[Hilo Oficial] Salud Mental (Toooodos locos)

Buenas a todos,
Desde que entré en Pacotes he visto muchos hilos dedicados o relacionados con el estudio del comportamiento. Tenemos desde sexualidad, hasta depresión o crímenes. Con este post pretendo que hablemos abiertamente de la salud mental y comportamos experiencias o dudas sobre el tema. SI os interesa se irá ampliando con más información que todos podemos aportar. Gracias @Bayonetta por dar el permiso para abrirlo.

Me gustaría también que quedará claro que esto no es un consultorio médico ni se pretende hacer “ciber-terápia”.

Empecemos por lo básico, cuál es la clasificación de los trastornos mentales y quién la hace. El manual básico se llama DSM y se hace en colaboración con la OMS. Se escoge a expertos en cada área para que se encarguen de desarrollarla. Como todo campo la cosa va evolucionando con el paso de los años y ya vamos por la versión DSM-5.

Que se considera trastorno mental?

  • Es un patrón de conducta que afecta el bienestar del individuo y que puede tener causas orgánicas o ambientales.

Veamos las principales categorías (hay muchas pero muchas más xD y esta sección se irá ampliando):

  • Trastornos de la personalidad
  • Trastornos sexuales
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos por consumo de sustancias

Trastornos de la personalidad


Se considera un trastorno de la personalidad todo aquel patrón de conductas estable en el tiempo que se aleja de los estándares de comportamiento socialmente aceptados y que produce malestar al sujeto.
Dentro de este grupo incluiríamos trastornos paranoides, esquizoides, asociales, narcisista, TOC, dependencia y algunos más.

Trastornos Sexuales

Aquí se engloba en tres categorías principales:

  • La disfunción: alteración del deseo sexual, ya sea por enfermedades físicas o por experiencias pasadas.
  • Parafilias: Obsesión recurrente por una persona, objeto o situación para llegar a la estimulación sexual y que pueden poner deteriorar la vida del sujeto. En esta subcategoría se encuentran las típicas que todo el mundo conoce: Pedofilia, Exhibicionismo, Fetichismo, Frotismo, masoquismo, Voyeurismo, escatología, necrofilia y así me puedo tirar 20 páginas.
  • Disforia de género: personas que sufren algún trastorno por sentirse de un género al que no pertenecen. Solo se considera trastorno si la persona SUFRE. Recordemos que desde los años 70 el hecho de que una persona se considere de otro sexo o se sienta atraído por personas de su mismo sexo (hetero puro) NO se considera un trastorno.

Trastornos del sueño


Aquellos trastornos que evidentemente influyen en el descanso. Se clasifican según el origen:

  • Primarios: No es consecuencia de otro trastorno como las parasomnias, las disomnias
  • Secundarios: Son causadas por otro trastorno
  • Por abuso de sustancias
  • Por enfermedades no mentales

Trastornos por consumo de sustancias


Bueno creo que el título es bastante claro. En el consumo se diferencia entre abuso y dependencia. El abuso es cuando durante un año la persona ha visto su vida significativamente alterada por el consumo. La dependencia es cuando la persona lleva más de un año tomando la sustancia y genera dependencia.
Y bueno trastornos en esta categoría por desgracia hay tantos o más que sustancias. Tenemos cosas maravillosas cómo el Delirium, psicosis, ansiedad…

Actualizaciones con trastornos y síndromes varios

Aquí iré poniendo los trastornos que se vayan añadiendo, ya sea porque lo pidáis o porque me apetezca ponerlos:

Transtorno de Munchausen o Munchausen por poderes

Bueno pues hoy os voy a presentar el transtorno de Munchausen o Transtorno Ficiticio.

Este transtorno se caracteriza por:

1- Simular una enfermedad ya sea psicológica o física e incluso ingerir sustancias para fingir mejor
2- La principal motivación es ser cuidado por otra persona y sentirse dependiente
3- No hay una motivación fuerte externa como podría ser cometer una estafa (subvenciones, estafas)

La parte más grotesca de este síndrome llega con el famoso “Munchausen por poderes” famoso en la historia de la criminología. Basicamente consiste en que la persona hace enfermar a otra persona, generalmente niños pequeños, para que esta pueda cuidarlo y generar un sentimiento de utilidad.

Hay muchos ejemplos pero quizás uno de los más famosos sea este.

Trabajaba como enfermera y bajo su cuidado murieron 4 niños en muy poco tiempo y muchos más empeoraron sus enfermedades. Las edades eran entre 7 meses y 11 años. Fue condenada a 13 cadenas perpetuas.

Un clásico en esta modalidad de síndrome son las madres que envenenan a sus hijos para quedarse a su cuidado

He encontrado un resumen bastante bueno del NAMI (National Alliance of Mental Illnes) así que lo posteo por aquí :slight_smile: y resalto las partes más importantes:

Transtorno Límite de la Personalidad o transtorno Borderline

El trastorno límite de la personalidad (abreviado como TLP) o trastorno borderline, también llamado limítrofe o fronterizo, es una enfermedad caracterizada por la dificultad en la regulación de las emociones. Esta dificultad provoca cambios acusados en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen, y relaciones interpersonales inestables. Pueden darse intentos frenéticos para evitar situaciones de abandono real o imaginario. El resultado combinado de vivir con TLP puede manifestarse en un comportamiento destructivo, como la autolesión (cortes) o los intentos de suicidio.

Se estima que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero puede llegar al 5,9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con TLP son mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres. En el pasado, los hombres con TLP eran a menudo mal diagnosticados con trastorno de estrés postraumático o depresión.

Síntomas

Los síntomas del trastorno límite de la personalidad pueden incluir:

  • Esfuerzos frenéticos para evitar ser abandonados por amigos y familiares.
  • Relaciones interpersonales inestables que alternan entre la idealización - “¡Estoy tan enamorado!” - y la devaluación - “la odio”. Esto también se conoce como “escisión”.
    Autoimagen distorsionada e inestable, que afecta al estado de ánimo, valores, opiniones, metas y relaciones.
  • Conductas impulsivas que pueden tener resultados peligrosos, tales como gasto excesivo, sexo no seguro, abuso de sustancias o conducción temeraria.
  • Comportamiento suicida y automutilación.
  • Períodos de intenso estado de ánimo depresivo, irritabilidad o ansiedad que duran unas pocas horas o unos pocos días.
  • Sentimientos crónicos de aburrimiento o vacío.
  • Ira inapropiada, intensa o incontrolable, a menudo seguido de vergüenza y culpa.
  • Síntomas disociativos: desconectarse de los pensamientos o sentimiento de identidad, o tener sensación de estar “fuera del cuerpo”, e ideación paranoide relacionada con el estrés. Los casos graves de estrés también pueden provocar episodios psicóticos breves.
  • El trastorno límite de la personalidad se caracteriza en última instancia por la agitación emocional que provoca. Las personas con TLP sienten las emociones intensamente y durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a una base estable después de un episodio emocionalmente intenso.
  • Las amenazas y los intentos de suicidio son muy comunes en personas con TLP. Actos de auto-mutilación, como cortarse o quemarse, también son comunes.

