[ShowMeYourReview] - ELEX

Mundo Imperfecto

Un cometa, una catástrofe, y una codiciada sustancia traída consigo denominada ELEX por la que todos se matan. Esta es la premisa del nuevo juego desarrollado por Piranha Bytes, los desarrolladores tras las sagas Risen y Gothic, que siguen apostando por el desarrollo de RPGs de corte mundo abierto, acercándose en esta ocasión a un contexto más post-apocalíptico con una interesante mezcla de fantasía y ciencia ficción que hace de ELEX una propuesta que sabe desmarcarse y crear su propio sello. Adéntrate en el fracturado mundo de Magalan.

Todos contra todos

La historia de ELEX nos pone en la piel de Jax, un comandante Albo que será derribado en mitad de una de sus misiones, y poco después será ejecutado por sus propios hombres por haber fallado a su misión. Dado por muerto, Jax despertará después de que alguien haya robado sus pertrechos, y tendrá que abrirse paso a través de un mundo hostil en el que todos los habitantes del llamado “pueblo libre” consideran a los Albos como enemigos mortales. Tras esta premisa y controlando en todo momento a Jax, tendremos que ir descubriendo poco a poco cómo es el mundo de Magalan y las diferentes facciones que lo componen.

En este terreno tenemos tres principales facciones a las cuales podremos conocer y escoger entre ellas para unirnos (una vez elijamos una facción, no podremos unirnos al resto). Tenemos por un lado a los Berserkers de Edán, que viven según costumbres y leyes arraigadas a la naturaleza, están en contra de toda forma de tecnología y por supuesto en contra del ELEX, el cual convierten en maná con el objetivo de purificar el mundo. Por otro lado tenemos a los Proscritos del desierto de Tavar, que son una suerte de sociedad bandida organizada cuyas motivaciones vienen promovidas por la constante búsqueda del beneficio y el provecho propio, desde hacer dinero con la chatarra hasta saquear o matar. Por último están los Clérigos, ubicados en El Hortal, Ígnadon, la facción más desarrollada a nivel tecnológico (en pugna con los Albos en este aspecto) solo rivalizada por su casi sectaria creencia en su Dios, Calaan.

No son los únicos grupos que se ubican en Magalan. Los ya mencionados Albos de Xacor a los que pertenecía Jax son uno de ellos, o los Separatistas, renegados Albos que han formado un grupo de resistencia son otros, o por ejemplo el pueblo de Origen o La Cúpula, donde gente sin facciones o de todas ellas se mezcla para crear nuevas sociedades. Sin embargo, las tres principales mencionadas antes son las que tendrán más cosas que ofrecer en el desarrollo tanto del juego como de Jax. Todas ellas, sin excepción, son rivales entre si y la historia habla de cómo se mataban entre ellos por territorio o por otros menesteres, así que el unirse a unos u otros tendrá distintas consecuencias en el desarrollo de los siguientes eventos.

Jax, por su lado, como Albo que fue, era un hombre frío y sin sentimientos que poco a poco tendrá que abrirse a los personajes que se encontrará. Esta característica no hace de él el personaje más carismático del mundo, pero al menos tiene un contexto tras de si por el que actúa como lo hace. Su historia también tiene un origen y un objetivo claro, con algunos secretos por el camino para dar más contexto a su personaje y otros que conoceremos durante la marcha. Aunque es suficiente premisa para seguir avanzando en ELEX, lo cierto es que la historia principal de Jax es de los motivos menos recurrentes en el juego para avanzar durante buena parte del juego, que nos atraerá más por el mundo de Magalan en si o por desarrollos secundarios, que por la historia principal.

En terreno hostil

Uno de los factores que pronto apreciarán los jugadores en ELEX es que el mundo que lo rodea es enormemente peligroso y habitualmente nos toparemos con monstruos y enemigos que nos patearán el culo con frustrante facilidad. Muchas veces averiguaremos cuales son esos monstruos porque al encararlos el hud nos avisará con una calavera al lado de su nombre, aunque para entonces puede ser tarde y nos machaque igualmente. En ELEX los recién llegados van a morir mucho al principio hasta que se acostumbren a este factor. Puede ser una experiencia agotadora tener que morir y comenzar de nuevo para los más impacientes, pero por otro lado estas horas iniciales y esa sensación de peligro constante dota al mundo de Magalan una mayor credibilidad, y al jugador la posibilidad de ser más creativo en sus exploraciones, saber adaptarse a cada momento y prevenir peligros.

