II Torneo de minirelatos pacotero - Vulture (sí, Vulture) gana el torneo

Era lo lógico, pero no.

1 me gusta

Quería decir opcional.

Aunque nadie se habrá dado cuenta porque nadie me lee.

2 Me gusta

Pechitos McTetis

Enhorabuena a los que han pasado de ronda; nos vemos en la repesca los demás.

11 Me gusta

Enhorabuena a los que han pasado!!!

Mucha suerte a todos en la repesca, que corran ríos de tinta.

1 me gusta

3 Me gusta

Comentarios de ¿Qué pito?
Autor de El tamaño no importa

La casita de la luna llena

Un relato lleno de recuerdos de la infancia del protagonista, meramente descriptivo. No me ha dicho gran cosa, la verdad, lo siento.

El ABC de los atracos

2 puntos

Otro relato con jamón incluido, se nota que los escritores pasan hambre. Me ha gustado esa referencia de pelea con cuchillos. Está divertido, el momento tarantinesco donde todos se apuntan está fetén, mis dieses.

Un día más

1 punto

Que relato más deprimente, lo cuál está bien, me gustan las historias que me logran incomodar, no es algo que todo el mundo pueda conseguir. Quizás es demasiado largo y descriptivo para lo que cuenta, quiero decir, se nota la intención del autor por transmitir la sensación de monotonía del protagonista, pero estira demasiado el chicle para hacerlo

Creo que el relato habría mejorado siendo un poco más condensado, y más separación entre párrafos, por favor, en modo bloque de texto se me hace más difícil leerlo. Por lo demás el relato cumple sobradamente su propósito y me ha gustado, la verdad

Con las manos en la masa

Tenemos relato ganador, chiste pacotero de tortilla de patatas: check. Mordaz y un poquitín de mal gusto: check. Que me haya soprendido el giro de la conversación hacia un secuestro por una banda: check. 3 puntos que se va a llevar: check.

El tamaño no importa

Sala de pitos: Este relato es un poco extraño, lo cuál está bien porque me gusta hacer cosas raras. Lo primero que se me vino cuando pensé en algo que ocurriera íntegramente en una cocina, era un nivel de tom y Jerry de la nes que transcurría en una cocina.

Siempre me pareció que a pesar de que Jerry era un ratón, en el juego había demasiada diferencia de tamaño entre los elementos del escenario con el sprite de Jerry, lo cuál le hacía verse increíblemente pequeño. Y ahí fue cuando se encendió la chispa de la inspiración.

Se me ocurrió que el protagonista podía encogerse dentro de la cocina, pero debía haber un elemento antes que provocara eso, era raro que hubiera algo mágico en una cocina random, así que pensé en algo que te prepararías en una cocina que ya fuese mágico de antes de llegar a la cocina.

Pero debía ser algo que no fuera de freír o estar con fuego, porque si quería introducir un flashback, el personaje debía estar ensimismado mientras preparaba su comida. Así que pensé en que se podría preparar unos cereales con leche por la mañana.

Al fin y al cabo, cuando uno está medio dormido por la mañana normalmente recuerda las cosas del día anterior a modo de recopilatorio para saber que tiene que hacer en el día de hoy. Cuando pensé en lo de poner unos cereales, no pude resistirme a hacer una referencia a los simpsons con Lenny patrocinando su bol de especial K’s.

El elemento mágico ideal que se me ocurrió fue una gitana pidiendo al lado del super, al fin y al cabo es de sobras conocido el cliché de la gitana anciana y medio adivina que echa un mal de ojo en tantas obras. Le puse lo del descuento porque me parecía divertido xD. La gitana era lo que avisaba del problema, mientras que el problema en sí era una caja de cereales maldita.

En los 80s/90s había películas de aventuras que tenían elementos fantásticos que surgían de los sitos más comunes, me gustaba ese concepto para aplicarlo a mi relato.

Y ya al final, como lo que me había generado el pensamiento era un juego de tome y Jerry, puse que su gato Tom se lo comiera. Originalmente iba a ponerle más cosas, como que se montara en una hormiga que estuviera reventando el paquete de azúcar del mueble, o buscar una manera de bajar de la encimera porque al principio pensé que apareciera ahí. Para que interactuase con los utensilios e ingredientes de cocina.

