II Torneo de minirelatos pacotero - Vulture (sí, Vulture) gana el torneo

Yo estoy eliminado y he votado. Leeré y votaré hasta que Tarquin me pase su onlyfans.

2 Me gusta

A qué te refieres? Lo que dije es que al tener que replicar de forma indirecta, es lo que a veces frena el que se comenten cosas.

Además, llevamos este día hablando más en el hilo precisamente porque yo he empezado un debate…

Ya ves tio, mala hierba nunca muere decían y al final mira, la ventana abierta y las puertas cerradas. Parece todo una historia de coche sin moto dentro de una gasolinera, fue una pasada.

No sé eh, que el hilo del torneo del año pasado superó los 10.000 comentarios, este torneo en particular apenas hay movimiento.

Lo que hay que reconocer es que al menos en los viejos Torneos había más decencia. Los que caían participaban hasta el final votando, no siempre comentando, pero al menos votando. Esas buenas costumbres se han perdido.

Yo le echo la culpa a dso.

1 me gusta

Comentarios de Orfebre del Zhongguo
Autor de Rabia de perros
Autor de La lanza del imperio
Autor de Saber que te pienso

No me entusiasmó especialmente la obra de mi rival, pero cuando no tengo que puntuar suelo evitar leer para no ir condicionado a pensar que, si para mi uno es mejor que otro, ese es el resultado que se debería de dar, así que no puedo analizarlo mucho. En este caso, lo leí una vez el mismo lunes por la mañana y ahí lo dejé, no lo he repasado, así que siento que no estoy en la posición de hacerte un comentario a la altura. Diría que me gusta más el mío, pero claro, cualquiera prefiere el relato propio.

Sobre “saber que te pienso”, sala de partos en miniatura. No me ha gustado el writing prompt, se me hizo incomodísimo. Analizando la condición (que, para mi, es triple, a diferencia de los otros) me encontré con lo siguiente:
En este mundo donde cualquier hijo de vecino tiene un superpoder, tienes mucho cuidado de que nadie sepa cuál es el tuyo.

El protagonista ha de tener superpoderes, el resto de personas también tienen superpoder y el protagonista tiene que mantenerlo oculto. Es decir, que no puede tener todo el mundo el mismo poder, ni tampoco puede ser un ser sobrenatural en un mundo de gente normal. Triple condición que a mi, en lo personal, me ahogó. Me costó un montón saber por donde enfocar el relato, y así me salió lo que me salió. Me parecía imprescindible un worldbuilding (malo, pero existente) para que las condiciones quedasen respetadas, y además es una temática que a mi en concreto me inspiraba muy poco, ya que los elementos fantásticos son los que menos me suelen gustar (y los que peor puntúo, dicho sea de paso). Así que este encorsetamiento producto de lo mal que me venía la temática ha hecho que haya publicado mi peor relato con diferencia de los 3 que llevo.

Considero que puedo hacerlo mucho mejor y que esta bajada de nivel no va a ser la tónica en las rondas siguientes. Por lo pronto, creo que le puedo sacar mucho más jugo a la condición que tengo para la siguiente ronda, ya que ni me fuerza a meter elementos fantásticos ni tampoco me encorseta mucho, siendo una condición única y más amplia. Agradezco a los que me han votado y ánimo a Tenma que ha tenido una participación muy sólida en el concurso.


Comentarios de Dr. Sugrañes
Autor de Verano del 97
Autor de Vera usted

Saber que te pienso

Lo que más me ha gustado de este relato es la originalidad del mundo en el que habitan los personajes. Cuando uno piensa en que todos tienen superpoderes, lo primero que se le viene a la mente es My Hero Academia, o incluso Sky High, donde no hay gente con un superpoder que lo condene al ostracismo. Pero donde pierde bastante el relato es en el argumento. Desde que aparece Adriana en el texto, sabes que ella también es mentalista y ese va a ser el giro (y te lo dice alguien que no vio la silla de ruedas en aquel famoso relato). Si al final ella no hubiese sido mentalista, o se hubiese realizado un giro de guion inesperado frente al esperado, me hubiese gustado más. Pero siento que la segunda mitad del relato era como seguir un camino señalizado donde no hay más misterio que te sorprenda ni motivación para seguir. Como un juego infantil, o un modo fácil de un videojuego. Además de que hay una clara contradicción de que Bruno no leyese en Adriana que ella era mentalista. Por lo demás, a nivel de escritura y originalidad, está guay.

