luchadores.





Una peculiaridad que a lo largo del juego a más de uno puede hacerle pasar del simpático guiño a la saturación es la ingente cantidad de referencias que encontraremos, sobre todo dedicados al mundo del cine. Algunos son meramente decorativos, pero otros inciden directamente en la trama, e incluso la condicionan (algo que tiene consecuencias incluso en su mismísimo final). Todo esto crea un tono confuso alrededor del juego. La plaga de clichés y recursos cuasi risibles en algunos momentos hace que la intencionalidad detrás del argumento de Punch Club sea claramente uno en el que no se toma en serio a si mismo, pero al mismo tiempo se deja patente una falta de ideas propias y una oportunidad perdida para el propio juego de crear algo por sí mismo. Es un ejemplo de juego en el que es devorado por su propia tendencia de querer ser un homenaje, pero que a la larga acaba destruyendo su propia personalidad.


No pain, no gain

En el plano jugable, Punch Club es un título donde su principal mecánica incidirá en la gestión de nuestro personaje. El objetivo primario es entrenarle para poder ser más fuertes y vencer en los distintos torneos que se nos presentarán. Empezaremos desde lo más bajo, yendo a gimnasios y comprando cacharros para entrenar en nuestro garaje, pero a medida que subamos en el escalafón de luchadores, podremos realizar más actividades y acceder a más opciones en nuestro mapa. Algo bueno de Punch Club es que junto al mencionado desarrollo de eventos ramificados, hay un buen número de actividades que nos asegurarán siempre una alternativa a las luchas, pero dad por hecho que los gimnasios y el entrenamiento será nuestro principal patio de juego, pues si no entrenamos con una cierta regularidad, nuestros atributos se resentirán y comenzar a descender. Además, tendremos que vigilar nuestros niveles de comida, sueño, energía o felicidad, que son determinantes para el rendimiento general, además de tener que recurrir a trabajos para ganar dinero y pagar alimentos o incluso el gimnasio para poder mantener un entrenamiento uniforme. Siempre habrá algo que hacer en Punch Club, y no siempre se podrá hacer todo o en las mejores condiciones.





Una parte interesante de la gestión de entrenamiento es que tendremos hasta tres atributos principales donde poder centrar nuestros ejercicios. Uno de ellos es la fuerza, otro la agilidad y por último la resistencia. El primer pensamiento de cualquiera es que hay que realizar un entrenamiento equilibrado, pero no es la estrategia más inteligente en Punch Club. En este caso lo más interesante será fortalecer un atributo principal, pues hay otros atributos secundarios que ganarán o perderán fuerza en detrimento del equilibrio que decidamos escoger y a qué atributo principal hayamos dado mayor peso. De esta forma podremos crear un luchador que depende del régimen de entrenamiento que elijamos, podrá soltar hostias como martillazos o esquivará hasta balazos, todo dependerá de cómo hayas decidido evolucionar a tu luchador, y también a las habilidades que desbloquees a medida que ganes peleas, ya que al igual que el desarrollo argumental, Punch Club cuenta con un sistema de evolución de habilidades ramificado donde desbloquearás golpes nuevos y habilidades activas de distinto carácter y clase, una vez más, dependiendo de qué especialidad decidas tomar para tu protagonista.





Punch Club funciona muy bien como juego de estrategia no solo en su plano de gestión, sino también en el lado que toca a las peleas, pues a medida que avancemos conseguiremos distintos golpes, distintas habilidades latentes y tendremos que gestionarlas a la hora de combatir, o mejor dicho antes de saltar al ring. Nuestro protagonista tiene un número limitado de ataque que puede emplear en un combate, y nosotros tendremos que seleccionar cuales usará. Para ello habrá que tener en cuenta aspectos como la energía que consumen, su fuerza, etc… Durante el transcurso de una pelea nuestro personaje actuará solo mediante los ataques y habilidades activos, pero al final de cada ronda podremos hacer los cambios necesarios dependiendo de si estamos ganando pero se resiente nuestra energía, si los golpes no son suficientemente potentes o certeros, etc… Y aunque a veces la experiencia se puede volver frustrante por cierto factor de aleatoriedad, normalmente una buena gestión se traduce en victorias, y las derrotas son consecuencia de preparaciones deficientes.





Alma retro

Visualmente Punch Club emplea un pixel art estilizado, mayormente mediante pantallas estáticas, con escenarios llenos de detalles, animaciones decentes, y una interfaz bastante clara, aunque en líneas generales, y en la edición de PC concretamente, me he topado con algunos bugs muy molestos que van desde interfaces que no responden hasta pantallazos mostrando imágenes que no correspondían a ese momento del juego (esto me llegó a pasar en el mismísimo final del juego, en un momento clave, así que ojo no os fastidien algunos puntos importantes). La banda sonora tiene un estilo chiptune reminiscente a las épocas 8-16 bits, y sus temas se perciben con cierta influencia referencial nuevamente sobre todo al cine ochentero. Aunque no hay una gran variedad de temas y la mayoría se suelen repetir en exceso (habiendo claramente dos melodías predominantes, una cuando combatimos y otra cuando estamos navegando por mapas y escenarios), son suficientemente atractivos y con calidad.





No hay mucho más que añadir a lo ya dicho respecto a Punch Club. Sus mayores cualidades son sin duda sus elementos de gestión a la hora de entrenar a nuestro personaje, con grandes posibilidades estratégicas, y la ramificación de eventos y un buen número de misiones y tareas que dan al juego una duración bastante buena y enganchan hasta su final, incluso cuando en algunas fases la rutina invada a su desarrollo. Aun así, por otro lado, es un título que ha sustituido su propia personalidad en pos de referenciar a todo lo imaginable, sobre todo en términos cinéfilos, haciendo que el propio argumento principal se contagie de este continuo e infinito guiño que acaba tomando las riendas del desarrollo. También la sensación de que le falta un importante pulido a nivel técnico para eliminar fallos que se han reproducido más de lo que debería, y algo más de calidad y valores de producción o diseño, son aspectos que desdibujan un poco el resultado final; pero en términos generales Punch Club sigue siendo una opción alternativa viable siempre que te encandilen sus géneros y puedas pasar por alto sus problemas. Tendrás juego para un buen número horas y habrás experimentado un juego en cierto modo distinto.


¿Y tú qué opinas de este juego?

  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

0 votantes

2 Me gusta

Tengo que probarlo y lo tengo de cuando lo regaló twitch.

Lo tengo en iOS y Steam, amo el juego, pero hay bugs que hacen el juego … una experiencia menos agradable con el usuario, aunque los que he conseguido no rompen el juego. 7 y estoy siendo extremadamente generoso (de hecho, yo creo que la media rondará 5 para abajo). Amo el sistema de juego, la historia casposa y llena de cliches y referencias a pelis ochenteras, los graficos … si no fuera por los bugs podria ser un indie muy redondo.