Hagamos nuestra propia antología de relatos (hilo de comentarios)

Creo recordar que con este relato gané una edición del torneo bimestral y diría que lo que más les gustó en su momento fue precisamente la personalidad de los diálogos.

Estoy de acuerdo con @Eileen en que la historia flojea, porque ¿qué historia hay realmente? Es casi todo ambientación y un diálogo que pretendía ser mordaz entre dos personajes cliché: la bruja de cuento y el pornógrafo clásico. De hecho, creo que lo escribí después de ver “Boogie Nights” y un poco influenciado por ella.

También estoy de acuerdo en que la condición la cumple por los pelos, si la cumple, porque erotismo no hay. Fue lo que más me criticaron en su momento, que el relato sonaba a que había venido a hablar de mi libro y de paso poner cuatro detalles para encajar la condición.

Las mil erratas ya tal. Creo que en los dos restantes, más contemporáneos, habrá menos. Lo corregiré todo.

1 me gusta

La ciudad eterna

Relato de fantasía no tan inocente. En el primer párrafo se nos presenta una historia con tintes de cuento infantil, poético e inocente, y pienso, guay, un relato bonico… Para inmediatamente después encontrarme a dos tipas haciéndose una raya hablando de penes de actores famosos xD

Fantástico ese cambio de registro. El caso es que ya lo había leído en su momento pero no me acordaba de nada.
Buen relato. Esa submundo de fantasía ajada donde los niños de los cuentos conviven con cocaína y películas porno tiene su punto. Me gusta el entorno, esta bien descrito y nos atraoa. La única pega es que el principio es confuso, me lió y no sé exactamente dónde está esa ciudad, no sé si es algo hecho adrede o no, pero es lo que me trasmite.
Sobre los personajes están bien descritos, un poco clichés pero funcionan. La bruja me gusta mucho, es una bruja y lo demuestra y sus escarceos con blancanieves son un puntazo xD.

La escena erótica funciona. Aunque más que erotismo es que esta bien a nivel de que los personajes interaccionan bien entre ellos y la escena funciona, ese culmen a tres es gracioso xD.

El relato mezcla bien la comedia. Me recuerda a la serie está donde los personajes de los cuentos iban a nuestra época. No sé si te basaste en eso.

1 me gusta

Leído Lo que uno es y lo que uno no es. Mira, este habría supuesto que era de Isolee, porque utiliza un lenguaje tan ostentoso y recargado como en el relato de Carla y yo. Pero en ese, el lenguaje chocaba más con lo que se contaba, mientras que aquí me parece mucho más justificado. Nuevamente está muy bien escrito y es muy poderoso, es un relato para leerse en voz alta, como los poemas de Poe. Pero no tengo ni idea de lo que me han contado. A veces vislumbro ideas, poderosas, creo ver hacia donde me dirige el relato, pero el lenguaje se lo come todo. A medida que voy por ejemplo apuntando las correcciones (más abajo), cuando vuelvo al texto no recuerdo dónde me he quedado, ni tras leer las frases de nuevo, y tengo que ir más para atrás para encontrar un punto de referencia. Cuando llego al final, no sé lo que he leído exactamente. Es espectacular, muy virtuoso, el viaje ha sido fascinante, pero no tengo ni idea de a dónde me ha llevado o si todo ha sido una ilusión y no me he movido de la silla. Me digo a mí misma: “A ver si la condición me hace ver lo que he debido pasar por alto”, y cuando la leo aún me quedo más confusa.



En el capítulo de correcciones, apenas nada que reseñar, está todo muy bien. Salvo en la primera entrada que te pongo a continuación, en la que sí que hay dos fallos de tilde, las demás entradas son dudas sobre si añadir alguna coma (algunas más claras que otras):


-Y está en mi discernir cuáles de esas palabras son ciertas y cuales un simple eco fallido del exterior. = Cada vez veo menos, pero me parece que no has puesto la tilde en el mi. Ah, espera, pongo la frase completa porque en ella pones un cuáles con tilde y otro sin tilde = Y está en mí discernir cuáles de esas palabras son ciertas y cuáles un simple eco fallido del exterior.

-Los destinos son varios, algunos más probables que otros, pero será en los inverosímiles, en aquellos donde encuentres la negación de los demás donde podrás acentuar tu propia existencia como ser unívoco, ejecutor de tu propio significado bajo las reglas infinitas del libre albedrío. = Lo pongo entero. Aquí recomiendo encarecidamente meter una coma más detrás de “demás”. Quedaría así = Los destinos son varios, algunos más probables que otros, pero será en los inverosímiles, en aquellos donde encuentres la negación de los demás, donde podrás acentuar tu propia existencia como ser unívoco, ejecutor de tu propio significado bajo las reglas infinitas del libre albedrío.