Esto es algo que va de la mano con el sistema de combate y que, en opinión de un servidor, es el peor aspecto del juego. Cuando entablamos combate con un enemigo podremos atacarle con distintos tipos de golpes, crear combos e incluso ataques especiales en el momento oportuno. La posibilidad de bloquear ataques o esquivarlos con volteretas, saltos e incluso el propulsor (la herramienta más útil del juego) añade un plus al combate que, sin embargo, está lejos de ser pulido. En parte uno de los problemas del combate viene del propio control, tolerable en sus momentos de aventura, pero torpe para encarar las peleas. Se siente tosco y duro en muchos momentos, y su interacción con, por ejemplo, el entorno no ayuda. Este puede llegar a ser determinante en peleas donde una simple irregularidad en la elevación del terreno puede producir efectos extraños y modificar el comportamiento de la pelea para mal, y en gran parte de estos momentos no es algo que se sienta natural, es una sensación de estar poco pulido que se acentúa aún mal cuando aparecen fallos o bugs, como enemigos que se meten dentro de rocas nos atacan o evitan que les ataquemos, animaciones repentinas, etc.

El combate está plagado de otros aspectos poco pulidos e incluso incomprensibles. Los hitboxes no terminan de estar bien implementados, produciéndose ataques que no deberían y viceversa. Bugs relacionados con la interfaz, a la hora de enfundar armas o incluso en la selección de enemigo no ayudan. Bloquear ataques es una funcionalidad impredecible que bien puede defenderte y evitar que te dañen, o no, con mismos tipos de golpes y enemigos; y los combates contra grupos numerosos pueden ser una tortura (y sin compañero una misión suicida). Esto llega a ser frustrante cuando el mismo juego te pone en estas situaciones de forma indeseada, (véase teletransportarte y aparecer en medio de un grupo de monstruos cuando antes no había nada). El combate no se siente nada bien adaptado para abordar peleas numerosas, y tampoco ayuda a ello que muchas veces los enemigos cuenten con una precisión inhumana o ataques que te dejan vendido a la mínima que acierten. La experiencia de los combates se torna muchas veces en un ensayo y error que lejos de resultar un reto, es más una cuestión de suerte y que el juego no te putee por algún bug o por algún otro factor. Lamentablemente, es el aspecto del juego que más que mejorar, debería rediseñarse. Por lo visto otros juegos de Piranha Bytes comparten este estilo (ELEX es, por mi parte, el primer juego de ellos que pruebo), así que no parece que a priori vaya a variar demasiado en el futuro.

El combate es una experiencia frustrante que se puede tornar más frustrante por el crecimiento de nuestro personaje. Jax adquiere experiencia a medida que combatimos o realizamos misiones (que será a la larga lo que nos dará más experiencia) entre otras acciones, y a cada nivel tenemos que invertir en nuestros atributos, los cuales comprenden tipos como fuerza, complexión, destreza, inteligencia…, nada fuera de lo habitual realmente, pero dependiendo de qué aspectos desarrollemos, podremos aprender habilidades distintas y utilizar mejores armas y equipamiento. Esto también puede resultar un tanto frustrante en las primeras horas ya que tendremos poco equipamiento inicialmente, muchas armas que encontremos no podremos equipararlas hasta pasadas muchas horas (algunas puede que ni podamos usarlas antes de finalizar el juego), y unido a que algunos enemigos nos pueden reventar con facilidad de dos golpes, hace que el progreso se sienta un tanto lento en un principio. El desarrollo de nuestro personaje e incluso la facción que elijamos acabará siendo crucial pues de esta forma nos especializaremos en el uso de determinadas armas e incluso en el uso de técnicas exclusivas, como es el caso de la magia por parte de los Berserkers. En mi caso, siendo Proscrito e incluso llegando al rango de capitán, he tenido muchos problemas para conseguir alcanzar cuotas de daño aceptables para poder salir al paso contra enemigos fuertes o grupos numerosos, pero otras personas han desarrollado sus personajes de forma que podían eliminar fácilmente a enemigos duros. Puede que el tipo de desarrollo sea crucial, pero también se siente mal balanceado, y a la larga, la oferta de habilidades y técnicas que añadan más riqueza al combate se queda muy corto.

