La película de La Llorona tiene todo lo malo que puede tener una película de miedo

El principal problema de las películas de terror (y justo es esta misma razón la que convierte a películas del género de terror como Babadook, Expediente Warren o Midsommar en buenas películas), suele ser que sus personajes son imbéciles. Luego podemos entrar en los planos, en el argumento en sí, en la trama, en la interpretación de los actores. Todo eso también es debatible en cualquier película, pero a las de terror, les es especialmente propio tener personajes imbéciles. La Llorona es la viva manifestación de cómo no hay que crear personajes en el género de terror.

La película comienza cuando la tía que la protagoniza va a visitar a una conocida suya porque sus hijos han estado faltando al colegio. Al llegar a la casa, la tía está perturbada y los niños están encerrados con candado detrás de una puerta en la que la madre aparentemente ha dejado símbolos muy raros de ojos y mierdas. Su deducción es simple: la madre está loca y los está maltratando. Meten a la madre en un psiquiátrico y a los niños los ponen bajo custodia. Esa misma noche, la Llorona coge a los niños y los mata. Resulta que la madre los había estado protegiendo. Ésta es la única parte en la que la película es decente, ahora viene el concurso de a ver quién es más gilipollas que el otro.

La misma noche que fallecen los hijos de la tía, el hijo de la protagonista, que se encontraba con la hermana en el coche y había salido un segundo a ver la calle, es atacado por la llorona. Ésta lo toma del brazo y le deja unas quemaduras chunguísimas -como para ir al hospital antes de que se infecte o algo-. El niño sale corriendo de vuelta al coche, se pone a golpear la puerta, la hermana, que hasta entonces dormía, le abre la puerta. El niño entra asustado y la hermana pregunta qué ocurre. Las puertas comienzan a abrirse solas, a levantarse los seguros solo, mientras el niño lucha porque la llorona no entre y la hermana se encoge asustada. NINGUNO le cuenta esto a la madre. ES MÁS, EL PUTO NIÑO HASTA LE ESCONDE LA PUÑETERA HERIDA DEL BRAZO.

Más tarde, en la calle, la niña está pasando cerca de una piscina. A través de su paraguas, ve a la Llorona. Ella no se asusta. Una súbita ráfaga de viento -en un día sin viento alguno- le hace volar el paraguas de las manos, acercándolo convenientemente a la piscina. La niña se acerca a cogerlo, y otra ráfaga de viento vuelve a empujarlo, esta vez un poco más cerca de la piscina. La niña vuelve a intentar cogerlo lentamente, una tercera ráfaga de viento lo mete dentro de la piscina. Cuando la niña se acerca todo lo que puede para coger el paraguas, la llorona se le aparece enfrente, tomándola del brazo y dejándole quemaduras de tercer grado que TAMPOCO menciona a la madre. Es la propia madre la que ve estas quemaduras, mientras la niña se queda en su cuarto callada y NO DICE NADA DE NADA DE NADA. O sea, 2 niños muertos, sus 2 hijos atacados directamente por la llorona, y la madre aún no tiene ni un solo DATO de qué ha ocurrido porque ninguno ha dicho nada, no vaya a ser que así se pueda hacer algo más que quedarse en silencio hasta que mueran todos.

La tercera es la madre. No recuerdo exactamente la escena pero es atacada por la Llorona también. Después de esto, la madre va a hablar con la madre de los niños que pusieron bajo custodia -la del psiquiátrico-, quien le guarda un profundo rencor por ser ella la culpable indirecta de la muerte de sus hijos. Le dice que le ha pedido a la Llorona que los mate para devolverle los suyos. La madre vuelve a casa y va a la iglesia para que el Padre Karras la asesore sobre la llorona. El Padre le cuenta que no es un mito aunque alguna gente lo crea. En algún momento entre todo esto, es atacada de nuevo por la Llorona. Desesperada, va a visitar al auténtico Padre Karras, un hombre que colgó los hábitos hace años dando la espalda a la iglesia, pero cuya fe en Dios es inquebrantable; un hombre que, según la propia iglesia, se separó de la iglesia por tener unos métodos poco ortodoxos para afrontar los exorcismos.

