[Hilo oficial] Total war: Warhammer (Guía en construcción)

Hilo oficial para hablar de cualquier Total war, y en especial del warhammer. Dejo a continuación la guía que está todavía en construcción.

Total War: Warhammer es un juego basado en “Warhammer fantasy” que combina la estrategia por turnos para la gestión de la economía y la movilidad de los ejércitos, y el tiempo real para las batallas. El objetivo del juego consiste en conquistar a los enemigos, forjar alianzas y expandirse por el mundo.

Razas, líderes, DLC y funcionamiento de los juegos

Resumen

Warhammer I y Warhammer II son dos juegos distintos, pero al mismo tiempo se complementan. Warhammer I contiene una campaña y un mapa, además de 5 facciones con varios líderes para cada una:

Imperio

Enanos

Pieles verdes

Condes vampiro

Bretonia

Cada líder cuenta con distintas bonificaciones (o penalizaciones) que alteran la jugabilidad. Además, hay muchos DLC de pago que añaden líderes para esas mismas facciones (incluidos ya en la imagen de arriba), nuevas unidades y nuevas razas como:

Norsca

Elfos silvanos

Hombres bestia

Caos

Warhammer II incluye un nuevo mapa con su respectiva campaña, además de 4 razas con distintos líderes:

Altos elfos

Hombres lagarto

Elfos oscuros

Skaven

Como no podía ser de otro modo, con sus respectivos DLC añaden algunos de los líderes que aparecen arriba, además de nuevas razas:

Costa del vampiro

Reyes funerarios

Y ahora viene lo importante: Todo lo que tengas del Warhammer I se incluye en el Warhammer II. Todo, incluido el mapa, la campaña, las facciones, los líderes y los DLC. TODO. Además no hace falta ni tener instalado el Warhammer I, puesto que desde el Warhammer II puedes acceder a todo el contenido

Dicho esto, todas las razas generalmente comparten las mismas unidades y mecánicas, pero a veces, dependiendo del líder elegido, la jugabilidad puede ser notablemente distinta. Además, cada raza es completamente distinta a las demás. Los edificios, las unidades, las magias, los héroes… todo es distinto entre razas. Aunque esto complica el aprendizaje, también lo hace un juego mucho más amplio, rejugable y asegura una garantía de que, con una raza u otra, encontraremos nuestro estilo de juego. Por lo tanto, si comienzas con los Pieles verdes y su estilo no te gusta, no dudes en probar otro líder o raza, porque el juego es completamente distinto dependiendo de nuestra elección.

Campañas.

Resumen

Lo primero que hay que elegir en el juego (suponiendo que tengas el Warhammer 1 y el 2), es la campaña. Existen dos tipos: Imperios mortales, que es la campaña del 1, y vórtice, que es la del 2.

La de Imperios mortales contiene los mapas de los dos juegos y todas las facciones que tengas desbloqueadas. La campaña tiene como opción habilitar la “invasión del caos”, que provoca que, en determinado punto de la partida, comiencen a aparecer hordas del caos por todo el mapa con intención de arrasarlo todo. A parte de esto, que es opcional, la campaña te permite jugar libremente como quieras.

El Ojo del vórtice es la campaña del Warhammer II, tiene un mapa más pequeño y no cuenta con todas las razas. Aunque existen algunos dlc que añaden algún líder de raza del Warhammer I. La mecánica consiste en realizar unos rituales que provocarán invasiones puntuales de hordas enemigas hasta completarlo. No se pierde la campaña si no se completan los rituales, son algo opcional.

Interfaz del modo campaña

Resumen

El juego cuenta con dos modos: campaña, en donde jugamos por turnos para gestionar la economía, los ejércitos, los movimientos etc, y el modo batalla donde se libran las batallas a tiempo real.

Lo primero que debemos mirar es arriba a la izquierda, en donde encontramos la barra de herramientas típica de cualquier juego, con los menús para guardar partida, ayuda, configuración de la cámara etc.

En la parte central superior tenemos algo muy importante, y es la barra de recursos y efectos activos.