Causas

Las causas del trastorno límite de la personalidad no se conocen completamente, pero los científicos coinciden en que es el resultado de una combinación de factores:

La genética.
Si bien no se ha demostrado que ningún gen específico cause directamente el TLP, los estudios en gemelos sugieren que esta enfermedad tiene fuertes vínculos hereditarios. El TLP es aproximadamente cinco veces más común entre las personas que tienen un familiar de primer grado con el trastorno.

Los factores ambientales.
Las personas que experimentan acontecimientos traumáticos en su vida, tales como abuso físico o sexual durante la infancia o negligencia y separación de los padres, tienen mayor riesgo de desarrollar TLP.
La función del cerebro.
La forma en la que funciona el cerebro es a menudo diferente en las personas con TLP, lo que sugiere que existe una base neurológica para algunos de los síntomas. Específicamente, las porciones del cerebro que controlan las emociones y la toma de decisiones / juicio pueden no comunicarse bien entre sí.

Diagnóstico

No existe ninguna prueba médica para diagnosticar el TLP, y un diagnóstico no se basa en un síntoma. El TLP debe ser diagnosticado por un profesional de la salud mental tras una entrevista psiquiátrica minuciosa, puede incluir hablar con profesionales previos, evaluaciones médicas y, cuando sea apropiado, entrevistas con amigos y familiares. Para llegar al diagnosticado del TLP se deben cumplir al menos 5 de los 9 síntomas indicados anteriormente.

Tratamiento

Un plan de tratamiento típico y completo incluye psicoterapia, medicación y apoyo familiar.

Psicoterapia

La psicoterapia es la piedra angular para el tratamiento de una persona con TLP. Además de la terapia dialéctica conductual, que fue creada específicamente para el tratamiento del TLP, existen otros tipos de psicoterapia que son eficaces.

La terapia dialéctica conductual (TDC, DBT en inglés) se centra en la enseñanza de habilidades de afrontamiento para combatir impulsos destructivos, regular las emociones y mejorar las relaciones mientras añaden validación. Incluyendo trabajo individual y de grupo, la TDC fomenta la práctica de técnicas de mindfulness. Se ha demostrado que la TDC es eficaz para reducir el comportamiento suicida, la hospitalización psiquiátrica, el abandono del tratamiento, el abuso de sustancias, la ira y las dificultades interpersonales.

La terapia cognitiva conductual (TCC) ayuda a cambiar el pensamiento negativo y el comportamiento asociado al TLP. El objetivo de esta terapia es reconocer pensamientos negativos y enseñar estrategias de afrontamiento.

La terapia basada en la mentalización (MBT) es un enfoque terapéutico desarrollado por Fonagy y Bateman. La capacidad de mentalizar es el proceso mediante el cual entendemos la propia mente y la de los otros, a partir de estados mentales (intenciones, sentimientos, pensamientos, deseos y creencias) con la finalidad de dar sentido y anticipar las acciones de cada uno. La mentalización (o función reflexiva) implica la capacidad de contener, regular, experimentar y dar sentido a las emociones y sentimientos. La terapia basada en la mentalización persigue entender mejor las propias emociones y las de los demás. A través de esta mayor conexión entre sentimientos y pensamientos se consigue un comportamiento propio más adecuado así como unas relaciones más satisfactorias con los demás.
Medicación

No existe medicación específica para el tratamiento de síntomas como el vacío, el abandono y la alteración de la identidad, pero puede ser útil para el tratamiento de otros síntomas como la ira, la depresión y la ansiedad. Esta medicación puede incluir estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.

Hospitalización

Cuando la psicoterapia y la medicación no son suficientes, puede ser necesaria la hospitalización. Un hospital puede proporcionar un ambiente seguro para una persona con TLP que se autolesiona o tiene pensamientos suicidas.

Comorbilidad

Una persona con TLP puede tener trastornos adicionales que deben tratarse conjuntamente, como pueden ser:

  • Trastornos de ansiedad, como el trastorno por estrés postraumático.
  • Trastorno bipolar.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación, especialmente bulimia nerviosa.
  • Otros trastornos de la personalidad.
  • Abuso de sustancias

¿Qué es una fobia social?

Una fobia social es un tipo especial de miedo. Todos tenemos miedos a cosas como las serpientes venenosas, los perros rabiosos, las infecciones, los accidentes, aunque este miedo se traduce en un comportamiento de simple cautela frente a las situaciones de peligro y además el miedo AYUDA a estar alerta en la vida cotidiana en vez de INTERFERIR en ella de forma limitante y negativa.
Hablamos de fobias cuando la intensidad con la que experimentamos el miedo frente a los distintos peligros es:

  • Injustificado por la objetividad del peligro
  • Inoportuno (no lo sentimos en el momento apropiado)
  • Desmesurado (sentimos más de lo que deberíamos)
  • Interfiere nuestra vida normal de forma innecesaria, y nos reduce nuestra capacidad de acción y goce.

Aunque algunas fobias son muy conocidas, como el miedo irracional a coger el ascensor, nadar, las ratas y cucarachas, por ejemplo, en cambio en la fobia social el miedo se centra en SITUACIONES más complejas y sorprendentes, y además altera totalmente nuestra vida ya que nos vemos obligados a vivir en sociedad (a diferencia del miedo a las serpientes que puede ser inocuo si no nos toca trabajar en un zoo)

Todos solemos experimentar incertidumbre, ansiedad e inseguridad al conocer a personas nuevas, pero una vez roto el hielo, la mayoría logra convertir esos encuentros en una experiencia agradable.
En cambio las personas con fobia social experimentan un grado de ansiedad mucho más elevado en estas situaciones.

Puede ser tanto el grado de ansiedad o vergüenza que se produzcan señales físicas delatadoras (sudor, temblor muscular y de voz, rubor, etc.) que nos hacen más vulnerables e inseguros y la situación social, en vez de convertirse en un tiempo aceptable en algo agradable se transforma en algo cada vez más desagradable, con lo que nos desanima a pasar esos malos tragos y utilizar subterfugios de evitación y control de estas penosas situaciones.

