Más allá del veto parental, una educación afectivo sexual sigue siendo una asignatura pendiente

La Educación Afectiva Sexual (EAS) es un derecho de la población recogido por la OMS junto con otros derechos sexuales y una tarea imprescindible y compartida.

Quienes hemos estado 40 años en Canarias formando a profesorado y a familias, para que abordaran la EAS en los hogares y en los centros educativos, con absoluta armonía y colaboración, no podemos sino indignarnos ante la destructiva capacidad de los partidos políticos de la derecha para, una vez más, instrumentalizar la Educación Afectivo Sexual como excusa para fomentar la discordia y el odio, para socavar la pluralidad, la diversidad y la libertad de pensamiento en la escuela; reclamando un supuesto derecho de las familias a censurar la formación de sus hijos e hijas, impidiéndoles el acceso a las actividades programadas por los centros educativos que no coincidan con sus planteamientos morales.

Un supuesto derecho, que no es tal, dado que este planteamiento va en contra de los derechos humanos y de la infancia, de los tratados internacionales, de las leyes estatales y autonómicas, de las normativas de la Consejería de Educación e incluso de la propia Constitución. Un supuesto derecho que no es más que un ataque directo al profesorado, al modelo de educación pública y, sobre todo, a los derechos de las niñas y los niños.

La función de la educación es formar ciudadanía libre, personas capaces de pensar, de hablar, de opinar, de construir su propia vida y de participar y convivir en una sociedad democrática, y ese objetivo fundamental que el Estado tiene el deber de garantizar, debe hacerlo en el marco de una ética global, democrática, de valores universales. Por eso, tenemos claro que el llamado “pin parental”, que no tiene cabida en nuestras leyes, ni responde a los planteamientos de las familias, lo que pretende es atacar este modelo de educación e imponer la cultura del miedo en los centros educativos, para llevar al profesorado a la inacción.

El alarmismo de las derechas, transmitiendo mentiras muy peligrosas asociadas a la supuesta libertad de expresión, educativa y religiosa, persigue combatir las políticas de igualdad, diversidad e inclusión, aprobando medidas para defender su adoctrinamiento y recortar la libertad del alumnado.

Celebramos que la Consejería de Educación de Canarias se haya manifestado contra el “veto parental”, asegurando que esa medida “no tiene cabida” en el sistema educativo español pues vulnera la legislación vigente. Pero nos parece una respuesta insuficiente.

Una vez más, insistimos en que esta Institución, y el gobierno en su conjunto, han de poner en marcha medidas que aseguren que la legislación se cumple en la práctica diaria.

Nos referimos al desarrollo de leyes, como la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que indica que “los poderes públicos, en el desarrollo de sus políticas sanitarias, educativas y sociales garantizarán la información y la educación afectivo-sexual y reproductiva en los contenidos formales del sistema educativo”, o al cumplimiento de la PNL aprobada por unanimidad en el Parlamento de Canarias en octubre de 2018 en la que “se insta al gobierno de Canarias a que se implementen políticas integrales en materia de educación afectivo sexual y de atención a la salud sexual y reproductiva, adecuadamente dotadas de medios y recursos económicos, materiales y humanos, basadas en un concepto positivo del hecho sexual humano, de la diversidad sexual y de los vínculos afectivos, que promuevan y garanticen que las personas se formen para vivir satisfactoriamente y sin riesgos su sexualidad, y para que sepan resolver sus necesidades afectivas, relacionales y de vinculación en el marco de una ética relacional de igualdad, sinceridad, respeto y responsabilidad”.

Es cierto que ante la dura realidad que estamos viviendo por la inexistencia de esta Educación Afectivo Sexual (aumento de ITS, violencia sexual, embarazos en adolescentes, soledad emocional…) mucho se habla últimamente de su necesidad. Pero las políticas educativas en Canarias (y en el Estado español) en relación a la EAS se han caracterizado por su inexistencia y/o ineficacia, dado que la Educación Afectivo Sexual no se puede restringir a acciones puntuales, a talleres voluntarios, ni se puede concretar solo en charlas de algún especialista o activista, como está ocurriendo.

Cada persona es única e irrepetible, no pertenece a nadie y tiene el derecho a recibir una Educación Afectiva y Sexual por parte de las familias, de los centros educativos, de los servicios sanitarios y sociales y de los medios de comunicación.