Si pasamos el cursor sobre los elementos de la pantalla, aparecerá un cuadro que nos explicará y detallará la información. En este caso, 12498 es la “magia oscura” total, que es el dinero de los condes vampiros. El 11686 representa los ingresos por turno, por lo que cuando finalicemos turno recibiremos esa cifra. Es importante comentar que los ingresos previstos pueden ser negativos, en caso de tener demasiados gastos (generalmente por el mantenimiento de cada ejército), con lo cual no sumará sino que se restará esa cantidad de nuestras arcas cuando finalice el turno.

El resto de elementos que aparecen pueden ser recursos exclusivos de cada raza o líder (en este caso tenemos 9 besos de sangre), y por último los efectos activos a toda la facción, que pueden ser positivos o negativos y en ellos se detalla también el tiempo que tienen hasta expirar.

Lo siguiente que tenemos es la barra superior derecha, que contiene unos desplegables que resumen la información relacionada con todo nuestro imperio. La primera pestaña es la de “Misiones y aventuras”

Las misiones aparecen a lo largo de la partida, suelen tener una duración en turnos determinada y ofrecen pequeñas recompensas. Las “Aventuras”, en cambio, son limitadas, dependen del líder de facción con el que juguemos y ofrecen objetos únicos muy poderosos. Las aventuras suelen tener varias etapas a completar, incluidas batallas que hay que ganar. En tal caso aparecerá un icono en el mapa indicando dónde está la batalla si clicamos en la “lupa” que aparece debajo del desplegable. También nos ofrecerá teletransportar a nuestro ejército hasta el lugar de la batalla pagando una cantidad de dinero, si el ejército del señor está muy lejos.

Los eventos son un resumen que aparece después de terminar el turno con todas las cosas que han sucedido a nuestro alrededor acerca de nuestro crecimiento, niveles de héroes, tratados rotos o firmados, facciones destruidas… cualquier cosa.

Lo siguiente son “Señores y Héroes”, que contiene una lista de todos los señores que comandan un ejército, y de todos los héroes que tengamos. Los héroes incorporados en un ejército aparecerán un poco más abajo y a la derecha con una flecha debajo del señor que lidera el ejército. Como se puede ver en la imagen, Rosalind y Sigwald están en el ejército de Mampfred. El siguiente ejército es el de Helman, que también tiene sus propios héroes incorporados. Además, la barra amarilla que aparece a la derecha de todos, indica su capacidad de movimiento. De este modo si la tienen al completo es que todavía no se han movido durante el turno, mientras que si está agotada ya no se podrán mover.

Luego tenemos el menú de las provincias, quizás el más importante y usado de todos. En él se muestra un resumen de todos los asentamientos que controlamos. Los que salgan con el logotipo de nuestra facción, como en la imagen “Asamblea, Bosque del Grifo, Middenland…” significa que controlamos todos los asentamientos de la misma provincia, lo cual tiene ventajas importantes. En cambio, los que salen con un símbolo rojo partido, como “Las colinas Nubladas o Las tierras desoladas” son asentamientos que controlamos, pero cuya provincia entera no está bajo nuestro mando. Todas las provincias tienen una capital, que es el asentamiento más importante. Por último, cuando aparece un “martillito” pequeño al lado del logotipo, significa que hay una construcción disponible en el asentamiento. Esto también tiene en cuenta nuestro dinero, puesto que aunque haya un espacio de construcción, si no tenemos fondos suficientes no aparecerá el martillito.

Lo siguiente que aparece en la columna es el orden público. El orden público representa la felicidad de la población. Si está muy negativo (cuando llega a -100) podría provocar una revuelta que se representaría en forma de un ejército de horda que nos atacaría. Por ello es muy importante mantener a la población feliz. Una cara verde significa que el orden público está en positivo (máximo 100), en rojo que está en negativo, y las flechas son la tendencia: si es verde y apunta hacia arriba es que está aumentado, y si es roja y apunta hacia abajo es que disminuye.

Por último tenemos los ingresos por asentamientos.

Por último tenemos la pestaña de facciones conocidas. En ella encontraremos un listado de la diplomacia con las demás facciones que conocemos. El número que aparece al lado del nombre es su rango de fuerza. Este valor es una aproximación de lo poderosa que es la facción. Si nosotros somos rango 1 y la Tribu Helspire es 55, a priori entendemos que les podremos derrotar sin problemas. Si fuera al revés, tendríamos una señal de que sería peligroso enfrentarnos a ellos.