El deseo que solemos tener todos de formar parte de los grupos sociales, ser valorados y apreciados se ve gravemente disminuido, con la consiguiente baja autoestima y complejo de inferioridad.

Elementos más importantes de la fobia social:

  • Preocupación por llegar a ser el centro de atención cada vez que nos encontramos con alguien.
  • Temor a propósito de que alguien nos mire y observe lo que estamos haciendo.
  • Temor a que nos presenten.
  • Temor a propósito de comer o beber en público
  • Dificultad para manejarse en comercios y relaciones administrativas
  • Terror a dirigirse a un público o grupo de amigos
  • Aversión a realizar llamadas telefónicas y realizar gestiones
  • Dificultad para confrontarse en el trabajo o hacer reclamaciones (incluso si se tiene la razón y el derecho de hacerlo)
  • Las fiestas y reuniones son una pesadilla y el comportamiento de la persona que tiene fobia social consiste en ponerse cerca de la puerta o encargarse de discretas tareas que le permitan huir de la situación.
  • Tendencia a rehuir espacios cerrados donde hay gente
  • Sensación de que todos nos miran y nos desvalorizan
  • Temor a que nuestras intervenciones parezcan ridículas, pobres o inadecuadas. Miedo a ‘quedarnos en blanco’.

Algunas personas con fobia social tienden a beber alcohol para ganar así valor y desinhibición.
La fobia social puede ser algo que -a diferencia de la fobia a las serpientes- se nos haga presente cada vez que nos vemos obligados a ser el centro de atención, o si nuestra profesión implica estar expuestos a personas desconocidas con frecuencia (vendedores, actores, músicos, maestros, etc.)
También nos podemos ver obligados a hablar en público (en la escuela, reuniones de trabajo, amigos -cuando son un grupo grande-).

Algunas fobias sociales acentúan el miedo a tratar con el otro sexo a extremos que producen graves dificultades para conseguir pareja.

El miedo no es un estado emocional inmóvil, como un estado de tristeza o alegría.

Se alimenta de:

  • Los estímulos temidos (estar en algún tipo de situación social que nos produce miedo)

  • La anticipación (imaginar las situaciones que podrían suceder y sentir el miedo ‘como si’ estuvieran sucediendo los acontecimientos temidos)

  • Los mecanismos de evitación (aunque sea una paradoja el ALIVIO de subir por las escaleras AUMENTA el miedo a coger el ascensor de una persona con fobia al ascensor). Por lo tanto las conductas de ‘precaución’ como ponerse en un rincón, hablar poco, cruzar la acera, etc. hacen que sintamos MAS miedo la próxima vez.

  • Los pensamientos auto-críticos (del estilo “pareceré tonto/a”, “debería hablar pero no se me ocurre nada”. “estoy haciendo el ridículo”, “parezco torpe”, “me consideran inferior”, etc.).

  • La falta de practica en expresión verbal (igual que la falta de ejercicio nos entumece) el expresarse DEMASIADO POCO, dificulta la facilidad y creatividad de comunicación.

  • El circulo vicioso que producen las experiencias negativas: como lo hemos pasado mal una vez tememos que la siguiente será igual o peor, con lo esta creencia hace de profecía que se auto-cumple y nos induce a estar más amedrentados e ansiosos la próxima vez, con lo que de nuevo alimentamos el temor para la siguiente ocasión.

  • La costumbre de ‘repasar’ y ‘rumiar’ lo sucedido: el no haber sido capaces de actuar con la soltura de los demás (el fóbico puede fijarse en la persona más popular y maravillosa para compararse con ella) nos genera desasosiego y ácida incomodidad personal, recordando cada uno de los pequeños detalles de impotencia y comportamiento penoso con la precisión de un latigazo, y de pronto aparecen iluminadas como por un foco las palabras y las cosas que DEBERÍAMOS haber dicho o hecho.

  • La propaganda negativa que hacemos sobre la imagen de nuestro Yo. A base de vernos torpes, inseguros, empobrecidos, poco interesantes, etc. un numero elevado de veces, entramos en la ‘secta’ de los ‘no valgo nada’, con lo que ya ni nos atrevemos a aspirar a las cosas sanas y bonitas que los demás nos parece que sí tienen derecho a tener (amor, admiración, amistad). Esto puede influir poderosamente en nuestras decisiones (aspiraciones laborales, proyectos, el tipo de pareja que nos parece adecuada, los derechos que creemos que nos merecemos, etc.) .

  • La angustia como aparición ‘maldita’ e ‘intrusa’. Nos angustiamos por la posibilidad de sentir angustia y al percibir que nos estamos angustiando sólo por pensarlo sentimos que es una angustia incontrolable. La angustia se convierte por sí misma en el peor enemigo -más allá incluso de las situaciones que empezaron a provocar. Tenemos miedo de tener miedo, y que además ese miedo sea visible y nos delate como miedosos dignos de desprecio.

Síntomas físicos

Los síntomas de la ansiedad que aparecen en la persona que tiene fobia social cuando se expone a lo temido pueden llegar a ser el símbolo de ‘lo peor’ que le sucede:

  • Sequedad de boca (junto a la idea de que uno se ‘atrabancará’, tartamudeará, toserá, no podrá hablar, etc.)

  • Palpitaciones (el corazón parece correr demasiado deprisa o irregularmente y eso producir desmayos, ataques cardíacos, mareos, o algún tipo de colapso)

  • Temblores de manos, pies o voz que pueden ser rápidamente observados y delatarnos como ‘inferiores’ o ‘penosos’ o ‘impresentables’.

  • Sudor (en las manos que luego puede que tengamos que presentar en un saludo; sudor corporal que traspasa la ropa y nos avergüenza haciendo nos aparecer como ‘indeseables’ o ‘repugnantes’)

  • Rubor (angustia + sentimientos intensos de vergüenza)

  • Falta de concentración (que nos haga olvidar datos que queríamos decir o desorganice el curso del pensamiento de modo que no sepamos de donde veníamos o a donde queríamos llegar)

¿Y la timidez?

La timidez es una forma atenuada de fobia social, y que habitualmente tenemos y disimulamos todos mejor o peor.
No sabemos si resultaremos competentes, valiosos o apreciables a los demás.

Muchas veces esto esta en agudo contraste con un ambiente familiar en el que hemos sido mimados y protegidos, aunque en otras ocasiones es todo lo contrario: un ambiente familiar autoritario y descalificador también produce futuros tímidos.

Nuestra forma de ser se hace en el ejercicio de relacionarse con los demás, es un resultado de ATREVERSE a ser delante de los demás, mezclándose y entrando en conflictos que uno aprende a ir solucionando sobre la marcha.

