Hagamos nuestra propia antología de relatos (hilo de comentarios)

Cierto, todos los guiones y espaciado al carajo… @Karamazov, ¿pegamos los relatos en este mismo hilo para tenerlos disponibles, o cómo?

PD: Más vale que entre los tres tuyos incluyas aquella temprana paja mental tuya en la que un tío ¿se pone de pie en la silla de un bar? ¿dice una gilipollez? y ¿viaja en el tiempo? Bueno, traigo memoria más borrosa que el destripe, pero sí recuerdo que me encantó. Fue lo que habría escrito Charlie Kaufman si se hubiese llamado Carlitos Tosehombre.

1 me gusta

Caballero, no sé de qué está hablando.

Perdón, el post data era referido a Karamazov.

Cuando tenga un rato rebuscaré por Meri, afortunadamente mi incorporación a los concursos literarios es reciente y no tengo muchos entre los que elegir.

Voy a citar a @frankvothe (galinfs en meri) por si le interesa el tema. No recuerdo más habituales de Meri literatura que anden en pacotes y no hayáis nombrado. Bueno, @Albornoz está, aunque ha debido escribir tres mensajes mal contados :sweat_smile:

Y ya de paso, por dar un poco la nota, de @Tarquin me gustó mucho el del mundo donde Dios muere, aunque no lo ha puesto ni en su terna de candidatos ni en las menciones.

2 Me gusta

Buena ocasión para, al menos, recopilar de una puñetera vez todo lo que he escrito en Meri.

2 Me gusta

De momento, id seleccionando vuestros tres relatos, dadme el título de cada uno de ellos (y si queréis, la condición por la que se presentaban) e iré recopilándolos al principio. Cuando estemos todos los que vayamos a participar, sorteamos el orden y en ese momento, subimos los tres relatos en otro hilo y que empiece el proceso de descuartizar. Porque sólo puede quedar uno.

2 Me gusta
  • Condenados (condición: debe transcurrir en un avión)
  • Attragartta (condición: debe estar ambientado en África e incluir algún elemento sobrenatural)
  • Rey Carmesí (condición: que se elija uno de los sentidos para llevar el hilo de la narración, en que el elemento sensorial sea predominante y aporte un nivel más al relato)
1 me gusta

El día de la Santa Defunción. Porque no era un buen relato. Partía de una idea cojonuda, pero necesita tres veces más espacio para respirar bien.

¿Y luego publicamos la antología y les damos los (exiguos) beneficios a los niños cantores de Viena o simplemente la idea es hacer un hilo de recopilación aquí que, con el tiempo (unos días) quedará sepultado en el fondo del foro? Hoy me he levantado en plan destroyer… :BB

2 Me gusta

No, joder, no. Luego, cuando lo tengamos, votaremos si Anagrama o Planeta.

3 Me gusta

Los que nos paguen más pasta, ¿no? Y a los niños cantores de Viena que les den, que seguro que están nadando en dinero esos pequeños cabrones… %]]

1 me gusta

¿De Viena? Sólo te diré que Hitler era austríaco. Con eso lo digo todo.

¿Valen entonces también los del pleistoceno de allá? O sólo los de ‘new era’.

Mientras sean relatos publicados, todos valen, faltaría más.

1 me gusta

Pues entonces creo que voy a escarbar un poco en el baúl de los recuerdos, los publiqué en su día pero a saber si siguen online. Ahora te digo. Muchas gracias :slightly_smiling_face:

Edito: Acabo de revisarlo y donde está publicado es en una entrada de casi 10 años en un antiguo blog de Gamefilia, y no está bien formateado. Estoy por ponerlo en un nuevo hilo dándole un buen formato, o en una respuesta de éste me da igual. Lo que me digáis.

1 me gusta

Voy a bucear un poco en Meri, pero creo que sé que rescatar.

1 me gusta

De momento pongo el que he presentado aquí y si puedo encontrarlos pongo enlace a los de Meri, que son solo dos y creo que solo pondría enlace a uno de ellos porque del primero no me gustó la condición y me salió un churro.

A lo mochilero por Europa:

Y este es el de Meri, “Primeros síntomas de narcolepsia”, ese verano me dió por revisionar Perdidos, ya ves.

http://meristation.as.com/zonaforo/topic/2953133/?do=findComment&comment=50037883

No sé si mejor debería copiar y pegar el relato aquí.

Pd: Lo copio y pego, me ha costado encontrarlo así que mejor tenerlo en varios sitios por si más adelante lo necesitara de nuevo.

Resumen

Primeros síntomas de narcolepsia

Estaba en una playa paradisíaca de esas con palmeras y arena blanca, descansando en la orilla, el agua rozaba mis pies. Empezaba a oírse un ruido ascendente, un sonido de turbinas, se veía a lo lejos un avión que había perdido el control, ¿era un avión de Oceanic?. El avión estaba a punto de pasar sobre mí cuando pegué un salto en la cama y abrí los ojos, pasaron segundos hasta que me dí cuenta de que el ruido era el despertador de la radio, la emisora se había desintonizado y sonaban interferencias.