Serie B con ambiciones Triple A

Piranha Bytes es un equipo pequeño en comparación con otros gigantes del sector que desarrollan juegos similares, como es el caso de Bethesda con sus sagas The Elder Scrolls y Fallout. Sus recursos son más limitados y eso queda plasmado en su acabado. Ya he hablado que, por desgracia, el combate no es bueno en general y se ve afectado por numerosos bugs y grandes muestras de falta de pulido en sus físicas o en su control. La sensación no es muy distinta si nos acercamos a su plano visual en aspectos puramente técnicos. El trabajo de modelados o animaciones es una muestra de ello, siendo en muchos aspectos del nivel de la pasada generación. Detalles como el que todas las mujeres tengan rasgos faciales casi idénticos (como si solo usaran un único tipo de cara) no ayudan a mejorar la impresión e incluso hacen pecar al estudio de vago. Detalles en escenarios como por ejemplo la escasa carga poligonal en estructuras geográficas como montañas, donde se ven enormes bloques planos y cantos puntiagudos, denota la escasa elaboración en muchos de estos aspectos.

Sin embargo, allí donde ELEX pierde credibilidad a nivel visual, lo remonta en otros aspectos como el plano artístico de las distintas zonas de Magalan, variadas y con elementos creativos como los “corazones del mundo” que añaden un punto de creatividad más que necesaria. Algunas zonas como la boscosa Edán, en conjunción con su iluminación y sus entornos naturales, aporta a ELEX un atractivo que se potencia cuando se mezcla con las ruinas del antiguo mundo, o cuando cambiamos a entornos como El Hortal y su increíble tecnología. En general, uno de los aspectos más atrayente de ELEX es su combinación de géneros que van desde la fantasía a la ciencia ficción de alta tecnología y la post-apocalíptica de ruinas y desechos que, en conjunción, otorgan una marcada identidad al conjunto. Pero más importante incluso que una ambientación que se siente interesante es que este se sienta repleto de contenido también interesante de descubrir. La banda sonora por otro lado también parece ir en sintonía con esta mezcla de géneros, ya que dependiendo de las ubicaciones la música se tornará más épica con arreglos orquestales, o más electrónica en localizaciones donde la tecnología tenga una importante presencia.

Aunque es una pena que no se pueda uno trasladar a los puntos de interés que descubre como en otros juegos como Fallout (aquí hay teletransportadores que tienes que encontrar en zonas específicas), el mundo de Magalan está lleno de ruinas y ubicaciones de gran interés, que pueden encerrar muchos peligros (lo que obligará en más de una ocasión a dejar esas áreas a explorar más tarde) y también muchos objetos de provecho e incluso documentos que expanden el contexto e historia de ELEX, y es uno de los principales motivos para seguir explorando. Muchas misiones secundarias pueden llegar incluso a tornarse más interesantes que la principal, y la interacción con personajes resulta bastante buena, incluso con algunos diálogos memorables. Mención aparte los compañeros que podemos reclutar y que nos acompañarán ya que cuentan con misiones independientes que serán accesibles a medida que nuestra afinidad con ellos mejore, y esta variará dependiendo de nuestras acciones, y es que en ELEX no solo las decisiones rigen nuestro marcador de frialdad (que determinará si podemos acceder a una serie de respuestas o no en momentos clave), sino que más de una acción será importante para el transcurso del juego e incluso, presuntamente, para el de una hipotética secuela, aunque esto es algo más especulativo.

Sé que es posible que haya cosas que dejo un tanto en el aire aunque tampoco quiero destripar en exceso todo lo que ELEX contiene o puede ofrecer. Grosso modo, ELEX es increíblemente imperfecto, y es un título que me ha resultado complicado de analizar, más que otros juegos, porque siento cierto choque de sentimientos acerca de él, mucho potencial y muchos aspectos disfrutables que se intercalaban con otros frustrantes o directamente injustos que hacía inconsistente la partida durante las más de cincuenta horas que me ha durado. En general, todo lo relativo a la parte más “aventurera” de ELEX es emocionante, descubrir el mundo y todo lo que puebla mola, sus ciudades con muchos estilos distintos, algunas tramas y personas, y consigue sorprenderte en más de una ocasión, incluso con aspectos como el bestiario del Magalan, la cantidad de flora, etc., pero estas satisfacciones chocan con otros aspectos que desdibujan el resultado final.