-Y de entre todas ellas decidí desenmascarar a aquellas portadoras de mentiras adquiridas = Esto puede que esté bien, pero en este tipo de construcciones es posible que haya que poner una coma. Yo prefiero la opción a) :
a)Y de entre todas ellas, decidí desenmascarar a aquellas portadoras de mentiras adquiridas
b)Y, de entre todas, ellas decidí desenmascarar a aquellas portadoras de mentiras adquiridas

-Y así, tras divagar por el océano de mi memoria, entre voces ajenas farfullando falsedades hallé sentado en un trono de marfil al impostor = También puede que esté bien, pero sopesa la posibilidad de poner una coma más para inciso. Mira a ver cuál te gusta más = Y así, tras divagar por el océano de mi memoria, entre voces ajenas farfullando falsedades, hallé sentado en un trono de marfil al impostor

-De esa forma ni tan solo el brillo de la evidencia pudo hacerles entender = ¿Quizás una coma tras la entrada? No sé, quizás sean válidas las dos = De esa forma, ni tan solo el brillo de la evidencia pudo hacerles entender

-Golpeado, apaleado, vejado en una mazmorra pretenden una humillación a mi ser que nunca sucedió. = Y otra vez la misma duda. Puede que las dos sean correctas, así que simplemente sopesa (hmm, teniendo en cuenta que el sujeto es “ellos”, ten muy en cuenta ponerle esta coma)= Golpeado, apaleado, vejado en una mazmorra, pretenden una humillación a mi ser que nunca sucedió.

1 me gusta

Lo que uno es y lo que uno no es

Relato denso y con una fuerza en su escritura bestial. El uso de ese estilo concreto es más que acertado, pues permite adentrarse mejor en los entresijos de la psique del personaje; de su universo mental particular. El uso casi barroco de sus oraciones me encanta, pero claro, a mí me encantan las oraciones compuestas, coordinadas o subordinadas, largas y machacantes; siempre y cuando mantengan una coherencia y, sobre todo, una estética. Y aquí, en este texto, tenemos eso: un horror vacui sintáctico de una poesía genial.

Me encanta, además, el juego críptico argumental. De doble juegos intencionados. De analogías misteriosas y distorsionadas. Pero entiendo que a otras personas pueda no resultarles tan atractiva la elección de una forma tan enigmática y oscura de narrar. A mí, me convence y me conquista. Pero claro, a mí, como he dicho antes, me encantan los textos que usan su complejidad argumental de forma correcta e intencionada para crear ese puzzle narrativo o conceptual que nos obligue a extraer, de su poesía, su significado. Mal hecho, queda una porquería. Bien hecho, queda como un diez. Y aquí, para mí, hay un diez.

Se puede, por supuesto, mantener el mismo estilo pero añadiendo pistas a modo de cairns, con los que guiar un poco más al lector. Yo no lo consideraría necesario en este texto, pero eso ya es decisión del autor.

1 me gusta

Lo que uno es y lo que uno no es

Joder no me esperaba la condición para nada :rofl:

El relato oscila entre el cuento clásico, una aventura del Dr. Strange, un libro de autoayuda nepalí, en el final hay un trozo que parece de Sandman y en definitiva, nada que se parezca a la condición. Te pondría un cero.

Pero quitando lo de la condición, que en esta antología me parece algo irrelevante, el relato en sí me ha gustado bastante. Es jodidamente complicado realizar una descripción visual de procesos invisibles, y lo has clavado. Te felicito. Creo que simbolizas muy bien toda la lucha interna y las indecisiones y dudas de las encrucijadas de la vida (muy bien tirada la referencia a Hécate ahí). El problema que le veo es la última parte, digamos que falta lore para saber qué puñetas está pasando. Lo entiendo, no hay espacio para ello.

Personalmente, y sé que es algo en lo que iré a contracorriente de la mayoría, un enfoque en el que se acabe el relato cuando toma una decisión (sin importar cual sea, ya que insisto en que toda la parte de la toma de decisiones es la más interesante), cuajaría mejor. Pero es únicamente mi opinion.

cuáles de esas palabras son ciertas y cuales un simple eco

You see what you did here.

Porque ellos, los sabios verdaderos, son yo y yo soy ellos.

