Hagamos nuestra propia antología de relatos (hilo de comentarios)

Si puedo me los leeré y votaré la encuesta, pero comentar no creo que lo haga, ya que ahora mismo estoy con la aplicación a rajatable de la máxima de Groucho Marx en cuanto a comentarios literarios se refiere.

Un saludo.

1 me gusta

No piense mal de mí, señorita, mi interés por usted, es puramente sexual?

4 Me gusta

No. Me refería al: “Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente”.

Así que mejor no comentar, al menos no por mi parte. Hasta nuevo aviso.

Es que criticar un texto, una obra, es complicado sin tener una base muy grande detrás. A mí en literatura me cuesta un montón (mis comentarios son anodinos). En pintura algo menos, pero tampoco es que me sienta comodísimo poniéndome en la piel del crítico. En todo caso miraré de dejar mis opiniones este fin de semana; de momento ya he votado.

4 Me gusta

Leídos los de @kaluza5. No he encontrado: ¿cuáles eran las condiciones requeridas del concurso en el que apareció cada uno? Tanto para nosotros al valorarlos como ¿también para anotarlo una vez se recopilen?

A título personal, del que más he disfrutado ha sido Érase una vez en el salvaje Oeste… Pero voy a hacer de tripas corazón y votar por Hay un lugar especial. Porque luego he estimado que, en un recopilatorio leído por alguien al azar, ese relato tendrá más “chicha”: redondez, planteamiento singular, memorabilidad… A Oeste o bien se le ha colado el tercer acto de otra historia, o es una viñeta de La Balada de Buster Scruggs de esas que te quedas pensando “será metáfora de algo pero no pillo de qué”.

Pues ya me los he leído.
El primero no me ha gustado demasiado, parece una mala copia de Desafío Total, que no sabe si tomarse en serio o ser una broma, quedando a medio camino de ambos estilos.

El segundo es el que más me gusta, y por ese he votado también, ya que decida el maestro de ceremonias y autor, si es el digno representante para la recopilación. A mí me lo parece. Recuerdo esa edición, en esa participé.

El tercero en su momento me gustó, pero no me parece tan inspirado como el anterior.

He visto erratas, pero ya han sido comentadas, así que no quiero ser redundante.

1 me gusta

Ok! A todo. En vez de Imdra, podría ser Heberis, Chorritel o El Corte Francés, o cualquier cárnica ficticia que nos inventemos… :rofl: Es curioso, “style” está en cursiva en el Word original, pero al pasarlo aquí se olvidó.

Quiero poner aquí, para quien no conozca esa edición del concurso de Meri, que la condición de Érase una vez en el lejano Oeste, es que:

a) El protagonista debía ser bizco.
b) Debía participar un personaje de película, uno de un libro y el de un videojuego.
c) Tenía que transcurrir en el Oeste.

2 Me gusta

¡Gracias por las correcciones! Siento lo de los brazos cortados, pero es que Paul Verhoven es un director muy bestia y sale así en Desafío Total. Cuando ves la peli de pequeño miras de otra manera los ascensores sin puerta… :grinning:

1 me gusta

¡Gracias de nuevo! La clave del relato no está tanto en el sufrimiento de la pareja, sino en el del propio demonio. Es menos loco que el Recuerdos Completos, pero es más sarcástico y crítico con los matrimonios de clase media española.

Me quedo con el primero. Sinceramente creo que todos están bien escritos, yo no soy de poner muchos peros a los escritos que están más o menos bien redactados, paso de ser puntilloso. Pero el primero me ha llegado más por lo que ya han comentado, me gusta esa sensación golfa que tiene el relato, esa irreverencia, así que como se atreve a escapar de esos formalismos tan aburridos, ese es el relato que tiene mi voto. No sé si estaré en lo cierto o no, pero si por algo triunfó El Quijote en su momento fue precisamente por escapar de todos los convencionalismos de su época, cogerlos todos, hacer una gran pelota, y tirarlos a la basura. Y creo que hoy en día muchos lectores buscamos eso. Así que enhorabuena, y para adelante. Espero no haber metido la pata con mi comentario.

Un saludo.

1 me gusta

En primer lugar me sorprende, porque no se ve mucho en relatos de esta extensión, cómo haces recaer el peso de la narrativa en los diálogos. Suelo puntuar bajo este tipo de relatos quizás porque hacer un buen diálogo que suene natural es bastante, bastante complejo y muchas veces termino sintiéndolo como un guión más que como una historia completa, pero tú lo logras y lo haces guionizando situaciones desarboladas, desternillantes o muy fuera de lo que serían conversaciones normales. Eso es un gran punto a favor.

Dentro de este estilo tan propio el relato que me parece más gamberro es el primero, Recuerdos completos, que ya había leído en el concurso que organizó Lyn, pero que me sigue gustando tanto o más que el primer día. Diría que entre los tres representa mejor ese estilo tan propio. Las bromas son ajustadas, bien medidas e inspiradas. Personalmente también lo percibo como una mezcla de un cómic de Ibáñez con la, obvia, inspiración en Desafío Total. Como nota final diré que sabes acabar el relato que sigue pareciéndome lo más jodido del formato; es error común el presentar un texto que pinta genial, pero que se percibe como un trozo incompleto de algo mucho mayor; con Recuerdos completos no me pasa.

