"No vivimos más y mejor gracias al capitalismo, sino a las políticas progresistas"

En los últimos años, prominentes gurús como Steven Pinker, Jordan Peterson y Bill Gates han invocado los avances en la esperanza de vida en el mundo para defender al capitalismo contra una creciente ola de críticos.

Es cierto, hay mucho que celebrar en este ámbito. Al fin y al cabo, la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. “Cuando leen un escrito que defiende el capitalismo los intelectuales tienden a escupir”, escribe Pinker en su reciente libro, Enlightenment Now . Sin embargo, afirma, es “obvio” que “el PIB per cápita se correlaciona con la longevidad, la salud y la nutrición”.

Este argumento me resulta familiar. Según esta narrativa predominante, el capitalismo fue una fuerza progresista que puso fin a la servidumbre y desencadenó un considerable aumento del nivel de vida. En realidad, esto no es más que un cuento de hadas que no se sostiene con datos objetivos.

El feudalismo y la servidumbre que generaba eran un sistema brutal que provocaba una miseria humana extraordinaria, sí. Sin embargo, no fue el capitalismo el que terminó con esta situación. Como demuestra la historiadora Silvia Federici, una serie de exitosas rebeliones campesinas en toda Europa en los siglos XIV y XV derrocaron a los señores feudales y dieron a los campesinos más control sobre sus propias tierras y recursos. Los frutos de esta revolución fueron asombrosos en términos de bienestar. Los salarios se duplicaron y la nutrición mejoró. Si atendemos a los parámetros de esa época, en ese período el progreso social fue espectacular.

Entonces, vino la reacción a esos cambios. Indignada por el creciente poder de los campesinos y trabajadores, y por el aumento de los salarios, una nueva clase capitalista organizó una contrarrevolución. Comenzaron a cercar los bienes comunes y a expulsar a los campesinos de la tierra, con la clara intención de reducir el coste de los salarios. Con las economías de subsistencia destruidas, la gente no tenía otra opción que trabajar por poco dinero para, simplemente, poder sobrevivir. Según los expertos en economía de Oxford Henry Phelps Brown y Sheila Hopkins, desde finales del siglo XV hasta el siglo XVII los salarios disminuyeron hasta un 70%. Las hambrunas pasaron a ser cada vez más normales y la nutrición se deterioró. En Inglaterra, la esperanza media de vida descendió de 43 años en el siglo XVI a los 30 años en el siglo XVIII.

En resumen, el ascenso del capitalismo generó un prolongado período de empobrecimiento. Fue uno de los momentos más sangrientos y tumultuosos de la historia de la humanidad. Sin embargo, Pinker hace como si nada de esto hubiera pasado. En su lugar, obvia este hecho y pasa directamente al período industrial moderno. Fue el capitalismo industrial, afirma, el que realmente impulsó que aumentara la esperanza de vida.

Lo cierto es que los historiadores ofrecen una versión más compleja de la historia. Simon Szreter, uno de los principales expertos mundiales en datos históricos de salud pública, muestra que el crecimiento industrial a lo largo del siglo XIX no provocó una mejora en la esperanza de vida, sino un deterioro notable. “En casi todos los casos históricos, el primer y más directo efecto del rápido crecimiento económico ha sido un impacto negativo en la salud de la población”, escribe Szreter.

“La evidencia de este trauma”, continúa, “permanece claramente visible en la forma de una discontinuidad negativa de una generación en las tendencias históricas de la esperanza de vida, la mortalidad infantil o los logros en la estatura”. Basándose en una amplia gama de estudios, Szreter muestra que las poblaciones directamente afectadas por el crecimiento industrial en Gran Bretaña experimentaron una disminución constante de la esperanza de vida, desde la década de 1780 hasta la de 1870, hasta niveles no vistos desde la Peste Negra en el siglo XIV.

De hecho, fue precisamente en los lugares donde el capitalismo estaba más desarrollado donde este retroceso es más pronunciado. En Manchester y Liverpool, los dos gigantes de la industrialización, la esperanza de vida se derrumbó en comparación con las zonas no industrializadas del país. En Manchester cayó a solo 25,3 años. En cambio, en la zona rural de Surrey, la esperanza de vida de la población era de 20 años más.

El patrón no solo se repite en Gran Bretaña. Según Szreter, lo mismo ocurrió en “cada uno de los países en los que se ha investigado”, incluyendo Alemania, Australia y Japón. En colonias como Irlanda, India y Congo se experimentó un deterioro similar en este mismo período, ya que fueron amarradas por la fuerza al sistema industrial europeo.

Es difícil exagerar el sufrimiento que conllevan estas cifras. Cuentan la historia de poblaciones enteras que fueron desposeídas por la clase capitalista y reducidas a la servidumbre en las fábricas y plantaciones de la revolución industrial. Y sin embargo, nada de esto aparece en la narrativa de color de rosa de Pinker.

