I Torneo de minirelatos pacotero - Hilo serio (comentarios en el otro)

Fuera de concurso

Morirse no es fácil por Max Power

Juan murió en la Antártida, el peor lugar para que un fantasma hiciera carrera. Envidiaba a los que, en las reuniones en el más allá, contaban cómo fastidiaban a los vivos en casas encantadas y carreteras con curvas mal señalizadas.

Todo cambió cuando la científica Anna llegó con una tabla de ouija. Juan ya no sabía asustar pero sí cortejar a una dama, y pronto hicieron buenas migas.

Cuando Anna volvió a Europa, se llevó a Juan vinculado a la ouija y lo convirtió en un éxito de televisión. A él no le importó; al menos ya no se aburría.

7 Me gusta

Fuera de concurso

Recuerdos por Hoy me siento flamenca

Nadie podía saber jamás que los personajes que pueblan nuestras pesadillas y perturban nuestros sueños son tan reales como tú y como yo. El mundo no estaba preparado para tales revelaciones y, probablemente, a juzgar por el sentir de nuestra cordura escapándose por entre los dedos de nuestras manos, nosotros tampoco.
Hacía dos días que habíamos conseguido malograr una invasión demoníaca cerrando una suerte de portal dimensional que el doctor Gould había abierto mediante saberes arcanos en plena Antártida. Nadie sabía sus motivaciones exactas, ni el método empleado más allá de que se había valido de un libro antiguo adquirido en una subasta de alto copete en Abu Dhabi. El tomo ahora permanecía bajo custodia en la estación internacional Concordia, el que fuera nuestro hogar los últimos nueve meses y durante los próximos tres días, hasta que el traslado a Washington fuera efectivo.
De alguna manera Jim, Sarah, Antonio y yo habíamos sobrevivido al encuentro. Otros como Jacques o Naoko, no. Celebrar la pequeña victoria que era la mera supervivencia se sentía como un deber que surgía de lo más profundo de nuestro ser. Con el pensamiento de quien vive para disfrutar de cada instante nos dirigimos al comedor comunitario, beberíamos hasta caer desmayados.
Nos sentíamos alegres por haberlo logrado, pero también teníamos mucho miedo al después. A vivir con ese conocimiento ignoto, a no poder compartir nuestros temores y con ello aliviar un poco el peso que los mismos ejercían en nuestras almas exhaustas. También sentíamos miedo, pavor al pensar en lo que pudiera existir tras la muerte. Si pesadillas como las vividas eran posibles en un mundo circunscrito a lo material, ¿cuál sería la zozobra que aguarda a aquéllos que trascienden a un mundo inmaterial? ¿Hasta dónde podrían llegar los monstruos que moran en lo etéreo? Tentáculos, humores y babas en un caos infinito en donde ser devorado y regurgitado incontables veces hasta el fin último de un universo sin fin.
Recordamos por un instante un pasado ya lejano donde, en nuestra ignorancia, considerábamos la felicidad como algo a lo que teníamos derecho como seres racionales. Jim era un niño. Su padre le había regalado un cachorro; era su cumpleaños y quería verle feliz, porque eso es lo que suelen querer los padres, o eso creía Jim mirándolo en retrospectiva. El cachorro creció y se convirtió en adulto. Fue un buen perro de mayor. Fiel, siempre expectante, preparado para lo que Jim pudiera necesitar de él; era su amo y quería hacerle feliz, porque eso es lo que suelen querer los perros de sus amos, o eso creía Jim ahora que oteaba atrás en el tiempo. Más tarde su perro, de nombre Matias, murió. A Jim todavía le llegaba al corazón ese hecho y el posterior al ver cómo un bonito rosal crecía encima de su tumba, alimentándose del último resquicio biológico de aquél que había sido su mejor amigo.
Al principio Jim odiaba esa planta, la consideraba una mala yerba que debía su miserable existencia a la falta de consideración por los restos de un ser superior. Más tarde aprendió a amarla y mucho más tarde, ya como científico, a comprender: la materia evolucionaba, permutaba, era intrínseca a su ser la incapacidad de mantenerse estática más allá de un instante que en nuestras cortas vidas humanas podía parecer una eternidad, pero que en realidad no significaba nada más allá que una fotografía estática en el continuo espacio-tiempo. De alguna forma el rosal era su perro. Su perro y muchas otras cosas que habían existido antes y otras que existirían después. El horror en ello era una postura subjetiva.
Esa idea nos reconfortó, nos dio el coraje necesario. Observamos nuestra cara en el gran espejo que presidía la estancia. Nuestra mirada perdida era un exclamación de júbilo contenido. Sonreímos abiertamente.
Nos dirigimos a la caja fuerte y tomamos el grimorio de Gould. Podíamos sentir su poder en nuestra manos. No había nada que temer. Lo abrimos por la página número trece y empezamos a cantar, porque lo que sucedería a continuación es lo que suelen querer los monstruos, o eso creíamos Jim, Sarah, Antonio y yo, ahora que los cuatro compartíamos con el doctor un mismo cuerpo.
6 Me gusta

Fuera de concurso

Negro sobre blanco de El bigote de Fu-Manchú

La mayoría de las veces tirarse a la mujer de tu mejor amigo suele ser una mala idea. Sobre todo si vives en un entorno extremo y el afectado es el científico encargado de supervisar personalmente tus misiones fuera de la base. Que tu vida dependa de quien acabas de bendecir con dos cuernos del tamaño de un autobús es un mal negocio, especialmente si termina enterándose, tu culo está fuera de la base a cuarenta grados bajo cero y tienes un problema mecánico que te ha dejado incomunicado a la espera de un rescate que nadie va a querer ordenar.
Dicen que morir de frío no es tan malo, que entras en una especie de letargo que te va adormeciendo con una sensación de dulzura en el paladar, como si Morfeo tratara de competir contra las prácticas monopolísticas de Caronte, llevándote en un castillo de arena hasta el mundo de los muertos sin pagar peaje al barquero. Lo que nadie dice es que el cuerpo no responde a ese adormecimiento de forma simétrica. Primero son los dedos de los pies, se agarrotan y retuercen hasta que duros como una piedra se despegan al mínimo golpe. Con tu nariz es distinto, empiezas por sentir un suave aroma a turba quemada, como si alguien estuviera preparando una barbacoa, aunque solo sea tu organoléptica abandonando tu cuerpo por las fosas nasales. Con las orejas ni te das cuenta, dejas de sentirlas al poco tiempo, luego estornudas (o crees hacerlo) y se caen, dejándote con la cara de Mister Potato después de una intensa sesión de juego con un niño con un interés precoz por el cubismo. Por supuesto, el pene no se salva. Notas como se endurece, pero esta vez no hay erótica, juegos ni intimidad, tampoco traición… Después la nada, un último aliento. Alguien te ofrece una mano, pero la rechazas, la declinas porque te queda algo por hacer en este mundo. Siendo un fantasma ya no sientes frío, ni hambre, ni sed, ni tan solo miedo. La fuerza que dirige tu existencia espectral es solo una: venganza.
Bajo tus pies, la tundra antártica se extiende hasta donde tus inexistentes ojos te muestran. Flotando a medio metro del suelo, observas tus manos transparentes. Cierras el puño con fuerza, la ira te puede. Quizás tu comportamiento no fuera el idóneo, pero no merecías una muerte tan cruel. Te desplazas en un vaivén. Delante de ti el sonido del viento aúlla, como las trompetas del Apocalipsis. El paisaje helado ha dejado de tener importancia, en tu mente sobrenatural solo cabe imaginar cómo vas a hacerlo. ¿Hundirás tus espectrales garras en su cabeza? ¿Le arrastrarás al cobertizo y pintarás un cuadro con sus intestinos? ¿Le torturarás durante semanas hasta que se vuelva loco? Tus poderes son ilimitados y tu sed de venganza mayor.
***
Al mismo tiempo en la base:
—Aquí Alfa ¿pueden confirmar el hallazgo? Corto.
—Alfa, aquí Delta. Confirmamos el hallazgo. Hemos encontrado el cuerpo sin vida del doctor Johansson. Corto.
—Gracias, muchachos, vuelvan a casa sanos y salvos. Corto.
—Eso pretendemos, doctor North. Corto y cierro.
—Maldito bastardo, ¿tenías que morir antes de poder decírmelo a la cara? Ni eso has podido hacer bien…
***
La posesión es algo interesante, te permite entrar por un orificio cualquiera y dominar un cuerpo durante unos instantes. No todos los espectros tienen esa facultad aunque, por algún motivo, sí es mi caso.
Vestido de blanco mi antiguo amigo convertido en enemigo. Dar vueltas en un torbellino infernal para buscar el mejor ángulo de entrada, abalanzarse con todas tus fuerzas por su ano. A causa de la cinética un prolapso del tamaño de una manzana grande surge abruptamente de su cuerpo manchando su pantalón de sangre. Es divertido estar dentro de North. Ver como North. Sentir como North… Un atisbo de duda golpea mi mente. A trompicones te acercas al armario para coger una pistola de bengalas. Titubeante, la colocas en su boca, que ahora es también la tuya, aprietas el gatillo y vuestra cabeza estalla en una fogata multicolor. A lo lejos un interino piensa que el doctor está preparando un bonito árbol de Navidad.
6 Me gusta

1/8 de Final E3

¿Qué pato? vs Emperador Machacasaurio con la condición “El relato debe estar ambientado en un orfanato”.