La persona tímida es cautelosa: no se arriesga a equivocarse, a ser rechazada o a resultar inadecuada, y como no practica no avanza, y espera que un día se levantará con la moral alta y resultará segura de sí misma por arte de gracia (y no pasando por los malos tragos y apuros que todos tenemos que traspasar para curarnos de complejos e inseguridades y para resultar hábiles amigos y relacione públicas).

Descubrir lo que somos realmente tiene algo de lanzarse al abismo de lo desconocido y explorar lo que resulta de ello, y esta es la forma mejor de superar la timidez.

Palabra a palabra obligarnos a nosotros mismos a enseñar LO QUE PENSAMOS pero también -y sobre todo- LO QUE SENTIMOS (como cuando decimos ‘me moleta el humo que me hechas a la cara’ o ‘me gustaría que tomáramos el sábado un café juntos’, o ‘este fin de semana me apetece ir de excursión con unos amigos que hace tiempo que no veo’).

A menudo superar la timidez es una cuestión de número de palabras (cambiar el ‘si’, ‘no’, ‘tal vez’ por frases de cinco minutos).
Dejarse ir hacia una frase que va a ser muy larga es como confiar en tu propio cerebro, en su auto-estimularse, refrescarse y entusiasmarse por una tarea intelectual (en el fondo le encanta, es lo suyo).
La persona tímida tiende a creer que no tiene mucho VALOR, o CAPACIDAD, pero la realidad no es exactamente esa (mucho grandes tímidos han sido perfectamente grande genios científicos o escritores) sino que UNO MISMO/A SE PONE ENCIMA UN PEDRUSCO, inhibiéndose con pensamientos de mal agüero tales como ‘lo mio no tiene importancia’ ‘mis cosas aburren’ ‘mi interés no coincide con el de los demás’ ‘podría ofender, aburrir o molestar a alguien’ o lindezas parecidas.
Este AUTO-SABOTAJE equivale a que estuviéramos pensando ‘seguramente no caminaré recto y estéticamente, pareceré torpe y tropezaré’ y como fruto de esta hipótesis tan poco constructiva REALMENTE hasta consiguiéramos andar mal y tropezar.
Nos cuesta encontrar un lugar en el mundo, EL NUESTRO, y en vez de ello caemos en el error de pretender ser OTROS.
Sería buena cosa rebelarnos de una vez por todas y determinarnos a ser espontáneos, aceptando luego con resignación el número amigos y enemigos que ello produzca (por lo menos seríamos felices NOSOTROS y NUESTROS amigos, y nuestra alegría decoraría como un adorno navideño el paisaje de los demás).

¿Un ataque de pánico de regalo?

El nivel de ansiedad puede subir a un punto crítico por encima del cual se produce un ‘ataque de pánico’ durante unos minutos en los que la persona le parece que pierde el mundo de vista, el equilibrio, o que pudiera enloquecer o estar muriendo de forma repentina.

Los mismos pensamientos de estar ‘pillado’ ‘atrapado’ y padeciendo algo ‘horrible’ actúa de incentivador y mantenedor del ataque. Las complicaciones de los ataques de pánico pueden ser que la persona desarrolle ‘agorafobia’ o miedo a tener ataques de pánico en situaciones donde ya se han producido o que parezcan una ‘encerrona’ (un espacio demasiado cerrado, demasiado abierto, demasiados estímulos o gente, estamos lejos o en una situación en la que haríamos un mal papel huyendo).

Algunas personas caen en el alcoholismo o en el consumo de hachis o cocaína o abusando de los tranquilizantes recetados por el médico como una forma de ‘capear’ estas dificultades sin resolverlas del modo adecuado.

¿Cómo afecta nuestras vidas la fobia social?

Nos empobrece reduciendo a la mitad nuestra vida social, nuestras posibilidades de ocio y progreso profesional.

La frustración que todo ello implica puede reflejarse indirectamente en forma de desánimo general (a veces es causa de caer en un depresión tras un larga etapa vital de sufrimiento) e irritación descontrolada con el circulo familiar íntimo.

Las relaciones que exigen iniciativa, sostén y aportación por nuestra parte se pueden llegar a ver gravemente resentidas y romperse.

Elimina aquellos oportunidades que suelen provenir de la actividad social (hacer amigos en el colegio o en el trabajo, participar en las equipos, promocionarse en el trabajo, etc.) . Puede ocurrirle a un fóbico social que rechace un buen trabajo solamente por el miedo que tiene a las nuevas responsabilidades, especialmente si tiene que tratar con muchas personas y hacer reuniones.

¿Soy un bicho raro?

De 1-2 por mil de los hombre y 2-3 por mil de las mujeres padecen fobia social. Es una dificultad que se conoce bien, tanto el porqué se produce como el modo en el que puede tratarse.

¿Tiene solución?

No es imposible adquirir estas dos capacidad que resolverían el problema:

  • Las habilidades expresivas, sociales y de trato que no hayamos podido adquirir en el curso de nuestro aprendizaje por razones de modelos familiares imperfectos, inadecuada intervención escolar o por las dificultades emocionales que hayan interferido.

  • La habilidad de controlar el miedo irracional mediante distintas estrategias de enfrentamiento, control emocional e información psicoterapéutica especializada.

Una ayuda farmacológica puede ser aceptable como un medio de atemperar las dificultades iniciales, especialmente si el nivel de ansiedad produce severos síntomas incapacitantes como intensas taquicardias o ataques de pánico, insomnio y depresión.

¿Puedo solucionarlo por mí mismo/a?

  • Algunas lecturas de libros de autoayuda que tratan las fobias de una forma sencilla nos pertrecharán con una mayor comprensión del problema.

  • La práctica de la relajación, yoga, y/o ejercicio para bajar el nivel general de ansiedad.

Ejercicios prácticos de expresión:

  • Lectura en voz alta del periódico utilizando un tono de voz alto y que tenga contenido emocional;

  • grabar un pequeño ejercicio de unos 10 minutos (5 veces a la semana) en el que contemos como si estuviéramos delante de un grupo de personas un asunto que hemos leído, visto en televisión, escuchado en la radio o hemos oído o pensado. El tema ha de ser diferente cada vez. Contra más exagerado es el tono expresando disgusto, placer, admiración, guasa, etc. más efectivo es el ejercicio. No olvidar al final añadir nuestra opinión sobre el asunto. Procurar conforme pasa el tiempo aumentar la longitud de las frases.

  • Preparar el terreno hablando en primer lugar en las situaciones mas fáciles (familiares de confianza, vecinos, compañeros de trabajo) introduciendo elementos que impliquen humor, comentarios personales y opiniones atrevidas.