Aquí yo pondría una separación entre el “son yo” y el “y yo soy ellos”. Punto, coma, punto y coma.

Como tal […] como tal

Repetición muy cercana, y como tal, deberías sustituir uno de los dos.

para abrir los ojos al interior de mi mente

Creo que aquí tienes una oportunidad muy buena para cambiar la frase para que se refiera al ojo interior, ese tercer ojo (no homo) que pegaría más con este relato.

Más tarde abrí los ojos

Aquí pondría una coma.

1 me gusta

Relatos de Isolee:

La ciudad eterna
Hay ausencia ocasional de guiones que ¿debe de ser cosa del copiapegar entre foros/archivos?

El primer acto tiene el excelente regusto de Javier Fesser pasado por un filtro +18. Deja el listón muy alto para lo que resta: incluso con la calidad de la conversación entre gordo y bruja, no vuelve a alzarse a tales cotas.

Precisamente, lo que en otros contextos podría ser lenguaje demasiado cargado (descripciones muy adjetivadas, habla extensa, aversión al simple verbo “decir” en incisos), aquí funciona de maravilla a favor de esa personalidad. No me habría quejado ni si llegase hasta el gongorismo.

Hablando de lo cual…

Acabo de comprender algo que me dijeron hace no menos de seis años. Dijeron que el título de mi relato “Un lefazo sobrenatural” era feo. Que la palabra “lefazo” era muy fea. Que la palabra “lefa” era feísima. Al fin, lo he asimilado y aceptado, y ha sido en el momento de leer la palabra “paja” en este relato. No porque sea tan fea como “lefa” —nada es tan feo como “lefa”—, sino porque choca sobremanera con el liricismo ponderado que le había precedido.

Tal choque podría ser intencionado para potenciar el impacto del clímax… A mí sólo me lo amarga. Es la misma sensación que tendrías si, al acabar un sublime orgasmo masturbatorio, miras al suelo y ves la lefa de una paja.

1 me gusta

Critiquemos a @Isolee

La ciudad eterna

Este relato es… incómodo. Y lo es por la sorprendente condición que he visto al final. Cuentos infantiles y erotismo no deberían ir de la mano… ¿o sí? Porque esa incomodidad hacer que el relato esté vivo en todo momento. Sigues leyendo, quieres saber a dónde va a parar la cosa, la escena. El tono del relato es serio, a pesar del humor, está dibujando un contexto, una ciudad, totalmente creíble. Parece que podría llegar a existir realmente. Es una sensación muy extraña: el relato te atrapa incluso cuando pretende asquearte.

No me voy a meter en el tema de faltas o cosas que podrían reescribirse porque aquí hay gente mucho mejor en eso, y tampoco es plan de aburrirte marcándote lo mismo que ya te han dicho otros. Así que no lo haré ni en este ni en el resto de relatos. Pero sí tengo que decir que he visto una escritura muy cuidada a pesar de los errores (pocos) o despistes (sólo un par que cantan). El estilo es muy de mi agrado, la forma de escribir se parece mucho a lo que yo suelo leer, por lo que la lectura ha sido fácil y agradable. Un relato bastante bueno, en resumen.


Lo que uno es y lo que uno no es

No me ha gustado tanto este relato como el anterior. Me sonaba a algo muy personal, autobiográfico. O aunque no lo fuera, todo el relato tiene un tono introspectivo muy fuerte (al leer la condición ya sabemos por qué). Y no está mal contado, no es que no resulte interesante, pero me falta algo y no sabría explicar qué. Lo siento personal, pero ajeno, aunque creo que algunos de los pensamientos del protagonista son pensamiento reales que todos hemos podido tener.

Luego, técnicamente, no es muy de mi gusto el tono rimbombante, aunque le pegue al relato. Incluso en textos introspectivos, incluso tirando de metáforas, me gusta tanto leer como escribir de una forma más sencilla, aunque sea menos poética. Pero esto es un gusto totalmente personal. Por eso de momento me quedo con La ciudad eterna. A ver qué me espera a continuación…


Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas

Ay va, ¿este relato es de uno de los torneos? ¿Es del mismo cruce que Sommelier? Qué putada, no lo recordaba… O a lo mejor lo escribiste como FdC y luego lo pusiste en otro hilo en Meri y no llegué a leerlo.

