III Torneo de minirelatos pacotero. Llegamos a la Gran Final

No vale hacer leer a los alumnos los relatos como deberes para que los puntúen por vosotros.

A no ser que la historia esté ambientada antes del concurso del año pasado, siendo justos el actual campeón es Facineroso. Pero me alegra ver que su victoria ha caído en el olvido mientras que la mía ha perdurado en la memoria. El tiempo pone a cada uno en su sitio :stuck_out_tongue_winking_eye: :rofl: :rofl:

1 me gusta

En mi memoria el torneo del año pasado ha desaparecido, como caí tan pronto y me pilló en tan mala época estuve super ausente de él :rofl:

Facineroso es otro escritor famoso en este lore y ganador de otros concursos, dejémoslo así. Si te quieres pelear con él en el rol, adelante :rofl:

PD: Primera noticia de que Vulture y Facineroso son la misma persona, para que veáis

4 Me gusta

A mí me pasó lo mismo… Estos escritores tan excéntricos que se cambian el nombre…

3 Me gusta

Yo tampoco lo sabía

1 me gusta

Vulture o Facineroso, mientras haga algo hermoso, bienvenido sea, mientras no sea insidioso o rencoroso

4 Me gusta

Yo no sabía ni que eran personas…

2 Me gusta

Solo doy problemas.

1 me gusta

Bueno, el último capítulo de esta tanda

A partir de ahora abro la veda de intervención. Durante este fin de semana, podéis escribir con vuestros personajes, redefiniendo algo vuestras personalidades o creando interacciones con otros concursantes, con Tenma o con Petronio, todo ello durante el mencionado cóctel de bienvenida. Simplemente, y por coherencia, no pongáis en boca de otros concursantes palabras de mal gusto o que los hagan quedar mal, sobre todo si no pegan con la personalidad que les he creado de inicio (no me vale, por ejemplo, que Tarquin rolee que habla con Fireshot y lo haga quedar como un retrasado mental, o como un filonazi, pero si puede escribir diálogos utilizando su personalidad snob para crear situaciones graciosas). Creo que es sentido común, nada de malos rollos, pero yo aviso, y me reservo el derecho de parar el rol si la cosa se va de madre.

El lunes, cuando se sepa el cuadro de concursantes, haré un capítulo donde resumiré el resultado, y añadiré alguna cosa a las posibles interacciones. Lo publicaré en cuanto pueda, que con el inicio del curso empiezo ya a tener menos tiempo para estas cosas.

5 Me gusta

:rofl:

3 Me gusta

Yo poco voy a escribir roleando, pero los estoy leyendo todos. Me está gustando seguirlo. A ver si empieza a moverse Lyn de forma sugerente, que era tremendamente sexy.

2 Me gusta

Cuidado, no te pases, que es mi novia. Y yo soy un machirulo posesivo y celoso que no va a permitir ni un solo agravio a mi chica…

Vale, tengo que meterme más en el rol. Un machirulo posesivo y celoso nunca usaría la palabra “agravio”. Seguramente, ni la conocería.

En fin, echaremos de menos los musculosos brazos de Uzu. Esos bíceps se contraen que da gusto cuando escribe…

2 Me gusta

Venga, a rolear!!

*Fumo

Si alguno rolea, que use el mismo formato que subrosandro. Me refiero con la herramienta de citar. Más que nada por ir recopilando esos posteos en la lista de enlaces. Y si no destacan de alguna forma, no los voy a ver, vamos.


Y recordad enviar los votos. No leer y votar supondrá la expulsión, con extra de brea y plumas.

Aún no he recopilado nada de los que tengo, y no sé cuántos faltan, pero ahí queda dicho para los despistados que no saben en qué día viven.

3 Me gusta

Votos enviados. Deseando que llegue el lunes para empezar con los insultos a título personal.

Llevo tres días sin escupir preparándome para este momento.

Esta tarde acabo con mis votos.

¿El de silencio o el de castidad? :]]

Unas inyecciones faciales que me ayudan a reafirmar la piel

Rol - Capítulo extra 1 de Jowser

Aproveché el momento en que llegaron los postres para escabullirme del cóctel. Me dirigí al vestíbulo para poder contemplar de nuevo y sosegadamente la fotografía del entierro de Pevi. Había algo fascinante en ella, a la par que misterioso.

Apenas llevaba dos minutos allí cuando Subrosando apareció a mi lado.