Luego viene la columna del comercio, que marca si se puede comerciar o si ya hay un tratado comercial activo.

En tercer lugar tenemos el estado diplomático, que marca la relación de dicha facción con la nuestra. En este caso, por ejemplo, estamos en guerra con la Tribu Helspire.

Por último tenemos la actitud, que marca cómo nos ven en la facción. Si hay una cara verde es que son amistosos, si hay caras rojas es que están enfadados con nosotros y puede que lleguen a ser hostiles. Si, además, ponemos el cursor, se nos desplegará un cuadro como el de la imagen en Parravon, que muestra los motivos por los cuales están enfadados o son amistosos, en función de nuestras acciones en la partida.

Y la última sección de la interfaz está situada abajo a la derecha.

Cabe mencionar que la esfera y las opciones varían en función de la raza y líder elegido, por lo que no siempre será igual. En este caso, tenemos la opción de las “estirpes” que es exclusiva de los Condes vampiros, situada en lo más alto de la esfera. Siguiendo el sentido antihorario tenemos la tecnología, que abre una ventana con las tecnologías a investigar para cada raza. El 3 que aparece son los turnos necesarios para completar la siguiente investigación. Luego tenemos la diplomacia (que comentaré más abajo en profundidad) y en último lugar los objetivos, que marcan los objetivos a completar de la campaña.

El botón central es el de pasar el turno. La exclamación indica que hay cosas pendientes importantes para realizar, como subir de nivel un personaje o la posibilidad de construir algún edificio. La flecha de la derecha es para saltar las notificaciones si no nos interesan. Luego tenemos el contador de turnos (119) y a su derecha el configurador de notificaciones, donde podemos activar o desactivar varias cosas para que el juego nos avise (o no) antes de pasar turno.

En cuanto a la diplomacia, cuando abrimos el menú aparecerá algo como esto:

A la izquierda está nuestra facción, a la derecha la facción que estemos mirando. En el centro tendremos el listado de facciones y un resumen de la situación. Arriba encontraremos una barra que nos permite filtrar la información visual del mapa en varios aspectos, como la corrupción o el orden público.

El rango de fuerza es el valor que resume el poder de la facción. Al ser 2, significa que somos casi los más poderosos de la partida. La fiabilidad es un marcador que determina la confianza que tienen las demás facciones en nosotros. Si rompemos tratados y engañamos a los demás, nuestra fiabilidad será baja y no confiarán en nosotros.

Luego tenemos el marco de las relaciones, que marca con qué facciones somos aliados defensivos, militares, estamos en guerra o comerciamos. En último lugar salen los productos que tenemos para comerciar.

El cuadro central nos ofrece información de todas las facciones y de nuestra relación con ellas.

Se pueden ordenar las columnas para ver más fácilmente lo que estemos buscando o nos interese. Por ejemplo, para saber con quienes nos llevamos peor, o el rango de fuerza actual.

Si clicamos en la mano con el pergamino de la parte inferior central, abriremos el cuadro de negociación con la facción seleccionada.

Aquí tendremos un listado de distintas acciones que podemos llevar a cabo. El color de la mano con el pergamino que aparece en cada una de ellas marca las probabilidades de que la acepten. Así, en este caso, es muy probable que quieran un pacto de no agresión, pero muy improbable que quieran una alianza militar.

Más adelante se explicará con más detalle todo lo relacionado con la diplomacia.

Interfaz de las provincias

Resumen

Cuando clicamos sobre un asentamiento, se abrirá la siguiente interfaz:

Comenzando por la izquierda, tenemos información sobre factores muy importantes. El primero es el crecimiento. El crecimiento es la medida que marca la posibilidad de subir de nivel el edificio principal de cada asentamiento. Aquí nos marca los turnos para tener nueva población y el excedente actual. Si pasamos el cursor sobre dicho edificio, nos aparecerá el requisito de población. Para ello, deberemos tener un número igual o superior de población excedente.

Tal y como se muestra arriba, para subir el edificio a nivel III, necesitamos 2 de población. Como el 2 está verde significa que ya lo tenemos disponible y podemos comenzar a subir el edificio. No obstante, para llegar a nivel IV necesitaremos otros 4 de población, y hasta que no lo tengamos no podremos hacerlo.

