“Me da más ansiedad la universidad que la pandemia”

“No sé en qué momento me ha empezado a dar más ansiedad la universidad que la pandemia que hay fuera”, confiesa una universitaria gallega en Twitter. “Me están dejando bastante más tocado de lo que pensaba la ansiedad y el estrés de no ser lo suficientemente productivo en la universidad al estar encerrado”, reconoce en la Red otro gallego que asegura no tener tiempo para hacer tantos trabajos. “Tengo la misma concentración que una ameba desde hace 40 días”, le contesta con sorna un amigo.

El enclaustramiento, el paso exprés a la docencia virtual o la incertidumbre de no saber cómo y cuándo van a ser los exámenes preocupa en extremo a muchísimos universitarios. Con el fin de paliar esta angustia, muchas universidades han activado o reforzado servicios de atención psicológica que van dirigidos, no solo a los estudiantes, sino a toda la comunidad universitaria. Paradójicamente, un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, basado en 3.500 encuestas, concluye que las personas entre 18 y 39 años presentan estas semanas de cuarentena más ansiedad, depresión o sentimiento de soledad que los mayores de 60. Estos últimos se muestran más tranquilos y reconocen controlar mejor sus emociones.

A Soraya, en primero de carrera, le diagnosticaron una depresión a los 12 años de la que no ha salido. Entró este curso en la carrera con un 13,29 sobre 14 en Selectividad y ahora teme perder la beca. “Las cosas se están poniendo muy mal, veo a mi madre dando alimentos a la gente del barrio… y en la universidad parece que quieren entrenarnos para soportar la presión y no debía de ser así”, argumenta la madrileña. “Yo no estoy aprendiendo, hay profesores que dan basura. Pienso solo en aprobar para no gastar más dinero”, confiesa.

Soraya teme que le queden “tres o cuatro” asignaturas este cuatrimestre cuando ella no conoce el suspenso y tiene facilidad para concentrarse. Lamenta que la pandemia se vaya a cebar con personas vulnerables como ella y cree que muchos profesores no son comprensivos, “algo más los que son jóvenes”. Calcula que sus tareas se han triplicado. “Pretenden que estemos las 24 horas del día los siete días de la semana pendientes de todos los dispositivos, porque van actualizando trabajos, clases…”, recuerda indignada. Ella es partidaria del aprobado no computable, de forma que este cuatrimestre no haga media en el expediente del grado.

El ministro Manuel Castells, que se ha reunido con el colectivo estudiantil de forma telemática, se hace eco del hondo pesar de Soraya: “Tengo la sensación de que nuestros universitarios tienen estos días más problemas psicológicos y pedagógicos que tecnológicos”. Las cifras le dan la razón. La conferencia de rectores (CRUE) calculó en abril que un 3% de sus alumnos (unos 36.000) tenía trabas de conexión o de falta de medios informáticos, pero son muchos más los alumnos que estos días sufren todo tipo de trastornos psicológicos, en unos casos agravados por la pandemia y en otros producto de esta. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una quinta parte del mundo va a padecer una afectación mental —el doble que en circunstancias normales— y la comunidad universitaria española —compuesta por 1,3 millones de estudiantes, 120.000 profesores y 60.000 personas de administración y servicios— no quedará exenta de vaivenes psicológicos.

Los estudios preliminares en España van en esa línea. La UNED ha encuestado a 500 personas y ha concluido que un tercio de los participantes presentaba estas semanas un trastorno de ansiedad generalizada; la misma proporción tenía alterados los patrones de sueño severamente; y una quinta parte requería intervención profesional para la depresión.

La Complutense abrió en 2017 PsiCall, un call center de atención psicológica a sus alumnos. Con la crisis se ha reforzado con más personal (todos psicólogos titulados), horario, y se ha ampliado a toda la comunidad universitaria. El 60% de los que contactan son alumnos y muchos prefieren hacerlo por correo electrónico. Es un primer acercamiento orientativo y, si el caso lo requiere, se deriva a la persona a un psicólogo, un abogado, un asistente social o incluso la policía en casos de violencia.

Cristina Larroy, directora de la Clínica Complutense de Psicología y del servicio, reconoce que la demanda del PsiCall —llevan más de 300 consultas— está creciendo: “A los alumnos les preocupan las fechas de los exámenes, que han cambiado, la evaluación…”. Pero Larroy relata que también llaman profesores estresados, “el paso a la docencia online tan rápido ha sido traumático para muchos, sobre todo para los que no estaban muy habituados”. Aunque ella quiere verle la parte positiva: “Yo, que ya usaba la plataforma, estoy conociendo herramientas que no conocía”.