Algunas pegas como las relativas al apartado técnico se pueden tolerar pero otras como los bugs o el sistema de combate duelen más, sobre todo este último porque es el factor clave que va a determinar el disfrute de muchos al ser un elemento tan intrínseco e indisociable al desarrollo. Otros aspectos son muy relativos, como ese inicio duro y algo lento o que haya desde el principio enemigos muy fuertes o imposibles de batir; pero por otro lado ELEX tiene un mundo muy rico en muchos detalles, a nivel de facciones, misiones, e incluso conversaciones está muy bien, explorarlo es un gustazo, su variedad de entornos y géneros es un win-win, y a pesar de que su argumento principal o sus personajes no son ni tan memorables ni tan carismáticos como pueden parecer en otros juegos, el título de Piranha Bytes sabe hacerse interesante y empujar a conocer más sobre el mundo que han creado. La sensación que me transmite ELEX es que en algunos aspectos peca de exceso de ambición, y no puede estar a la altura de otros grandes open-world que cuentan con mayores equipos y valorees de producción, pero al mismo tiempo, y aunque suene contradictorio, es esa ambición la que acaba dándole a ELEX sus mejores valores y su mayor identidad, porque Magalan es un mundo que por contexto y contenido ofrece muchas posibilidades y da gusto conocer. Simplemente, espero que en una hipotética secuela tengan en cuenta los no pocos aspectos que tienen que mejorar, y pueden tener en sus manos un grande del género.

Si quieres seguir el blog de SMYM: https://showmeyourmoves.wordpress.com/

Si quieres unirte a mi grupo de Steam: http://steamcommunity.com/groups/JoshCell

Si quieres seguirme como mentor en Steam: http://store.steampowered.com/curator/29569915-Josh-Cell/

¿QUÉ VALORACIÓN LE DAS A ESTE JUEGO?

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

0 votantes

6 Me gusta

Aprovecho para dar de nuevo las gracias a @Kirk por el sorteo que hizo de ELEX y que me tocó ^^. No sé si habré sido muy duro con mi opinión pero aunque tiene cosas que no me han convencido, ha sido un juego que he disfrutado en muchos aspectos, así que gracias por el regalazo :wink:

1 me gusta

Estoy jugando a él ahora y no me parece mal juego, sobretodo por la diversidad de ambientes que maneja. Lo pillé ayer mismo en PS4 y he visto dos ambientaciones bien distintas, representadas en dos facciones. Una son los bersekers , que recuerdan a los TES y que representan una facción ruda y muy acorde con la época mediaval. La otra que he visto es la de los proscritos, que es mas de acorde con los Fallout. Es decir construyen las casas con la chatarra que encuentran y van vestidos con cuero y metal. También me he topado con la facción del protagonista, que son los albos y recuerdan a la hermandad del acero de los Fallout.

Toda estas clases y facciones, le da al juego su cultura y su folclore que me parece genial y conecta con bastante acierto, sin ser demasiado descabellado, o chocante el cambio de ambientación. Se permite en ponerte un desierto antes de llegar a una de estas dos que me he topado.

Los problemas que me he encontrado, es un sistema de combate que recuerda a los Souls, pero que aquí no tendría que haber por el tipo de juego que es y que no es tan bueno y eficaz, como los juegos de From Software. Tampoco me ha gustado, que el protagonista esté ya hecho y solo tengas que mejorarlo, o llevarlo a según la facción que te interese. Por último otra pega que tiene, es la posición de los textos cuando los personajes hablan. Están situados en la parte superior de la pantalla, cuando deberían estar siempre abajo. Te tapan la cara de los personajes que hablan, en muchas ocasiones.

El rendimiento del juego es un desastre, desde texturas pobres, hasta algunas que se van formando, o aparecen de repente. También en las conversaciones, los personajes no mueven la boca cuando hablan y desgraciadamente ocurre siempre.

No obstante el juego se disfruta y es interesante la exploración. Y aunque el jetpack es una excelente herramienta, dura muy poco y hay que estar midiendo siempre las caídas o las subidas.