―¿No eres de dulce? Te estás perdiendo una tarta de queso hecha con productos gallegos exquisita.

―Al contrario, me encanta ―contesté―. Lo que no me gusta tanto es el tema de los cócteles y bufés. La gente se comporta como niños hambrientos de algún país africano.

Para no asustar al compañero, le hice un gesto para aclararle que era una broma.

―¡Qué humor más negro!

―Humor inclusivo ―repliqué. Ambos soltamos una risotada.

Seguí analizando la fotografía en silencio junto a Subrosando, pero el joven parecía más interesado en analizarme a mí.

―Sí que te gusta la historia, ¿no? Debe ser muy emocionante para ti participar en un evento como este.

―Más que la historia, como concepto en general, lo que me fascina es el pasado: el pasado de las personas, de las ciudades, de una sociedad o grupo… ¿Me entiendes?

―Bueno, a veces hay que dejar el pasado tranquilo y olvidarlo. El pasado, pasado está.

―Entiendo lo que quieres decir, no podemos vivir en el pasado ni pretender rendir cuentas de él a las generaciones que no lo han vivido. Pero es esencial conocerlo y entenderlo para entender, a su vez, por qué somos como somos. Nuestra forma de ser, de pensar, de actuar… Todo puede explicarse entendiendo cómo hemos llegado nosotros al momento actual. El pasado es el que nos ha forjado, y conociéndolo es como podemos saber cómo actuar para forjar el futuro que queremos.

Subrosandro pareció confuso y exhausto por mi perorata. Noté que estaba asimilando cada palabra y sus ojos me decían que no estaba muy de acuerdo en lo que le estaba contando.

―Por ejemplo ―rompí el silencio―, ¿has pensado por qué escribes como escribes? ¿Quién te ha enseñado a escribir?

―Nadie ―contestó él, orgulloso.

―Te equivocas. Nadie nace sabiendo hacer cosas.

―Bueno, sí, mis profesores de lengua castellana.

―No, ellos te enseñaron a dibujar palabras en un papel en blanco. Quienes te enseñaron a escribir fueron todos aquellos autores de los que leíste sus obras, tus escritores favoritos. Además, en tu caso esto es más verdad que en cualquier otro, si es cierto que nadie te enseñó a escribir, si no has realizado cursos profesionales o talleres. Entonces, estudiando los escritores que te han influido, podría reconocer tu forma de escribir, la forma en que cuentas una historia… Podría conocerte a ti como escritor, básicamente.

―La verdad es que tienes razón, es una reflexión muy acertada.

Desvié la mirada de Subrosando para centrarme de nuevo en la fotografía que reinaba en el vestíbulo.

―Por eso creo tan interesante estudiar a estos escritores que ves aquí. Pueden darme información muy valiosa sobre lo que va a suceder en las próximas semanas.

En este punto, pensé que mi acompañante por fin me entendía un poco, aunque fuera mínimamente. Se sumó a mi escrutinio y me alertó sobre algo que se me había pasado por alto completamente.

―¿Qué es eso? ―Subrosando señaló al borde derecho de la fotografía del entierro. Yo miré atentamente.

―¿Es… una doblez?

Ambos nos miramos atónitos.

―Ayúdame ―le ordené―. Vigila que no venga nadie mientras descuelgo el cuadro.

Subrosandro obedeció y se dirigió al pasillo mientras yo me ponía de puntillas, intentando alcanzar la parte superior del marco. Miré en su dirección y me levantó el pulgar. Literalmente, arranqué el cuadro de la pared, por lo que desgarré el protector posterior del cuadro, lo que me permitió acceder a la fotografía expuesta. La saqué con cuidado del marco, con la imagen del entierro de Pevi mirando hacia mí. Pasé mi mano por la parte derecha de la fotografía: efectivamente, estaba doblada para que pudiera caber en un marco más pequeño del que debería.

―¿A qué esperas?

Subrosando ya se encontraba a mi lado, con los ojos como platos y la boca medio abierta. Se le veía tan emocionado como yo. Desdoblé la fotografía, dejando ver lo que el cuadro no quería mostrar a los invitados de la Cumbre de la Tempestad. Ninguno de los dos dimos crédito a lo que teníamos delante.

Ahí te lo dejo, subro… en bandeja. No sé si te servirá con lo que tenías pensado, pero creo que se le puede dar buen uso. :wink:

3 Me gusta