Prime & Capitán América (1996), de Gerald Jones y Norman Breyfolge

Un comic hijo de su tiempo y fruto de un momento terrible, tanto para Marvel y como Malibú Comics, editorial que fue comprada por Marvel para en principio, mejorar su distribución… pero con el tiempo, Marvel fue fagocitando la editorial hasta el punto de cargarse su Ultraverso y usar a Malibú Comics como estudio de coloreo para ordenador, objetivo principal de Marvel. Durante la compra de Malibú Comics por parte de Marvel, hubo varios cómics que sirvieron de crossovers entre el Universo Marvel y el Ultraverso, que en algunos casos sirvieron para explicar algunos destinos de personajes Marvel, como Loki, el Caballero Negro, Juggernaut o la Fuerza Fénix. Este cómic, que reune a Prime y al Capitán América, fue escrito por Gerald Jones con alguna que otra ayuda de Len Strazewski en los diálogos, y contó con dibujo de Norman Breyfogle destacado dibujante que antaño fuera una de las mejores bazas de DC.

El cómic comienza cuando cerca de la Casa Blanca vemos al Capitán América saltar su verja, y de repente, una extraña sensación invade a nuestro héroe, que sigue su camino… hasta que se encuentra con el Servicio Secreto, el cual le dispara a pesar de decir la palabra clave. Lo que el Capi no descubre es que está en otra realidad, una realidad dominada por los “Ultras” (el Ultraverso de Malibú Comics…), ya que al llegar hasta el presidente (Bill Clinton, por cierto…), el Capi se encuentra con Prime.

Durante la lucha, Prime se da cuenta de que el Capitán América es del mismo universo que Spider-Man (personaje con el que Prime tuvo un crossover previo…) y ambos revelan sus motivos para estar en la Casa Blanca, los cuales sorprendentemente coinciden: una amenaza interna de un proyecto de investigación gubernamental.

Al llegar al Edificio Roswell, el Capi y Prime son sorprendidos… por otro Prime, cuya capa tiene los colores de la bandera americana, pero hay más: un nuevo héroe afroamericano aparece, con el nombre de Liberty, ayudando al Prime de bandera roja, azul y blanca. Mientras, el malvado Shoat observa la pelea desde un monitor, viendo como su proyecto de abrir portales hacia otras dimensiones ha dado resultado, tras descubrir a gente de otra dimensión, como el Caballero Negro.

Así, descubrimos como Shoat consiguió un Prime malvado de otra dimensión para convertirlo en su aliado… aunque su verdadero plan es sustituir al presidente Clinton por otro Clinton malvado y perverso. Mientras, Prime reconoce a Liberty como uno de los soldados que el Dr. Samuels usó para capturarlo… pero finalmente, su cuerpo comienza a deshacerse, teniendo que huir con el Capitán en brazos el tiempo suficiente para regresar a casa, descubriendo el bueno del Capi que Prime es realidad… un adolescente.

Shoat logra reemplazar al presidente Clinton por el Clinton malvado, mientras Liberty se pregunta si está haciendo lo correcto, habiendo una disputa entre él y el Prime malvado… mientras, en casa de Kevin Green, la identidad secreta de Prime, el Capitán América habla con la madre de Kevin sobre su vida, siendo un shock para ella conocer a otros superhéroes… y encima, de otro universo o dimensión.

Prime y el Capitán América regresan a la Casa Blanca salvando a la hija de Bill Clinton y novia de Prime, Chelsea, de las garras del Prime malvado y del falso Clinton, y durante la pelea, el Capi convence a Liberty de hacer lo correcto, peleando contra el falso Prime. Finalmente, y no sin ayuda, el Prime malvado es derrotado, el verdadero Clinton liberado… pero las matrices vibratorias interdimensionales hacen aparición, provocando que tanto el malvado Prime como el falso Clinton regresen a sus dimensiones.

Finalmente, el Capitán América regresa al Universo Marvel, mientras que Shoat, el malvado, con una herida en la cabeza, pensando en una maquinación con el objetivo de liquidar a Prime.

Un comic curioso que mezcla a dos heroes tan distintos como el Capi de Marvel y Prime de Malibú, en una trama que pese a lo simple que és, deja buen sabor de boca al ver a personajes de Malibú Comics peleándose contra el Capi… sin quedar demasiado mal.

Ah, el cómic no es en blanco y negro, es que las imágenes que he podido encontrar del cómic por la red son imágenes del cómic antes de ser coloreado.