Los niños del buen doctor

Gert está en la entrada del orfanato, con la espalda recta y sus ojos azules mirando al frente. Ha venido el buen doctor y está decidido a causarle una muy buena impresión. Los demás niños también están en fila, pero ninguno tiene la espalda tan recta como él.

—¿Quién es?
—El doctor. Va adoptar a uno de nosotros.

La niña que ha preguntado llegó al orfanato dos días atrás junto a su hermana gemela. Al lado de las niñas está Manfred, uno de los mayores del orfanato, que actúa como hermano mayor guiándolas y respondiendo a sus preguntas. Manfred hace mucho que ha abandonado la idea de ser adoptado, pero cuando viene el buen doctor se une a la fila con todos y pone buena cara.

El doctor deja de hablar con la señora Hildegard y se dirige hacia los huérfanos. Se acerca y mira a los niños, que hacen su mejor esfuerzo para no parecer sucios y delgados. Gert siente cómo el corazón está a punto de salírsele del pecho cuando el hombre se detiene junto a él y con una mano le acaricia el pelo.

—¡Gemelas!

El doctor se separa de Gert y va hacia las gemelas, que se asustan y esconden detrás de Manfred. Este las tranquiliza y las empuja suavemente hacia el hombre, cumpliendo su papel de hermano mayor.

Gert hace un buen intento para disimular su decepción. No quiere que le vean llorar como un niño pequeño, y consigue aguantar las lágrimas hasta que el doctor y las niñas se marchan y la señora Hildegard les dice que pueden irse.

***

Gert se ha propuesto ser el niño más bueno del mundo. Se lava las manos y la cara todos los días, ayuda a los más pequeños y ya no se escapa cuando un maestro viene a darles clase. Ahora hay muchos niños nuevos en el orfanato, tantos que tienen que compartir camas, pero él va a ser el mejor niño de todos.

Una noche, cuando están todos reunidos en el sótano y la señora Hildegard escucha la radio apartada en una esquina, los huérfanos hablan sobre a quién va a adoptar el buen doctor.

—Yo tengo un pelo muy bonito. Estoy segura de que al doctor le gustaría peinármelo.
—Boba, es un médico. No tiene tiempo para peinarte el pelo. Yo podría ayudarle en las operaciones.
—¡Yo soy quien mejor lee!
—El doctor ya sabe leer. Yo soy el más guapo.

Pero Gert cree que él sería un hijo muy bueno. Además, la señora Hildegard siempre le llama «mi pequeño ángel». Eso tiene que contar algo, ¿verdad?

***

Una mañana temprano, cuando el sol aún no ha salido pero el cielo ya es amarillo y azul, los niños escuchan el coche del doctor aparcar frente al orfanato. Todos corren hacia el ventanal, oteando el interior del coche por si han venido las gemelas, pero no las encuentran. Tampoco ven a Werner, Helga, Liselotte o Karl; ninguno de los niños que habían sido adoptados había querido volver al orfanato después de irse a vivir con el doctor.

Gert se separa de la ventana con disimulo. Esta vez no espera a que le llamen. Sale corriendo escaleras abajo y abre la puerta de la calle, donde la señora y el doctor hablan. Los adultos se giran sorprendidos, la cara de la señora llena de angustia. Gert sabe que no debería haberse salido de la fila, y por un momento se siente mal, pero si le demuestra al doctor lo buen niño que es seguro que le perdona.

—Gert, mi ángel, ¿por qué no vuelves dentro con los demás niños?

La señora Hildegard le agarra con fuerza del brazo, pero Gert no puede despegar la vista del buen doctor.

—¿Quieres venir conmigo?

Gert quiere decir que sí, pero no puede, así que asiente varias veces y sonríe. Consigue zafarse de la señora y le coge la mano al doctor. Van hacia el coche el alto doctor y el feliz niño, los dos cogidos de la mano con la espalda dada al orfanato, y Gert no puede dejar de sonreír de oreja a oreja mientras el doctor le comenta los ojos tan bonitos que tiene.

7 Me gusta

1/8 de Final E3

¿Qué pato? vs Emperador Machacasaurio con la condición “El relato debe estar ambientado en un orfanato”.

Nike

Luba nunca había considerado a Zadok su amigo, si bien jamás había tenido ningún problema con él, pero ella prefería pasar su tiempo dedicada a los estudios y el semiorco era introvertido y arisco, algo habitual en su especie, por lo que le habían contado a Luba. Por eso le sorprendió cuando la arrastró casi sin decir palabra hasta el patio del orfanato para enseñarle unas zapatillas que colgaban a gran altura de un cable del tendido eléctrico.

—¿Puedes cogerlas, verdad?

—¿Pero por qué querría cogerlas? —contestó con desgana.

—Son unas nikes. ¿Puedes cogerlas, verdad? Tienes alas.

Luba agitó sus alas levemente de manera inconsciente.

—¿Y qué que tenga alas? Aunque me interesase coger unas zapatillas aleatorias colgadas de un cable, que no me interesa, no esta permitido volar antes de sacarte el permiso. Te puedes meter en un lio gordo Y no voy a hacerlo para que tú tengas unas cochinas zapatillas que pueden no ser de tu número.

—Podemos ir a medias.

—¿Llevar una zapatilla cada uno? Creo que paso.

—Podemos venderlas y repartirnos el dinero. Son unas nikes, ¿sabes?

A pesar de la férrea negativa recibida, Zadok empezó a hablar con Luba cada día para intentar convencerla. Le hablaba de lo que podrían hacer con las zapatillas, de porque habrían acabado en el cable, y de que modelo de Nike podrían ser. Con el tiempo, empezaron a hablar de otras cosas: de como habían llegado al orfanato, de sus planes para el futuro, de lo que podía suponer encontrar una familia… Cada vez que pasaba por el patio, Zadok miraba al cable para asegurarse de que las zapatillas siguiesen allí colgadas. Nadie más había mostrado interés en las zapatillas, o ni siquiera se habían dado cuenta de que estaban allí colgadas. Luba también empezó a mirar las zapatillas sin darse cuenta.

Una mañana, Luba corría por los pasillos del orfanato y abrazó a Zadok nada más verle.

—¡Me han adoptado!¡Me han adoptado!

Zadok sintió una punzada en el pecho.

—Eso es fantástico, Luba. Estoy muy contento por ti.

—Si, me voy dentro de tres días, cuando ya este todo preparado.

—Tenemos que aprovechar entonces antes de que te vayas.

—¿Aprovechar para qué?

—Para coger las zapatillas. No podremos hacerlo una vez te vayas, y tenemos que…

La alegría de Luba se disipó fugazmente.

—¿Otra vez las dichosas zapatillas? No puedo creerme que te diga esto y en todo lo que pienses sea en esas estúpidas zapatillas.

Zadok titubeó.

—Las zapatillas no son estúpidas. No entiendes lo que quiero…

—Durante todo este tiempo, lo único que te interesaban eras las zapatillas.

—No entiendes lo que quiero hacer…

—¡Eres un imbécil! ¡Si no quería antes, ahora menos! —Luba estalló— ¡Que a ti no te vayan a adoptar por ser verde y feo no quiere decir que yo vaya a fastidiar mi oportunidad de salir de aquí para que tengas tus estúpidas zapatillas!

Le pegó una bofetada con los ojos vidriosos, y Zadok cayó al suelo, más dolido por las palabras que por la bofetada. Se levantó como pudo, con un sentimiento de entumecimiento por todo su cuerpo, y le dio la espalda para marcharse.

—Quería que cada uno tuviese una para recordar al otro. Pero si eso es lo que piensas, es mejor que no me recuerdes. Te deseo buena suerte con tu nueva familia.

Se evitaron los días previos a la marcha de ella, Zadok por orgullo, y Luba por vergüenza. Las zapatillas que una vez simbolizaron la amistad de los dos huérfanos, ahora se mecían burlonas empujadas por el viento. Zadok ni siquiera salió a despedirse cuando Luba se fue con su nueva familia. Ni siquiera salió al patio, pasó ese día en la sala común del orfanato.

Al ir a acostarse, Zadok encontró una caja en su cama. Dentro estaban las desgastadas zapatillas HIKE que habían colgado del cable hasta el día anterior y una nota que ponía Cuando me perdones, véndelas ; ) .

8 Me gusta

1/8 de Final E4

Hairball vs El butanero con la condición “El grueso del relato debe comprender una conversación entre dos extraños en un tren”.

Asturias

Pablo despertó con dolor de cuello y con el hombro humedecido por su propia saliva. Todo resto de somnolencia desapareció cuando atisbó dos ojos mirándolo sin pudor desde el asiento de enfrente del vagón.

—¿Ya has despertado?

—Bueno, eso parece. —Pablo se mostró sorprendido por la familiaridad con que le hablaba su interlocutor—. ¿Nos conocemos?

—Para responderle afirmativamente nos hace falta un poco más de confianza ¿No crees? Estamos solos en el vagón y no hay más paradas hasta el final del viaje. Tenemos tiempo de conseguirlo.

—Su sinceridad me gusta. Por eso le seré franco yo también. No tengo cobertura hace horas y estaba aburrido. Así que terminar hablando con usted no parece tan mal plan.

