Lenguaje "inclusivo" en el podcast de AnaitGames

el detector de patrones sigue sin fallar contigo

3 Me gusta

Melafo

:heart_eyes:

1 me gusta

No sé qué quieres decir. Yo sólo señalo que tener como referente a Carlson es de ser un enano mental, y dado que es un presentador de la FOX (probablemente el principal) debería ser algo bastante obvio.

Aunque para ser justa, entiendo que alguien puede no conocer ni la mitad del historial de este tío y creer que su verborrea en apariencia inofensiva es sólo eso, una verborrea inofensiva.

No hace falta conocerlo, simplemente puede haber alguien que vea razonable o medio razonable esas palabras concretas, y eso no lo convierte en un seguidor de ese tío o un subnormal como tu has dicho xD

Molestarse hasta el punto de abrir un chorripost por usar el femenino como plural en una mesa de (según comentas) mayoría mujeres.

En fin, esta generación de cristal…

5 Me gusta

Un 33 por ciento de Trivi es un 33 por ciento más de lo que me ha recomendado mi dientista para vivir feliz y tranquilo. El día que anuncie que se va me das un toque

4 Me gusta

Otra sucnor que hace eso mucho es la Irene Montero. Así que ese es el nivel.

Atacando a quien lo dice en lugar de desmontar lo que dice, lo único que acabas de hacer es darle la razón

Un saludo
DrPingas

6 Me gusta

Y yo señalo que tanto tú, como el Yemeth y el Cassius parecéis máquinas de propaganda sin una opinión propía. Más bien un algoritmo que responde siempre alineado en la misma dirección que la izquierda radical.

No sois personas con las que se pueda razonar.

Y haced el favor y no me pongáis a vuestra altura, con el Tucker puedo estar deacuerdo a veces y otras no.

2 Me gusta

¿Que tendrá que ver que sean mayoría de mujeres en la mesa? Utiliza el femenino siempre, no solo cuando se refiere a la gente de la mesa.

A mi y a la mayoría, por suerte la mayoría de gente aun no tiene la cabeza comida por tonterías de estas.

1 me gusta

Fíjate que yo ni sé quien es, solo me resultó interesante el mensaje, pero lo suyo sería criticar el mensaje que dice, no al emisor, o se está cayendo en una falacia.

3 Me gusta

Videojuegos de izquierdas es como mezclar ron con casera. El primer concepto mola, el segundo es infumable, pero la combinación es tan asquerosa que provoca risa.

1 me gusta

Yo cuando me encuentro con jovencitas que hablan lenguaje inclusivo (hasta ahora nunca me encontré con chicos, pero los hay también), hago un esfuerzo extra para hablar de “las personas” para forzar el femenino. Siempre hacen muecas cuando se percatan de lo que hago. Ya que si, suena raro. jajaja!

Es un foro libre, y Pacotes se caracteriza por la libertad de expresión.

Cada uno es libre de postear lo que quiera

:blush:

3 Me gusta

Prefiero que se use siempre el femenino a que se use la subnormalidad del “e”, que ni existe.

Yo preferiría que hablasen de manera correcta.

Pero bueno, quizá consigan cambiar el lenguaje. Entonces yo y unos pocos seremos la resistencia. Los últimos valedores de la verdadera palabra.

Aunque puede que sea una moda, como cualquiera, y en unos años se les acabará tanta estupidez, o estupideza.

El problema llega cuando estas subnormaladas traspasan la órbita de los propios subnormales y te las encuentras en sitios como este

17 Me gusta

Enhorabuena, te van a poner en la lista :joy:

Y falta la de judíos, judías y alubias.

Lo mejor es lo de sospechosos y sospechosos.

2 Me gusta

No me había dado cuenta hasta que hace unos días, mientras lamentaba las incorrecciones ortográficas de una cuenta oficial en Twitter de un ministerio, leí un mensaje que acababan de enviarme y que me causó el efecto de un rayo. De pronto, con un fogonazo de lucidez aterradora, fui consciente de algo en lo que no había reparado hasta ese momento. El mensaje decía, literalmente: «Las reglas ortográficas son un recurso elitista para mantener al pueblo a distancia, llamarlo inculto y situarse por encima de él».

No fue la estupidez del concepto lo que me asombró –todos somos estúpidos de vez en cuando, o con cierta frecuencia–, sino la perfecta formulación, por escrito, de algo que hasta entonces me había pasado inadvertido: un fenómeno inquietante y muy peligroso que se produce en España en los últimos tiempos. En determinados medios, sobre todo redes sociales, empieza a identificarse el correcto uso de la lengua española con un pensamiento reaccionario; con una ideología próxima a lo que aquí llamamos derecha. A cambio, cada vez más, se alaba la incorrección ortográfica y gramatical como actividad libre, progresista, supuestamente propia de la izquierda. Según esta perversa idea, escribir mal, incluso expresarse mal, ya no es algo de lo que haya que avergonzarse. Al contrario: se disfraza de acto insumiso frente a unas reglas ortográficas o gramaticales que, al ser reglas, sólo pueden ser defendidas por el inmovilismo reaccionario para salvaguardar sus privilegios, sean éstos los que sean. Ello es, figúrense, muy conveniente para determinados sectores; pues cualquier desharrapado de la lengua puede así justificar sus carencias, su desidia, su rechazo a aprender; de forma que no es extraño que tantos –y de forma preocupante, muchos jóvenes– se apunten a esa coartada o pretexto. No escribo mal porque no sepa, es el argumento. Lo hago porque es más rompedor y práctico. Más moderno.

8 Me gusta