¿Por qué tan poca gente tiene en alta estima al personaje de Frodo por su titánica responsabilidad?

Revisitando ESDLA, encuentro que al menos en el universo cinematográfico se explicita con todo lujo de detalles el tremendo poder sugestivo del anillo. Sin embargo, tanto en su día como ahora, encuentro que hay muchas personas que desmerecen el talento natural de Frodo y la dificultad de su empresa. El anillo es algo que tiene vida, o voluntad como se nos presenta, propia. El anillo puede hacer cosas como salirse de tu dedo, moverse ligeramente para caerse al suelo e irse -literalmente- rodando hacia su destino. El anillo es algo que hará todo lo posible por engañarte y conducirte a tu perdición, si así lo desea, para ser recogido por manos ajenas que cumplan su propósito de reunirlo con el señor oscuro Sauron.

Su poder de sugestión en las mentes de toda criatura viviente, hombre o no, es aterrador, y creo que no se incide lo suficiente en este aspecto. Boromir cae de inmediato bajo su efecto sólo con verlo desde la distancia; las razas de varios reinos, desde enanos a elfos, lo observan desde la distancia cuando Frodo lo exhibe por primera vez, con respeto, paralizados, a sabiendas de que acercarse lo más mínimo al anillo podría hacerles perder el juicio. Gandalf, aterrado, llega tan lejos como para decirle expresamente a Frodo que ni se le ocurra darle a él el anillo, pues le atemoriza pensar qué podría hacer con él si cayera en sus manos.

Durante el transcurso de la primera película, sólo hay dos personajes que ven el anillo de cerca y resisten sus deseos: Galadriel y Aragorn. No obstante, tanto el uno como el otro deben hacer un esfuerzo dantesco por controlar sus impulsos. Incluso Aragorn, uno de los personajes más nobles que existen en el universo de ESDLA, sufre visiblemente para contenerse y cerrarle el puño a Frodo, diciéndole que se aleje del grupo y comprendiendo de inmediato que, no sólo Boromir, sino cualquier integrante del grupo, incluido él mismo, podría enloquecer por su presencia, siendo que en una situación de vida o muerte, Aragorn considera prudente que Frodo marche solo. Tal es la invitación a la traición que propone el anillo a ojos de cualquier criatura.

Frodo carga este enorme peso, esta ansiedad y malignidad personificadas, desde el principio hasta el final, siendo además partícipe de acontecimientos grotescos, como la muerte de compañeros o cruzadas bélicas, y pese a todo, ahí lo lleva, junto a él, susurrándole, instándole, mintiéndole, tirando de él, incluso trata de estrangularlo en alguna ocasión. Frodo carga, sin ningún género de duda, con el mayor peso de todos. Comprenderlo y pensar en cuán indeseable es su situación deja a uno consternado. ¿Por qué, entonces, es un personaje tan denostado a veces? No en el sentido de estar mal escrito, sino en el de ser un debilucho, alguien que no valdría nada sin Sam -otro grande-, un bueno para nada.

Muy poca gente podría haber hecho lo que Frodo. Desde los mayores guerreros a los más respetados sabios. En mi opinión, muchas personas subestiman el poder del anillo.

28 Me gusta

Mi perro se llama Frodo, con eso te lo digo todo.

Gran post compi.

3 Me gusta

Bien expuesto Syndra, estoy de acuerdo.

Por que sus capítulos en las novelas son los más aburridos con diferencia salvo momentos puntuales muy memorables.

La última vez que intenté releer la trilogía me estampé con la segunda mitad de Las dos torres por eso.

Luego a parte, la verdad es que como personaje me parece bastante soso.

6 Me gusta

Porque era negro.

Me parece un punto válido. ¿Pero no crees que esto tendría más que ver con la elección de los capítulos en sí, o con el personaje (viendo tu reciente edición), que puede parecerte algo insulso, que con tener conciencia de su papel en al historia? A lo que voy es a que Frodo, desde luego, no era un inútil, ni alguien débil. Es un don nadie que se ve obligado a abandonar una vida tranquila carente de deseos para embarcarse en una misión suicida portando el objeto mágico más codiciado de la tierra media.

Porque de bueno que es empalaga, tanto él como Sam.

