Jugar al FIFA a partir de la treintena, es síntoma de falta de madurez

https://www.youtube.com/watch?v=oDX9rTfFQQE

Hola, bienvenido al pasado.

2 Me gusta

Los veteranos de verdad, los que hemos visto la séptima, jugamos a esto

4 Me gusta

:joy:

Pantomima Full son unos cracks.

1 me gusta

Los tios guays juegan al pro

A mi la gente que pa echar un partido random , se ponia a cambiar alineaciones, subir jugadores, mover defensas… enga no me jodas.

https://www.youtube.com/watch?v=kIf2zT7Eh4Y

Yo también digo “jugar contra la máquina”

Soy muy viejo :cry:

5 Me gusta

No he dicho jugar contra la CPU en mi vida.

2 Me gusta

Siempre me salto a estos dos en la resistencia.

Jugar contra la máquina forever, como buen pollavieja.

2 Me gusta

A mi es un juego que no me gusta pero que cada cual juegue a lo que quiere a la edad que crea conveniente

1 me gusta

Tiene mucho sentido sí

Yo la verdad es que no he tocado un FIFA desde hace mas de 15 años. Para el colmo, solo lo jugaba cuando me reunía con unos cuantos amigos en su momento.

En esta última entrega ha coincidido que dos juegos que me interesaban en la semana del lanzamiento del FIFA 20, el 24 de septiembre y el 27 de ese mismo mes, salían precisamente en esos dos días. Claro que de la fila de gente que había, yo era el único que no iba a por esta entrega e iba a por mis dos juegos, que deseaba tener.

No le des a los botones que se pican.

No sé, desde la época de los arcades se decía lo de “la maquina”. ¿Qué es lo que dicen los chavales ahora, jugar contra la consola, la IA?

No les metas muchos goles a los primeros que luego se pican los segundos.

En esa época en España NADIE los llamaba arcades. Eran los recreativos de toda la vida del señor (o los recres, también llamado por el nombre del local con el “los” delante).

Ya, pero como ahora estoy en 2019 lo llamo arcade si me apetece. En 1983 nadie.

En 2019 a algo equilibrado lo llamamos balanceado. La clave de la conversación se ha convertido en el punto y algo bizarro es ahora algo extraño en lugar de algo espléndido o valeroso.
Tiempos difíciles.