1 me gusta

Mi ranking sería:
1° Hay un lugar especial
2° Érase una vez en el lejano Oeste
3° Recuerdos completos

Mi voto entonces es para Hay un lugar especial, y no tiene nada que ver que su condición fuese propuesta por mí :grin:

4 Me gusta

Gracias por vuestras opiniones, comentarios y votaciones :blush:
Yo no he votado ni voy a votar por ninguno de ellos, porque los tres me gustan, cada uno en su estilo: no puedo decir otra cosa, soy su autor :grinning:

Entiendo que a algunos os guste más Recuerdos Completos y a otros Hay un lugar especial (que es el que más votos va recibiendo). El primero es más gamberro y el último tiene un humor más corrosivo.

Tengo que decir que los tres tuvieron un duro trabajo de documentación: Buscar nombres de demonios que sonaran a antiguos, los pictogramas del Indalo (entre la información que da la película de Conan el Bárbaro), el recorrido de Phileas Fogg en su viaje por el Oeste (pasa por Colorado, hogar natal de C.F. Kane, según la película), etc.

¡Ah! Aprovecho para decir que el cambio de primera persona a tercera persona en el de Recuerdos Completos es intencionado, no es ningún error mío. En la película pasa una cosa similar y transpongo el cambio de escena. Estilísticamente no es lo más acertado en una narración, pero quería ser fiel a la película.

2 Me gusta

Falta gente por votar. Hacedlo o moriréis. :]]

1 me gusta

Cómo era para citar a to’ dios?

Yo he votado por Recuerdos completos. A ver si mañana me siento a poner los comentarios, aunque dos de ellos ya los comenté en su momento (la edición de Érase una vez… fue fallida y sólo presentamos relato Kaluza y yo :sweat_smile: )

1 me gusta

Busca los comentarios y los copias aquí. O:)))

@to’ dios

2 Me gusta

Eso pensaba hacer, como buen perruno que soy :dog:

Yo faltaba, lo siento Eileen, días fuertes de trabajo y obligaciones.

Voy a centrarme en criticar específicamente el que voté, que es Un Lugar Especial, pero es algo que he notado a lo largo de los tres relatos y lo podría hacer como crítica general también.

Tus diálogos son bastante particulares Kaluza, en el sentido de que funcionan para relatos con un tono humorístico (cosa que claramente es lo que intentas, así que en ese sentido corresponde), pero no sé si soportaría leer un relato “serio” escrito de esta manera. Hay personajes que no dialogan, sino que exponen, y en el concepto de humor (dejando de lado lo extremadamente subjetivo que es el humor), yo en lo particular no conecto cuando siento que todo el tiempo, todos los diálogos, están ahí para hacerme reír.

Hay una crítica similar que hizo Pevi más atrás (las leí por encima, lo siento si me repito), pero es que Ani y Pepín hablan igual que Judas Iscariote y Asmodeus. El diálogo en función de querer ser cómico, termina careciendo de acento propio para cada personaje, si no leo qué persona dijo el diálogo no sé quién está hablando. Juega mucho el vocabulario en esto, juega mucho cómo se presenta a los personajes en escena antes de que hablen. Los demonios pueden seguir siendo graciosos, pero en mi opinión se pedía como el comer que hablaran distinto a los humanos del relato para sentir esa diferencia. Teniendo la misma forma de hablar, no siento el cambio de setting, no noto la diferencia entre estar en un coffee break en el infierno respecto a estar en el coche escuchándolos discutir.

Un ejemplo para mí simple y sencillo habría sido que en la primera escena del infierno:

—Es un grave error que, llevándonos por las prisas, dejemos la estaca terminada en punta —explicaba Vlad durante su intervención—. Siempre hay que redondearla un poco y si podemos limar las aristas, mejor. El sufrimiento debe durar días, si la hacemos puntiaguda entrará muy rápido, rompiendo las arterias y venas principales, y provocando el desangramiento inmediato.
—Vamos a ver, llevo miles de años empalando humanos —replicó Asmodeo, que se sentaba al lado de Astaroth—, ¿va a enseñarme algo nuevo, príncipe Vlad?

Yo lo habría reescrito a algo así:

—Es una falla de lo más onerosa, por culpa de la decidia del acto, dejar la estaca terminada en punta —explicaba Vlad durante su intervención—. Es un arte. Siempre debe ser redondeada, al menos un poco. Y si se presta el tiempo a limar las aristas, mejor. El sufrimiento debe durar días… por contra, si se adecúan a la mera rutina, si se limitan a la simpleza de disponerla con punta, entrará muy rápido. Romperá arterias y venas, acortará el acto y la ceremonia por culpa del desangramiento inmediato.
—No necesito que un pisaverde intente instruirme en el acto de la tortura —replicó Asmodeo, que se sentaba al lado de Astaroth—, milenios antes de que tu estirpe reverenciara la lluvia, estaba en mis manos el saber de cómo abrir sus cuerpos sin arrancarles la vida. ¿Tiene realmente algo que enseñarme, príncipe Vlad?

Y ahora sí, remate de la madera y el “Eh, no, no lo sabía”. Luego de construirles un tono de voz más serio y “grandilocuente”, rompes con un chiste y mantienes el mismo tono de comedia pero dejando en claro cómo esta parte la pueblan personajes distintos a Ana y Pepe.

Como estoy llegando muy tarde a hacer las críticas no voy a centrarme en el aspecto más técnico porque ya lo hicieron antes y no voy a repetirme. Es bastante dinámico el hecho de que sostengas escenas en base a dialogar, cosa que no es fácil, pero por eso mismo creo que deberías seguir trabajando sobre el diálogo porque siempre, siempre, necesité leer la acotación posterior de quién estaba diciendo qué cuando una escena arrancaba. En 700 palabras lo entendería, pero estos son relatos mucho más grandes, por lo que el “tiempo de vida” está disponible.

Espero que te sirva.

2 Me gusta