El hombre se compromete a ayudar a la familia, que a estas alturas de la película está destrozada por toda la presión psicológica que ha aguantado con la llorona. Se me olvidaba. Antes de esto, hay una escena en que la Llorona intenta matar a la niña en el baño. La madre llega rompiendo la puerta para salvarla, junto al hermano, se encuentran a la Llorona dentro y ésta ataca a la madre, quemándole el brazo. Luego todos huyen.

Pues total, que después de esto, el hombre llega a su casa y empieza a prepararlo todo para defenderse de la Llorona cuando caiga la noche. Toma 4 huevos. Deja 3 en la mesa y 1 lo sostiene en la mano, listo para romperlo. Pregunta la mujer qué hace, y él responde que lo que salga del huevo determinará cuán oscura es el alma del demonio. Al romper el huevo, ante la atenta mirada de la mujer y sus dos hijos, su contenido sale negro como el alquitrán. La madre le dice: “es un truco, lo he visto en la televisión”.

A partir de ahí no pude soportarlo más. No me lo podía creer. Había intentado matarla hace 10 minutos. La había visto en más de una ocasión en persona. Ha atacado y quemado a tus hijos. Mató a los hijos de una mujer que tú conoces y ella misma te ha confirmado su existencia, así como el cura. Y TODAVÍA SIGUES CON LA INCREDULIDAD MACHO, ¿eres gilipollas o qué? ¿Vas a estar negando lo puto evidente hasta que palméis todos?

El peor personaje de las películas de terror: el incrédulo permanente.

4 Me gusta

Yo tras algunas cosas que he visto en esta pandemia, ya no sé si esto es un punto malo o que le da realismo

18 Me gusta

Ahora dilo sin llorar.

5 Me gusta

La gente es gilipollas.
El cine exagera a la gente.

La conclusión es obvia…

¿Tiene algo que ver con el Padre Karras de El exorcista? ¿Es una referencia o algo así?

No… It can’t be…

Pues yo echo de menos las sagas de slasher que los 90 y 2000 de adolescentes drogadictos que son brutalmente asesinados. Creo que es un subgénero que se ha perdido.

2 Me gusta

Estos personajes si que eran imbéciles xD.

¿Ves saltar a gente vieja desde un precipicio por iniciativa propia y te quedas en ese lugar?Y ya el colmo: un viejo se queda agonizando y le aplastan la cabeza con un martillo… ¿Y sigues pensando que es normal? Veste a la mierda xD.

Que eso no quita que la película me pareciera interesante y malrrollera a tope.

1 me gusta

Tampoco tenía opción.

Yo puedo llegar a entender que eso sea parte de una tradición de una aldea de estas tipo Amish, la verdad. Yo me piraba de allí cagando hostias, no te quepa duda, pero que me parece normal que esto ocurra en alguna aldea de estas perdidas con tradiciones raras, en realidad sí x’D

Padre Karrakas, la fusión definitiva entre Hermosidad y Katakas

2 Me gusta

Nada que ver.

El Padre Karras es un prototipo del género de terror (el prototipo existe, nadie lo llama Padre Karras, esto es algo que le decimos yo y mis amigos a este tipo de personajes x’D), normalmente en forma de cura, clave para vencer al demonio, espíritu o lo que puñetas sea. Además suele ser una especie de cura moderno, más proactivo de lo habitual, con conocimientos en demonología y -ya depende del escritor- puede llegar a repartir hostias.

Es algo así como el Magical Negro, pero eclesiástico: List of Magical Negro occurrences in fiction - Wikipedia

1 me gusta

Si es que es un clásico: la imbecibilidad de los protagonistas de un género de terror. Hay hasta monólogos.

No veo cine de terror porque ser consciente de que todo es maquillaje y estoy en mi casa a salvo me impide siquiera ponerme tenso, pero ver lo puto surrealista de retrasados que aparecen en las pelis me termina de quitar las ganas.

1 me gusta

Vale, acepto pulpo, pero macho ¿Ves gente suicidándose y te quedas en ese lugar? ¿Rodeados de peña que sabes que están mal de la cabeza?

Y ya luego el pastel de pelos vaginales (que en verdad lo probaría, pero es otro tema) ¿Eso no te da suficientes indicios de que están tocados del ala?

Que panda de flipaos.

1 me gusta

Son unos putos colgados de mierda lo que pasa es que como la pava va allí con el novio y el novio es un parguela y amigo del otro se crea una situación rara en la que “pero si aquí en Cuba todos somos amigos chico”.

