Los Thunberg ya preparan a Beata, la hermana de Greta, para la causa feminista

Más que una familia, los Ernman Thunberg son una cruzada contra la indiferencia climática y el patriarcado opresor. Una cruzada de cuatro personas . Minúscula, pero tan fervorosamente tenaz que se ha convertido en el portaestandarte de la lucha contra el calentamiento del planeta .

Una cantante de ópera pasada por Eurovisión , un actor y productor de teatro, y sus dos hijas adolescentes, una con síndrome de Asperger y otra con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), personifican hoy más que nadie el activismo del clima, predicando el apocalipsis, movilizando a las masas y abroncando a los políticos.

Greta Thunberg, de 16 años, es la Juana de Arco del miniejército , la cara más pública, pero el motor de la familia es la madre, Malena Ernman . Ella es quien canalizó la desesperación de Greta, quien le ayudó a organizar la huelga escolar que la lanzó a la fama, y quien ha escrito Nuestra casa está ardiendo (Scener ur hjärtat) , la biografía familiar que firman los cuatro.

En la portada de la edición sueca del libro sólo aparece ella, mientras que en el resto del mundo lo hace Greta. Malena, de 49 años, mezzosoprano , es tan conocida en su país como para representar a Suecia en el festival de Eurovisión de 2009 , aunque sólo alcanzase el puesto 21 entre 25 finalistas.

Un fiasco, según los habitualmente exitosos parámetros suecos. Críticos especialmente venenosos calificaron a la canción elegida, La Voix , de esquizofrénica (“una cancioncilla con estribillo operístico que habla de voces en la cabeza”) y a su intérprete de excesivamente histriónica .

En aquellos tiempos, la familia vivía todavía en las antípodas de su actual devoción medioambiental , como admite Svante Thunberg , el padre. “Volábamos, comíamos carne y conducíamos coches grandes”, explicaba. Una película sobre basura en los océanos lo cambió todo . Greta la vio en el colegio y no paró de llorar durante su proyección . Siguió llorando más tarde, en el comedor escolar, cuando sirvieron hamburguesas (carne de “seres vivientes con sentimientos, consciencia y alma”, escribe la madre en el libro) mientras los demás niños comentaban sus viajes a Barcelona, Nueva York o Tailandia. “Lloraba y quería irse a casa”, continúa Malena. “Pero no podía porque, en el comedor, se deben comer animales muertos y hablar de ropa de marca, maquillaje y móviles”.

El mundo de hoy, con su exigencia de crecimiento constante, es casi insoportable para personas sensibles como Greta, han explicado sus padres. Así que los Ernman Thunberg, dieron a su vida un giro de 180 grados . Se acabaron los aviones, la carne y los coches con gasolina. Malena y Svante abandonaron sus carreras para dedicarse en cuerpo y alma a sus hijas : Greta Tintin Eleonora ha sido diagnosticada con síndrome de Asperger, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y mutismo selectivo; Beata Mona Lisa tiene TDAH con rasgos de Asperger, TOC y trastorno de oposición desafiante (TOD). Los síntomas aparecieron en ambas entre los 10 y 11 años , pero en el caso de Greta se manifiestan de forma muy estructurada, casi cuadriculada , mientras que en el de su hermana todo es “caos y pánico”.

Beata, 14 años, está haciendo sus pinitos en el mundo de la canción. Grabó un disco este año , que ha promocionado en programas de la televisión sueca como Bingolotto. Como activista parece más encaminada hacia el feminismo . Al menos así lo explica su madre en Nuestra casa está ardiendo . A Beata no le gusta practicar deporte en el colegio. El objetivo siempre es ganar, algo que fascina a los chicos, y todos gritan y se empujan. A ella le gusta bailar . Tampoco le gusta jugar a las cartas porque tiene sus propias reglas que nadie comparte: la dama siempre gana al rey. No entiende por qué “los chicos valen más que las chicas” , por qué sólo se les escucha a ellos y por qué todos se ríen de sus gracias. Malena se lo explica: “Son las estructuras patriarcales de la sociedad”.

El padre, Svante, (50), se mantiene algo más alejado del primer plano. Actor de segunda fila y productor de teatro, aparcó prácticamente su carrera para ocuparse de la de su esposa. Ahora también lleva la de sus hijas, gestiona las cuestiones prácticas y es quien navega con Greta en los viajes trasatlánticos.

Insiste en que su lucha no les ha reportado ningún dinero. Rechazan incluso cualquier oferta que tenga la más mínima implicación económica. La cruzada Ernman Thunberg sólo quiere salvar el planeta. Y aunque Svante no interviene a menudo, recuerda a modo de ideólogo, cada vez que tiene ocasión, que el cambio que reclama su familia ha de ser radical: “No debemos conducir coches privados, ni siquiera eléctricos”.

1 me gusta

Se comenta que ya preparan el viaje en globo para el proximo huracán de Florida.

10 Me gusta

El feminismo moderno va a tener su primera beata por lo que veo

1 me gusta

Panda de enfermitos.

2 Me gusta

¿Por qué todos ríen las gracias de los chicos? Parece que el cachondeo es patriarcal, así en general. Y las cartas también, qué cojones.

Es ya la hostia, ahora solo nos podemos reir de los chistes que hagan las chicas, no sea que las estemos oprimiendo.

También conocido como el síndrome para cuando los niños sudan de las clases y hay que ponerle un nombre chulo
Leyendo la historia de cómo Greta se volvió activista da bastante vergüencita ajena el negocio que están montando.

11 Me gusta

Vaya montón de mierda. Dan vergüenza ajena

1 me gusta

Beata la pacata.

Las nuevas religiones ya tienen sus vírgenes.

Es tremendo como la humanidad repite errores constantemente, por un lado somos la especie más inteligente del planeta, pero por otro (sobretodo cuando se une la masa) la más idiota de todas.

El siglo XXI será el siglo del nacimiento de las religiones laicas.

8 Me gusta

Me descojono.

2 Me gusta

//Fachot.exe 0.5 BETA.

Activist_kid = bad;

Orange_man = good;

do()
Print(Trump is + Orange_man$ and Greta is Activist_kid$)
loop

Beata Monalisa creo que es su nombre completo. La pobre chica lo tiene todo.

1 me gusta

Con esos nombres no me extraña que tengan problemas mentales.

A mi tampoco me gusta jugar a las cartas porque nadie comparte mi regla de “Siempre debo ganar yo”.

1 me gusta

Esta publicación fue reportada por la comunidad y se encuentra oculta temporalmente.

Al final cuando tengan 25 años serán como las niñas Disney, se ve venir.

Como decia en el otro hilo, ya solo faltan Karl Thunberg defensor de los derechos LGTBI que protestará en la mezquit… digo en las iglesias por el trato dado a los homosexuales en los paises cristianos y Pippi Thunberg, de padre camerunes y nacida de una relación abierta y poliamorosa de la madre, defensora de las fronteras abiertas, el multiculturalismo y los papeles para todos.

Salve Thunbergs, mostradnos el camino.

6 Me gusta

¿Esa representación quieren ambos movimientos que son causas de base nobles y que tienen que hacer mejorar a la humanidad?

¿Dos niñas con acusados trastornos de personalidad y un estado mental patologico?

Lo que yo no se como cojones no les quitan la custodia de sus hijas y ponen a esas niñas a salvo llevando una vida tranquila, las van a dejar peor de lo que estan.