La esperanza de vida urbana no comenzó a aumentar, al menos en Europa, hasta la década de 1880. Pero, ¿qué impulsó este repentino progreso? Szreter descubre que se debió a una simple intervención: el saneamiento. Los expertos que abogaban por políticas de salud pública descubrieron que si se separaban las aguas residuales del agua potable, la salud de la población mejoraba. Sin embargo, la clase capitalista se opuso a esta mejora, no la permitía: los terratenientes liberales y los dueños de fábricas se negaban a permitir que los funcionarios construyeran sistemas de saneamiento en sus propiedades, y se negaban a pagar los impuestos necesarios para llevar a cabo el trabajo.

Solo fue posible plantar cara a su negativa cuando los plebeyos obtuvieron el derecho al voto y los trabajadores se organizaron en sindicatos. Durante las décadas siguientes, estos movimientos hicieron que el Estado interviniera en contra de los terratenientes y propietarios de fábricas, para ofrecer no solo sistemas de saneamiento sino también atención médica universal, educación y vivienda pública. Según Szreter, el acceso a estos bienes públicos estimuló el aumento de la esperanza de vida a lo largo del siglo XX.

Pinker no menciona este movimiento. Su argumento se basa más bien en un gráfico de dispersión conocido como la curva de Preston, que muestra que los países con un PIB per cápita más alto tienden a tener una esperanza de vida más alta. No duda en afirmar que se da una causalidad en situaciones en las que se carece de pruebas que lo confirmen. De hecho, una nueva investigación encuentra que el factor causal detrás de la curva de Preston no es el PIB sino la educación.

Sin lugar a dudas, una red de prestaciones sociales necesita recursos. Y es importante reconocer que el crecimiento puede ayudar a ese fin. Pero las intervenciones que importan cuando se trata de la esperanza de vida no requieren altos niveles de PIB per cápita. La Unión Europea tiene una esperanza de vida más alta que Estados Unidos, con un 40% menos de ingresos. Costa Rica y Cuba superan a Estados Unidos con apenas una fracción de los ingresos, y ambos lograron sus mayores avances en esperanza de vida durante períodos en los que el PIB no estaba creciendo en absoluto. ¿Cómo? Mediante el despliegue de la atención sanitaria y la educación universales.

“Los datos históricos muestran que el crecimiento económico en sí mismo no tiene implicaciones positivas directas y necesarias para la salud de la población”, escribe Szreter. “Lo máximo que se puede decir es que crea el potencial a largo plazo para mejorar la salud de la población”.

El hecho de que ese potencial se materialice depende de las fuerzas políticas que determinan cómo se distribuyen los ingresos. Por lo tanto, al César lo que es del César: el progreso en la esperanza de vida ha sido impulsado por movimientos políticos progresistas que han aprovechado los recursos económicos para crear bienes públicos sólidos. La historia demuestra que en ausencia de estas fuerzas progresistas, el crecimiento a menudo ha ido en contra del progreso social, no a su favor.

1 me gusta

¿El socialismo es malo? No
¿El capitalismo es malo? No
¿El socialismo sin control es malo? Si, y mucho más a corto plazo.
¿El capitalismo sin control es malo? Si, y mucho más a medio plazo.

¿Algún día se pondrá la izquierda a arreglar las cosas en vez de seguir haciendo gilipolleces?

13 Me gusta

Habrá que irse a Haití o al Congo que parece que allí se vive mejor y de manera saludable :sisi:

3 Me gusta

El problema del progresismo es que siempre va buscando problemas donde no los hay

6 Me gusta

Admite esto para luego tratar de argumentar ese “puede” buscando ejemplos en los que asume causalidad, lo mismo que pocos párrafos arriba critica a la curva de Preston :xd:.

Aunque el autor lo esconda al final y lo mencione de pasada, es evidente que no vivimos más y mejor gracias al capitalismo sin más, sino en gran medida a lo que este es capaz de generar y pagar, lo que incluye sanidad y educación.

6 Me gusta

Es el capitalismo y el desarrollo económico lo que ha permitido tener políticas del bienestar, y no le queda más remedio que asumirlo al final del artículo en un giro de cintura que ni Spasic. Vete a adoptar políticas sociales en Somalia.

Pero realmente son políticas del bienestar, no ‘progresistas’ que aqui se entiende como ‘de izquierdas’, el mismo Keynes era un tipo bastante conservador y el estado del bienestar se desarrolló en europa con gobiernos tanto progresistas como conservadores.

Negar eso, solo en el diario.es

17 Me gusta

Chupaos esa ciencia, alimentación y medicina .

La ideología ha hecho que mi ano viva más de 40 añoa xD

5 Me gusta

Se inventan un problema y se nombran así mismos como la única solución posible.

3 Me gusta

Cada vez que un científico lee a un capitalista dándose golpes en el pecho llevándose el mérito, diseña un nuevo virus de laboratorio

5 votos negativos

Uno de los problemas principales quer tiene la construcción de una política de izquierdas sólida es el empecinamiento en usar las anteojeras de los sesgos ideológicos para percibir la realidad. Preguntemosnos esto: ¿En qué dirección iban los que lograban saltar el muro de Berlín? ¿Por qué?.. Si somos capaces de respondernos a esto aclararemos el camino.