Creo por lo que dices que vas a tener una impresión similar a la mía a medida que avances. Como dices el folclore que rodea a Magalan, sus tribus o su pasado en las ruinas del viejo mundo, es lo que hace de él muy interesante de explorar y profundizar. En mi partida no profundicé demasiado en las misiones de La Cúpula, pero el contexto es muy interesante al tener mezcladas todas las facciones (menos los albos) y chocar entre ellas.

El combate como ya he dicho, es decepcionante, y como dices, tiene algunos aspectos que parecen querer emular a los Souls pero no lo relacionaría tanto con estos. De todos modos el combate simplemente no funciona, y a medida que avances en la trama lo notarás más, especialmente frustrante cuando te pone en situaciones de desventaja numérica de largo o cuando encaras una pelea y el bloqueo a veces hace su cometido y otras veces no evita que te hieran e incluso te derriben con un ataque similar al que otras veces has podido blocar. Discutimos esto en el hilo oficial de ELEX y parece como si fuesen distintos ataques pero la animación fuese la misma, lo cual es desastroso.

Yo lo he jugado y completado en PC, y problemas de rendimiento ha habido aunque no tan acusados como parece ser tu caso, también hay que decir que tengo un equipo que debería tirar esto sin problemas así que a no ser que hablemos de aspectos realmente graves no suelo incidir mucho en ello. No me ha pasado eso de las conversaciones con NPCs que ni siquiera gesticulan con la boca al hablar, pero no me sorprende, el juego desgraciadamente tiene bugs, y personalmente me he encontrado con muchos de estos cuando se desarrollaban combates, lo que ha hecho la experiencia más frustrante.

Y sí, el MVP del juego es el propulsor. No hablo mucho de él, pero es la herramienta más imprescindible del juego, para moverte, para atajar, para llegar a zonas complejas, o para huir de peleas e incluso hacer esquives en estas. Es un jodido todoterreno, y el juego habría sido mucho más sufrido sin él, además ayuda a que puedas moverte con más libertad y no por caminos predeterminados, lo que ayuda a desarrollar las misiones más en plan DIY.

1 me gusta

No has sido duro, es lo que hay, lo que pasa es que lo que hay puede tolerarse más o menos y dar más importancia a lo bueno que a lo malo.

El combate es tosco, incómodo, pero al final es fácil matar a cualquiera si te lo curras bien, como mucho al segundo o tercer intento :sweat_smile: Al final me quedé con ganas de más y me he puesto con el Risen que es el que más lejano tengo en la memoria de Piranha, otro pedazo de juego donde casi hecho de menos el combate Elex :joy: y tiene más bugs, pero final se les va cogiendo cariño :sweat_smile:

Esta gente no se currra mucho las conversiones a consola parece ser. El Risen 2 o el 3, no recuerdo, decían que era un puto desastre en Xbox 360. Y es una pena porque se pierde público potencial y más ingresos para gastar en siguientes juegos.

En mi PC, escuchaba el ventilador demasiado alto en la 1070 para lo que ofrece :sweat_smile:, pero iba bien.

2 Me gusta

Yo sobre el rendimiento del juego, no supone ningún problema para mi. Estoy habituado a estos bugs o fallos, que es raro no verlos hoy en día.

Pero su sistema de combate, si supone un problema en las primeras horas de juego. No es eficaz y constantemente, tengo que estar cubriéndome con el L2 para no recibir palos, o alejarme esperando a que la barra de resistencia se recargue. Existe un ataque especial con el triangulo, pero te sale cuando tienes la barra bastante llena. Además de que bastantes enemigos, tienen una calavera al lado de la barra de energía. Es incómodo y te toca la moral.

Pues sí, el combate es complicado y los enfrentamientos muy difíciles al principio, es el encanto de los juego de PIranha. Yo me pasé casi todo el juego con el escudo en alto :sweat_smile:

1 me gusta

El combate por lo que veo sigue siendo piranhabytes style xD.

Yo ahora estoy dandole al gothic 3 community patch 1.75 y llevo 41 horas , calculo que unas 20-30 horas me quedaran por terminar el juego. Una vez que lo termine tocará comprar Elex y así haber hecho la maratón de todos sus juegos :sunglasses:

1 me gusta