  • Procurar adquirir compromisos tales como acudir a las reuniones de vecinos, religiosas o de trabajo, eventos sociales, etc. aunque nuestro papel al principio fuera modesto, pero logrando al menos familiarizarnos más con la situación grupal.

  • Hacernos un plan de EXPOSICIÓN gradual a las distintas situaciones sociales que nos agobian intentando hacer progresos pequeños pero continuados.

  • Suprimir las conductas anticipatorias que tanta ansiedad inducen al adelantar con los ojos de la imaginación mil situaciones agobiantes, humillantes y desagradables. Es mucho mejor no pensar y si tuviéramos que pasar por una situación temida, por ejemplo una boda, no sufrir hasta el momento en el que comience el banquete (y a ser posible tampoco en medio).

  • Tampoco conviene hurgar en la herida más de la cuenta, haciendo agoreras y cínicas disquisiciones de nuestro papel en el mundo. Es mejor concentrarse más en progresar que en criticarse a uno mismo.

  • Conviene facilitar el aproximamiento a los distintos ambientes estando al menos al día de las inquietudes y afanes por las que los humanos nos unimos en amistad (preocupaciones sociales, conocer la música actual, el deporte o las modas, procurando si cabe estar en un buen nivel como para poder más adelante tener algo que aportar).

  • Preocuparse por saber lo que la mayoría sabe (por ejemplo saber hacer una barbacoa, bailar, conocer los procedimientos administrativos, desenvolverse en un restaurante, etc.)

  • Disponer también de una personalidad propia (unos gustos, unas ideas conocidas, unas intereses, etc.) que pueda hacer atrayente y productiva nuestra incorporación en los grupos.

  • En los momentos de hablar en público no estar mirando con lupa nuestras sensaciones físicas perturbadoras sino los ojos de los interlocutores, y mirándolos comenzar a hablar LENTO y DETALLADO en vez de rápido y comprimido tal como el “salir rápido” del apuro nos pediría.

  • Hacer maniobras de preferencia, tales como sentarnos en el sitio de la mesa que más nos gusta y al lado de la persona que nos cae mejor o en el medio (en vez de sentarnos en el rincón más alejado y junto a la persona que menos nos gusta).

  • Si notamos que la voz nos tiembla, en vez de ultimar proseguir hasta que el efecto desaparezca, haciendo que el temblor inicial quede olvidado por un final aceptable o por la simple voluntad de expresarse.

  • No exigirse a uno mismo el imperativo más bien contraproducente de pretender ser inteligentes para los demás sino que en vez de RENDIR debemos cambiar la misión a PARTICIPAR.

Algunos fóbicos sociales han utilizado técnicas de INUNDACIÓN como aceptar un trabajo de cara al público, o presentarse voluntarios en una asociación para obligarse así a ‘pasar por el tubo’ y superar los problemas de una vez. Este método de ‘sacar la muela a mano’ no funciona siempre y puede ser una apuesta que sobrepase muestras verdaderas fuerzas.

Si nos sentimos preparados por haber avanzado en los puntos anteriores nos podemos atrever a llevar a cabo alguna actividad mas eficaz tal como apuntarnos a una asociación, un curso de expresión corporal, un taller de habilidades sociales (en el que mediante juegos didácticos, simulación de situaciones y ensayo de nuevos comportamientos, y en un ambiente de personas con similares dificultades a las nuestras podemos quemar etapas) o aceptar un trabajo que sabemos que nos pondrá a prueba.

Sería algo bueno de cara a superar los miedos el reflexionar más allá de lo mal que nos sentimos lo que hay de realidad en los supuestos peligros (miedo al rechazo, a que no nos valoren o a no resultar interesantes y dignos de amor que posiblemente provienen de algunos factores educativos mal aprendidos -o enseñados cabría decir-.

¿Y si no puedo?

Es el momento de acudir a un profesional. Existen distintas psicoterapias exitosas contra la fobia social, siendo un problema clínico relativamente sencillo de solucionar comparado con otros trastornos mentales mayores.
A veces la verdadera dificultad es el orgullo o la cicatería lo que nos impide reconocer que tenemos un grave problema y acudir a un profesional competente.

Traigo un poco de información sobre este famoso transtorno. He decido hacer un compendio con las partes que me han gustado más de diferentes sitios bastante fiables.

Síndrome de la Tourette

Es una afección que lleva a una persona a realizar movimientos o sonidos rápidos y repetitivos que no puede controlar.

Causas
El síndrome de Tourette recibe el nombre por Georges Gilles de la Tourette, quien fue el primero en describir este trastorno en 1885. Es probable que este síndrome se transmita de padres a hijos.

El síndrome puede estar ligado a problemas en ciertas zonas del cerebro. Es posible que tenga que ver con sustancias químicas (dopamina, serotonina y norepinefrina) que ayudan a las neuronas a comunicarse entre sí.

El síndrome de Tourette puede ser grave o leve. Muchas personas con tics muy leves pueden no ser conscientes de ellos y nunca buscan atención médica. Muchas menos personas tienen formas más graves del síndrome de Tourette.

La probabilidad de que este síndrome ocurra es cuatro veces mayor en niños que en niñas.

Sintomas

Aunque incluyen tics (faciales y nerviosos) el más famoso es la coprolalia.

¿Que es la Coprolalia?
Coprolalia es el termino medico usado para describir uno de los síntomas mas confusos y socialmente estigmatizantes del Síndrome de Tourette. Es la expresión involuntaria de palabras obscenas o socialmente inapropiadas o comentarios despectivos. Otros ejemplos incluyen referencias a las áreas genitales, excremento y actos sexuales. Aunque la coprolalia es el síntoma mas conocido del ST, ocurre en una minoría de pacientes con ST. Es mas comúnmente expresado como una palabra pero puede involucrar frases complejas. No hay manera de predecir quien desarrollará coprolalia. La copropraxia es un síntoma relacionado que involucra gestiones obscenas.
Durante años doctores equivocadamente creían que un diagnostico de ST no podía ser confirmado al menos que la coprolalia estuviera presente. Hasta muy recientemente profesionales pensaban que la coprolalia era causada por problemas psicológicos, por ejemplo como una frustración extrema, un enojo reprimido o una represión sexual. Ahora es entendido que es un síntoma físico y neurológico por naturaleza. Aunque hay pocas investigaciones que se enfocan en entender la coprolalia, datos enseñan que un tercio de personas con ST exhiben este síntoma en algún tiempo u otro de sus vidas.

No obstante, para esos con coprolalia que están tratando de lidiar con la vida diaria – en lugares públicos, la escuela, la casa o el trabajo solo el pasar por un día puede ser insoportablemente difícil.