Me iba a quedar un poco como “Cariño, he encogido a los niños”, pero ya eran tantas ideas y no me daba tiempo de más, que decidí cerrarlo así, cosa que también le serviría de castigo al protagonista por no echar cuenta a la bruja gitana. No porque yo crea en esas cosas, pero me gustaba cerrarlo como si fuera una fábula antigua.


Comentarios de Recluta patoso
Autor de Sueños de likes

La casita de la luna llena

Este relato tiene varias cosas que parece que no haya tenido un buen repaso. En primer lugar, los guiones de diálogo, a veces están correctos y otras veces no. No entiendo el porqué cambiar el tipo de guiones en un mismo relato.

La otra cosa es la voz dl narrador, la mayor parte del tiempo el narrador es en primera persona, mostrando los pensamientos de la protagonista, pero alguna que otra vez se ha colado un narrador en tercera persona.

El relato es sencillo y costumbrista, bien, aunque un poco soso.

El ABC de los atracos

Me he hecho un poco de lío al principio con los diálogos, no queda claro quién habla y quién responde, luego ya sí. Has escatimado en palabras ahí y no me parece buena idea.

Tampoco la historia es la gran cosa, has tirado por la historia del atraco en plan La casa de papel y utilizado el humor negro para causar impacto, pero lo personajes y la historia quedan un poco cojos.

El tamaño no importa

Un relato corto, más corto de lo esperado ya que se queda a las puertas de ser un relato. Es una introducción, y además en esa introducción hay una parte de la acción que ocurre en un supermercado aunque sea contada, te mereces un cero solo por eso… El problema es que en esta edición no hay ceros, vaya.

En cuanto a la historia no esta mal, me ha gustado ese giro a Cariño he encogido a los niños, el problema es el que he dicho, s solo una introducción. Una pena, prometía.

Un día más

Buen relato, este me ha gustado, como se desgrana el desamor y la cobardía lentamente y el protagonista es incapaz de salir de ahí. De hecho, es tan cobarde e inútil que al final solo espera que sea ella la que lo saque otra vez de su monotonía. Me gustan los personajes incómodos y este l es por su conformismo, egoísmo y debilidad. Un ser triste que añora algo que no sabe lo que es y que es incapaz de disfrutar de lo que tiene alrededor, y que aún más, es incapaz de salir de esa burbuja segura pero muerta.

Con las manos en la masa

Tampoco entiendo en este relato por qué empieza con un diálogo normal y luego pasa a un diálogo con comillas como si estuviese pensándolo. Eso no me ha convencido nada del relato.

Luego pues tenemos a un Hannibal Lecter mafioso cebollista, esto me ha hecho dudar si el autor o autora, es cebollista o todo lo contrario. No sé si entraría dentro de la condición, pero no se puede negar que están cocinando, y que la mesa será la mesa de la cocina. Aceptaremos que es eso.

Me ha entretenido y me ha hecho sonreír. Me he quedado con las ganas de saber quién elegirá para comerse sus dedos. Aunque creo que en tu planteamiento hay un error de base. La propuesta no debería haber sido te corto a ti los dedos y decides quién se los come, si tú o tu mujer. La propuesta hubiera sido mejor si tiene que decidir el ladrón a quien le cortan los dos dedos y quén se los come. Es decir, si se los cortan a su mujer él se los come, y si se los cortan a él, se los come su mujer. Porque de la otra forma, el ladrón va a elegir siempre comerlos él mismo y no hacerle pasar el mal trago a su mujer.

Pero bueno, el relato me ha gustado.


Comentarios de Orfebre del Zhongguo
Autor de Rabia de perros

La casita de la luna llena
Flojo, flojo, flojo. Mal formadas algunas frases, mucha duda en el tiempo verbal (a veces presente, a veces pasado cuando no es lo que corresponde respecto a la escena que muestras) y trama absolutamente intrascendente. No me dice nada.

El ABC de los atracos
Tarantinesco y muy funcional. Lo he disfrutado mucho. Lo único que puedo reprochar es el “uo uo uo” que no me entra como onomatopeya y me cuesta distinguir a qué sentimiento acompaña. ¿Es una risa profunda? En cualquier caso, muy buen relato.