Miedo al contagio

“Al principio los que llamaban tenían miedo contraer la enfermedad y ahora lo hacen más por la incertidumbre de lo que nos espera, la crisis económica, el paro…”, prosigue la psicóloga de la UCM. Según el recuento del PsiCall, en las primeras semanas un 65% señalaba que el virus era el motivo de la consulta, mientras que ahora es un 12%. Luego están los problemas académicos, que representan un 12 %, y el duelo que sufren un 4%. Larroy cree que este pesar llegará a medio plazo, “cuando las familias se vean cara a cara”.

La Universidad de Sevilla también ha reforzado su servicio psicológico para “solventar las dificultades de adaptación que la situación ha provocado”, explica Carmen Núñez, coordinadora del máster en Psicología General Sanitaria, cuyos alumnos atienden ahora desde sus casas las llamadas. “A los estudiantes les inquieta cómo se les va a evaluar, si van a tener que repetir asignaturas… Y a los que tienen familiares sanitarios se les incrementan los miedos”. Ella aconseja “naturalizar y relativizar esta situación. Es normal que se tenga miedo, porque la pandemia es algo para lo que nadie estaba preparado”. Y enumera recomendaciones “para higiene del sueño, hábitos de estudio, rutinas, horarios… Hay que separar los lugares de trabajo, tener momentos de descanso…”.

Emilio Sánchez, catedrático de Psicología Evolutiva, cuenta que en la Universidad de Salamanca han recibido “400 llamadas que estamos en este momento categorizando para elaborar un informe sobre su tipología”. A los problemas psicológicos detectados en Madrid y Sevilla suma uno nuevo: “Hay cierta demanda de estudiantes extranjeros, especialmente latinoamericanos, que tienen una mayor incertidumbre por la lejanía de su familia, dudas respecto a la posibilidad de regresar o problemas económicos”.

¿Mejora el rendimiento la cuarentena?

La Universidad Autónoma de Madrid concluye en el estudio Influencia del confinamiento en los resultados de la educación superior , que acaba de publicar, que la cuarentena mejora el rendimiento de los universitarios españoles. Esta institución, junto al Centro Tecnológico de Cataluña (Eurecat), cifra entre un punto y dos sobre diez el incremento en las notas. Para llegar a esta conclusión se han tomado en cuenta el rendimiento de 458 estudiantes matriculados en tres asignaturas de los grados de Ingeniería Química y Nutrición Humana y Dietética. “Hemos visto en nuestras estadísticas que tienen mejores calificaciones, aprueban más y se presentan a más exámenes”, explica el coordinador del informe, Sacha Gómez, que es profesor de la Escuela Politécnica de la UAM.

“Y hemos comprobado que las notas no han subido porque hiciesen trampas. Porque lo primero que uno piensa es: si hacen el examen en casa sacan mejor nota porque están mirando apuntes”, prosigue Gómez, que es físico y psicólogo. “Descartamos también que el temario fuese diferente porque sea más laxo”.

“Y, a partir de estos datos, lo que tenemos que pensar es en cuáles son las causas de este mayor rendimiento. Puede ser porque los alumnos se esfuercen más o porque los profesores hagan un esfuerzo muy importante en enseñarles”, apunta Gómez. “Pero también el confinamiento puede asustar mucho a los estudiantes y sus familias, que piensen que pueden perder el curso. No es incompatible que se encuentren mal con el hecho de que mejoren las notas. El miedo te puede hacer sobrerreaccionar. Es lo que en psicología se conoce como refuerzo negativo”.

1 me gusta

La verdad es que el tengo un caso cercano (mi hermana) y es cierto.
Últimamente está agobiada, la tienen atosigada con presentaciones, trabajos, videos, exámenes… Una barbaridad. Al menos lo va sacando todo poco a poco.

Yo estoy igual de jodidisimo con la uni. Si queréis preguntar algo adelante.

1 me gusta

No quiero sonar brusco pero no creo que el sentimiento de una persona que dice llevar con depresión desde los 12 años sea muy representativa de la población universitaria en su conjunto.
Además, que gente que sale de los exámenes al borde de las lágrimas y luego sus notas no bajan del 8 estoy ya aburrido de escucharlas.

5 Me gusta

Mi caso personal: tengo la suerte de no haber sufrido casos cercanos y en mi ciudad tampoco se han dado muchos casos, y sí, la universidad me está agobiando y dando más ansiedad que el no poder salir. Se solapan trabajos, presentaciones y exámenes y ésto es infumable.