¿Como se Manifiesta la Coprolalia?
Aunque las obscenidades a veces sean algo común en conversaciones de hoy en día, la coprolalia es algo diferente que simplemente usar malas palabras. Usualmente estas palabras no son dichas en un context emocional o social y frecuentemente son dichas o repetidas compulsivamente y en tonos mas altos o en ritmos vocales diferentes a esos usados normalmente en conversaciones. Algo particularmente vergonzoso para individuos con coprolalia son las vocalizaciones involuntarias en contextos sociales, como el arrastro de palabras raciales o étnicas en compañía de esas mismas personas que se ofenderían con esos comentarios. Hay una minoría de personas con coprolalia que tienen este problema en particular.

Es crucial entender que estas palabras o frases complejas no necesariamente reflejan pensamientos, creencias u opiniones de la persona con coprolalia. Algunas frases pueden ser bastante complejas, sin sentido, o hasta cómicas. Hay un joven que es muy conocido por gritar “¡Ayúdenme, mis calzoncillos están en fuego!

Hay personas con ST que no dicen palabras inapropiadas o en voz alta pero puede ser que las repitan mentalmente. Aunque esto no es aparente socialmente, estos individuos encuentran que esta coprolalia subvocalizada es angustiadora. Usualmente las palabras son dichas en el lenguaje natal de la persona pero no es poco común que una persona con ST diga una obscenidad en otro lenguaje que el o ella haya aprendido.

¿Que Causa la Coprolalia?

La explicación más comúnmente aceptada es que la causa de la coprolalia involucra los mismos problemas en el mecanismo inhibitorio en el cerebro que causan movimientos involuntarios. Parece ser que la habilidad que tenemos todos de reprimir movimientos que no deseamos o pensamientos inconcientes esta de alguna manera discapacitada en las personas con ST. Así como las personas con ST tienen que satisfacer ese impulso arrumbador de hacer algún movimiento, así también ellos necesitan dejar salir esas palabras que se van acumulando e intensificando para poder sentir un alivio momentáneo.
Dependiendo de la severidad de los síntomas, la presión de expresarlos va a reaparecer, porque el impulse de sacudirse o de decir o gritar obscenidades no puede ser reprimido para siempre. La elección en particular de dicho lenguaje puede tener algo que ver con el contenido emocional en ciertas áreas del cerebro de la persona. Dichos síntomas también se han visto en personas después de un derrame cerebral o en personas con algunas heridas a las regiones frontales del cerebro. Al igual que con todos los tics, los síntomas pueden incrementar con el estrés, la fatiga y hasta el entusiasmo. El estado emocional no es la causa de los tics pero puede ser que los aumente.

¿Cómo Lidian con Esto las Personas que Tienen ST?

Algunas personas con ST han encontrado maneras de esconder o mascarar sus vocalizaciones en ituaciones públicas o de trabajo. Por ejemplo dicen las primeras letras de una mala palabra, como “Ccccoo”. Otras personas dicen las palabras entre dientes o se cubren la boca para amortiguar las obscenidades. Estas técnicas pueden ayudar a aliviar las ganas irreprimibles de dejar salir estos síntomas involuntarios y a la mismas vez ayudan a hacer mudas las vocalizaciones disruptivas.
Frecuentemente la habilidad de substituir una obscenidad con otra palabra es limitada porque un cambio mayor en el sonido deja sin satisfacer el impulse subyacente. Una manera de entender esto es imaginándose que uno tiene una gripe, pero que es socialmente inaceptable estornudar en publico. Es posible que pueda toser en vez de estornudar pero las ganas de estornudar todavía quedan y ventualmente tenemos que estornudar.

Los niños también pueden tener coprolalia. Pero al ser menos sofisticados socialmente los niños puede ser que no sean capaces de esconder su coprolalia. Igualmente, adultos con síntomas severos puede ser que tampoco sean capaces de reprimir o mascarar estos síntomas. Desafortunadamente, algunos no tienen aviso de cuando la coprolalia va a suceder.

Diagnóstico

Para que una persona reciba el diagnóstico del ST, debe cumplir los siguientes criterios:

  • Tener dos o más tics motores (por ejemplo, parpadear y encogerse de hombros) y al menos un tic vocal (por ejemplo, tararear, aclararse la garganta o gritar una palabra o una frase), aunque es posible que no todos ocurran al mismo tiempo.

  • Haber tenido tics durante al menos un año. Los tics pueden ocurrir muchas veces al día (por lo general en ataques), casi todos los días, o de vez en cuando.

  • Tener tics que hayan comenzado antes de los 18 años.

  • Tener síntomas que no se deban al consumo de medicamentos u otras drogas ni a otra afección (por ejemplo, convulsiones, enfermedad de Huntington o encefalitis posviral).

Tratamiento

Medicamentos
Se pueden usar medicamentos para reducir los tics graves o perturbadores que hayan creado problemas en el pasado con la familia, los amigos, otros estudiantes o los compañeros de trabajo. Los medicamentos también se pueden usar para reducir los síntomas de las afecciones relacionadas, como TDAH o TOC.

Si bien los medicamentos no eliminan los tics por completo, pueden ayudar a algunas personas con ST en su diario vivir. No existe un medicamento que sirva para todas las personas. La mayoría de los medicamentos recetados para el ST no han sido aprobados para el tratamiento de los tics por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU.

Los medicamentos afectan de manera diferente a cada persona. Es posible que uno le sirva a una persona, pero no a otra. Durante el proceso de decisión para encontrar el mejor tratamiento, es posible que el médico pruebe administrar diferentes medicamentos y dosis, y puede ser que lleve tiempo determinar el plan de tratamiento que funcione mejor. El objetivo del médico será encontrar el medicamento y la dosis que ofrezca los mejores resultados y los menores efectos secundarios posibles. Por lo general, los médicos comienzan con dosis pequeñas y las van aumentando a medida que se necesita.

De la misma manera que con cualquier otro medicamento, los que se usan para tratar los tics pueden tener efectos secundarios. Estos pueden abarcar aumento de peso, rigidez muscular, cansancio, inquietud y retraimiento social. Los efectos secundarios se deben considerar cuidadosamente al decidir si se va a usar o no algún tipo de medicamento para tratar los tics. En algunos casos, los efectos secundarios pueden ser peores que los tics.

Si bien los medicamentos se usan con frecuencia para tratar los síntomas del ST, es posible que no sirvan para todas las personas. Dos de las razones más comunes para no usar medicamentos en el tratamiento del ST son los efectos secundarios desagradables y que los medicamentos no funcionen como se esperaba.