El tamaño no importa
Muy poco interesante, muy cliché, chistes muy repetidos y todo muy monótono y esperable. Conque va junto. Y, aunque sea una especie de flashback para justificar lo que va a suceder, la mitad del relato es la gitana, el romero y el corte de mangas, así que cumple muy de puntilas la condición. Final, en cualquier caso, muy flojo.

Un día más
Está bien escrito, y aunque es tan monótono de leer como la escena que describe, tiene su puntito por ser ligeramente socarrón. Era una buena idea y parece que sabes escribirla, ojalá la hubieses desarrollado un poco más.

Con las manos en la masa
Muy interesante el formato y bastante divertido de leer, me ha gustado más de lo que esperaba tras el primer párrafo. Está bien escrito, es un texto muy sólido.

Como opinión para todos: qué aburrido ha sido cuando los relatos eran más bien costumbristas (Un día más y La casita de la luna llena) o surrealistas (el tamaño no importa) y qué divertido ha sido cuando la cocina era un escenario más de lo que parecía una obra más grande.

1 me gusta

Me parece curioso. En el relato no he encontrado ninguna referencia al sexo de los personajes.

2 Me gusta

Esas son las comillas que se usan para separar párrafos dentro de un diálogo de un mismo personaje. Si no, todo el relato debería ser un único párrafo y se leería fatal. Está perfectamente escrito.

3 Me gusta

Lo comenté con otro lector, así es, aunque sí deja caer que es una pareja heterosexual.

Aquí Lázaro!

Con respecto al relato en efecto no se nombra en ningún momento el sexo de los personajes. La idea era que los personajes fueran suficientemente generales para que cada lector pudiera rellenar los huecos de los protagonistas con su propia imagen de los mismos. Pueden ser ancianos, una pareja joven homosexual o incluso revivir la monotonía con una experiencia amorosa propia.

Me alegra que os haya gustado y tomo nota de los comentarios.

1 me gusta

Recluta patoso

“Cruzo una mirada simple con mi pareja que alguna vez fue apasionada.”

Pues tiene usted razón, no sé dice cuál es el sexo de los protagonistas. Seguramente por esta frase que entrecomillo me confundí y les asigné sexo a cada uno. Al leer apasionada imaginé que su pareja era mujer. Aunque no se refiera a su sexo masculino o femenino sino a la palabra pareja, sustantivo femenino.
En fin, como el autor no lo deja claro pues por este azar el protagonista se convirtió en hombre y su pareja en mujer en mi imaginación .
Aunque lo que pienso del personaje y el porqué me gustó sería igual si fuera una mujer. Su cobardía es lo que lo hace interesante. Un personaje desagradable en realidad.

Se refiere a la mirada.

1 me gusta

Y en efecto la frase hace referencia a la mirada.

esta no es una historia de mentirosos y embusteras

Te estás marcando un JKRowling?

Confirmo que nos ha pasado a varios.

Vale joder ya me callo y dejo al autor hablar.

1 me gusta

Recluta patoso

Se puede entender como que apasionada se refiere a la mirada o a la pareja. Pienso que puede entenderse de las dos formas.

Lázaro una vez más

Tú interpretación Recluta Patoso es perfectamente viable. Creo que las descripciones vagas son interesantes pues explotan los pensamientos y experiencias de los lectores. Y como dices, al final es ese conformismo la característica más importante que los define, independientemente de quienes sean.

Pechitos McTetis

3 Me gusta

Para usar el bot, recuerdo que se puede reutilizar el mismo mensaje privado. Cualquier mensaje nuevo ahí será reenviado también.

No pasa nada por crear un mensaje nuevo para cada uno. Lo que os sea más cómodo.

1 me gusta

Señor autor de Un día más ¿Desde cuándo se pasa el aspirador dentro de una cocina?

Usted ni es amo de casa, ni ha cogido un mero escobón en su vida, maldito fariseo.

Lo próximo que será, ¿pelar las patatas con un mondadientes? ¿Usar limpia cristales en la vitrocerámica?

PD: No se me tome muy en cuenta, ya que confundí mi medicación con la píldora de mi señora.

1 me gusta