—Hablando… —la mujer parecía masticar las palabras mientras lo repetía—. O es usted tímido o ha decidido hacerse el duro. No hay problema, hablar también se me da bien.

Pablo tragó saliva. Parecía una mujer madura. No se le había pasado por la cabeza follársela. Pero no podía negar que el pulso se le había acelerado.

—¿En qué parada ha subido? No recuerdo que el tren haya pasado por ninguna hace rato y llevo solo en el vagón desde el principio.

—Alrededor solo hay arroyos y montañas. Por lo tanto, cariño, tendrás que utilizar la imaginación. Quizás el móvil te ayude.

En ese momento la luna salió un poco de entre las nubes y Pablo pudo intuir una larga cabellera rubia, tan larga que parecía taparle hasta las piernas. Al momento un túnel lo dejo todo en penumbra otra vez.

—¿Puedes decirme tu nombre? —Pablo se dio cuenta que realmente quería intimar con esa mujer. En ese momento, notó un tacto frío en su pierna incluso a través del pantalón. La mujer habló casi susurrando.

—Quizás al final del viaje. El nombre es algo mágico en muchas culturas ¿Lo sabías? Estaría atada a ti y eso podría ser peligroso. —La mujer suspiró cansadamente—. Pero no para mí.

—Mi nombre es Pablo. —Lo dijo atropelladamente mientras el pie desnudo de la mujer iba ascendiendo por su pierna. Ya no le parecía que estuviera tan frio. Siguió hablando con dificultad—. Vivo en un pueblo cerca de aquí.

—Lo sé.

Pablo sintió esas palabras en su oreja junto a una lengua áspera en su cuello. De alguna forma la mujer se había sentado silenciosamente sobre él. Al intentar abrazarla notó como ella se escurría.

—Tu piel es tan fría. Eres como el agua, casi no te puedo sostener entre mis brazos. —Él la miró a los ojos—. Tus ojos no reflejan nada, solo la oscuridad, como este tren.

—Hay miradas que solo reflejan a quien las mira y por eso mismo están vacías.

Ella aumentó su abrazo y él se sorprendió de que le faltara el aire.

—Tengo tanto frío…

Ese frío se convirtió en dolor físico y sintió cómo el placer y el dolor se adueñaban de él. La besó y vio el vaho saliendo de su propia respiración. Ella seguía moviéndose sobre él. Siseando se lo dijo:

—Mi nombre es Xana…

Antes de perder el conocimiento, Pablo pensó que su nombre le sonaba vagamente. Era un nombre bonito después de todo.

* * *

Pablo despertó con las voces.

—¡Faltan diez minutos para llegar al destino!

Estaba en el suelo del vagón completamente desnudo. Hacía calor por la calefacción y no había ni rastro de Xana.

Se vistió y cogió su móvil, por fin había cobertura. Buscó Xana en internet y ahí estaba, era un hada. Sacudió la cabeza ya que no podía ser posible. Al poco llamaron a la puerta. Un adolescente con granos se asomó.

—Perdone que le moleste. Estoy buscando a mi abuela toda la noche. Se llama Jana. ¿La ha visto? Lleva el pelo largo casi hasta los pies.

Pablo sintió un sudor frío en la espalda, esa posibilidad era mucho peor. Lo miró con cara de pocos amigos y le lanzó un zapato. El adolescente desapareció lanzando improperios y dando un portazo. Volvió a mirar Wikipedia. En ese momento un objetó reflejó el sol del amanecer. Se acercó y lo recogió del suelo. Sonrió. Un peine dorado.

—Aquí estás, Xana, mi Lamia.

9 Me gusta

1/8 de Final E4

Hairball vs El butanero con la condición “El grueso del relato debe comprender una conversación entre dos extraños en un tren”.

Tú y yo.

Te subirás a un vagón abarrotado por decenas de trabajadores que vuelven cansados a sus casas. Buscarás un asiento vacío y verás que el único libre es el que tengo yo enfrente. Dudarás de si sentarte ahí, no fuera yo a pensar que lo haces con algún propósito, pero aun así te sentarás. Mirarás a los lados buscando algo como quien no busca, te cruzarás con mi mirada y bajarás tu cabeza, como si ahora sí hubieras encontrado lo que tus grises ojos buscaban. Abrirás un cuaderno de hojas mal arrugadas que llevas en el bolsillo de tu chaquetón y repasarás algo que ahí, en su momento, escribiste. Luego, me dirás que cuánta gente hoy, y yo te diré que cómo, que no te oigo. Que qué lleno está hoy el vagón; y yo te diré que sí, que es verdad, que será cosa de que es viernes y que la gente se va para el pueblo o vete tú a saber dónde.

Tú susurrarás que ya, que seguramente sea eso y pensarás que qué horrible conversación has entablado. Yo saldré en tu ayuda, porque te veré atorado en un minúsculo silencio que se te hará eterno, y te diré que si también vas para Girona. Me dirás, aliviado por la muerte del mutismo, que sí, que casi, que tú vives en un pueblo de al lado y que ahora son fiestas, que van a traer no sé qué grupo. Te contestaré que me suenan, que si tocaron ahí o allá. Me dirás que no sabes, pero insinuarás que crees que son buenos, que los debería escuchar.

Y de repente veré que vas a decirme algo elaborado, como si hubieras recobrado el hilo de tus pensamientos, como si hubieras recordado esa línea de diálogo de tu supuesta puesta en escena. Irás a decírmelo, pero aparecerá el revisor y que si tenemos los tickets, que gracias, que buenas tardes. Y veré que te has perdido de nuevo en tu escena y que sin querer lo escenificas en un titubeo verbal, en un pequeño tartamudeo nervioso. Y me reiré sin querer, y te diré que si vas a aliterar algo. Me dirás que qué significa aliterar y yo te diré que en realidad nada, que me he inventado el verbo de aliteración, que es una figura habitual en poesía. Poesía, repetirás. Poesía, repetiré. Y ahí, de nuevo, te armarás de valor e irás a decirme tu recordada línea de tu diálogo ensayado que en tu cuaderno de hojas mal arrugadas escribiste.

Dirás que hace un tiempo ya que coincidimos habitualmente en este tren. Que no has podido evitar observar que leo poesía. Que, aunque no supieras qué significa aliterar , a ti también te gusta la poesía. Y que me has escrito una. Yo te diré que qué interesante, que si me la recitas. Y me cantarás que en mis ojos has visto un océano, que mi melena son sus olas y mis manos los remos de mi barca. Te sonreiré y tú me sonreirás. Te diré que me ha encantado tu poesía y que si te bajas conmigo a Girona y nos tomamos un café. Me dirás que sí. Y yo…

—¿Perdón? —dice ella.

—¿Cómo? —dice él sorprendido, expulsado de sus pensamientos.

—Que si me has dicho algo.

—Eh, no, sólo… sólo murmuraba para mí mismo.

Ella, perceptiblemente incómoda, se levanta y se cambia de vagón. No se siente a gusto con ese desconocido que murmura y constantemente la intimida con sus fugaces miradas. Él, como siempre, volverá a su refugio, a su fantasía.

Y bajaremos juntos en la parada, y nos tomaremos ese café. Me recitarás más poesías que en tu cuaderno anotaste y hablaremos durante horas, en un diálogo exquisito y sin fin.

9 Me gusta

Fuera de Concurso

Lo que le pasó a Fernandito el día que dejó el orfanato de ¿Qué pato?

Fernandito salió del orfanato, siguiendo a sus nuevos padres. Paró un momento y se palpó los bolsillos delanteros y traseros; y se los palpó una segunda y tercera vez. Estaba claro: se le había olvidado en el orfanato. Inspiró con fuerza y dio media vuelta para entrar en el orfanato y conseguir su venganza.

8 Me gusta

Fuera de Concurso

Corazón de León de Kanon Saga

—Pero ¡qué demonios! —exclamo al despertar súbitamente en un tren. Juraría que no hace ni diez segundos que vi a mi hermano lanzar aquella flecha contra ese maldito muro.

—¿Se encuentra usted bien? —pregunta una voz dulce.

Sentada frente a mí se encuentra una extraña chica de pelo azul, liso, largo y brillante. Lleva un estrambótico recogido hecho con un pañuelo rojo con motivos verdes. Pese a su innegable belleza, sus ojos violetas desprenden una mirada triste.

—No es nada, no se preocupe —acierto a decir.

Es extraño. Es la primera vez en mi vida que la veo y, sin embargo, me resulta extrañamente familiar.

— Lyfia, me llamo Lyfia ¿y usted? —pregunta logrando sonreír tímidamente.

—Aoria. Un placer conocerla pero, por favor, no me trate de usted —respondo mientras trato de devolverle la sonrisa—. Eso me hace más mayor.

—Tutéame a mí también entonces —dice Lyfia entre risas—. No pensarás que yo soy una vieja.

—Gracias Lyfia. En absoluto. Eres una chica joven y guapa, si me permites la apreciación. No obstante, me gustaría preguntarte algo.

—Tú dirás.

—¿Hacia dónde lleva este tren?

—¿Te has montado en el tren sin saber a dónde va?

—Al decir verdad he despertado ya aquí. Quiero decir cuando el tren ya estaba en marcha.

