Menuda pereza me dan hoy en día los Rogelikes/Rogelites

Jugué a una cantidad bastante elevada de juegos de este subgénero, invirtiendo también un buen número de horas, pero desde hace ya unos meses que es ver un juego con esa temática y descartarlo inmediatamente.

Porque en mi opinión son juegos que necesitan un nivel de exigencia y dedicación bastante elevado, y no me refiero por su dificultad, es el tener que aprenderse los cientos de objetos y habilidades (con sus combinaciones efectivas) y separar los buenos de la basura, y luego si empiezas otro juego diferente, te toca volver a aprender todo de nuevo.

Aparte de que la aleatoriedad ya me aburre, prefiero un nivel con un diseño propio que no uno generado al azar que puede estar bien o mal.

Hay muchos de estos juegos en el Gamepass, pero de los últimos que salieron a ninguno le dediqué más de un par de partidas. Al último que le dediqué varias sesiones fue el “Curse of the Dead Gods”

¿Os pasa lo mismo?

3 Me gusta

Aún tengo un poco de paciencia y cosas como Hades, Rogue Legacy, Risk of Rain y demás las puedo tolerar bien.

Otra cosa es ponerse con algo del estilo de Darkest Dungeon. Este me parece inmamable, bien me puedo terminar varios juegos en el mismo tiempo que me tomaría tan siquiera tener nociones de cómo jugar xd.

2 Me gusta

yo le he dado una oportunidad a muchos y el único que me ha gustado ha sido Hades

A mi siempre me ha pasado, por mucho que me guste su jugabilidad, como Hades, cada vez que me matan y hay que volver a empezar se me van quitando las ganas de jugar, tanto que para la segunda vez que me mató el jefe final ya lo abandoné, que la verdad, ya estaba un poco harto de todas las veces que aún no había llegado hasta el final.

El Rogue Legacy me gustó, pero fue matar al enemigo final y dejarlo… ni de coña sigo jugando por mucho que el juego continúe.

Luego hay juegos como Spelunky, que a la primera vez que me mataron y vi que había que empezar desde el principio lo desinstalé. Desde luego no es lo mío.

4 Me gusta

Admito que es un concepto que que pocas veces me ha funcionado. Sólo en algunos casos como Hades o Inscryption me ha cuajado la fórmula sin que me de pereza volver a reintentar una y otra vez todo y cuando sale la palabra roguelike en un juego ya empiezo con un -1 en la escala personal de apreciación. Lo curioso es que no es un cocepto que me disguste del todo, me recuerda a una manera evolucionada a como afrontábamos arcades y juegos en los 80 y 90, con mucho factor repetición y reintento para terminar acabándolo, pero sencillamente a día de hoy no me funciona igual una fórmula así.

Lo normal, y pese a que jugando sepa ver que ahí hay trabajo y buen hacer, es que tras 3-4 vueltas acabe por abandonarlos, y así fue con Binding of Isaac, Enter the Gungeon, Rogue Legacy, Nuclear Throne… sencillamente lo tienen más difícil que otros géneros, como punto de partida, para que tras 2h no acaben abandonados.

1 me gusta

Joder, pues yo llevo mucho peor un juego como elden ring o assasins creed que un hades o un returnal.

2 Me gusta

Ahora mismo estoy en una época de que no hay ningún juego que me llame y he vuelto al Binding of Isaac, y para periodos como este la verdad es que me viene genial.

Pero si, también sobrecarga un poco. Pensé en comprar el Rogue Legacy 2 pero empezar sin saber nada da mucha pereza. En el Isaac ya me conozco la mayoría de los objetos.

A mi me dieron pereza siempre.

Yo estuve jugando al Hades y guay, es un buen juego, pero repertir y repetir a mi no me va, me acaba cansando.

1 me gusta

Pues creo que es un género muy interesante, hay auténticos juegazos con sus sombras, claro, y entiendo que no guste a todo el mundo.

Incluso dentro del género la jugabilidad es muy variada, pasa que son juegos que requieren, normalmente, de mucha paciencia y habilidad. Y suerte.

1 me gusta

Ni con el palo de otro, todo lo que sea procedural, de generación aleatoria o similar… ni acercarme.

4 Me gusta

Creo que ahí es donde está lo que no me gusta. Al igual que digo que es un género que me evoca la forma de afrontar los juegos en los 80 y 90, eso de conseguir pasárselo por pura repetición, se diferencia por otro lado de aquellos por el hecho de que sea procedural y aleatorio hace que no haya ese diseño cuidado al milímetro en los niveles que te dice algo a cada paso que das, mientras que en un roguelike lo que ganas por aleatoriedad y variedad lo pierdes por otro lado.

3 Me gusta

Hay gente que le gusta hay que no. A mi me encantan, pero otros como lso shooters en tercera persona nada.

Eso sí, llega un punto que juego a uno y me saturo. El Hades y el Isaac los tengo ahí muertos de risa tras decenas de horas, porque dije “hasta ahí”. Parte de la gracia es su rejugabilidad, y cuando termina…

A mí me gustan, pero tengo un trauma con el Darkest Dungeon que me ha llevado a evitar el género. Le dediqué muchas horas infructuosamente.

2 Me gusta

Pienso que es un juego muy, muy bueno pero que tiene una curva de aprendizaje un poco extrema. Además, es muy injusto con el jugador con los “curios” creo que se llaman, los objetos interaccionables del lugar. Los jefes no ayudan tampoco…

El que además todo sea tan tenebroso, oscuro, deprimente, decadente, etc, da más sensación de estrés y de estar fracasandl :xd:

Hay juegos del género mucho más simpáticos y agradables con el jugador.

1 me gusta

A mi me gustan mucho a pesar de que no consigo pasarme casi ninguno por tema de dificultad. (tampoco conseguía pasarme ningún arcade en las salas de maquinas). Suelen ser partidas relativamente rápidas como los viejos arcades y el factor aleatorio si esta bien hecho hace que las partidas puedan ser muy distintas.

Yo no he jugado a muchos, pero Crypt of the Necrodancer me encantó.

Es un género muy particular que si te gusta, da para muchísimas horas.

Bueno, aquí estáis sacando Darkest Dungeon como Roguelike y prf… Muy sui generis, en todo caso.

1 me gusta

Suerte que Rogue Legacy 2 es un Metroidvania y entra que flipas.

2 Me gusta

Roguelite/like >>> mundos abiertos

1 me gusta

A mí me han dado pereza desde siempre, uno de los géneros que no toco nunca.