Juicio de Alsasua "le dije al guardia que tenía jeta por crujirnos a multas”


#1

Uno de los acusados por los altercados que tuvieron lugar la madrugada del 15 de octubre de 2016 en el bar Koxka de Alsasua (Navarra), Jokin Unamuno, ha explicado que él estaba muy borracho aquella noche, que entró en el local pasadas las cuatro de la mañana para “buscar a un amigo” y que vio a un teniente de la Guardia Civil al que conocía porque le había puesto varias multas de tráfico días atrás. Unamuno ha asegurado que en ese momento se acercó a él y le recriminó que “crujiera al pueblo” a sanciones y luego se fuera al bar donde iban de fiesta todos esos a los que multaba.

El acusado ha admitido que se molestó porque el funcionario le llamó por su nombre y que en ese momento ambos comenzaron a discutir. Ha negado, sin embargo, que le insultara o le dijera palabras malsonantes ni amenazantes. Poco después, a sus espaldas, se produjo un alboroto y comenzó a salir la gente del bar, según ha añadido Unamuno, que asegura que él se quedó en el establecimiento durante “unos minutos” antes de regresar a la calle. “Cuando salí, vi al teniente tendido en el suelo y a una mujer encima suya protegiéndole con el cuerpo; al otro guardia civil y a la otra mujer no les vi”, ha relatado el acusado. “No descarto que mi discusión provocara lo de después; y si fue así, yo siento lo que pasó; pero esto tuvo lugar en un contexto de fiesta en el que todo el mundo estaba bastante bebido”, ha indicado Unamuno.

Unamuno ha negado que las llamadas que se produjeron antes de los hechos entre él y sus amigos fueran para planificar un atentado contra los guardias civiles, sino que fueron para tratar de localizarse. Ha rechazado también cualquier relación de amistad con el resto de acusados, aunque ha reconocido que se conocían porque el pueblo es pequeño.

El acusado se ha expresado de este modo durante la primera sesión del juicio contra él y otras ocho personas que presuntamente golpearon a un teniente de la Guardia Civil, a un sargento y a sus parejas durante la madrugada del mencionado 15 de octubre en el citado bar de Alsasua.

Ohian Arnanz, el principal acusado –para el que la Fiscalía pide más pena, 62 años de prisión-, se ha desvinculado totalmente de los hechos. “En un momento de la noche, cuando yo me acercaba a la barra, vi a una persona que no conocía –luego me enteré de que era guardia civil–, que estaba discutiendo con unos chavales; me acerqué para ver qué pasaba; pero un chico del pueblo me cogió y me alejó allí y me dijo que no me metiera”, ha relato Arnanz, quien ha añadido que desde ese momento no se enteró de nada más.

Otro procesado, Adur Ramírez de Alda, por su parte, ha dicho que su casa está cerca del bar Koxka y que por eso él estaba en la zona, pero que no tuvo noticia de que hubiera una quedada allí para agredir a guardias civiles. Ha indicado también que él fue identificado días antes, durante la misa por la patrona de la Guardia Civil en el pueblo, por “ir a curiosear”. “Llegamos cuando no había nadie; estaba lloviendo; nos dijeron los guardias civiles que nos fuéramos, preguntamos que por qué y nos fuimos”, ha relatado.

“No acudimos porque hubiera habido una convocatoria previa”, ha añadido el acusado, que ha reconocido que fue detenido meses atrás por altercados de los hinchas de Osasuna. Ramírez de Alda ha admitido que conoce el movimiento Ospa, pero ha dicho que él nunca ha actuado como portavoz ni ha sido miembro de la iniciativa. Ha subrayado que es algo popular muy conocido en el pueblo y que una vez en 2015 fue a un acto relacionado.

Resumen: Nadie hizo nada, pasaron por ahí, les dieron los buenos días y se fueron.

Veamos la versión de la malvada fiscalía actuando como brazo ejecutor del estado fascista opresor:

Según la Fiscalía, los cuatro guardia civiles fueron sacados del bar y golpeados repetidamente por un grupo que llegó a alcanzar las 25 personas y que increpaba a los funcionarios al tiempo que les agredía. “Esto os pasa por venir aquí, iros de aquí, hijos de puta pikoletos, os tenemos que matar por ser guardias civiles, cabrones txakurras”, gritaron los asaltantes. En concreto, el ministerio público asegura que Unamuno agredió “con gran virulencia” al teniente y al sargento y luego “se quedó en la puerta del bar que está frente al Koxka fumándose un cigarro mientras observaba cómo el resto de individuos continuaba la agresión”.

La Fiscalía acusa a los nueve procesados por cuatro delitos de lesiones terroristas, dos de amenazas terroristas y subsidiariamente por desórdenes públicos terroristas y atentado a agentes de la autoridad. Contextualiza los hechos en el marco del movimiento Ospa, que defiende la expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra y al que Unamuno ha admitido estar vinculado aunque “esporádicamente”.

El ministerio público pide para Unamuno 50 años; la misma pena para Jon Ander Cob Amilibia, Adur Ramírez de Alda, Aratz Urrizola Ortigosa, Iñaki Abad Olea y Julen Goicoechea Larraza, 62 años para Ohian Arnanz y 12 para Ainara Urquijo

Espero que los agresores no salgan a la calle en mucho tiempo.