—Qué extraño. Yo simplemente te vi dormir como un niño cuando llegué y me senté aquí. Pero bueno, si realmente quieres saber a dónde vamos, el tren se dirige a Asgard.

—¿¡Asgard!? —pregunto visiblemente cariacontecido—. Entonces si yo estoy aquí…

—¿Hay algún problema?

—No, no es nada ¿sabes si falta mucho para llegar a Asgard?

—No quedarán ni diez minutos para llegar.

—Gracias. Eso debería de bastar por ahora.

No puedo evitar el pensar en mi hermano y en los otros. Si yo estoy aquí, ellos no deberían de estar muy lejos. Si el destino es Asgard eso significa que los dioses han decidido que nos veamos allí por algún motivo que se me escapa. Sólo debo de llegar allí y comenzar la búsqueda.

—Aoria ¿verdad? —preguntó de nuevo Lyfia.

—Sí, así es.

—Perdona que me entrometa pero mientras dormías has dicho dos nombres: Aioros y Atenea. Sé que soy una completa desconocida para ti, pero yo te podría ayudar. Conozco Asgard te podría hacer de guía. Sólo necesito saber qué estás buscando exactamente.

—Lo siento pero esto no es asunto tuyo.

—Muy bien Aoria de Leo, caballero de oro del ejército de Atenea. Me levantaré, me iré y no te molestaré más —dice Lyfia mientras hace un amago de levantarse para irse.

— ¡Espera! ¿Cómo demonios sabes tú esto?

—Soy amiga de Hilda de Polaris, sacerdotisa y representante de Odín en la tierra. Sé muchas cosas. Tú quieres respuestas y yo necesito apoyos para mi causa.

—¿Y cuál es tu causa? ¡Maldita sea!

—Hilda ha caído enferma y Andreas se ha hecho con el control de Asgard. Está resucitando el árbol Yggdrasil. Temo que alguien más oscuro y poderoso esté detrás de todo esto. Por eso estás aquí, por eso estáis aquí —dice mientras hace un gesto hacia la ventana. Un gran árbol gigante podía verse en el horizonte.

—¿Qué sabes acerca de mis amigos? ¿Estás sugiriendo que si estamos aquí es por la voluntad de Odín?

—¿Porqué otra cosa si no? En cuanto a tus amigos, no sé nada acerca de su paradero. Pero me gustaría encontrarlos tanto como tú. Por eso me he ofrecido a ayudarte.

—No será un paseo turístico.

—Lo sé —dijo Lyfia convencida.

Tras esto, se escucha la megafonía del tren anunciando su llegada a la estación de Asgard. Bajamos del tren y ante nosotros se extiende una ciudad otrora helada y ahora bulliciosa con ambiente extrañamente primaveral. La gente parece contenta, ajena a cualquier cosa que tenga que ver con Yggdrasil o los dioses. El árbol se observa excelso desde aquí. Unos guardias que andaban por allí cerca reconocen a Lyfia, la cual sin mediar palabra me coge del brazo para salir corriendo. Logramos meternos por un callejón. De repente me abraza para ocultarnos por un recoveco que había en la pared. Los guardias pasan de largo, nos miramos a los ojos, nos sonrojamos… ¡Maldita sea! ¿Porqué tiene que pasarme esto?

4 Me gusta

Fuera de Concurso

¿Qué pato? por Gus

Un extraño hombre entra en un bar. Mira a todos lados, parece que busca algo, pero al mismo tiempo su mirada, además de expresar que le falta un hervor, parece que no sabe muy bien qué está haciendo ahí. Tras debatirse unos segundos, ante las miradas curiosas de los parroquianos, decide dirigirse al barman.

—Perdone ¿sabe adónde podría haber ido un pato?

—¿En esta época del año? Imagino que estará migrando hacía el sur.

El extraño hombre medita unos instantes antes de volver a hablar.

—¿Por dónde cae ese lugar al que usted llama Elsur?

—Pues hacia el sur… Mire, lo más fácil es que vaya a la estación de trenes que tiene enfrente y le diga a la de la taquilla que quiere un billete cualquiera que se dirija al sur.

—Muchas gracias, buen hombre, así lo haré.

Y así lo hace. Minutos más tarde se encuentra en un tren que va en esa dirección y el extraño hombre se dirige al compartimento que le ha tocado. Dentro hay otro extraño hombre sentado, enfrascado en papeleo mientras tacha partes de texto frenéticamente y no para de musitar “cero, cero, cero”. Ni siquiera se entera cuando la puerta se abre.

—¿Perdone, ha visto usted a mi pato?

—¿Qué pato? —responde el otro, en su rostro se percibe que es consciente que está muy feo responder a una pregunta con otra pregunta, pero la pregunta le ha pillado a contrapié.

—Mi pato. Se supone que va hacia Elsur en este tren. Esperaba encontrarlo aquí…

—No he visto ningún pato, lo siento. Y ahora, si me disculpa, tengo que seguir corrigiendo esto.

El buscador del pato se sienta junto al que está corrigiendo escritos y empieza a mirar por encima los documentos, con todo el descaro que un hombre puede reunir.

—Lo está haciendo mal —le dice, metiéndose donde no le llaman y olvidándose brevemente de su pato.

—¿Cómo dice?

—Los guiones de diálogo, no se usan así. Menudo despropósito… Puedo ayudarle, si luego me dice dónde está mi pato.

—Pero, ¿qué pato?

—Para empezar, esta acotación… Si el autor quiere detallar algo que ocurre durante la línea de diálogo. —Se detiene, al creer haber oído el graznido de un pato—. Debe escribirlo cerrando diálogo con punto y empezando con guión y mayúscula. Así, ¿lo ve?

—Creo que sí…

—Y este otro, no debería ir en mayúscula porque la acotación es sobre lo que dice. Si tiene verbo relacionado con hablar, la acotación es en minúscula y la frase anterior al guión no se cierra con punto, porque se traslada hasta después del segundo guión de la acotación —dice esperando haber sido ser claro—. Así que… si ya lo tiene, ¿podría decirme dónde está mi pato?

—No he visto ningún pato en todo el día. Ni siquiera estaba en el menú.

—¡Esa es una gran idea! Puede que esté en el vagón restaurante; es la hora de comer, después de todo.

—Seguro que encuentra alguna pista. Porque aquí sólo estoy yo.

—A no ser… Quizá esté despistándome para que me vaya y así huir con mi pato.

—En serio, ¿qué pato?

En ese preciso momento se oye de nuevo un graznido, esta vez alto y claro. Ambos extraños se quedan patidifusos, como si la realidad tuviera repentinamente un nuevo significado. Y seguidamente se escucha el repicar inconfundible de un pato caminando. En el cristal translucido que da al pasillo es imposible no fijarse en la silueta de lo que parece un pato.

—Si parece un pato, camina como un pato y suena como un pato… Probablemente sea un pato —dice el segundo extraño antes de volver a sus textos.

El que busca a su pato no se lo piensa y sale a toda prisa, abandonando la escena. En el compartimento sólo queda el otro hombre, que abre su maleta y echa un vistazo. Desde dentro, un pato le devuelve la mirada.

—El señuelo ha funcionado y se ha tragado mi interpretación de alguien que no sabe corregir relatos. No te preocupes, como que me llamo Petronio que conmigo estarás a salvo. Tenemos que viajar de incógnito un poco más, pero pronto todo tendrá sentido…

El pato era la clave de todo.

6 Me gusta

Fuera de Concurso

Una cuestión de principios de El ojo perdido de Millán-Astray

Fulanito era un tipo de lo más común, aficionado al fútbol, a los videojuegos y, cuando se preciaba, a echar un polvo con alguna tipa a la que acababa de conocer. También le gustaba sentarse en el ordenador a reírse de los progres, decir cuatro verdades sobre charos y a burlarse de los betas planchabragas que poblaban ese submundo llamado internet. Lo que podría llamarse un hombre decente.

Estaba Fulanito en el mismo tren atestado de siempre cuando un panchito con pinta de estudiante de ambientales llegó a su estación. «Es la mía para sentarme y descansar un poco, estoy hasta los cojones de que el punki éste me meta el sobaco en la cara», pensó. Con cierta maña y un juego de pies envidiable, Fulanito dejó atrás al punki, a una gorda con granos y a una abuela con pinta de llevar un estampado de Pedro Sánchez en las bragas y se sentó en lo que a su ajada espalda le pareció un trono real. Para su sorpresa, un pibón se encontraba en el asiento de delante. «Melafo hasta que tenga que venir el SAMUR a reanimarme», pensó. «Ésta es la mía» aparecía como asterisco a su pensamiento.

—Hoy está esto a tope, eh… —soltó Fulanito sonriendo. La que iba a ser su interlocutora levantó la cabeza del móvil. Joder, de cara también era un bellezón.

—Pues como cada día, ¿no? —La piba no parecía muy interesada en la charla, pero Fulanito no iba a desistir tan fácilmente. No había nada que perder y mucho que ganar si conseguía su objetivo.

—Por cierto, guapa, creo que no es la primera vez que te veo. ¿Cómo te llamas? —La chica volvió a levantar la cabeza del móvil y mantuvo sus enormes ojos grises clavados en los de Fulanito.

—Menganita, pero no me has visto antes porque acabo de mudarme a Madrid.