Terapia conductual

La terapia conductual es un tratamiento que enseña diferentes maneras de controlar los tics a las personas con ST. La terapia conductual no es una cura para los tics. Sin embargo, puede ayudar a reducir el número, la gravedad y el impacto de los tics o una combinación de todos esos factores. Es importante entender que si bien las terapias conductuales pueden reducir la gravedad de los tics, esto no significa que los tics son meramente psicológicos ni que cualquier persona con tics podrá controlarlos.

Inversión de hábito o contracondicionamiento

La técnica de inversión de hábito es una de las intervenciones conductuales más estudiadas para su aplicación en personas con tics.1 Se compone de dos etapas principales: entrenamiento para incrementar la concientización y entrenamiento en la respuesta incompatible o sustituta. En la parte del entrenamiento en la concientización, la persona identifica cada tic en voz alta. En la parte de la respuesta incompatible, la persona aprende una conducta nueva que no puede suceder al mismo tiempo que el tic. Por ejemplo, si la persona con ST tiene un tic que le hace tocarse la cabeza, una conducta nueva para esa persona sería poner las manos en las rodillas o cruzarse de brazos para que no pueda tocarse la cabeza.

Alumno y docente en una reunión

Intervenciones conductuales integrales para los tics (CBIT, por sus siglas en inglés)
La CBIT es un nuevo tipo de terapia conductual, basada en evidencia, para tratar el ST y los trastornos por tics crónicos. La CBIT incluye la inversión de hábito además de otras estrategias, como la educación sobre los tics y técnicas de relajación.2 La CBIT ha demostrado ser eficaz para reducir los síntomas de tics y también otros impedimentos relacionados con los tics en niños y adultos.

En la CBIT, el terapeuta trabaja con el niño (y sus padres) o el adulto con ST para poder comprender bien los tipos de tics que tiene la persona y entender cuáles son las situaciones en las que los tics empeoran. Si es posible, se hacen cambios en el entorno y la persona con ST también aprende una nueva conducta que debe realizar en lugar del tic (inversión de hábito o contracondicionamiento). Por ejemplo, si un niño con ST tiene a menudo un tic durante la clase de matemáticas, se puede informar a la maestra sobre el ST y quizás se puede cambiar el lugar donde se sienta el niño para que los tics no sean tan visibles. Además, el niño también puede trabajar con un psicólogo para aprender técnicas de inversión del hábito o contracondicionamiento. Esto ayuda a disminuir la frecuencia de aparición de los tics mediante la realización de una conducta nueva (como ponerse las manos en las rodillas cuando siente la necesidad de hacer el tic). Las destrezas de la CBIT pueden aprenderse con la práctica, con la ayuda de un terapeuta experto y con el apoyo y la colaboración de las personas cercanas a quienes tienen el ST.

En años recientes, un mayor número de profesionales de la salud han reconocido que la terapia conductual puede ser muy eficaz para controlar los síntomas del ST. Lamentablemente, muy pocos médicos se han capacitado en este tipo de tratamiento, específicamente para el ST y los trastornos por tics. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Asociación del Síndrome de Tourette han estado trabajando para informar a más profesionales de la salud sobre este enfoque de tratamiento para controlar los síntomas del ST. Más información sobre CBIT.

Capacitación para los padres

Los niños con ST y afecciones relacionadas y sus familias también pueden beneficiarse de la capacitación para padres, lo cual ha demostrado ser de mucha utilidad para los niños con ST y otros comportamientos perturbadores. La capacitación de los padres también ha demostrado ayudar a los niños con TDAH. La capacitación para padres ayuda a entender mejor los problemas de conducta de los hijos y a aprender destrezas de crianza específicas para estos problemas. La capacitación puede incluir el aprendizaje de cuándo aplicar los reforzamientos positivos para que sean eficaces y cuál es el tipo de disciplina útil para su niño en particular.

21 me gusta

A mí ahora me interesa mucho la psicología positiva, así como las técnicas para mejorar la atención, como la meditación y el mindfulness, y el desarrollo de hábitos que te permitan obtener gratificación y flujo en tus actividades en base a tus valores internos

1 me gusta

Por fín se ha animado alguien que entiende del tema :heart:

Desde hace unos meses me interesa el tema del tlp o trastorno borderline pero nadie sabe decirme gran cosa sobre él, he leído el libro de Dolores Mosquera de Diamantes en bruto en busca de respuestas y he encontrado algunas pero es bastante general, parece más bien para profesionales y aparte está más orientado a familiares de primer grado y parejas de gente con tlp que a amigos, por lo que leo parecen condenados a no conservar ninguna amistad, a ver si alguien pudiera iluminarme un poco.

1 me gusta

Si se ha puesto bastante de moda y bueno creo que es una vuelta de tuerca al conductivismo. Cuándo vivía fuera meditaba bastante (no relajación si no concentración) y la verdad es que no es nada fácil. Para la gente que se quiere iniciar recomiendo la app: Headspace, que tiene representaciones visuales y diferentes niveles y módulos según tu propósito o grado de experiencia.

Gracias!

Bueno, que te interesa saber especificamente? Es un transtorno un poco cajón desastre, miedo al abandono, distímias que llevan a la depresión, consumo de sustancias o malos hábitos y por ende pierden el contacto con las personas que les rodean. Se suele hacer terapia CBT, pero en los casos más graves hay que tener el ojo muy cerca porque en fases avanzadas son propensos al suicidio.

Yo la semana pasada dejé la medicación después de un año, y mi experiencia ha sido bastante regulera. He tomado olanzapina y la verdad es que te deja frito el cerebro, sin ganas de hacer nada, durmiendo horas y horas sin querer levantarte, haciendo un esfuerzo monumental pensar cualquier cosa… y hace ya unos meses que me voy rebajando la dosis hasta que la semana pasada ya la dejé del todo. ¿Moraleja? ayer tuve un insmonio brutal (apenas conseguí dormir 2 horas) y espero poder dormir bien hoy, pero aprovecharé que esta semana tengo bastantes festivos para aguantar el mono y dejarlo de manera definitiva.

Como dije, la experiencia ha sido regular, porque bien es cierto que estás muy tranquilo, que nada te altera y no te estresas ni te pones nervioso, pero joder, hay que sacrificar tanto por conseguir ese estado que no sé si lo merece.