Una educación que ponga en el centro sus necesidades y que le posibilite que pueda construir su biografía afectiva y sexual, diversa en orientaciones (homo, hetero, bisexualidad…), en identidades (hombres, mujeres, trans*, intersexuales…) y en deseos; construir su vida con libertad, sin elementos discriminatorios de género y libre de riesgos. Una educación que le facilite herramientas para construir relaciones diversas, guiadas por la ética relacional del placer y el bienestar compartido. Una educación en buenos tratos, en respeto, en cuidados, en humanidad.

Estos conocimientos y herramientas deben ofrecerse de forma estructurada y continuada en el aula, espacio que, al ser obligatoria la escolarización, puede garantizar que todas las niñas, niños y jóvenes, en su amplia diversidad, puedan acceder a la misma.

Una Educación Afectiva y Sexual que en los centros educativos puede (y debe) contar con tiempo, materiales y docentes con competencias para implementar, en colaboración y coordinación con las familias y los servicios sanitarios y sociales, esta formación integral. Este desarrollo requiere una apuesta decidida y comprometida por parte de los poderes públicos.

Urge la inclusión explícita en el currículo, y se necesitan medios y recursos personales y económicos para la puesta en marcha de planes de educación y atención a la sexualidad integrales, biográficos, interseccionales, desde una visión positiva del hecho sexual humano, no heteronormativa, desde la igualdad y la diversidad, con implicación de sus protagonistas, y como una responsabilidad compartida por los diferentes agentes sociales.

Pero lo cierto es que en Canarias, en la práctica, no visualizamos estos planteamientos integrales, comunitarios, que son necesarios. El actual gobierno de progreso no ha ofrecido alternativas al desmantelamiento de los planes, programas, recursos y servicios en materia de sexualidad, que llevaron a cabo varios gobiernos de Coalición Canaria, ni al modelo de Educación Afectivo Sexual que éstos implementaron, que se sigue concretando en acciones y medidas voluntarias, puntuales, fragmentadas y deslavazadas.

Las posibilidades para educar son muchas, pero no pueden quedarse en declaraciones de buenas intenciones, ni concretarse en parches o acciones para fotos, requieren ir a la raíz del problema.

De ahí la urgencia de atender al reiterado incumplimiento de las leyes, también por el gobierno de Canarias, que con su negligencia, cerrando los ojos ante la demostrada insuficiencia que conlleva realizar un par de charlas o talleres al año en algunos centros educativos, está lesionando derechos de la población infantil y juvenil. Si no se desarrollan políticas públicas integrales en educación y atención a la sexualidad se permitirá que esta función la cumpla la pornografía, como primera vía de acceso al conocimiento de la erótica para las y los menores, y unos medios de comunicación y redes sociales que van camino de convertir la sexualidad en un producto más de consumo.

Hacen falta otros modelos de vida y de relaciones que no dañen a las personas, que dignifiquen la vida y al ser humano. Y ello requiere ir más allá de declaraciones institucionales, implica dedicar recursos y tener la suficiente voluntad política para colocar las necesidades humanas en el centro de la acción política.

¿Serán capaces de hacerlo los gobiernos “de progreso”? .

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=264803

2 Me gusta

Dios quiera que no. Esa matería sería poco menos que adoctrinamiento de tipo “el porno es violencia de género”, “solo sí es sí” y demás memeces que solo ocurren en la cabeza de zumbados.

17 Me gusta

Lo que se repite una y otra vez en estas cosas es la necesidad de una educación sexual ya que a mi no me la dieron fue escasa, etc, y luego choca con no, a los/mis niños/hijos no que adoctrina.

Es un pez que se muerde la cola. Las charlas sobre sexualidad en los colegios están basadas en la ley y en los valores y materias del currículo escolar como igualdad, respeto, etc,.

3 Me gusta

Vamos a ver, Melon. ¿Cómo se te ocurre abrir un tema como este? ¿Es que no has visto que potencialmente se puede liar? :rofl:

Como en casi todo en el currículo (y en la educación), habría que ponerse todos de acuerdo.

