Lucifer N10 (2019)

Uno de los personajes del difunto universo DC/Vertigo más conocidos o entrañables (tal vez por su adaptación a serie de televisión reciente…) es Lucifer, o mejor dicho, Lucifer Morningstar. Este décimo número lo pillé por curiosidad, para saber de que iba el bueno del “Lucero del Alba” (traducción de su apellido así a vuelapluma…) y si merecía la pena ver la serie o no.

De entrada, vemos que Lucifer está junto a Caliban (no, nada que ver con cierto mutante rastreador de la “maravillosa” competencia…) en el inframundo egipto cogiendo por el cuello a Osiris y fustrando los planes de Isis de tener control en dicho inframundo con Lucifer de su parte. Eso sí, antes de irse con Caliban, Lucifer se gana el favor del inframundo eqipcio tras hacer una leve demostración de su poder… dejándolo medio en ruinas.

Navegando entre purgatorios, Lucifer y Caliban llegan a Patala, el lugar donde los hindúes llegan al morir, o al menos, los adoradores de Visnu, la cual se aparece ante nuestros protagonistas ya sea por su misma o en diferentes encarnaciones.

Mientras en una isla oculta a ojos de mortales o de mundanos, se celebra un sabbath donde la Mazikeen es malherida y enterrada por dos seres antropómorficos que buscan enfrentamientos entre el cielo y el infierno, y para colmo de males, Raguel, un angel vigilante de los movimientos de Lucifer, encuentra la isla solo para ser visto por los seres antropomórficos y ser atacado por aquellas que celebran dicha ceremonia blasfema y prohibida.

El caso es que Lucifer descubre que en el inframundo hindú no esta reinando Lord Yama, siendo nuestro hombre el encargado de liberarlo… sin alas que le permitan salir de un gran y enorme sitio de vacio, lugar donde el rey Yama esta atrapado. Sin embargo, las encarnaciones de Visnu le muestran a Lucifer que en su reino o lugar, él no es solo uno, apareciendo ante el, representaciones suyas de otros tiempos, cercanas mas a lo que la Biblia dice de él que a otra cosa.

Lucifer pide a Caliban que regrese a casa, revelandose, spoiler, que Caliban es su hijo… mientras que en la isla del sabbath, finalmente Raguel no pudo tocarlas los ovarios a las celebrantes de la fiesta pero dos figuras aparecen colgadas de un árbol… y cierto cuerpo se levanta de la tierra.

Un cómic curioso, interesante, que permite conocer la representación de diferentes paraisos o lugares de reposo de los muertos en función de donde se viva.