3 Me gusta

La parte más chorra diría que es la de que en Liverpool y Manchester se derrumbó la esperanza de vida. El capitalismo es un sistema que no se circunscribe solo al área concreta de fabricación.

El muro de Berlín se construyó para evitar que los malvados capitalistas entraran en masa al paraíso socialista

Inventores, transportistas, vendedores, secretarias, ingenieros, químicos, técnicos, relaciones públicas, manofactureros, extracción de materias primas, cultivo, etc, etc…

Todo eso no existe, solo existen curritos con la cara llena de hollín y ropa andrajosa que curran en fábricas dando martillazos a piezas de metal en hornos asfixiantes (estamos condenados :scream: ).

2 Me gusta

Lo primero que he visto es que el autor del texto hace malabarismos semánticos para confirmar su ideología. El cambio del tipo de producción se llama expulsión de los campesinos de las tierras. Lo que se debería pensar es: si los malvados capitalistas expulsaban a los campesinos de las tierras para que se fueran a las ciudades, ¿en qué les beneficiaba a los propietarios de las tierras? ¿Se comían su tierra? ¿El campo se quedó vacío? A ver, ¿Quién trabajaba la tierra para producir alimentos con los que alimentar a toda la población? ¿Nadie?

La disminución de la esperanza de vida en las ciudades se explica por la concentración de población en un pequeño espacio. No existían medidas sanitarias. No existía el necesario conocimiento epidemiológico y por supuesto tampoco medidas de salud pública. Pero lo mismo se moría el asalariado como el propietario de la fábrica o su hijo recién nacido. En Londres hubo epidemias monstruosas porque nadie sabía que beber el agua de la fuente donde uno cagaba no era nada recomendable. Es que ni siquiera existía la costumbre de lavarse las manos.

La concentración de población es el motivo principal de la propagación de enfermedades y de la morbimortalidad subsiguiente. Y creo que el texto identifica crecimiento económico con muerte de manera causal. Pues no. Una cosa es el aumento de riqueza y otro es las consecuencias de la concentración de población.

8 Me gusta

¿Esa fue la versión oficial? Me suena que fue porque la peña se largaba del régimen comunista y ambas alemanias estaban hartas.

En el articulo hay una confunsion enorme en definir que es el capitalismo, hablar de capitalismo en los siglos XIV o XVIII espantaria a Marx.

Toda la razon en que el crecimiento per se no es garantia de mejor vida, la etapa manchesteriana del capitalismo asi lo demuestra, pero es una obviedad que sin crecimiento no se puden financiar politicas progresistas.

Un saludo

4 Me gusta

Todos las personas que han tenido alguna vez una gran idea han necesitado recurrir a ya sea a benefactores como ya pasó en el renacimiento con los Medici por poner un ejemplo o como ocurre en la actualidad donde dependemos de un sistema basado en uno donde se basa en la confianza crediticia entre dos pares.

Que no os engañen, es si no otra la libre economía de mercado la que ha hecho florecer el desarrollo humano. Porque las ideas pueden ser el motor de nuestra civilización pero sin una financiación que sustente a dicho motor este puede calarse.

Esto en un sistema comunista no sería posible, dado que sólo trae miseria y muerte.

El capitalismo ya existía en esa época, si bien el modelo económico era el mercantilismo, un sistema económico caracterizado por un intervencionismo estatal profundo y no el capitalismo liberal que impulsó el desarrollo económico del siglo XIX y del XX.

Por lo general se suele considerar que los retrocesos en algunos campos sociales fue debido a errores en la transición del modelo mercantilista al liberal, ya que la eliminación de las asociaciones gremiales, los campos comunales, la exigencia de contratos escritos para asegurar la propiedad de tierras cuando se venía de un sistema de costumbres y acuerdos verbales… minaron muchos de los mecanismos que servían de amortiguadores a las clases sociales y colectivos más vulnerables.

¿Cómo sería posible que inventásemos el fuego sin tener dinero?

Venga va. ¿Que sistema económico en toda la historia de la humanidad ha sido capaz de asegurar incrementos de riqueza a largo plazo a un mayor número de personas?

Por lo que sea en todo el artículo ni se menciona este mínimo detalle. La capacidad para hacer malabares para apoyar su teoría ya es espectacular, pero si el capitalismo no sirve como sistema económico ¿cuál es la alternativa? ¿El comunismo de la URSS? ¿El de Best Corea? ¿El de Camboya con los jemeres rojos? ¿El bolivarianismo del s. XXI venezolano? ¿El peronismo argentino?

Ah no, que ninguno de esos es el true comunismo. El verdadero bueno bueno resulta que nadie nunca lo ha puesto en marcha, pero ojo, que aquí somos los más listos del mundo y nuestros Pedro y Pablo nos van a iluminar con su sapiencia.