Por lo demás, mi trato con el psiquiátra ha sido desastroso. El hombre no me quiso explicar ni qué tenía, ni qué me hacía la medicación ni nada, sólo que la tomara y ala, a campar. No me previno de que los primeros días estaría tan zombie que ni si quiera podía conducir, ni tampoco de lo mucho que costaría dejar el tratamiento por los efectos secundarios. Ya sé que no es justo usar mi experiencia para generalizar, pero me ha dado la sensación de que aquí lo que prima es dar droga para que la gente se calle y esté tranquila y que les den por el culo, así que me lo pensaré MUCHO antes de volver a pedir ayuda a un médico por un tema de la cabeza.

1 me gusta

Me gustaría saber si mejora con la edad o va a peor y si se les puede ayudar aunque sea de una manera sutil.

Seguiré el tema ya que tengo.varios temas. Tengo depresión,.ansiedad, miedo.social,.fobias sexuales, odio hacia las.personas en.ocasiones…

2 me gusta

Siento lo de tu mala experiencia con el médico la verdad. Lo que comentas son los efectos típicos de los anti-psicótico. Es bastante fuertecillo y se usa sobretodo para la esquizofrenia. El problema de las enfermedades mentales es que afectan a todos los niveles y por eso hay que hablar muy bien con el paciente y advertirle de todos los efectos secundarios para que este este prevenido. Sobretodo porque crean dependencia.

A parte de las pastillas no te ha recomendado terapia ni creación de nuevos hábitos?

Bueno si que se les puede ayudar, o al menos paliar. Estos trastornos son difíciles de “curar”. Si no me equivoco hay una terapia especifica la DBT y el uso de medicamentos está desaconsejado. Si te interesa el tratamiento puedes echarle un ojo rápido aquí:

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/borderline-personality-disorder/diagnosis-treatment/drc-20370242

1 me gusta

Gracias! Por supuesto, y si tienes alguna pregunta o quieres comentar algo siéntete en casa!

Gracias aunque me es complicado que se me ayude ya que el problema es que ya no sé qué hacer para arreglarlo y en muchas ocasiones lo único que se viene a la cabeza es la solución final y así evitar mierda y evitar al mundo entero que sólo mehace daño

Ostras ¿aquí es donde oficialmente puedo postear las drogas que me tomo? Pues mirad son estas:

Y aquí en unos de esos momentos, en los que me ponen un chute de Nolotil en vena:

Está claro que en esta vida no todo puede ser bonito y maravilloso. Pero bueno las drogas ayudan.

1 me gusta

Entiendo la frustración que comentas y cómo decía antes es complicado porque afecta en todas las facetas de la vida. Abarcar todo es muy difícil, no han priorizado? Por otra parte no te quiero hacer ningún tipo de preguntas porque es un tema que no es fácil de hablar aunque estemos escudados en avatares y nicks.
Supongo que has probado múltiples técnicas y profesionales pero siempre habrá alguno que pueda mejor un poco la situación. Muchos ánimos y no pienses en la mal llamada " solución final"

1 me gusta

Menudo cóctel de antipsicóticos, bloqueadores y calmantes. Mucho ánimo y espero que puedas hacer una vida perfectamente normal.

Las drogas ayudan pero los bitcoins más eh :wink: En nada te forras y eso te cura de golpe!

Cuando me enteré que había dosis de 20mg flipé. Si me tomo una de esas me quedo en coma durante dos días en la cama :joy:

Qué va, como dije fue pim pam, “toma esto y estarás mejor”.

Hago vida normal. A veces tengo idas de olla pero suelo controlar la mayoría de las veces. Aunque sean antipsicóticos las ganas de matar sólo las tengo para conmigo mismo, porque me considero el culpable de todos mis problemas y es una losa, una carga que cuesta sobrellevarla. Yo sería incapaz de hacerle daño a nadie, a no ser que no me dejara otra opción que defenderme, pero conmigo mismo me emparanoio mucho, y tengo mucha negatividad y mal rollo. Y en esas estoy. A ver si salgo de ese círculo, porque al final las cosas materiales ni te van a curar ni te las vas a llevar a la tumba al sitio al que más tarde o más temprano iremos todos con un 100% de probabilidad, y un error cuadrático medio de 0.

1 me gusta

Sí pero las de 20 son para casos bastante bastante graves. Pues me parece una vergüenza que hayas sido tratado así. Muchos psiquiatras están deseando dar la pastilla y pa’ casa pero la parte terapéutica a veces es la más importante o la que determina la efectividad de los medicamentos. No pienses que todos en el ramo somos iguales.

Si suele ser bastante cíclico y hay momentos peores que otros. Bueno no debes culparte por las cosas de las que no eres responsable. Supongo que también seguirás una terapia como complemento al cóctel químico.

1 me gusta

Vine aquí para conocer más sobre las enfermedades mentales y me encuentro que los foreros cuentan sus batallas particulares.

Ánimo a todos, chic@s!

En su dia, tuve una racha muy mala, de esos que las malas noticias se ponen de acuerdo y se reúnen para golpearte a la vez, los amigos que hice se fueron marchando a otros países para poder conseguir trabajo, mi hermano, el único familiar que tenía cerca, se marcha tmbn y por último rompo con mi pareja.
Estuve tan mal esos días ( todo eso sucedió en un plazo de 15-20 dias) que hice peligrar mi trabajo por no estar atento.

No quiero extenderme demasiado pero si alguien quiere saber la historia pues la publicaré en siguientes posts.

Ánimo chic@s!

Hay q tener la cabeza ocupada para alejar malos pensamientos.

1 me gusta

Sí, de hecho mañana voy al psiquiatra que me va a asignar un psicólogo para empezar una terapia anti-suicidios. Es fuerte decir así las cosas tan abiertamente en público, pero cuando tu propia vida empieza a darte igual, empiezan a haber muchas cosas que empiezan a pelártela muchísimo.

Bueno la intención es ir ampliando el post. Hay demasiados desordenes que tratar y no he tenido mucho tiempo últimamente. Si la gente al menos tiene un espacio para compartir también me vale, pero iré ampliando según las inquietudes de los foreros.

Lo que comentas es algo que suele pasar a menudo, a mi también me ha sucedido y si, la verdad es que es bastante fácil salirse del “camino” y caer en círculos viciosos. En mi caso me mantuve ocupado tanto dentro como fuera del trabajo.

Y estaremos más que encantados de conocer tu historia.

Bueno no es fuerte es valiente. El instinto de autoprotección es uno de los más fuertes si pierdes eso es normal que el resto no funcione. Supongo que te pasarán un test y una entrevista para ver el grado de riesgo. En este punto te recomiendo sinceridad absoluta, ni ocultar cosas ni agrandarlas para llamar la atención, solo lo que sientes. Por lo demás me alegra que hayas decidido empezar la terapia y si al principio parece no funcionar dale una oportunidad o no dudes en cambiar de profesional pero no te rindas.

1 me gusta