«Me ha dicho su nombre y acaba de mudarse, o sea que no conocerá a mucha peña; ésta está en el bote», pensó Fulanito.

—Ah, pues encantado, yo soy Fulanito. ¿Y de dónde eres?

—De Barcelona.

«Joder, qué morbo. Que sea culé e indepe, por favor…». La escena aparecía en la mente de Fulanito como un sueño vivido. No podía esperar a ponerla a cuatro patas sobre una estelada, vestida solo con la camiseta de Messi, para darle lo suyo con desprecio. Como la bandera de Japón…

—Entonces todavía no debes tener muchos colegas en la zona, ¿no?

—Los suficientes. Oye, no vas a meterte en mis bragas, ¿vale? —La frase cayó como un jarro de agua fría sobre el ego imperturbable de Fulanito, que huía ahora cual gato escaldado. A su lado, de pie, el punki, la gorda y la vieja se partían el culo con disimulo.

—Eh, no… No, tía, qué va, no va de eso. Jajaja… —balbuceó.

—Porque además, ¿tú que méritos tienes? Físicamente eres del montón y tampoco tienes pinta de tener mucha pasta.

—¿Carisma? —contestó a modo de pregunta por si aceptaba barco.

—Nope.

—Bueno, pero soy pacotero. jejeje… —Fulanito estaba tan desesperado que dijo lo primero que le pasó por la cabeza.

—Y yo forocochera, chaval. No me seas beta. ¿Eres de VOX por lo menos?

—Claro, joer… De VOX a todo poder. Santiago y cierra, España; cojones —dijo Fulanito que no había votado en su puta vida y que su ideal político era trolear en internet.

—Son un poco moderados, pero bueno, mejor eso que nada. —Menganita pareció pensativa—. Oye, pringao, ¿te vienes al mítin del sábado en Vistalegre?

—¿Contigo?

—No, con tu puta madre. Pues claro, coño. ¿No estabas intentando ligar conmigo?

—Ah, claro, sí, sí… Estaba intentando ligar a saco, sí… A tope, fuuu… Jejeje. —En este punto el descojone del punki, la gorda y la vieja ya no tenía nada de disimulo.

—Pásame tu número y te mando un Whats cuando toque.

—¡Hecho! Oye, Menganita…

—¿Qué te pasa, pringao?

—Oye, ¿por casualidad no serás del Barsa?

—¿Pero tú estás tonto? Del Español, claro.

—Ah, uf, menos mal… ¡Viva Tamudo, coño! —dijo Fulanito, olvidando su fetiche.

—Pues al igual haremos buenas migas tú y yo…

—¿De harina o de pan? Jejeje…

—¿No serás murciano?

—¿Murciano yo? No, qué va… Eso es Mordor. ¡Tira el anillo, Frodo! Jejeje —mintió el frikazo de Fulanito, de padres murcianos.

—Mis padres son murcianos —contestó Menganita con cara de pocos amigos.

—¡Los míos también! Lo otro era, ya sabes, por el meme… —atisbó a decir.

—Aquí te ha ido de un pelo, eh…

—Ya. Gulp. Jejeje…

—Bueno, me bajo. Nos vemos, pringao —se despidió Menganita.

—¡Nos vemos! ¡Y viva VOX! —dijo esperanzado antes de darse cuenta de que se había olvidado de darle el número de teléfono.

Y así termina la historia de Fulanito, el tipo que vendió todos sus principios por la difusa posibilidad de echar un polvo con una choni cualquiera y encima al final fue y la cagó.

7 Me gusta

Estoy burlando la ley al postear aquí, pero sólo quería comentar que falta poner en este hilo los comentarios (o en enlace, que viene a ser lo mismo) y resultados de la ronda de repesca.

Que empiezan aquí: I Torneo de minirelatos pacotero - hilo para comentarios y desbarres

Lo estaba buscando para comentar un poco con más detalle, y entre la marea de desbarres se pierde todo.

Edito y pongo el enlace a los resultados, también, que no se pierda:

3 Me gusta

1/8 de Final F1

Inés Rosales vs EchoChamber con la condición *“El relato debe encuadrarse dentro del género realismo mágico”.

Diploma

Había existido un miedo que no abandonó durante toda la víspera de su graduación a Diana Asteris. Miedo por ese examen final en la última asignatura de Derecho, por las miradas de tristeza y terror en los ojos del resto de los estudiantes que se enfrentaban al temible último paso, por no sentir en su collar el apoyo de su abuela para ese importante momento; miedo, por sobre todo, a la vida que vendría después. No pudo dormir.

A la siguiente mañana, Diana no padecía ojeras que delataran la noche leyendo bajo la luz de seis velas los viejos tomos de la biblioteca universitaria, ni los collares en los cuellos de nadie en la casa delataban los nervios en la más joven de las hijas, tampoco se le habían marcado los codos luego de una noche clavados en el buró. Diana estaba, como todas las mañanas de universidad, sentada en la mesa con la salida del sol. Su madre, vetada ya de trabajar desde que había dejado atrás los cincuenta y cinco, continuaba amaneciendo, esperando hacer al menos el desayuno de sus hijos y jamás pudo aún así ganarle a Diana. Negó con una sonrisa, mientras la dulzura en el rostro de la futura abogada la disuadía de discutir. Le preguntó a su hija, mientras movía sus dedos entre las decenas de hebras de su collar, si su hermano estaba durmiendo. Diana rebuscó rápidamente entre las líneas de metal más antiguas, donde halló el frío y silencioso contacto de su hermano Gabriel durmiendo aún en el altillo. Le asintió a su madre.

Su desayuno había sido usual, por insistencia de la joven. No quería que Gabriel dijese mucho del examen, o que su padre le afirmara la fe que tenía en ella. No quería que hablaran de su hermana Beatriz, del apoyo que ella estaba enviando a tantas horas en tren de distancia; Diana podía sentirlo y no deseaba el peso en sus hombros durante ese último examen. Así ella había dejado la casa a las seis y diez, horario preciso para que el tranvía pasara frente a su puerta, con un viaje de noventa minutos separándola del campus.

Un último repaso en el tranvía de las seis y diez era la cábala de muchos de los estudiantes que como ella vivían en las afueras. Las fábricas estaban en el límite exacto de los distritos. Obreros y maquinistas somnolientos bajaban apenas quince minutos después de que Diana subiera, los siguientes setenta y cinco eran para ella y el resto de jóvenes que se dirigían al lugar que les permitiría nunca volver a subir a ese tranvía. Mientras acomodaba sus notas vio al resto de los que iban a ser evaluados ese día. Era fácil identificarlos aunque no conociera sus caras. Los que se sentían seguros miraban pasar a los transeúntes y los carruajes, los que no, eran los que sufrían por el peso de los metales y telas, del cobre y el lino, el hierro y el crepé, la plata o el tweed, aplastándoles los hombros. Otros casi no podían respirar, asfixiados por la presión estricta de una, dos, a veces más, poderosas hebras en sus cuellos. Instintivamente Diana movió el suyo, agradeciendo el calor que sentía de su familia.

Con el reloj de las ocho, Diana se sentó en el escritorio que le asignaron, mientras destapaba la tinta y preparaba las hojas donde debía demostrar por última vez lo que había aprendido. Frente a todos los estudiantes, Elías Benedorff, el decano, preparaba las hojas con las preguntas. Él había sido su último, y mejor, profesor en la universidad. Diana se sonrió, mientras rozaba la seda blanca que había nacido de esas clases. Mientras repartía las hojas, Elías le devolvió la sonrisa.

Cinco horas más tarde, Diana fue llamada a recibir la devolución. Elías esperaba sentado, con el examen frente a él, y una sonrisa a su querida alumna.

—Felicitaciones, Diana. Ya eres abogada.

En cuatro partes del mundo, sus familiares se llevaron una mano al pecho, festejando al sentir la calidez de las lágrimas que Diana dejaba caer. Una nueva vida empezaba para ella ahora. Una donde ya no viajaría más en el tranvía de las seis y diez.

7 Me gusta

1/8 de Final F1

Inés Rosales vs EchoChamber con la condición * “El relato debe encuadrarse dentro del género realismo mágico”.

En Panamá sí

En la Ciudad de Panamá no es fácil conseguir que se hable de dinero con alguien que se identifica como periodista, pero si alguien podía conseguirlo era la incisiva Ann Shepherd. Así que cuando llegó a manos del director del periódico la exclusiva que daría lugar a lo que se vino en llamar como Papeles de Panamá, no tuvo ninguna duda en enviar a su reportera estrella en búsqueda de la noticia.

Ella era una periodista de la vieja escuela y le gustaba empezar las cosas por el principio. En cuanto bajó del avión en el aeropuerto de Panamá cogió un taxi que le dejó a las puertas de la sede del bufete Mossack Fonseca.

—Buenas tardes, señorita. Soy la periodista Ann Shepherd, del Pittsburgh Objective. Me gustaría poder hablar con los señores Mossack o Fonseca.

—¿Tiene usted cita? No me suena haber leído su nombre en la agenda de hoy. Si no es así, le ruego que llame al director de comunicación.

—Señorita, créame que los señores socios querrán haber hablado conmigo. Se va a publicar algo muy importante sobre el bufete y me gustaría poder contar su versión.

—Sí, bueno, eso dicen todos los que quieren hablar con los jefes. Déjeme sus datos y ya le avisaremos.

