INMOST - Análisis

DETALLES

CAMPO INFO
Género Metroidvania, Hack 'n Slash, Puzles, Terror
Duración Alrededor de 4 horas.
Creador(es) Hidden Layer Games
Argumento Cucklefish Ltd. nos trae de la mano del estudio indie lituano Hidden Layer Games Inmost, una aventura atmosférica que combina plataformas y puzles con un pixelart preciosista y una historia que dejará marcado a todo aquel que se aventure a adentrarse en este magnífico juego.

ANÁLISIS

Porque, a veces, para avanzar en el futuro, tienes que afrontar el pasado.

Introducción

En Inmost nos adentraremos en una aventura de plataformeo, puzles y secciones hack’n’slash llena de atmósfera y simbolismo para desentrañar el pasado que une a nuestros tres protagonistas: Una niña, un hombre y un caballero medieval. Mientras, nos sumergimos en una historia llena de misterio en la que nada es lo que parece.
A través de la simpleza del pixelart, de la monocromía y de una música minimalista, Inmost nos narra una historia llena de una profundidad y una madurez desbordantes, de esas que, aunque dejan tocado emocionalmente a todo aquel que se aventura a vivirla, agradeceremos haberlo hecho.
Hidden Layer Games ha sabido mostrar en tan sólo las alrededor de cuatro horas que nos durará este juego un título maduro, artísticamente acaparador y con una mezcla de distintos conceptos jugables muy bien llevados que creo que todo el mundo haría bien en darle una oportunidad.

Historia

image
Aunque ésta sea la parte troncal de esta obra se hace tremendamente difícil hablar de ella en un análisis, puesto que desvelar cualquier parte de su trama o exponer cualquiera de sus incógnitas sería hacerle un flaquísimo favor a cualquier lector que estuviera dispuesto a adentrarse en este título.
Sí que podemos decir que la historia de este juego trata temas profundos y oscuros, que los trata de una forma madura y adulta, que no da nada masticado al jugador y que es él quien tiene que ir añadiendo los pedazos que va encontrando mientras juega, y que definitivamente no va a dejar indiferente a nadie que llegue al final.
La historia nos es narrada tanto a través de cutscenes hechas dentro del propio motor del juego, como de partes narradas tanto con texto y con voces que no sólo nos explicarán la historia sino que nos darán pistas sobre quién ha vivido esos acontecimientos, así como una combinación de ambas.
Ni las narraciones ni las cutscenes son demasiado intrusivas ni interrumpen demasiado el flujo del juego, al menos en la mayoría de ocasiones, aunque quizás sí que hacia el final, donde podrían haber dedicado una parte de simplemente explicar la historia a que pudieras jugarla por ti mismo, ya que al fin y al cabo es un videojuego. Pero, por el resto del juego, se hacen amenas y, sobre todo, interesantes, ya que siempre vas a querer seguir recogiendo esas miguitas de pan que te ayuden a llegar al final del camino.
Porque durante el resto del juego, sí, el propio gameplay nos irá contando tanto la historia, y no sólo el gameplay sino que los escenarios y los distintos personajes que nos vayamos encontrando y las distintas acciones que vayamos realizando, así como el propio escenario.
En definitiva, tenemos una historia madura contada de forma madura y expuesta de forma madura, sin dar concesiones al jugador y sin duda alguna sin dejarle indiferente a nadie al final, expuesta no sólo a través de gameplay sino que a través de cutscenes y narraciones bastante mimadas, aunque sí que es verdad que hacia el final del juego pueden hacerse un poco intrusivas y podrían haber dedicado a explicar parte de ese final con el propio gameplay.