La población crece cada turno, y hay edificios, tecnologías y habilidades que la aumentan: cuanto más crecimiento tengas, antes tendrás excedentes y antes podrás subir de nivel el asentamiento. Esto es importante, puesto que muchos edificios sólo son accesibles a determinado nivel de asentamiento, por lo que al mejorarlo tendremos más defensas, mejor economía, más orden público, mejores unidades etc.

Lo siguiente en el desplegable de la izquierda son los impuestos. El “tick” marca si se cobran impuestos a esa provincia. De ser así, tendremos más ingresos cada turno, pero el orden público disminuirá. Por ello esta casilla sólo sirve para mejorar el orden público unos turnos. Inmediatamente después tenemos los ingresos que ofrece esa provincia y el orden público. En la imagen es de 100, lo que significa que está al máximo (el mínimo es -100), y el número al lado indica el cambio para el siguiente turno: +10 significa que seguiría subiendo si pudiera, pero si hubiera un -10 al siguiente turno quedaría en 90.

Luego tenemos los indicadores de corrupción, que son la Skaven, la Vampírica y la del Caos. Cada facción tiene una relación concreta con la corrupción. En este caso, los vampiros siempre quieren y necesitan una buena corrupción, por lo que les interesa que esté alta. Hay tecnologías, edificios y personajes que incrementan o disminuyen la corrupción, según nos interese. El “sin mancillar” que aparece con forma de puño, representa la ausencia de corrupción, por lo que si queremos limpiar una zona deberemos subir “sin mancillar” hasta que alcance el 100%.

Y al final de todo tenemos efectos que se aplican a la provincia.

Justo abajo a la derecha del primer desplegable, tenemos el importantísimo marcador de decretos. Esto sólo está activo si controlamos TODOS los asentamientos de la provincia. Si no es así, no podremos poner decretos. En caso de tenerlo bajo nuestro control, dispondremos de una lista de efectos a elegir según convenga la situación y que afectarán a toda la provincia:

Entrando ya en el cuadro central de los edificios, nos encontramos con un menú que nos permite mejorar, construir o derruir edificios. Las reglas son sencillas: el nivel del edificio será, como máximo, el nivel del edificio principal de asentamiento. Así pues, si tenemos nivel de asentamiento II, no podremos mejorar un edificio a nivel III.

Esto implica cierta lógica a la hora de construir nuestros edificios, porque sólo la capital puede llegar a niveles IV y V, mientras que el resto de asentamientos serán como máximo nivel III. Esto significa que si construimos un túmulo profanado fuera de la capital (como en la imagen), no lo podremos llegar a subir a nivel IV nunca. Para ello es vital poner este tipo de edificios en la capital, aunque siempre hay excepciones.

Además, la imagen también nos muestra otra regla: muchos edificios no acumulan el efecto. El túmulo profanado sirve para reclutar unidades, y si ya lo tenemos en la capital, no nos dará nada mejor al construirlo otra vez. Otros edificios, en cambio, sí que acumulan efecto, como los que dan algo de dinero, orden público o crecimiento. Hay que cuidar mucho los huecos que usaremos para cada edificio para tener la mayor eficiencia posible.

Por último, justo debajo de este menú nos encontramos una barra de herramientas relacionadas:

El primer símbolo es la visión normal de los edificios. El segundo muestra las guarniciones de las que disponemos. El tercero abre un mapa de los edificios que podemos hacer. Los dos últimos son para reclutar señores que dirigirán un ejército y héroes que pueden ser incluidos dentro del ejército o pueden ir solos por el mapa para explorar o realizar otras acciones.

Cuando accedemos al cuadro de reclutar señores, nos darán a elegir entre varios tipos de generales (magos, guerreros…). Al lado de cada uno de ellos tendremos el coste para reclutarlos y el mantenimiento. Pero lo más importante son sus rasgos:

Como se puede ver, cada señor dispone de unos rasgos aleatorios. Es muy importante que elijamos los señores con los rasgos que más nos interesen y funcionen con nuestros objetivos. Algunos de ellos pueden ser muy buenos, mientras que otros son regulares o directamente malos.

Con los héroes es casi todo igual:

Tipos, costes y rasgos. No obstante hay una diferencia importante. Arriba a la derecha, en este caso sale un 1/2. Esto es el número de héroes de este tipo que podemos reclutar en toda la facción. En este caso podríamos reclutar todavía un Rey tumulario más, hasta tener un máximo de 2. Para aumentar este máximo o desbloquear su reclutamiento, es necesario construir los edificios relacionados.