Poco convencida de que este primer intento le fuera a llevar a alguna parte, se fue al hotel. El vuelo no había sido largo, pero necesitaba reflexionar sobre sus siguientes movimientos y no hay nada mejor que descabezar una siestecita para ordenar los pensamientos. Cuando despertó comprobó que su teléfono no había sonado. No hacía falta desesperar, tenía algunos contactos de la última vez que vino a Panamá y probó a tocar algunas teclas. Se acordó del sargento Miranda, un oficial de Chiriquí, un departamento cercano a la frontera con Costa Rica, que le había ayudado mucho investigando los orígenes de las caravanas de migrantes.

—No sé si te acordarás de mí, Miranda —dijo, con esa timidez que solo sabe fingir quien no es tímido en absoluto.

—¿Cómo olvidarme de ti, mi pay americana? No me suele pasar a menudo pasarme una semana recorriendo la selva en un jeep con la única compañía de una güerita. ¿Cómo es que me llamas?

—Pues verás… estoy investigando una trama de evasión de impuestos. Hay un bufete panameño que está blanqueando dinero de todo el mundo utilizando testaferros.

—Ah, ya. Pues yo de esto no sé, mi pay, yo soy un policía de pueblo. Aquí vemos cosas más mundanas: robos, contrabando, algún asesinato ocasional…

—Lo sé, lo sé. Mira, me acerco a tu pueblo y nos vemos. Lo único que tengo que hacer en la Ciudad de Panamá es esperar una llamada. ¿En Chiriquí hay 4G?

—Si sigues ofendiéndome no te voy a recibir.

Tras tres veces más de lo que tardó en llegar desde Pittsburgh a Panamá, Ann se plantó en Chiriquí. Al llegar a la comisaría notó algunos cambios. El primero, el despacho que ocupaba su contacto.

—Así que ya eres comisario.

—Aquí se dice comisionado, Anita.

—Tanto da. Ya me gustabas antes, pero con galones me estás empezando a gustar más —y le cogió de la mano camino del pub más cercano—. ¿Aquí qué bebéis? ¿Ron?

Ann había pasado el largo viaje en autobús estudiando los documentos filtrados. La trama utilizaba las firmas de personas fallecidas para complicar la investigación de las cuentas. Cuando Miranda examinó el dossier que Ann le mostraba fue tajante:

—Por aquí no hay caso.

—Pero Miranda, los muertos no pueden firmar contratos.

—En Panamá sí. Déjame que te muestre. ¡Pancho! —llamó al camarero—, ¿cuándo naciste?

—Oficial, ¿la gringa sabe? —repuso Pancho.

—No, pero nos conviene que sepa.

—En 1902.

—¡Imposible! ¡Pero si no aparentas más de treinta! —y el camarero se alejó riendo.

—Desde que se construyó el Canal en este país la gente solo muere de vieja oficialmente. Cuando cumplimos noventa años el contador se pone a cero y se nos asigna una nueva identidad. Las firmas son auténticas. Ann, este es el secreto nacional de Panamá. Pensábamos que había líneas rojas; Mossack Fonseca las ha cruzado y caerá, pero antes hay que inventar una historia alternativa. Tendrás que mentir.

7 Me gusta

1/8 de Final F2

Capitán Hastings vs Nerón con la condición “El relato debe ser una sátira”.

El caso más rápido de Sherlock Holmes

Como de costumbre, solo se veía niebla y lluvia a través de la ventana de Baker Street, otro día de perros en un Londres que parecía anclado al invierno aquel año. Me encontraba yo leyendo el periódico cuando unos fuertes pisotones ascendían por las escaleras y la puerta se abrió de golpe, dando paso a un hombre alto, rubio y de mejillas sonrosadas que buscó con la mirada por toda la habitación.
Inmediatamente Holmes, que, como de costumbre, fumaba su pipa en batín al amor de la lumbre, dirigió su inquisitiva mirada al extraño. Cuando este intentó abrir la boca para hablar, Holmes levantó su mano de violinista para hacerlo callar.
–No diga ni una palabra, caballero. Créame, le agradecería encarecidamente que me obedeciese en este punto. Simplemente dejemos que el poder de la minuciosa observación y el de la deducción se unan en su más alto grado perfección: resolver un caso en el mismo momento que se presenta sin ninguna ayuda externa.
»Bien, así pues, comencemos con lo obvio: usted. ¿Qué podemos saber de usted? Su pierna dominante es la izquierda, puesto que, al subir las escaleras, he podido escuchar cómo pisaba más fuertemente con esta. El sonido en las escaleras me remitía a botas fuertes de clavos y ahora que las veo, puedo confirmarlo. Hablando de su calzado, aprecio en él tierra arcillosa se Sussex y arenisca propia del sur de Londres. Bien, a partir de aquí la deducción no es complicada: proviene usted de la región Sussex, ha tomado el tren a Londres de las 6:15 desde la estación de… ¿Horsham? Oh, sí, definitivamente, de Horsham, sus ojeras hablan.
»No es usted un hombre demasiado acostumbrado a madrugar, ¿verdad? Sin duda por su chaqueta tuvo usted un pasado militar, pero no estuvo destinado en la India, a juzgar por su tez más bien pálida. Estuvo destinado en el norte, muy posiblemente en caballería. Dejó el ejército hará unos tres años y justo después o a causa de ello comenzó su alcoholismo. Oh, no, no me mire así. Los capilares congestionados de la cara cuentan toda la historia, y el ligero temblor de la mano izquierda grita para darme la razón.
»Prosigamos. La distribución anómala de la grasa de su cuerpo, excesivamente concentrada en el vientre, indica que está pasando usted por apuros económicos y que está priorizando sus escasos medios en la adquisición de bebida. La mala situación económica que está atravesando se puede apreciar fácilmente en la hombrera derecha raída, le falta el último botón de la chaqueta y la manga izquierda está manchada de tinta. Y este es un punto capital, porque nos indica que usted ha estado escribiendo últimamente, una actividad a la que seguramente no esté demasiado acostumbrado.
»No me mire con esa cara, se lo ruego; sí, ya sé lo que está pensando. Salta a la vista que trabaja usted como guarda de alguna familia importante del sur, porque acostumbra a portar escopeta (el desgaste de sus pantalones). Teniendo esto en cuenta se me ocurren al menos doce posibilidades, pero solo encuentro dos realmente probables: o bien su vicio le ha llevado a apropiarse de lo ajeno o bien ha presenciado un asesinato en el transcurso de la guardia de anoche. Su cara me dice que descarte esto último. Oh, por dios, deje de boquear como un pez, parece usted tonto.
»Pero queda todo claro como el agua, ¿no cree? El collar de esmeraldas de la condesa de Southwater vale al menos veinte mil libras y desapareció hace tres días, lo que viene a ser el tiempo justo para ser detenido, liberado por falta de pruebas y llegar a Londres tan de buena mañana como ha venido usted aquí, ¡elemental! Sin un duro, sin oficio ni beneficio, está usted a escasas horas de convertirse en un nuevo mendigo de esta gran capital. Y ahora lárguese de aquí, yo no trabajo gratis. ¡Caso resuelto!
Le costó algunos segundos volver a cerrar la boca, luego se volvió cabizbajo y bajó lentamente las escaleras, pegando luego un portazo.
–Oh, Holmes, es usted verdaderamente incorregible… jajaja…
–Querido Watson, la coca no se paga sola. Pero no vaya a poner eso último por escrito…
8 Me gusta

1/8 de Final F2

Capitán Hastings vs Nerón con la condición “El relato debe ser una sátira”.