1 me gusta

Yo tengo una alumna de TFG co-tutorizada que a día de hoy no sabe si podrá presentarlo, cuando, en qué modalidad y de qué manera se establecen los tribunales. Qué decir ya de los exámenes xD

Cuando estén currando y les caiga mierda sin ni siquiera merecérsela se suicidan.

2 Me gusta

Nunca dejará de sorprenderme la trivialización de una enfermedad tan jodida como es la ansiedad. Quien de verdad la haya pasado sabrá lo jodida que es.

El 90% de personas que dicen tener ansiedad, simplemente están agobiadas e ya.

6 Me gusta

Creo que me reservaré mi opinión tras haber trabajado en un hospital colapsado por el covid con más de 100 personas esperando para ingresar en la época del punto más alto.

7 Me gusta

Cuando no te enseñan a fracasar (o gestionar el fracaso) pasan estas cosas.
Luego además siempre hay gente con nula capacidad de adaptación que si le sacan del modelo de examen estándar se echan los brazos a la cabeza.

2 Me gusta

‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎‎ ‏‏‎

Soy demasiado joven para saberlo así que pregunto a los viejunos del foro:

¿La generación de jóvenes universitarios actuales es la más llorona de la puta historia?

Me paso escuchando testimonios de los dramas, que si la incertidumbre, que si no tengo futuro, que si esto, que si lo otro, que si deberían aprobarme porque he estado luchando por la independencia, matricula gratis + una paja y transporte free aunque suspenda todas, eliminar la selectividad y en fin…

4 Me gusta

Tranquilo que la siguiente también reventará el llorómetro.

Cada dia la sociedad es mas cómoda y se queja de cualquier cosa que les saque de la comodidad.

Pero hay de todo, gente que se queja y gente que se indigna y se rie de los que lo hacen (dentro de esa generación)

Por lo general los mas puteados de todos suelen ser los que mas aguantan y se callan.

También antes no habia tanta gente en la uni y no habia tantos medios para expresar tus lloros.

Para que tanta ansiedad con la universidad, si luego terminará cobrando 800 euros en un trabajo que no es de lo suyo

Yo en cambio cuando iba a la universidad, los examenes los estudiaba siempre el día anterior y luego los trabajos pues los iba sacando con el tiempo.

Me viene el mismo pensamiento, pero me digo a mí mismo que también es una generación con más visibilidad que ninguna otra y que quizá yo sea un poco cascarrabias y me quedo como estaba, sin conclusión alguna.

1 me gusta

Eso es que todavía no conocieron la ansiedad de no encontrar trabajo. Cuando tu talento y tus títulos no valen nada, salvo que el palillero de enfrente decida contratarte y ponerte a hacer 1000 cosas que poco tienen que ver con lo que estudiaste. Y no digamos si le mosquea que tener conocimientos de más te vuelva poco leal a la empresa

1 me gusta

Estan sufriendo mucho estrés, que es la antesala de la ansiedad

1 me gusta

Un mercado laboral de difícil acceso, sobrecualificación a raudales, y que tanta gente con título universitario haga que estes en la media, en lugar de por encima, en el aspecto académico… pues hombre, preocupa

2 Me gusta

Veo un dramatismo excesivo en el artículo. Los universitarios están muy jodidos (convivo con una) pero no creo que tengan que hacer nada fuera de lo común, trabajos a gogó como llevan haciendo desde que entró Bolonia y ahora estudio en casa. Un poco de orden y un calendario bien planteado basta para salir adelante.

1 me gusta

El problema es toda la gente que se pensaba que por tener una carrera tendría la vida solucionada, sin importar cual ni como buscarse la vida al acabarla.

Mis padres tuvieron la suerte de poder ir a la universidad, a mi padre le habría encantado estudiar historia, pero se metió en otra carrera porque la universidad era un medio para alcanzar un fin, no un fin en si mismo por lo que escogió una que le falicitara después un buen futuro.

Hoy en día la gente se mete a sociología, ciencias políticas y un largo etc y luego cree que el mundo le debe algo.

Hoy en día hay estudios que te “garantizan” una vida cómoda, si la gente se mete a lo que le da la gana pues oye, emigra si es que hay de lo tuyo en otro lado o a reciclarse. Nuestros padres ni se planteaban estudiar cosas que no tuvieran salida. Y uno ya sabe cuando se mete a algo si hay salida o no, te informas un poquito que es muy fácil.

La mitad de mis compañeros de carrera ni han hecho las practicas pues no son obligatorias… Luego se frustran por no encontrar trabajo.

1 me gusta