3 Me gusta

Antes era mucho peor. Antes la IA te sacaba listas de 14 carros y 4 dragones y cosas así. Por suerte lo parchearon, aunque alguna vez se le va la olla.

Te recomiendo que en IA de batalla juegues en normal, ya que la IA es la misma la diferencia en dificultad mas alta es que la IA tiene bonificaciones a su liderazgo y estadisticas de las tropas y tu penalizadores.

1 me gusta

¿En serio todavía peor? Joder, es que es rematadamente absurdo y rompe la experiencia. ¿De qué me sirve tener unidades anti-infantería y caballería si al final lo único que tengo que sacar son lanzas y proyectiles para ganar todas las batallas?

Con lo que disfruto montando un ejercito balanceado y flexible, y al final me veo spameando yo también unidades :roll_eyes:

Este es otro tema. ¿En qué varía la dificultad? ahora juego en normal en las dos cosas y lo llevo más o menos bien, excepto por el tema del spam de unidades, que me corta el rollo cuando la campaña avanza.

Lo peor es cuando te cargas un ejército de un señor legendario y a los dos turnos la IA spammea a ese señor con otro ejército de 20 unidades ybrangos altísimo.

Vamos invadir Naggarond era de risa con Malekith, Moratti o Hellebron spam meando continuamente.

4 Me gusta

Ayer, con el ya mencionado ejército de los hombres lagarto. La faena tuve para matar al gran slann con sus 6 kroxigores y 5 dinosuarios, y a los 2-3 turnos aparece con lo miso como nuevo. Por eso lo dejé indignado. No sé si continuaré la campaña o comenzaré otra, pero es que me da mucha pereza luchar contra eso.

¿No hay algún mod que regule eso?

Tu sitio es el multiplayer. PAra mi es lo mejor del juego. LA experiencia de una batalla equilibrada, contra una inteligencia humana jamas de te la va a dar una batalla contra la ia con listas absurdas.

Una IA tramposa es lo peor que puede tener un juego. Y aqui lo tienes en buenas dosis.
Jugando en dificultad alta tienes goblins enemigo que nunca huyen porque tienen un bonus que flipas al liderazgo y tus altos elfos de elite de la muerte huyendo porque tienen un penalizador, y eso rompe totalmente la logica dle juego de “esta unidad mata a esta”.

Las campañas pasaroslas en dificultad dificil, y batalla normal. Si lo subis mas, el juego es absurdo.
Darle al multi que es una pasada, todo el mundo va con listas equilibradas ya que no puedes repetir ciertas cosas y siempre hay una linea de infanteria solida, con unidades especiales para microgestionar.

Mirad, fotitos con los filtros de Nvidia.


Bff… pereza. Hace años que no juego a nada multiplayer salvo al Dota, y porque ya son muchos años y es una rutina que forma parte de mi vida. Además, sigo a un youtuber que domina bastante sobre los total war (o eso me parece a mi) y él mismo no para de decir que se encuentra con tácticas guarras, con ejércitos que spamean artillería o bichos grandes, con compañeros de equipo que te abandonan y mil y una historias más. No digo que siempre sea así, pero paso de enfrentarme a una nueva comunidad que tendrá los mismos problemas que cualquier otra, ya no tengo paciencia ni ganas.

2 Me gusta

Yo en el Shogun 2 recuerdo ver en dificultad normal reinos con 2 fortalezas reuniendo ejércitos tanto o más grandes que los mios teniendo 4 o 5 provincias, lo cual era absurdo y rompe con la jugabilidad.

1 me gusta

Y aquí creo que pasa lo mismo. De hecho he leído por ahí que la IA ni siquiera tiene economía, que hace lo que le sale de los huevos y por ello es posible ver que tiene 513 ejércitos con unidades de élite cuando para ti es imposible.

Esto me recuerda al civilitzation, que la dificultad lo único que hace es dar ventaja a la IA para que en el tiempo que tú produces una unidad ella pueda hacer 3. Para jugar así mejor no juego, así que paso de las trampas.

Ahora mismo he comenzado otra campaña pero en fácil, porque quiero ver si hay diferencias o incluso así siguen spameando ejércitos de monstruos sin parar.