El hombre que vendió el mundo

Este relato me ha gustado. De nuevo me parece original en su trasfondo, pero es cierto que siento que introduce demasiadas cosas para la extensión que tiene. Deja en el tintero alguna explicación más sobre la Pesadilla. Por ejemplo, que se explique en que consiste antes de que Ernesto revele su papel con la puerta, de manera que sea también el lector y no solo Gutiérrez el que se dé cuenta de que él está detrás de todo. También siento que me hubiese gustado que la muerte de Gutiérrez fuese algo más que alguien que se desploma: una mordedura, como si fuese un vampiro, mirarle fijamente a los ojos, etc. También se podría haber explorado el hecho de que Gutiérrez tuviese un poder y se enfrentase a Ernesto con él. Pero al ser tan pocas las palabras, se siente incompleto. Quizás se podría entonces haber recortado en temas tocados para que no se sintiese así, pero comprendo que a veces es difícil.

En resumen, me gusta más que el otro relato porque se siente menos predecible, y se lleva el punto.


Comentarios de Berenguer
Autor de Respirar
Autor de Le pigeon brun

Mi voto de esta ronda para:

El hombre que vendió el mundo

Comentarios: Yo la verdad que obvio el aspecto técnico porque es algo que escapa a mis dotes literarias. Yo me guío más por lo que me transmiten. El primer relato me parece la típica peli de Hugh Grant. Una bonita historia romántica, pero nada más. Le falta condimento, quizá el picante de meter alguna escena subida y ver como el prota tiene que inhibirse en su desinhibición para controlarse en ese momento.

Por contra, el segundo relato me ha recordado a la serie Héroes, con ese Silar cabroncete que acaparaba poderes aunque fuese mucho menos siniestro y más de andar por casa siendo lo que acaparaba era años de vida. Aunque fuese de una manera casual, hubiese estado bien verlo desde una perspectiva más activa en esa faceta.

1 me gusta

Comentarios de Beatrix Kiddo
Autor de El vecino de abajo
Autor de Yo voté a Kodos

Voto a: Saber que te pienso

Comentarios:

Saber que te pienso

En una primera lectura me ha parecido que la primera parte, en la que explicas el mundo y sus implicaciones, está demasiado masticada. Sin embargo, en la segunda lectura, la que hago para los comentarios, no sería capaz de decir “esto me sobra”.

Me ha gustado que la historia tenga un final feliz, aunque creo que se venir desde lejos que Adriada es una mentalista. No obstante, me parece que la intimidad que se establece en ambos protagonistas queda muy verosímil, así como las dudas de Bruno.

He detectado un pequeño error «Hijo de una cargadora y de elástico ». Te has comido un “un”, ya que tal y como está escrito para que el padre de Bruno es el único que tiene el poder de la elasticidad.

El hombre que vendió el mundo

Tu relato padece de lo que suelo llamar «El título spoiler». Creo que es un aspecto a evitar, ya que anticipa parte de lo que vas a contar antes del momento en el que quieres que el lector lo sepa.

Me suelen gustar los giros en que el héroe se convierte en villano, aunque en este caso, el villano siempre es villano aunque él no lo sepa, o se haga el ignorante. Las sombras espectrales le advirtieron, pero el siguió adelante. La gente moría por la Pesadilla, pero a él le daba igual. « Al principio le dio reparo y se contuvo , pero hacía tiempo había abandonado todo atisbo de empatía». Me cuesta creerlo, viendo la forma de actuar del profesor.

Me ha parecido muy original, probablemente más que el de tu rival, aunque argumentalmente no me haya llegado tanto.