El caso es que me gusta, sí. Es un tema bastante recurrente el de imaginar el mundo después de la muerte, que además da para muchísimas historias y de muy diferente índole. La tuya da una graciosa explicación a los fenómenos paranormales atribuidos habitualmente a fantasmas, como un simple hobby de estos para sus noches de insomnio en el hacinamiento de la eternidad. Vaya tela… jajajaja…

Creo que el límite de palabras le perjudica. Este relato podría ser mucho más rico si tuviera la extensión de La ciudad eterna, sin duda. Pero el formato es el que es, así como el contexto. Y aunque podría ser más rico, no quiero decir que no sea completo. Lo es. Deja con ganas de más: eso es bueno. Pero para la antología me gusta más tu primer relato. Votado queda.

1 me gusta

Leído Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas. Hmm, interesante. El más fácil de leer y de entender/seguir de los tres relatos posiblemente. No sé hasta qué punto un soliloquio como este es un relato, pero ha sido entretenido e interesante de leer. Existencialista y descarnado, no está exento de algunas leves pinceladas de humor y partes que alivian la gravedad del tema tratado. Bien escrito y más (co)medido, le sienta bien y no llama tanto la atención hacia la forma, sin prescindir de alguna de esas imaginativas frases largas de orfebrería marca del autor. Nuevamente la condición del concurso me deja a cuadros, pero eso aquí nos da igual ahora. Consideremos el relato en sí mismo y no por la condición a la que se supone debía ceñirse. ;DD


Vamos con las posibles correcciones:


-Aún así, lo que más me toca = Lo repetiré una vez más. “Aun así” casi siempre va sin tilde en la primera palabra. Más fácil todavía: Si una frase empieza por “Aún así”, seguro al 100% que tienes que poner = Aun así, lo que más me toca

-cabronazo afortunado ; = Este no es culpa tuya, pero cuidado si tu texto tiene cursivas, este foro desplaza los signos ortográficos un espacio a la derecha. Por lo tanto, si sabes que tu relato tiene cursiva, después de pegarlo, comprueba el relato y editalo si había algún signo junto a la cursiva. Al editarlo ya queda bien, pero hay que hacerlo. ;DD En definitiva = cabronazo afortunado;

-y terminar casado con una modelo de lencería; rubia, tonta y con dos tetas tan grandes como la biología podría permitir. = No acabo de ver el bien que nos hace el punto y coma ahí, yo lo quitaría, pienso que queda mejor en una sola frase. = y terminar casado con una modelo de lencería rubia, tonta y con dos tetas tan grandes como la biología podría permitir.
…pero igual quieres esa pausa rara, y en ese caso tú ganas. ;)) Es posible que lo hayas hecho para que no parezca que es “lenceria rubia”, pero creo que en este caso no hay demasiado problema al leerlo y seguir con otros adjetivos.

-una alma en pena = Puedes decirlo así, es correcto, pero llama un poco la atención. Es más normal que lo pongas así = un alma en pena

-semi-invalidez = No pongas guiones con estas cosas. El problema es que aquí tenemos una unión de doble i. Según esta entrada puedes ponerlo con doble i o, en este caso, con una sola i, porque semivalidez no significa nada = seminvalidez. Queda feo, lo sé. ;DD También puede quizás separarse en dos = semi invalidez. Choca menos, la verdad.

-Porque nada de esto es cómo lo cuentan las películas. = Ese no lleva tilde = Porque nada de esto es como lo cuentan las películas.

-su compañera de litera para el resto de la eternidad respondía por el nombre de Golda = No me suena mal, pero juraría que la locución es “responder al nombre” = su compañera de litera para el resto de la eternidad respondía al nombre de Golda

-ADN . = Lo de antes, este foro desplaza el signo la derecha tras cursiva, con lo que hay que cambiarlo después de pegar = ADN.

-autoreferencie = En el caso de que se pueda convertir en verbo y declinar, tendría que tener erre doble (o elegir otra palabra) = autorreferencie

-inexistente bastardoausente . = Lo de la cursiva y el punto = inexistente bastardoausente.

1 me gusta

Isolee, el organizador de torneos que se fumaba las condiciones cuando era él quien tenía que cumplirlas.

3 Me gusta

Bueno, y ahora jornada de reflexión antes de votar el relato (mientras me sigo leyendo los de Pesadilla en Pacote Street y me leo también de una vez los cruces del enfrentamiento canción / cuento + fuera de concursos).

Esta semana estoy a tope en el trabajo. He leído los 3 relatos y pondré una breve impresión, solamente.