Vida y obra del rufián Juan

Acérquese y preste atención, ciudadano. Soy Sancho de León, juglar castellano. Vuestra merced también, bella dama, puede escuchar sin temor. No sentirá rubor, pues no me recreo en historias de cama. Aprenda esta lección, jovenzuelo. Mi cuento rivaliza con los de su propio abuelo.
Les voy a contar una historia singular acerca de un villano que, en busca de alimento, elaboró un plan mundano para colarse en un convento. El hombre se llamaba Juan y no era precisamente un galán. Era un pillo conocido en los pueblos colindantes. En toda la comarca tenía fama de vividor, vago y farsante.
Juan consiguió trabajo en una casa señorial cuidando del ganado. Para ganarse el jornal habría de tener cuidado. Mas era lerdo y confiado, y no contaba con que una tarde bajase la señora de la casa. Vio a Juan y exclamó: ¿Aquí qué es lo que pasa? Allí estaba Juan rabo en mano, con una cabra delante, con el miembro cerca del ano, ¡qué imagen más impactante! Con la señora desmayada, los criados, no faltos de maldad, llamaron a la autoridad. Para no crear gran alboroto, el asunto se trató con discreción. No interesaba a nadie que interviniese la Inquisición. En el juicio rápido, la cabra fue llamada, mas con cara de asustada, no testificó, no dijo nada.
Juan fue desterrado y, aprovechando la ocasión, decidió trasladarse al reino vecino. El reino de Aragón fue su destino. Cogió el sayo, el hatillo y se puso en camino.
En un bosque se asentó, en una choza al lado del río. No se esforzó mucho en la construcción, era verano y tardaría en llegar el frío. Pretendía no hacer nada en todo el día. No pasó mucho tiempo hasta que fracasó su vida como ermitaño, pues era muy aburrido comer lo mismo todo el año. Frutos silvestres y sopa de hierba, como menú eran una mierda. Sabiendo que en las cercanías había un convento, Juan pensó que dentro habría algo suculento. Escalaría el muro de noche con mucho tino y saldría llevando en las manos un gorrino.
Escaló la tapia que daba al huerto, moviéndose sin hacer ruido, como el espíritu de un hombre muerto. Empezó engullendo una cebolla. La degustó así en crudo, pues no disponía de olla. Se zampó un kilo de fruta manzana a manzana, mas hasta ahí llegó su dieta vegana.
A continuación se dirigió presto a la cocina. Su intención no era meter las manos en harina, si no tragarse algunos dulces terminados, mas comprobó con desagrado que allí ni rastro había. Vio un crucifijo encima de la artesa y la cara de Juan perdió su expresión traviesa. Con aquella imagen enfrente le sobrevino un ataque de conciencia. ¿Y si el Señor lo castigaba con toda su virulencia? A pesar de creer poco no pudo menos que santiguarse, seguir enredando en busca de dulces ya sería propasarse. Decidió centrarse en el objetivo de la misión, robar un cerdo, y dar por finalizada la excursión.
Llegó a las porquerizas en busca del cochino. Se acercó al animal con un movimiento ladino. El cerdo, ofendido, cargó contra Juan y lo estampó contra el suelo. Así fue vencido por su propio anhelo. El resto de la piara de guarros atacó en tropel. Lo revolcaron y lo mordieron hasta hacer un eccehommo de él. Y así acabó en el convento, hasta arriba de mierda sin haberse cagado dentro.
Con los ropajes desgarrados y aturdido se puso en pie el bandido. Lo descubrieron dos novicias con el pene otra vez fuera. Una se quedó clavada; la otra marchó gritando a la carrera. Al instante apareció la madre superiora, seguida del obispo que la visitaba a aquella hora. Sin dilación, llamó a la Inquisición, y de Juan esta vez se descubrió todo pecado, tanto el presente como el pasado. El pobre Juan fue ajusticiado.
Así termina mi canción. Espero que hayáis aprendido la lección: hay que ser trabajador y honrado, pues por agotador que sea el arado, más duro es fallecer quemado.
8 Me gusta

Fuera de Concurso

¡A tope! por El Rey de la Comedia

Era un caluroso lunes de Julio. Espartaco, como cada mañana, se dirigió hacia la estación de Sants para trabajar por España. Una vez en los vestidores, se vistió con el habitual peto de la RENFE y ensanchó el agujero de la pared con un par de porrazos, como cada día hacía.

Al terminar de cambiarse, fue hacia las puertas del andén de las vías 13-14, donde los pasajeros solían picar el billete a medida que iban llegando. Un tipo permaneció en mitad de ese río de gente, mirando de un lado a otro como si estuviera despistado. Pero Espartaco ya lo conocía bien, pues era un viajante habitual. Se acercó a él para tener una charla.

—¡Hombre, Fernando! ¿Cómo estás? —preguntó el empleado de seguridad, ensanchando su panza.

—Aquí buscando el billete —dijo mientras se palpaba los bolsillos—. ¡Mierda! Creo que me lo volví a dejar en casa.

—¡Joder! Ya es la cuarta vez que te lo dejas. Deberías ser más cuidadoso con tus cosas, ¿eh? Que algún día eres capaz de matar a alguien para ir a recoger tu chaqueta.

El cliente asintió y Espartaco le dejó pasar amablemente. Soltó un eructo mientras su dedo meñique se introducía en su nariz, en busca de algún moco pegado en las profundidades de sus fosas nasales. ¡Qué aburrida era la vida de un vigilante! En ocasiones preferiría ser un youtuber de esos y dedicarse a grabar vídeos haciendo el idiota.

Sus ojos se entornaron en cuanto vio una masa de gente apelotonarse frente a las puertas del andén. Se acercó con andares de chuleta, moviendo sus esculturales brazos, que parecían cincelados por un escultor y pintados por un artista.

—¡Eh! ¿Qué coño pasa ahí? —gritó con su voz grave y potente.

La muchedumbre se limitó a emitir gruñidos y balbuceos ininteligibles. De repente, una señora apareció por la puerta gritando como una histérica, aporreando una de las puertas.

—¡Socorro! ¡Ábreme la puerta, por favor! ¡Los zombis quieren comerme!

Espartaco se ajustó los pantalones y miró a la mujer con el ceño fruncido.

—A ver, señora. ¿Dónde está su billete?

—¡Ahora no es momento para eso! —insistía, mientras miraba cómo la multitud se acercaba hacia ella—. ¡Ayúdame, que me matan!

—Sin billete no se puede pasar.

En cuanto los zombis la alcanzaron, se amontonaron encima de ella mientras la devoraban, impregnando el suelo que había recién terminado de fregar la mujer de la limpieza.

—Sangre… —masculló el fortachón, viendo ese espectáculo dantesco.

El vigilante fue hacia la cafetería y pidió un cortadito. Al cabo de un minuto, se lo bebió de un trago.

—¡Energía! —exclamó mientras estrujaba el vasito de plástico y lo arrojaba tras sus espaldas.

Rugió como un león y volvió a toda prisa al andén, de donde los zombis empezaron a salir en masa.

—¡Aquí no entra nadie sin su puto billete! —gritaba a la vez que desenvainaba su porra de plástico.

Empezó a golpear con ella, levantando una humareda de sangre, impregnándose en su cuerpo y en el suelo. Mató a uno, y a otro, y a otro…

—S-son de papel —tartamudeó Fulgencio, uno de sus compañeros que fue a ver qué pasaba.

De repente, uno de los no-muertos se abalanzó sobre él, devorándolo como si fuera un pollo frito. Espartaco maldijo y fue a vengar a su compañero, abriendo la cabeza de ese monstruo.

—¡Estoy a tope! ¡A tope! —gritaba mientras agitaba su porra.

Muchos más zombis venían por el resto de vías, ya no importaba si era el Cercanías o el Larga Distancia, estaba claro que afectaba a todos los recorridos. Su superior se acercó, inspeccionando los progresos de su subordinado.

—¡Estoy a tope, jefe de equipo estoy a tope! —decía sin dejar de dar porrazos.

Súbitamente uno de ellos le mordió el brazo. El vigilante le propinó un puñetazo en la cabeza que le hizo saltar los sesos.

—¡Estas despedido! —dijo el jefe de equipo.

—¿Por qué? —exigió saber Espartaco.

—¡Las redes sociales están que arden! ¡En Twitter han colgado un video tuyo matando zombis y dicen que eres demasiado violento! ¡Los pasajeros están muy asustados!

—Claro, porque subirse en un tren lleno de zombis no pasa nada.

—¡No seas zombófobo! ¡#ZombieLiveMatters ya es trending topic !

El empleado gruñó y arrojó la porra hacia un lado, luego se arrancó el peto de la RENFE y lo dejó caer por los pasillos de la estación. Entonces sintió que algo no iba bien, su piel se palidecía, sentía mucho frío y su corazón palpitaba acelerado.

—¡Me transformo! —gritó mientras sucumbía ante la infección.

Un Espartaco zombificado se abalanzó brutalmente contra su jefe de equipo, comiéndoselo como si no hubiera almorzado durante días.

—Al menos no me tocará pagar la indemnización —dijo el jefe antes de morir.

4 Me gusta

Fuera de Concurso

LA BETAESPERA de Neelie

Jessica se despertó en casa de Carlos. Esperaba tener suerte esta vez y quedarse embarazada. Ya había quedado con varios chicos durante los últimos meses, pero sin resultados. Después de la cumbre donde todos los países pactaron la política de un solo hijo, era difícil encontrar alguien que no fuera estéril. La dependencia emocional era secundaria. Respondíamos a una necesidad biológica de perpetuar la especie, pero más de la mitad de la población no podía tener hijos. Las niñas sufrían infinidad de problemas relacionados con desajustes hormonales que les impedían quedarse embarazadas en su etapa adulta, y el esperma de los hombres era de peor calidad a cada década que pasaba. El sedentarismo y la contaminación ambiental habían hecho que la naturaleza aplicara su propio control de natalidad en el hemisferio norte.

Para combatir la contaminación ambiental, el impulso de los coches eléctricos fue un fracaso, y no porque no se vendieran, sino porque no se habían calculado correctamente los recursos necesarios para sustituir todo el parque. La gente empezó a comprar coches eléctricos obligada por el Gobierno Global (G.G.). No prohibieron los coches de combustión, pero en esencia era lo mismo. Empezaron a aplicar sanciones abusivas a cualquier vehículo que sobrepasara las emisiones cero, debido a la exponencial aceleración del cambio climático y el aumento de las temperaturas de los mares que aun así terminó por desertizar medio planeta.

Pero la tecnología no estaba lo suficientemente avanzada aún. Las reservas de litio que se necesitaban para las baterías de los coches eléctricos no eran suficientes para cubrir la demanda, y no había dado tiempo a mejorar otra alternativa competitiva. Al fin y al cabo, el G.G. era tan incompetente como los gobiernos independientes de los países que lo precedieron, solo que ahora nos equivocábamos todos a la vez y las consecuencias se producían a lo grande.