#2

borrokillas yendo de víctimas, un clásico


#3

Bueno, siendo justos, es el argumento del español medio. ¿Pagar multas porque me salto la ley? ¿Yo, que soy un santo? Luego los pillas conduciendo a 130, velocidad de crucero, 140 adelantamientos, y 150 por el centro cuando el que va por el carril de adelantar es una tortuga que va a 120


#4

Tema complicado, las penas pedidas por la fiscalia son aboslutamente desproporcionadas a las lesiones padecidas por los guardias civiles y sus parejas, por otra parte la idea que fue una “pelea de bar” no tiene sentido sabiendo que la inmensa mayoria de los agresores pertenecen a la autollamada Izquierda Patriotica, batasunos y demas, y estaban colaborando en campañas para lograr que la GC se fuese de Alsasua.

Una sentencia que lo reduzca a una “pelea de bar” seria injusta, una sentencia de terrorismo con 40 a 60 años de carcel, tambien.

Un saludo


#5

¿Qué es eso del ospa? En Google me sale todo de la orquesta sinfónica de Asturias :roto2:


#6

un colectivo de personas que pide que no haya presencia de fuerzas de seguridad del estado en Navarra.

Ya sabéis por donde iban los tiros en esa “peleilla de bar” y la intencionalidad que había detrás.

Y los que dicen que no se puede encajar como terrorismo:

  1. Forma violenta de lucha política, mediante la cual se persigue la destrucción del orden establecido o la creación de un clima de terror e inseguridad susceptible de intimidar a los adversarios o a la población en general.

#7

Va hombre ya, iros a la puta mierda los que deseais que les caiga una pena por TERRORISMO a esta gente.

Lesiones y delito de odio? Lo paso sin problemas pero los que defendeis la acusación de terrorismo me pareceis pura basura. Estais haciendo que mi pais retroceda de una forma alarmante.

Ahi queda.


#8

Nada, nada. Un santo ese hombre, un santo.


#9

Yo compro la sentencia de terrorismo, pero 50 años es una pasada.

Pero, como no van a pasar ni 30 que más da que les condenen a 50?


#10

El tema es que si los sentencian por terrorismo pueden incluso recibir un trato penitenciario diferente. ¿Lo de enviarlos a prisiones de otra comunidad se puede seguir haciendo?


#11

Desconozco si por terrorismo tienen un trato distinto la verdad. Si es así, pues lo quitaría también de la mesa. Pero sus buenos 25 años si les metía.


#12

Esto es como los de la Kale Borroka. Que eran todos víctimas y la culpa era de los GCs por torturar etarras, fuera cierto o no.


#13

Relajate hombre que la Fiscalía seguramente tirase por lo alto, lo probable que les metan de diez a quince años (terrorismo y lesiones):

4.ª Con la de prisión de diez a quince años si se causara cualquier otra lesión, o se detuviera ilegalmente, amenazara o coaccionara a una persona.

  1. Las penas se impondrán en su mitad superior si los hechos se cometieran contra las personas mencionadas en el apartado 3 del artículo 550 o contra miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o de las Fuerzas Armadas o contra empleados públicos que presten servicio en instituciones penitenciarias.

Edito, son 12 años y medio por cada uno pero claro, hay que multiplicarlo por las 4 personas agredidas:

Todos ellos se enfrentan a una petición fiscal de 50 años de cárcel por cuatro delitos de lesiones terroristas (12 años y medio por cada uno) y a Ohian Arnanz se le atribuye además un delito de amenazas terroristas, lo que eleva la petición contra él hasta los 62 años y 6 meses de prisión.


#14

¿Esto es aplicable al estado?


#15

La presencia de la policía en dicho pueblo es el estado. Si tratas de largarlos dándoles palizas queda claro que buscas intimidar y crear una sensación de inseguridad.


#16

A ver chicos, si queréis cambiar el código penal perfecto, pero últimamente nada es terrorismo y casualmente casi todo entra dentro de lo que se puede considerar terrorismo.

Llorad por el día que se decidió ampliar lo que sería considerado terrorismo y no porque no sea.


#17

Ospa en euskera quiere decir algo como largo.

Ospa hemendik = largo de aqui

“El movimiento Ospa, que defiende la expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra”

Yo es la primera vez que oigo hablar de esto…


#18

Yo no descartaría tan alegremente que se trate de terrorismo.

Si estos mismos personajes decidieran plantarle una bomba a un coche de la guardia civil, ¿diríamos que se trata de simples asesinatos?

La clave es la motivación, que en este caso podría ser eliminar la presencia del Estado en su tierra.

PD: Mierda, borré un cacho de mi mensaje antes de enviarlo… Quería decir que, dicho lo cual (posible delito de terrorismo), otra cosa es el tema de penas que le puedan caer por ello, obviamente. Ese es ya otro asunto a tratar.


#19

No me refiero en este caso en concreto, simplemente que leyendo la definición me ha entrado esa duda.


#20

No quiero hacer sangre ni que me digáis “roja” pero yo lo veo una pelea de bar de toa la vida con sus hostias de rigor…