Yo me hubiera pirado a la primera de cambio. Lo que recuerdo es que los de la villa se lo montan muy bien para tenerlos entretenidos y que nunca puedan juntarse para hablar de lo que está pasando. Yo, en lo personal, hago como tú. En cuanto que el viejo salta del precipicio, antes de caer al suelo ya no estoy en el banquete y voy camino a mi casa. Así sea andando.

1 me gusta

Si solo con ver el inmobiliario se nota que están faltos de riego los blancatas esos. Bueno, me voy a mear en algún tronco sagrado donde todo el mundo pueda verme.

1 me gusta

En esa aldea hizo falta un Padre Karras que pusiera orden y diera la cara por los estúpidos protagonistas. Como no lo hubo, he ahí el resultado.

Es la unica de todo el “Warrenverse” que no he visto. No he leido el mensaje entero (solo los dos primeros parrafos) para no destriparmela ya que es posible que en un futuro algun dia me de por ponermela. Coincido con la idea del primer parrafo sobre que el principal problema de muchas peliculas de terror (hay excepciones, aunque pocas) es que sus personajes son este meme:

De entre las excepciones que cuentan con un cast mayormente inteligente recomiendo It Follows si no la habeis visto.

1 me gusta

La película no está mal, es entretenida, al que le gusten los sustos como a mí pues no se va a aburrir. Yo no me aburrí vamos en ningún momento. Ahora, que te van a desesperar sus personajes, tanto los niños (EN ESPECIAL LA NIÑA, DIOS LA NIÑA, hay un ejemplo de la niña que ni he puesto porque sólo recordarlo me da dolor, ya lo verás) como la madre, es algo que ni cotiza. Hay disonancias como digo que son demasiado sangrantes entre lo que te muestra la película y cómo se comportan sus personajes.

Esto ya ni lo mires porque es spoiler y tal pero vamos, es que no me jodas.

No puedes haber visto todo lo que has visto y seguir creyendo que el cura te está tomando el pelo. Tampoco puede ser que te hayan ahogado hace 10 minutos y hayas visto a tu madre siendo atacada por la llorona, y aún así intentes abrir la puerta en la que el puto cura ha echado semillas para que la Llorona no pase para coger una puta muñeca, cuando habéis estado todos a punto de morir hace 1 segundo y estáis todavía luchando contra ella a vida o muerte. Es que de verdad.

1 me gusta

¿Has visto La Monja? Por comparar ¿Es tan desesperante como el personaje de El Franchute, que arruina por completo la pelicula basicamente por servir de alivio comico constante metido con calzador cargandose la atmosfera y momentos de tension?

Ufff el Franchute.

Pues piensa que el Franchute está como el 70% o más del filme fuera de cámara, porque desde que el Padre Karras llega a la abadía con la chica, él se queda en el pueblucho ese de Rumanía y no vuelve a aparecer hasta el showdown final, así que durante toooda esa parte de la película que el Franchute no está el grueso de la película es entre la monja (la monja wena, no la monja mala) y el Padre Karras.

Aquí de la niña no te libras. Eso sí, en este sentido no desentona, porque ninguno de ellos sirve a un propósito distinto al de los demás. Ninguno rompe en personalidad con los otros, pero por esa misma razón, todos son igual de imbéciles. Que por cierto, en La Monja también ocurre esto de que empiezan a moverse cosas en dirección al sótano, y los protas empiezan a seguir los ruidos no vaya a ser que se queden arriba en la puta abadía y sobrevivan en vez de meterse en las mazmorras. O el Franchute, que se va al puto bosque por la noche y se pone a seguir a una monja con una puta soga en la mano hasta que llega al cementerio. Di que sí, tú no busques al caballo y te vayas de allí, mejor meterte en un bosque lleno de niebla en la noche a seguir a “personas” raras que no te hablan y sólo te baitean.

Aún así, en la Monja, la configuración Karras + chica prota es más sólida que aquí, aquí es que la madre parte de la condición -dicho explícitamente en la película- de que no es creyente. Ni creyente, ni crédula ni nada, y por lo tanto se ve en la obligación moral de negar cualquier atisbo de paranormalidad así se le haya aparecido la llorona en la cara.

1 me gusta