1 me gusta

Y las películas de A3 en hechos reales :smirk:

12 Me gusta

Qué cambian en cada gobierno si quieren. Yo nunca rechazaré una ella sobre igualdad, respeto al prójimo etc…
El tema es que no se pase el límite sensato.
Y sabiendo quien tiene educación en el nuevo gobierno, pues da miedo

2 Me gusta

Pues sugiero educar afectivosexualmente a tus hijos como se supone es tu deber como madre (/padre, tanto da) :man_shrugging:

Y a raiz de estas deficiencias que nos comentas dime, y de paso el resto tambien, decid:

  • Aprendi que violar esta bien y es el modo natural de relacionarse entre humanos
  • El mecanismo de funcionamiento de los genitales humanos me resulta mas complejo que hacer un comentario de texto sobre la Critica de la Razon Pura de Kant
  • A pesar de la ausencia o deficiencias en la educacion sexual / afectivosexual descrita proveida por mi centro de Enseñanza pude desarrollarme como un ser humano normal y corriente, se que violar esta mal, se que maltratar a mi pareja esta mal y entiendo el funcionamiento de las relaciones sexuales

0 votantes

¿Y no sera que te estas marcando una generalizacion que ni las caracteristicas atribuidas en la colectivizacion social la Izquierda?

Que no tienen que meter mierda politica en las aulas. Que a ser civilizado se aprende desde peque en casa en la calle y en el propio centro, que el Estado (o el centro, tanto da) no es nadie para lavar el cerebro en como deben y no deben ser las relaciones, que debe gustar y que no, que es Igualdad y que no ni que se debe respetar o no.

Yo en un colegio de jesuitas en los 90 me dieron un par de charlas sobre sexo y el uso de anticonceptivos.
A mi eso me parece correcto, el riesgo es ir a según que cosas

2 Me gusta

Enseñanza Premium religiosa tambien, tuvimos una cosa llamada Proyecto de noseque en 4º de ESO en el que una chica muy joven que a saber que titulacion tendria nos enseño, en muy resumidas cuentas, que la abstinencia es el mejor anticonceptivo y que hay que esperar a encontrar la persona especial porque el sexo es algo especial y maravilloso que solo compartes con alguien intimo y nosotros somos una generacion diferente y no somos como esos jovenes que andan pensando en follar todo el dia. Duro unas 6 o 7 sesiones (“clases”) mas o menos, mes y poco. Por su parte la profe de Biologia, catolica practicante, ya nos habia enseñado el año anterior durante el tema de la Reproduccion Humana los anticonceptivos de verdad.

A mi nunca me dijeron lo de las abstinencia. Nos dijeron básicamente lo que son las ets y que condom se evita la mayoría de los malos desde enfermedades hasta embarazos

Las ETS tambien entraron cuando la reproduccion y los anticonceptivos. No recuerdo que en el Proyecto ese de 4º las mencionaran, pero tampoco lo tengo completamente nitido.

En cualquier caso creo que la educacion sexual compete a las familias. Personalmente no me opongo a que impartan informacion sobre el uso de los anticonceptivos a mis hijos, aunque de seguro no les van a enseñar nada que no les haya enseñado ya yo en su momento, pero no esta de mas recordar el riesgo de ETS y que un embarazo en el contexto social actual y un aborto en caso de que se decanten por esa “solucion” pueden suponer una responsabilidad dificilmente asumible y/o trauma serio a ciertas edades y perseguirte toda la vida, ahora bien, no puedo tampoco ver bien que mi vision deba imponerse a unos padres que prefieren ser ellos quienes traten este tema en privado con sus hijos.

¿Solucion? Pin parental (medida del estilo) y que quienes esten a favor de un taller/charla complementaria de estas carcteristicas den el visto bueno para sus hijos, el resto no, todos contentos

No te preocupes, no creo que me sorprenda ninguna reacción por mala, viendo que solo usamos unos pocos el hilo oficial de feminismo para hablar de ciertas cosas he decidido cubrir un tiempo una parte del subforo de política que no está cubierta o al menos con un enfoque diferente, no creo que dure mucho, pero vamos a ver qué sale.

3 Me gusta

Veis fantasmas donde no los hay. Tú y los del me gusta.

Los expertos en educación que no saben diferenciar actividades complementarias de extraescolares dando lecciones en todos los hilos.
Gente que la última vez que pisó un instituto fue cuando terminaron el instituto, esos son los que más escriben.

2 Me gusta

Es que es eso, tienen una tesis en complementarias, programación anual de aula y valores.

Ya. O que entiendes lo que quieres entender, también puede ser :man_shrugging:

Pues justo da la casualidad de que vengo de allí :thinking:

1 me gusta

La casualidad.

1 me gusta

Cuando queráis dejar los ad hominem que os salen por la culata, y discutir con algún argumento concreto, aquí estamos.

2 Me gusta

Eso digo yo.

2 Me gusta

Pues a mí me parece un pedazo de argumento :thinking:

Si quieres lo extiendo, vaya (otra vez).

1 me gusta