En general es así en toda la saga de Tolkien, los grises son escasos. Todos son o muy buenos o muy malos.

Porque se subió AGI en vez de FUE

3 Me gusta

A mí el personaje de Sam me fascina. Es algo necesario. Un alma pura, sin dobles intenciones, un amigo real con el que puedes contar en cualquier situación y frente a cualquier adversidad. Un alma indómita.

5 Me gusta

Probablemente si los libros tuvieran la estructura de las películas, intercalando momentos de Frodo con momentos de Aragorn y compañia, la lectura sería más amena, no lo niego. El problema es que tras episodios de batallas te toca comerte medio libro de paseos por el campo, lo cual manda a hacer puñetas el ritmo narrativo.

5 Me gusta

Siendo cierto que puede haber en la realidad gente así, que sean todo bondad, se me hace complicado leerlo y que piense, joder es que son buenos buenos, no tienen un apice de maldad o egoismo.

Dicho esto ESDLA es mi saga de fantasia favorita

1 me gusta

Tienes toda la razón desde este punto de vista. Ojo, yo tampoco veo creíble al personaje de Sam. Claro que puede existir gente así, por supuesto, pero coincidimos en que es muy extraño. Sin embargo, para el caso de la historia, lo que quiere proponer esta historia en concreto, creo que es necesario. Por eso dije que me parecía necesario la existencia de un personaje así. Sam, en muchos aspectos, es más prototípico del héroe de novelas de caballería que el propio Aragorn. Sam es alguien genuinamente altruista, que no a diferencia del caballero convencional, no se rige por un código de honor, sino de pura sinceridad hacia las personas que ama, en este caso su amigo. Y en mi opinión, aunque los grises son geniales, también hay que saber trabajar con los extremos; las fuerzas del mal irreconducibles, así como las fuerzas del bien indoblegables, aportan mucha riqueza literaria, porque su mera presencia siempre asegura que el poder de dirección narrativo va a ir en una dirección mientras ese personaje esté ahí.

1 me gusta

Si lees la novela verás que todo el trabajo duro lo hace Sam

1 me gusta

Buen post. Pienso que cada uno jugó su papel, y que nadie excepto Frodo podría haber jugado el suyo, tal vez su tío Bilbo pero ya estaba muy mayor y demasiado influenciado por el anillo ya. Los hobbits estaban hechos de otra pasta, y creo que eso queda medianamente claro (medianamente badum tsss) :rofl:

1 me gusta

La he leído, y Onamu, nadie está desacreditando al personaje de Sam. Pero quien porta el anillo es Frodo, y si has leído la novela, sabes de sobra que tener este objeto cerca de ti es como estar abrazando a la muerte.

18 Me gusta

Totalmente de acuerdo en eso, me recuerda en cierta manera (cambiando el alinemiento) al personaje de Kefka de FF VI, la maldad pura y dura, es eso precisamente lo que lo hace tan memorable.

1 me gusta

Pues es que la respuesta es esa. Frodo es un ser que se lleva méritos y no hace nada. Bueno hace poco mejor dicho. De hecho incluso sucumbe al anillo y finalmente decide NO destruirlo. Sam le salva la papeleta continuamente y a pesar de que incluso se pone el anillo, no sucumbe. Y vuelve a salvar a Frodo una y otra vez.

2 Me gusta

Porta el anillo consigo durante toda la travesía, Onamu, no puedes decir que eso no es hacer nada. Se trata de un objeto que hace sucumbir a cualquier persona con sólo verlo de lejos. Hablamos de que algunos de los personajes más nobles, educados, cultos, instruidos, como quieras llamarlos, de toda la obra -incluido Galdalf-, no quieren ni sostenerlo momentáneamente en sus manos, no te digo ya, verlo confiado y guardarlo consigo durante toda la travesía. Lo que Frodo hace es una locura. Piensa que hay gente que es incapaz de siquiera tocarlo sin perder la cabeza. Es muy dura la presión que Frodo tiene que soportar. Toda la comunidad trabaja para él, para que él llegue a su destino, porque saben que es la única persona que puede hacerlo.

Si hubieran usado las águilas desde el principio no habrían tenido tantos problemas.

11 Me gusta