El G.G. surgió después de la 3ª Guerra Mundial, que comenzó por un pequeño bloqueo comercial entre varias marcas de tecnología low cost de EEUU y China que se fue de las manos.

Aun así, Jessica estaba decidida. Según diversos estudios, y teniendo en cuenta la esperanza de vida actual en el hemisferio norte, el planeta no colapsaría al menos hasta dentro de dos generaciones, suficiente para que su hijo pudiera vivir y morir de forma natural.

Había encontrado a Carlos en una página de contactos breves. No fumaba, hacía deporte, tenía estudios universitarios y adjuntaba a su ficha un estudio genético que aseguraba casi al 100% que no poseía ninguna enfermedad genética heredable. Por lo demás, a Jessica no le pareció que tuviera ninguna tara en las distancias cortas. Durante la cena fue amable y mantuvieron una conversación amena. Las páginas de contactos breves eran la mejor opción para ella: hombres jóvenes, fértiles y sanos, que se ofrecían para procrear a cambio de dinero. Había tenido una pareja estable durante algo más de siete años, con la que cometió el error de pensar que cambiaría de idea con respecto a tener niños conforme la relación se fuera consolidando y viera la ilusión que le hacía. Ella tenía esperanza, pero él era un extincionista convencido, y ahora ya no tenía tiempo de buscar una aguja en un pajar.

Era la segunda noche que se acostaba con Carlos después de su pico de LH este mes, y dentro de semana y media podría hacerse el análisis de sangre para saber si había habido suerte.

El décimo día fue a la clínica y le tomaron la muestra. Le dirían los resultados a lo largo del día, así que al volver del trabajo encendió la televisión para matar el rato. Hizo zapping hasta que se dio cuenta de que en varios canales de noticias estaban dando lo mismo. Habían hecho un agujero en el muro que separaba el Sur del Norte. Aquello que había temido durante tanto tiempo estaba sucediendo: el Sur se había rebelado contra el Norte, extenuado por el hambre y la miseria y sin nada que perder. Al parecer llevaban varios meses cavando un túnel en una zona en la que la guardia del Norte era especialmente vulnerable a los chantajes y corrupción. Al fin y al cabo, estaba formada por exsureños que ayudaron a construir el muro en su momento. Cuando consiguieron pasar por el túnel, pusieron una bomba e hicieron una apertura por la que podía pasar un camión con la suficiente holgura. Las imágenes por televisión mostraban cómo estaban entrando por millares, portando el armamento con el que el Norte los había surtido para que guerrearan entre ellos desde hacía décadas. No mostraron las imágenes, pero por la ausencia podía deducirse que habían matado o capturado a los guardias, y la segunda opción no parecía muy probable dado que no tenían alimentos como para hacer rehenes. Eran tantos que, aunque armados, por cada disparo de los guardias habría diez sureños echándoseles encima.

El teléfono sonó y sobresaltó a Jessica. Era de la clínica, la beta era positiva.

4 Me gusta

Fuera de Concurso

El pato de Schrödinger por Word Chaser

Mi querido y leal amigo Petronio, para cuando puedas leer esto ya me habré ido, porque siendo la presencia de la parca, queriendo otorgarme el merecido descanso por toda una vida. Estás más que preparado para crear relatos que, sin duda, superarán con creces todo lo que yo podría escribir, pero antes de que puedas ser libre de crear tu propio legado te pido un último favor.

En el tercer piso del ala oeste, donde te tenía prohibido entrar, en el pasillo más oscuro —recuerda llevar una vela—, en la habitación más al fondo, encontrarás una caja. En esa caja está la clave de todo. Necesito que tomes su contenido y lo lleves a la localización del nuevo torneo de relatos. Su ubicación seguramente será alto secreto, pero si pudiste suplantarme, serás lo suficientemente inteligente para encontrar su paradero.

Petronio volvió a guardar la nota que Word Chaser, al que había servido desde que podía recordar. Aunque había sido escrita tres años atrás, había sido entregada recientemente, como si su amo lo hubiera previsto todo.

El pato era la clave. En un torneo en el que las condiciones se ponían en duda y sólo parecían tomar forma cuando los ya estaban sobre la mesa, para materializarse en ceros o cincos absolutos; un torneo donde aparecían docenas de relatos que eran relatos pero al mismo tiempo no lo eran, y sólo al ser publicados la realidad colapsaba, de forma que muchos textos incompletos participaban como impostores, eclipsando incluso a los que sí pretendían ser una historia completa. En un torneo en el que, además, a los participantes les parecía dar igual que todo eso ocurriera, más centrados en discutir y llevar la naturaleza de taller de escritura al mismísimo nivel de Twitter , la intervención de Petronio era de carácter urgente.

Por eso estaba viajando al Sur, saliendo de su retiro creativo. No era mano dura lo que hacía falta, sino recuperar el espíritu y la magia de los lunes, cuando llegaban los resultados y los comentarios aparecían, no sólo para aprender y discrepar, sino para crear un ambiente que marcara positivamente a sus participantes y que, incluso años después, recordaran con cariño esos tiempos. Algo propio de ancianos, pero qué demonios, hasta el mismo Petronio empezaba a tener una edad.

Esperaba estar a tiempo para que el pato, siendo la clave como era, lograra encauzar el torneo. Pero aún con el tiempo apremiando, debía hacer una última parada.

—Nunca pensé que diría esto… —dijo dirigiéndose a su compañero de viaje, que descansaba dentro de su equipaje—, pero creo que voy a necesitar también la ayuda de Letrina.

4 Me gusta

1/8 de Final E1

Diamondback vs Van Anya con la condición “El relato no puede contener diálogos (directos o indirectos)”.

Perezoso

En el espacio nadie puede oírte hablar. Políticas de la empresa para ahorrar oxígeno.

Me parece un poco estúpido, pero en este montón de chatarra los sinsentidos se acumulan: En vez de camarotes tenemos sacos de dormir, las cámaras de seguridad no almacenan las grabaciones, los motores han de ser repostados manualmente con un bidón de gasolina del almacén… Así que me creo que solo nos dejen hablar en las reuniones de emergencia.

Pero bueno, debo seguir examinando muestras médicas por mucho que le dé vueltas a todos los problemas de la nave. Mejor pensar en eso que en lo que realmente nos preocupa a todos.

Hace dos días, la piloto Rose encontró el cadáver del doctor Brown en el reactor. Y desde entonces la tripulación está con los nervios a flor de piel. Normal, hay un asesino entre nosotros.

Al menos sirvió para poder escuchar la voz de alguien. Aunque tuviéramos solamente dos minutos para discutir qué íbamos a hacer. Obviamente no se decidió nada, por lo que seguimos cada uno con nuestras tareas.

Los sesenta segundos que tarda el analizador de muestras se me hacen muy largos. Me aburre y me hace divagar. Lo cierto es que estoy un poco acojonado. Sí, en dos días llegamos a Polus, pero en cualquier momento el reactor o el reciclador de oxígeno pueden sufrir un sabotaje. Eso si no caemos uno a uno por los muchos rincones de la nave. «Y no quedó… ¡ninguno!».

La presencia de un traidor explicaría algunos de los problemas que nos hemos encontrado en el viaje: Las comunicaciones fallan cada dos por tres y la electricidad se corta varias veces al día. No, me estoy volviendo paranoico. También puede ser que la Skeld haya visto tiempos mejores y ni en esos fuese una buena nave.

Bueno, ya están las muestras. La cuarta está en mal estado, a la basura. Siguiente tarea: calibrar los escudos. Mierda, la sala del generador está en la otra punta. Qué pereza. En fin, vamos a ello.

Qué vacía está la cafetería. Antes la usábamos para dormir todos juntos, pero ahora cada uno nos hemos ido aislando en los compartimentos donde trabajamos. Yo sigo pensando que ir en grupo es la mejor estrategia de supervivencia, pero no me hicieron caso. Insistir de más me hubiese hecho parecer sospechoso, y tampoco me apetece que me eyecten por la… Joder, ha vuelto a irse la luz.

Y no regresa. Voy a tener que arreglarla yo. Vaya suerte la mía. Un doctorado, dos másteres, cuatro idiomas, año y medio de preparación para la misión… y tengo que estar haciendo de electricista. Debí meterme a político.

No se ve una mierda. ¡Ay! Joder, casi me mato. Puta caja. El almacén a oscuras es peligroso. Gracias MIRA S.A. por proporcionarnos linternas publicitarias que alumbran entre poco y nada.

Vale, ya estoy en electricidad. A ver esos fusibles. Nada, se ha caído el diferencial. Apañado: Ya volvemos a tener…

¿Se ha movido algo en esa esquina? Mierda. No, nada, es la rejilla de ventilación que ha reflejado la luz. Falsa alarma. Uf, menuda taquicardia. Necesito unas vacaciones. Bueno, vamos a lo de los escudos. Cuanto antes acabe, mejor.

¿La puerta está cerrada? Yo la dejé abierta. ¿Se habrá roto el panel? Pues no, no veo nada raro. Espera. ¿Una sombra? Ah, es el teniente Greene, de seguridad. Habrá venido a arreglar la luz también. No se va. ¿Quizás ha visto algo por las cámaras? No, no actuaría así. ¿Por qué se me quedará mirando?

Oh. Vale. Mierda.

8 Me gusta