Comentarios de Novak Chokapic
Autor de Imágenes de una vida

Mi voto es para Saber que te pienso

Saber que te pienso

Muy buen relato, me ha gustado bastante. Me ha molado la forma en que has presentado una sociedad en la que todos tienen poderes y cómo tu vida profesional (y prácticamente social) depende de eso. Hay algunos detalles muy buenos, como cuando Bruno “lee en sus mentes”, a sus padres, lo disgustados que estarían de tener un hijo mentalista. Porque es una frase que parece que va a decir “lee en sus ojos”, pero obviamente lo que queda genial es lo otro. También me ha gustado que Adriana fuera mentalista, y hay un detalle que no sé si lo has hecho a propósito o no, porque luego lo has ignorado, y me parece un punto muy importante para el final del relato: ella siempre supo que él era mentalista y lo preocupado que estaba… Es decir… él nunca leyó la mente de ella para no aprovecharse de nada, ¡pero ella sí leyó la suya! Creo que este dato habría dado mucho juego al final del relato, pero se ignora en pos de un final feliz.

Pasando al apartado técnico, no se puede decir que esté mal escrito, porque no lo está. Tampoco es el mejor relato presentado en este aspecto. Por ponerle alguna pega, y aunque me parece que está revisado, se te han pasado por alto dos cosillas (que tampoco veo nada graves). Una es un “con” que sobra en “llevaba al hombro con cajas inmensas”. Otra, la palabra “claro” se repite en una frase, y no estoy seguro de si es un gazapo o que quería poner “claro, claro”, pero como no está la coma tampoco… Por último, te comento que hay un párrafo que sufre de repetición de la palabra “cada”. Es uno de los párrafos más cortos y aparece creo que 4 veces. Lo dicho, con una simple revisión, esos fallitos habrían desaparecido y te habría quedado perfecto.

El hombre que vendió el mundo

Pues también me ha gustado y también está muy bien escrito, algo mejor en el punto técnico que tu rival, a mi parecer. Creo que también ambientas muy bien ese mundo de superpoderes, pero me resulta un poco forzado el giro en la conversación para presentar la “pelea” y que así avance el relato. Ocurre demasiado de repente, como si hubieras tenido claro desde el principio la introducción y el final, pero no cómo enlazarlos. Es esa parte partir de “Hijo de puta, tú lo empezaste todo…” que no me acaba de encajar tan bien con lo contado hasta entonces. Muy brusco, no sé.

Y el final del relato lo veo un poco flojo, de típico villano altanero con necesidad de monólogo. ¿Es malo? No, pero aunque el relato me ha gustado el líneas generales, veo que flojea en esos dos puntos. Por cierto, durante todo el relato escribes “La Pesadilla” con mayúsculas, salvo cuando hablas de “Los hijos de la pesadilla”. Entiendo que ahí también debería ir en mayúscula.

Tu relato me ha gustado más en lo técnico y menos en la historia que cuenta y cómo lo cuenta. Tengo dudas sobre a quién votar, pero releyendo ambos comentarios, al final veo que he puesto más pegas al tuyo, por lo que me voy a quedar con Saber que te pienso , aunque la cosa creo que va a estar igualada.

1 me gusta

Me sigue fascinando el hecho de que el más original va variando entre los dos según la persona y también lo de mejor escrito.

Por los comentarios veo que en general ambos relatos estuvieron ahí, mano a mano. Sigo pensando que el mío es más original pero peor escrito, pero lo de que sea menos original pero mejor escrito también me gusta :joy:

Lo que sí me parece es que ambos relatos darían para algo más extenso. Quizá más adelante escriba otro relato, más largo, centrándome más en cómo es vivir en un mundo así, con la Pesadilla invitando a cualquiera a jugar a su particular ruleta rusa de poderes o muerte, y un montón de gente que de pasa por el forro la lección de tío Ben.

Bueno. Dije que iba a hacer comentarios esta semana, así que vamos a ello. Aunque me estoy arrepintiendo, porque los he releido y ya no veo tan claras muchas de las cosas que pensé en la primera lectura. Aún así, voy a escribir el tocho más que nada porque es Tenma, y sé que no le va a molestar. Las opciones que hay es que esté de acuerdo y lo agradezca, o no esté de acuerdo y lo ignore completamente; y ambas opciones son totalmente correctas. Hay que saber qué criticas tienen sentido y cuales no.

Yo suelo leer los relatos con mi propio criterio personal, igual que hace todo el mundo. Lo que más valor es que sea un relato redondo; que tenga inicio y final, que el final esté relacionado con el inicio, que cuente una historia completa, que los temas del relato se mantengan y que cierre donde y como tiene que cerrar. Teniendo en cuenta todo esto, habría votado sin dudarlo a Saber que te pienso.