1 me gusta

El multiplayer esta limitado. No puedes meter mas de cierto tipo de unidades etc… por ejemplo no puedes llevar mas de 3 carros.
El video que has puesto es del 2017 xD. PEro vamos que nada mejor que meterte en multi echarte un partida y ver las cosas por ti mismo.

Si, la ia de los total es basura.

No sólo en los Total o en CIV. Pasa en todos los putos juegos de estrategia. Cuanto más se sube la dificultad más trampas hace la IA saltándose todas las mecánicas y produciendo a un ritmo que no es posible.

Hmmm… quizás lo pruebo entonces. ¿Y el matchmaking es decente o me emparejerará con gente de nivel 500 en mi primera partida?

HOSTIA cómo se me ha podido pasar este hilo?

A seguimiento que va.

Veamos, el juego a la larga cuando ya sabes hacerle cheese a la IA es ultra fácil (en serio, ultra fácil, mola mucho mearles constantamente y “feedearte” con lo que te tira, ya que hablas del Dota 2 para que me entiendas :xd: ). Entiendo que le metan mil cheats a la IA porque si pilotas mucho del juego es que lo rompes todo bastante fácilmente, y la IA simplemente no puede seguir tu ritmo de destrucción.

Antes de que rehicieran los Pieles Verdes, mis últimas campañas fueron con facciones totalmente desactualizadas y por los suelos como el Caos, Hombres Bestia o los mismos Pieles Verdes. Para mi propia sorpresa los Hombres Bestia arrasaron con todo y se me hizo mucho más sencillo de lo que me esperaba (dentro de su reto, que fácil no era tampoco).

Pero si vas jugando como puedes desde luego jode una barbaridad que te vengan con mil monstruosidades. Yo mismo he sufrido ese abuso en incontables ocasiones, y los desarrolladores ahí con mil parches tratando de equilibrar la experiencia de juego y apagar los incendios de los foros :laughing:

A día de hoy está más equilibrado, pero en su día te podía venir Tyrion con 6 Héroes (además de él) y el resto Dragones Solares, Estelares y Fénix. Coñazos de combates oye xd

El multijugador particularmente no me va, me pone muy nervioso, se necesita mucho micromanagement muy preciso. En campaña juego en Muy Difícil/Muy Difícil y no puedo ponerlo en Legendario debido a que no permiten pausar ni poner cámara lenta en las batallas (lo cual es imprescindible para mi).

Otra cosilla que han mejorado es que ahora los refuerzos pueden ser controlados por la IA. La propia IA tampoco es que lo haga muy rematadamente mal y ya alivia no tener que controlar 40 putas unidades.

Agrégame a Steam Tharitley y si quieres jugamos alguna campaña en cooperativo y te iré enseñando sobre la marcha. Son divertidísimas esas campañas :smile:

Gracias compañero. Esta tarde te agrego. Ya he probado una cooperativa con un amigo, pero el cabrón tiene un ordenata más viejo que mi abuela y tarda la vida en cargar cada batalla, por lo que se vuelve un coñaaaazo, y más acostumbrado al nuevo mío con la ssd que carga en segundos xD.

1 me gusta

Bufff noooooo el SSD es IMPRESCINDIBLE, si él es injugable. Recuerdo con otro colega que no tenía uno y me leí VARIOS LIBROS entre pantallas de carga (jugamos bastantes veces). Pero sí, que tarda lo suyo :xd:

Aceptado, esta tarde si andas empezamos alguna a ver qué tal :grin:

PD: Bueno, que me han agregado varios, ¿Hyperstorm_h eres tú? Para meterte el típico alias de Pacotes que le meto a todos mis colegas para reconocerlos xD

Ya lo noté, porque la primera carga tarda un huevo pero la aceptas, pero luego para entrar y salir de cada puta batalla 5 minutos pues… se hace muy pesado.

Ya te he mandado, me llamo igual que aquí.

1 me gusta

La guarrada mas grande que em han hecho un Total war, fue en Shogun 2, the fall of samurai cuando estaba tomando una fortaleza, la mas basica de una provincia perdida, lanzo a mi ejercito despues del bombardeo de costumbre, los pocos supervivientes, acaban con mas de mil hombres, ni que tuvieran ak47