Los primeros Tomb Raider vivieron desarrollos difíciles

El cofundador de Core

La saga Tomb Raider ha vivido muchas etapas y en la actualidad, gracias a su reinicio, goza de una salud envidiable en términos de crítica.

El pasado de Tomb Raider

La licencia se inició en los noventa de la mano de Core Design y causó sensación en plataformas como la primera PlayStation.

El primer Tomb Raider revolucionó a su manera los juegos de aventura en tres dimensiones, pero no lo logró sin esfuerzos y sacrificios.

Jeremy Heath-Smith, uno de los cofundadores del estudio, ha hablado en Polygon sobre los orígenes de la serie y sus momentos más difíciles.

Tras ver el éxito de la primera parte, el equipo de desarrollo comenzó a trabajar a toda velocidad en una secuela, juego que se produjo en muy poco tiempo y con grandes esfuerzos y horas extra en el equipo.

“Tomb Raider 2 se tuvo que escribir en un año, lo que deja de tiempo de desarrollo unos ocho meses. Se trabajó muy, muy duro y durante muchas horas”, comenta Health-Smith en la publicación anglosajona.

El diseñador admite que a pesar del esfuerzo, el estudio “ganó una cantidad obscena de dinero” gracias al éxito de Tomb Raider 2.

La experiencia fue gratificante visto el resultado. No sucedió lo mismo con El Ángel de la Oscuridad, última entrega que se produjo en la desarrolladora de los primeros juegos de la licencian.

“El Ángel de la Oscuridad casi nos mata, fue un juego que cambió nuestras vidas y no necesariamente en una forma buena. Yo estaba coordinando EIDOS y todo el mundo tenía problemas de software porque Sony cambió el hardware después de 18 meses de trabajo, así que tuvimos que empezar de nuevo”, explica.

El cofundador del estudio apunta que la industria del videojuego se ha vuelto multimillonaria y ahora se necesitan “grandes sumas de dinero” para financiar proyectos, lo que ha hecho que se aparte del ocio digital.

Fuente:

1 me gusta