La ciudad eterna

Es un relato bastante curioso, la verdad. En algunas partes no me convencen mucho los diálogos, pero en otras funcionan mejor. No puedo decir que me haya encantado, pero sobre todo hacia el final coge algo de fuerza y deja un buen regusto y curiosidad por saber más sobre ese mundillo.

Lo que uno es y lo que uno no es

Un relato más sesudo y psicológico. Me parece que tiene un lenguaje muy trabajado. Diaria que es un relato bastante personal, y no se si acabo de comprenderlo del todo.

Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas

Un relato bastante desenfadado y con un lenguaje soez. Tiene momentos simpáticos y el mundo que construye, un infierno superpoblado, resulta bastante original, y se me hace algo corto.

Si me tengo que quedar con uno, voto La ciudad eterna

1 me gusta

Relatos de Isolee parte 2:

Lo que uno es y lo que uno no es
Se echa en falta un arraigo tangible, instancia en vez de clase, sólido en vez de gaseoso. Que al menos se nos presentase un caso y eventos a los que adherirnos, incluso si fuese después/antes de 8 párrafos meditativos sobre universalidades. Sin ello, se siente menos como un personaje contando su visión particular, más como el autor hablando al lector (asumo que no son todo opiniones reales; me refiero a la impresión generada).

Muy interesante disquisición, en cualquier caso. Y exhaustiva: no deja recoveco sin escarbar… a lo cual voy a ser tiquismiquis y poner una minúscula pega :flushed: Tanta exhaustividad durante tanto texto seguido acaba por restar potencia a cada idea presentada. Por una parte, se aumenta el riesgo de repetición conceptual, ya que andamos orbitando siempre en la misma región de un único tema abstracto o sus adyacentes. Por otra parte, se deja cada vez menos margen donde el lector pueda ponderar por su cuenta, ya que le han puesto delante todos los pensamientos y conclusiones de manera explícita… Llamémosle una faceta del “menos es más”.

Aj, me habré levantado cascarrabias, negándome a aceptar lo que se salga de narrativas más convencionales :xd: La verdad: el inicio es excelente con su (otra vez acertado) preciosismo, y el resto desde luego mantiene atención e interés.

Le ha pasado lo mismo de que la puntuación se separa al acompañar a cursiva, así que confirmado que es tema de pegar texto en pacotes.

Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas
Así como en los otros dos de Isolee agradecí una expresividad compleja, aquí se beneficiaría de simplificar la sintaxis. Hay mucha subordinación y composición de oraciones extensas, que habrían transmitido las mismas ideas mejor con menos verbo y sustantivo. Algún ejemplo:

Vives en una carrera entre ti mismo y la sombra de lo que crees que quieres llegar a ser, que no deja de ser lo que los demás quieren que seas.

Tampoco competimos por intentar conseguir algo que tenemos asegurado ni tenemos por qué culpar a nuestro gen egoísta al disculparnos por intentar tener sexo.

Me pegan menos para este protagonista y narrativa. Tal vez frases más separadas, más puntuación entre ellas…

Éste, sin ser tan etéreo en eventos concretos como Lo que uno es y lo que uno no es, está menos definido en cuanto a trama. Empieza con un protagonista fuerte, y su hilo se acaba olvidando en paisajismo, una ruta turística de su interesante universo. ¿Aceptamos pulpo porque también se aborda la temática de disolución individual? :thinking: Puede ser mucho rebuscar, que no se ve tan intencionado como El inmortal de Borges o Synecdoche de Kaufman.

Admito haberme perdido parte de la trama (al principio creía que era un tío con la polla amputada que sufría Phantom Pain) y de las referencias (¿Arafat y Golda?).

A ojo, el menos enfocado de los tres relatos; tiene cierto regusto a haberse desarrollado improvisando sobre la marcha. Tampoco lo odio. Bueno, sí: odio que sus introspecciones etéreas malrolleras sobre pollas me han vuelto a traer a la memoria Un lefazo sobrenatural. Preferiría que nada me vuelva a traer a la memoria Un lefazo sobrenatural.

2 Me gusta

Jamás se me habría ocurrido valorar un relato con una expresión técnica así, pero expresa justo lo que yo quería decir en mi comentario, ese «algo» que me faltaba, sinónimo casi de mi «personal pero ajeno».

Yo ni siquiera sé lo que es una instancia en este contexto. %]]

1 me gusta

Es que instancia vs clase es un concepto de programación.

1 me gusta

Lo que uno es y lo que uno no es lo escribí durante el receso de una obra de teatro. Concretamente El príncipe y el mendigo de Mark Twain. Lo escribí en eso, 20 minutos. Después lo adecenté un poco, pero es básicamente escritura espontánea. Me gustan mucho estos experimentos, es lo que más me gusta escribir.