La radio llevaba sonando un buen rato, pero estaba durmiendo tan profundamente que no me había despertado. Genial, primer día después de las vacaciones y llego tarde.

Al coche le costó arrancar, normal, llevaba dos semanas aparcado en la calle y empezaba a hacer algo de frío por las mañanas, era un coche viejo, siempre me daba problemas la batería, a ver si me subían el sueldo y me podía permitir comprar otro.

Llegué quince minutos tarde, intenté entrar por la puerta del lateral para disimular, con tan mala suerte que el jefe había salido a fumar, siempre fumaban en el lateral para no dar mala imagen en la puerta principal, pero pensaba que el jefe no fumaba, no llevaba mucho tiempo en la empresa como para saber esos detalles, y me pilló de lleno.

Hombre, Picateclas, ¿qué tal las vacaciones? ¿Se nos han pegado las sábanas?

Asentí con una sonrisa falsa y le expliqué que a mi coche le había costado arrancar, que a ver si me hacían un contrato indefinido y podía comprarme uno nuevo. Puso cara de circunstancia, mala señal.

Llegué a mi mesa, encendí el ordenador y sorpresa, o no, mi compañero gustaba de cambiarme los fondos de pantalla y me ponía imágenes de taxidermias realizadas con más pena que gloria, cuando lo miré observaba mi reacción sonriendo, las primeras diez veces tuvo gracia, ahora era un poco raro, empezaba a pensar que estaba un poco perturbado, le devolví la sonrisa por compromiso.

200 correos sin leer, la mañana sería larga y no me había dado tiempo a tomar café. Informes semanales, pedidos, facturas… Tenía mucho sueño, mi reloj biológico se había acostumbrado a dormir de dos a doce. Los párpados me pesaban y me costaba enfocar la vista… El avión finalmente se estrelló, restos del fuselaje por todos lados al impactar en la arena, gente sangrando y corriendo desorientada, reconocí a Jack y a Kate. De repente una explosión de uno de los motores, ¡Pum!, me desperté con el ruido, alguien había dado un golpe en mi mesa, Dios, iba a darme un infarto si seguía despertándome así.

¿Tienes sueño Picateclas? A lo mejor deberías haberte quedado en casa me dijo el jefe medio en broma medio en serio. Segunda metedura de pata del día.

Me hice un café e intenté pasar la mañana como pude.

Después de comer me senté en un pequeño sofá que había en la cocina de la oficina a ver la televisión un rato, estaban echando las noticias, el tema a de Cataluña, para variar, creo que pegué otra cabezada porque me pareció ver a Charlie, el de Drive Shaft, entrar a la cocina y hacerse un sándwich de mantequilla de cacahuete.

Después de una tarde agitada, contestando al teléfono y haciendo recados, por fin llegó la hora de irse a casa. Había una hora de mi casa al trabajo, el camino era monótono, lo había hecho tantas veces que casi ponía el piloto automático, algunas veces cuando hablaba por el manos libres llegaba a casa sin siquiera darme cuenta del recorrido, esos aparatos eran un peligro.

Todo pasó en cuestión de segundos, algo se puso frente a mi coche, dí un volantazo, craso error, rompí el quitamiedos y mi coche salió de la carretera dando vueltas de campana por el barranco, cuando el coche dejó de girar estaba panza arriba y el cinturón atascado.

¿Qué había sido eso?, parecía el Humo Negro, era una locura, ¿había dado otra a cabezada o los sueños estaban invadiendo mi realidad?. Noté como la sangre goteaba de mi cabeza, el techo se había hundido, no veía mi móvil, probablemente había salido despedido por una de las ventanas que llevaba abiertas para despejarme y con él, mis posibilidades de pedir ayuda.

Miré hacia arriba, ni siquiera me dolía pero la cantidad de sangre que había en el techo era escandalosa, ahora sí tenía sueño, y frío. Poco a poco me fui sumiendo otra vez en ese sopor que había estado persiguiéndome todo el día, el cansancio era insoportable y empecé a escuchar las olas, abrí los ojos y allí estaba Jack, curándome una pequeña herida en la cabeza y diciéndome que no me durmiera, que probablemente tenía una contusión.

5 Me gusta

Actualizada primera página.

2 Me gusta

Pongo aquí entonces el enlace al mío para que lo agregues a la antología:

El viento que se llevó el tren (la condición del concurso es que iba sobre trenes)

Aquí el resultado del concurso: http://meristation.as.com/zonaforo/topic/1406580/

1 me gusta

A ver si puedo escanear de nuevo uno de mis relatos, que la copia que hay ahora la hice algo pequeña de resolución y requiere (todavía más) esfuerzo de leer. Si ya cuesta entender mi letra, a 600 de ancho en una pantalla grande de, pongamos, 1920x1080, reconozco que es bastante duro. Me cuesta a mí, que estoy acostumbrada y me sé la historia… ;DD

2 Me gusta