Jugabilidad

image
Inmost nos propone una jugabilidad claramente dividida en tres partes, cada una protagonizada por uno de los tres personajes que podremos controlar: El hombre, la niña y el caballero, muy cuidadas por separado y que logran complementarse entre sí, pero cada una con sus luces y con sus sombras.
La mayor parte del juego nos la pasaremos controlando al hombre, con el que recorreremos escenarios plataformeros al más puro estilo Metroidvania con fases interconectadas entre sí, formando parte de un mismo mapa en el que necesitaremos ir encontrando nuevos objetos para desbloquear nuevas zonas e ir progresando en la historia.
Nuestro set de movimientos será simple y estará compuesto de un salto, una voltereta con la que esquivaremos ciertos peligros y otro botón con el interaccionaremos con el escenario haciendo uso de las nuevas herramientas que nos vayamos encontrando.
Es cierto que nuestro personaje no será el más ágil ni el más hábil que nos hayamos encontrando en un juego plataformero ni en un metroidvania, ya que nuestro personaje saltará poco, se moverá lento, le llevará su rato realizar ciertas acciones… Pero esto lejos de ser un fallo en la jugabilidad se hace deliberadamente para que nos quede claro que a quien controlamos es a un hombre, un hombre normal y corriente, que simplemente se ve obligado a pasar por ciertas situaciones y hacer lo que pueda.
Y si bien la jugabilidad del hombre poco reproche tiene lo que sí que tendría más crítica sería el diseño de niveles y el cómo te exponen los próximos objetivos a cumplir, ya que en algunas ocasiones, aunque por suerte serán pocas, no sabremos muy bien hacia dónde tendremos que ir o qué tendremos que hacer a continuación, y dedicaremos tiempo de juego innecesario a ello, que bien podríamos habernos ahorrado si se hubieran retocado algunos puntos.
Pero, en general, los ratos que pasemos con el hombre, que serán la mayoría en este juego, tienen una jugabilidad agradable y entretenida, a caballo entre lo pausado y la acción, que va a hacer que pasemos un rato más que agradable mientras vamos descubriendo la historia de este Inmost.
Y respecto a los otros dos personajes, tenemos al caballero, más enfocado en la acción, y la niña, con una jugabilidad todavía más pausada.
Con el caballero no dispondremos de salto, pero sí de un gancho con el que podremos desplazarnos entre distintas plataformas, un dash con el que esquivar distintos enemigos y, cómo no, de su elemento principal, la espada, con la que derrotaremos a espadazos a esos mismos enemigos de los que siendo hombre solo podíamos huir, en secciones que se alejan del planteamiento metroidvania para darnos secciones de hack’n’slash en la que nuestro principal objetivo será el de derrotar a una serie de enemigos.
El caballero encontraremos que se mueve más rápido que el hombre así como que estaremos ante alguien más ágil, un guerrero al uso, y el juego sabe diseñar muy buenos niveles para éste y hacen que sea un buen tentempié de acción más frenética entre las fases más pausadas y principales del hombre.
El último personaje que podremos controlar será la niña, quien tampoco tendrá salto ni ningún movimiento de esquiva y se moverá aún más lenta que el hombre, y quien tendrá el moveset más reducido al poder sólo moverse y disponer de un botón con el interactuar con objetos, ya sea para levantarlos o arrastrarlos para desplazarlos a otro lugar o activar ciertos interruptores.
Sus fases son las más narrativas y explicativas, las que más historia nos contarán, las más contemplativas, así que una jugabilidad más pausada es perfecta para este tipo de fases, aunque sí que es cierto que son las más aburridas y no me extrañaría que, para algunos jugadores (aunque no fue mi caso particular), fuera algo que costase digerir.
También con la niña tendremos en cierta manera fases al estilo metroidvania como con el hombre, sólo que en un escenario muchísimo más reducido, y no conseguiremos nuevos objetos o habilidades para acceder a nuevas zonas, sino que serán pequeños puzles de ir moviendo objetos para apilarlos o quitarlos del medio para acceder así a esas nuevas zonas, y ése será nuestro único objetivo, seguir avanzando y descubriendo mapa, porque tampoco habrá enemigos ni objetivos concretos a completar.
Al final, con Inmost nos queda una jugabilidad que, si bien podría haber estado mejor pulida en algunos de sus apartados, deja al final un buen sabor de boca y hará que pasemos un rato divertido descubriendo la historia de este gran título, y con una gran variedad que hace que el juego nunca resulte repetitiva y que pueda ser adecuada para todos los gustos.

Gráficos

image
Inmost, como tantos otros juegos indie, hace uso de una estética pixelart 2D, obviamente alejándose de ser una proeza técnica, lo cual juega a su favor, porque cualquiera, independientemente de su equipo, podrá disfrutar de este juego.
Y, sobre todo, porque la simpleza del apartado técnico hace que brille un apartado artístico impecable en lo que es, sin duda alguna, uno de los puntos fuertes de este título.
Inmost nos presenta una paleta reducida de colores en la que normalmente los distintos tonos de negro y blanco se combinan con distintos tonos de azul, y ocasionalmente con verde y rojo, para darnos un estilo artístico único y original que nos entrará por los ojos y nos atrapará desde el comienzo, y que perfectamente refleja la melancolía que quiere transmitir la historia.
Artísticamente, no sólo está trabajado en lo que a paletas de colores se refiere, sino que el diseño de personajes y de escenarios es también todo un espectáculo visual, así como sus animaciones.
Los personajes tienen unas animaciones cuidadísimas y muy fluidas que hacen que, en todo momento, sintamos las acciones y los sentimientos de los personajes, y dotan de profundidad y de personalidad a cada enemigo que nos encontramos. Los escenarios están perfectamente creados para que, por ellos mismos, también nos adentremos en este mundo y nos den ganas de sumergirnos en este mundo y vayamos descubriendo distintos pedacitos de la historia en base a recorrerlos.
El acabado tanto cromático como de diseño del juego es sin duda su mayor baza, obviamente sin desmerecer a la historia y a la banda sonora, y hace que pase de ser otro juego indie en pixelart a ser una maravilla visual que nos atrapará desde el primer minuto y hará que tengamos ganas de seguir adentrándonos en este mundo que nos ofrece Inmost.