Mi problema con El hombre que vendió el mundo es que, como le gusta decir a Tenma, casi no es un relato. Tengo que reconocer que ahora que lo he releído no lo he visto tan mal en ese sentido, pero en la primera lectura me quedé a cuadros cuando terminó.

¿A qué me refiero? Dos cosas: no narra ninguna historia y se queda en la introducción.

Lo primero es que todo lo que pasa nos lo cuenta, pero no lo muestra. La primera mitad es una descripción de lo que ha pasado en los últimos cincuienta años; es una discripción inclopédica, no una historia. La segunda parte tiene algo más, pero sigue siendo un personaje contando lo que hizo, el relato no nos muestra lo que ha hecho. Y sí, hay muchas historias con un personaje hablando a los demás, pero están estructuradas diferentes. Ernesto no narra ninguna historia, simplemente cuenta lo que pasó para que el lector se entere y a otra cosa.

Luego llegamos al final, y pasa algo interesante: cuando el otro murió y Ernesto lo dejó durmiendo, me esperaba que la revelación fuese diferente. Lo de robar vida vale, pero creía que todo el rollo de la Pesadilla sería una mentira, y todos son muertos para alimentar a Ernesto. Hay un par de pistas que me llevaron a pensar esto: el muy evidente dejarlo dormido, y estas dos frases: " La Pesadilla, que en los primeros años había estado muy por debajo del uno por ciento, había aumentado hasta convertirse en el mayor temor de la humanidad" y “Al principio le dio reparo y se contuvo, pero hacía tiempo había abandonado todo atisbo de empatía”.

El problema, claro está, es en que no tiene ningún sentido. Ernesto simplemente está colocando el cadáver de esta forma para cubrirse las espaldas. Pero tal vez yo estaba esperando este final para tener algo que uniese más fuertemente los diferentes elementos del relato. Y tal y como acaba es un nuevo elemento que aparece, sacado de la nada, y es un giro fácil para terminar el relato: mira qué malo es que ha matado a su amigo. Porque, quitando ese efecto, Ernesto podría haber sido inmortal sin más. No cambiaría el relato si fuese así. Habría vendido al mundo igualmente.

Creo que un relato de esta extensión tiene que poder resumirse en una única oración, y todo el relato debe orbitar alrededor de ella. Si hay algo que no aporte nada al core, fuera. Y aquí tenemos demasiados hilos abiertos para que esto funcione:

- Un mundo aterrorizado por la Pesadilla, donde todo el mundo teme dormir y hay asesinos que se aprovechan para matar con impunidad habría sido un relato de terror interesante.

- Superhéroes buenos contra superhéroes corruptos siempre me gusta leer, pero tal y como está el tema de los paladines es lo que más me sobra del relato.

- Sobre la vida de Ernesto se podría haber contado muchas historias de diferentes momentos de la misma, pero aquí es la más mínima de las introducciones.

En este aspecto de estructura general, Saber que te pienso funciona mejor. Tiene una ambientación mínima para contar la historia de amor que quiere contar, y después nos la muestra, y sin elementos innecesarios. Se resume en una línea, tiene introducción, nudo y desarrollo y acaba dónde tiene que acabar contando todo lo que tiene que contar.

Está claro que Saber que te pienso tampoco es perfecto. Ningún relato que presentemos aquí lo es, a no ser que Karamazov tenga un buen día, y aún así le daría cero puntos para que no vaya de subidito. Pero los errores están en otros sitios, que me parecen menos importantes. Listemos:

El principio suelta el lore del mundo sin gracia ninguna (esto también afecta a su rival). Intenta meterlo en su visita al médico, pero esto solo hace que sea más evidente que, pasados un par de párrafos, el narrador dice “Anyway, y ahora es cuando conoce a Ariana”.

Tampoco soy fan de las historias de amor. Yo me esperaba que el relato terminase de una forma más agridulce, o con Bruno diciendo “ay es mentalista, qué ajco” y cómo transmite todo el racismo que temía para él, en ella.

Pero no lo veo como algo negativo del relato. Muchas veces se ha dicho en estos torneos que tenemos mucha facilidad para matar personajes; que utilizamos mucho ese cliché de meter acción en los relatos matando gente, porque es algo fácil y entendible. Este relato es todo lo contrario, y creo que eso es meritorio.

Aunque sí queda algo a medias, sin profundizar algo más en cómo siente Bruno que alguien le lea la mente.

El tema de la previsibilidad yo no creo que sea un problema. Hay historias que necesitan un final. Si te hueles el final, eso es porque es el final que la historia necesitaba, y salirse de ahí puede ser un error, o un recurso sencillo para “subvert expectations”. Por supuesto una historia puede tener varios finales, y el final evidente puede que sea aburrido, pero no usaría la previsibilidad para juzgar cual es mejor. Pero bueno, esto es mi opinión.

Una cosa que mencionáis un par es que los mentalistas no deberían ser marginados… y bueno, esa es la premisa del relato. Este mundo es así. Nos lo presentan al principio, nos lo creemos y seguimos para adelante. No todas las historias tienen que partir desde el mismo sitio.

Un pequeño error que sí le veo es que una historia de amor no cabe en 1000 palabras. Necesitas que la relación respire, que crezca, enamorar a los lectores a la vez que los personajes se enamoran entre ellos. Aquí es un “y se conocieron y se gustaron”. Claro, el relato va más sobre las dudas de Bruno que la historia de amor, y eso se cubre bien, pero aún así parece potencial desaprovechado.

Y no, que el límite es de 1000 palabras explica que sea así, pero no lo justifica. Un relato tiene que tener las palabras exactas que necesite. Si no cabe en 1000 palabras, en vez de hacer algo pocho tienes que pensar una historia, y no pedir que la gente valore lo que podría haber sido. Claro, a veces hay que hacer concesiones. Puede que sea mejor hacer una historia buena más comprimida que una historia peor que esté más desarrollada. Hay un tradeoffs a la hora de diseñar el relato. Lo que quiero decir es que, aún que se comprenda, si hay un error por las 1000 palabras, aunque justificado, sigue siendo un error.

Lo digo como rant general. Este relato, por lo general, creo que no cumple mal. Mi principial problema es que, como no tiene espacio para desarrollar cómo se conocen, se reduce todo al narradr contándoselo directamente al lector “y se querían mucho y estaban muy enamorados”. No nos lo muestra.

Y, igual que en estructura me parece mejor Saber que te pienso, en los detalles está más elaborado El hombre que vendió el mundo. A mí me parece mejor escrito. Comparemos el inicio de cada relato:

Otro día más en un mundo en continua decadencia

Bruno estaba incómodo en la sala de espera

Yo lo siento, pero uno incita mucho más a seguir leyendo que el otro. También enlaza mejor el world building con el resto del relato, y la transición entre la primera parte y la segunda; y todo suena más natural. No es que sea una diferencia gigantesca, vaya, pero está mejor.

Ya he escrito más palabras que en un relato, así que lo voy a dejar aquí. No tenéis por qué hacerme caso o pensar que tengo razón, pero así es como yo veo los relatos, exagerando un poco algunas cosas para poder dejar más claras mis opiniones sobre los elementos del relato.

Y ale, a funcionar.

7 Me gusta

Lol menudo tocho

4 Me gusta

Le han pateado el trasero

wow cuanto puñetazo

Se han presentado relatos más breves que ese comentario.

1 me gusta

Esto es que crees o no en el amor? No insinuarás que son meras patochadas

1 me gusta

Ahora me alegro de que estés eliminada

2 Me gusta

Valois va camino a tu casa, artista. Tiene ganas de seguir cercenando miembros.

1 me gusta

No os peléis chicos sois los dos gilipollas, haya paz.

3 Me gusta

Los dos somos gilipollas y a los dos nos gustas. ¿Podemos apañar algo?

1 me gusta

Me gustaría mucho que hiciéramos un picnic desnudos al lado de un lago con nenúfares y ver donde lleva eso.

Yo es que desnudo pierdo mucho, pero lo de tragar como un mancebo en un picnic me parece: apropiado y deseable

Demasiado moñas. Esto os lleva a un dúo aburrido.