Sonido

image
Otro punto fuerte sin duda de este juego es su apartado sonoro, en el que sobresale tanto en su magnífica banda sonora como sus efectos de sonido o las voces escogidas para narrarnos parte de la historia.
En las distintas narraciones nos acompañan voces muy bien escogidas que no sólo son capaces de informarnos claramente de qué personaje está hablando en ese momento, sino que, además, saben darle a la narración la intensidad que se merece en cada parte y acompañarnos por la historia de una forma amena que nos despierta la curiosidad necesaria, y en el apartado de efectos sonoros nos encontramos con unos sonidos realistas que, si bien chocan con el estilo gráfico del juego, nos ayudan a sentir ese mundo como algo más real y a estar más implicados con él.
Pero, sin duda, la parte más sobresaliente del apartado sonoro de este título es su brillante y magnífica banda sonora, que sin duda complementa el estupendo apartado gráfico del juego con piezas musicales de una excelencia a la par.
El compositor Alexey Nechaev ha creado una banda sonora para Inmost que no podría hacerle más justicia el juego, con piezas orquestales que saben escoger perfectamente los instrumentos necesarios para cada momento y que pueden empezar desde una pequeña tonadilla de piano que evoca melancolía que acaba en una pieza épica compuesta por trompetas y violines hasta usar esos mismos violines para una pieza que nos transmita tristeza, y usar tambores y órganos para otra pieza que nos infunda terror.
Parece que todos los instrumentos y todos los sentimientos formen parte de la banda sonora de Inmost, que en principio puede sonar a un batiburrillo. Pero, gracias a la maestría de Nechaev, logran estar perfectamente cohesionados y sintonizados entre ellos y colocados de la mejor forma posible para plasmas exactamente la parte de la historia y los sentimientos que ésta transmite y enfatizándolos de la mejor forma posible.
Es de esas bandas sonoras que, aún sin haber jugado al juego, cualquiera puede oírla a parte por YouTube o Spotify y quedarse completamente prendado de ella y conmovido al escucharla, sencillamente un trabajo magnífico al que ninguna pega puede sacársele.

Conclusiones

Inmost es una pequeña joya indie que nadie que tenga oportunidad de jugarla debería dejar escapar, con un arte precioso, una jugabilidad variada, una banda sonora magnífica y una historia madura y cruda que no dejarán indiferente a nadie.
Si os gustan las historias maduras y crudas con un alto componente artístico, no dudo en recomendaros encarecidamente Inmost, y si no es así, también, porque pienso que todo el mundo podrá sacar algo positivo de este título y agradecer el haberle dado una oportunidad.

CALIFICACIONES

LO MEJOR LO PEOR
- Una historia madura y cruda que no hace concesiones al jugador y que éste tiene que ir desentrañando por sí mismo. - Diseño de niveles que en algunas ocasiones puede resultar confuso.
- Un apartado gráfico original y preciosista que casa perfectamente con la propuesta de la historia y que dota al juego de un aspecto icónico y atractivo. - Hacia el final demasiado abuso de la narración y las cutscenes.
- Una banda sonora magnífica y sobresaliente que capta y enfatiza a la perfección la propuesta del juego. - Entiendo que haya a gente a quien la jugabilidad en general se le pueda hacer tosca o aburrida.
APARTADO NOTA
Gráficos 9
Jugabilidad 8
Historia 9
Banda sonora 10
CALIFICACIÓN TOTAL 9
3 Me gusta

Aprovecho para decir que si no habéis jugado a este juego le deis un tiento, no os quitará mucho de vuestro tiempo y me lo agradeceréis después.

Y muchísimas gracias a @Bayonetta por darme la oportunidad de publicar otro análisis en la revista :smiley:.

No tiene demasiada mala pinta la verdad… a lo mejor le doy un tiento aunque sea :thinking:

1 me gusta

Pues eso es lo que pretendía con este análisis, que al menos alguien se animara a probarlo, así que yo al menos ya me voy contento :grin:.

Buena Bone!

1 me gusta