En teoría es una revisión de la misma obra en el cual Tom no deja de ser nunca él mismo, siendo toda la historia que conocemos (y que sale reflejada en la obra) producto de su mente enferma, reflexionando y llegando a la conclusión de que lo que está en su mente y cree como justo y real debe constituirse como tal.

Finalmente cae en el paradigma de intentar convencer de su visión de la realidad al resto de seres humanos y, por supuesto, al joven príncipe (ya rey en ese momento) que personifica la negación de lo que él considera la realidad (ostenando su lugar en el mundo), fallando drásticamente en su tentativa porque los demás tienen un sesgo cognitivo propio.

Es un poco una reflexión sobre el solipsismo, aunque nunca estuve muy satifescho con ese final tan precipitado y confuso en la mazmorra. Creo que, como habéis comentado, le falta un ancla física, algo que fije el relato para que podamos entender por dónde van los tiros.

Clásico ejemplo de relato donde el autor tiene más cosas en la cabeza que en el papel.

4 Me gusta

Bueno, yo lo único que puedo decir aquí es que Mark Twain me gustaba mucho. Me encantan los libros de Tom Sawyer y Huckleberry Finn, y sobre todo adoro The Prince and the Pauper y A Connecticut Yankee in King Arthur’s Court. Y su póstuma The Mysterious Stranger es un libro que me marcó mucho y que sin duda me ha influenciado a la hora de escribir y apreciar ciertas cosas. %]]

Como ya confesé, no entendí gran cosa de lo que contaba en “Lo que uno es y lo que uno no es”, y por tanto ni se me pasó por la cabeza una posible vinculación con la historia o los personajes de The Prince and the Pauper. :]]

Vamos, comentarios

La ciudad eterna

Este es el que más me ha gustado y el que voy a votar. El punto fuerte que tiene es el tono, en la mayor extensión que le podamos dar a la palabra. El mundo que presenta, cómo se relacionan los personajes entre sí, los diálogos levemente artificiales pero cotidianos… En sí, el relato no es que tenga demasiada trama, pero es una presentación del mundo buenísima. Pero, aunque lo vea como una presentación, no lo digo en el sentido de que necesite más. Es como ir en el coche mirando por la ventana, en el que ves una escena en el parque durante unos segundos hasta que el semáforo se pone en verde, pero esa escena, ese cuadro, se ha quedado grabado y te ha transmitido una sensación fantástica. Igual era mejor el símil de un cuadro que el del coche.

Además, el relato lo recordaba sin necesidad de leerlo, y cuando un relato se queda marcado en una edición es muy buena señal.

De hecho, lo que recordaba era al sátiro. Pero ahora lo he leído, y a Eddie no se le describe como un sátiro, solo con una palabra que ahora me da más la sensación de que se usa como sinónimo de cochino. Si de verdad tenía patas de cabra, pondría alguna descripción más antes. Si no, quitaría lo de sátiro. A mí me gusta más ponerlo como un sátiro mitológico, pega bastante con el mundo de fantasía.

Otro detalle que me ha llamado la atención ahora en la relectura es la conversación sobre las rayas de coca. Yo no es que tenga experiencia con las drogas, pero lo que las películas me han enseñado no es que provoque una reacción de este estilo. Pero claro, qué se yo de drogas y cómo les afecta a criaturas de fantasía.

Sobre correcciones, ya han hecho un buen trabajo arriba. Los diálogos son un desastre, y creo que gran parte es que se han perdido algunos en algún momento.

Más allá de los libros de historia, en la frontera con el país de los cuentos se levantaba una ciudad oculta, y aunque variados eran los motivos

¿Aquí no hace falta una coma tras “país de los cuentos”? Aunque habría muchas comas seguidas y no sé si queda bien. Me suena que cuando una frase comienza con una explicación de tiempo o lugar como esta hay que ponerla, pero siempre dudo.

Aún recuerdo lo que me divirtió ese relato.

Aquí he pensado lo mismo. El “seguía pensando” me cuadra como verbo de habla, pero que Eddie venga antes me lo mueve todo y creo que sería correcta la segunda forma. Tal vez una forma de escribirlo sería…

—Puedo decir con orgullo que a Mick y Keith les debo la vida —continuó pensando en voz alta—. Pero siga, siga.

Lo que uno es y lo que no es

Uf, qué denso. Este tipo de lectura no es para mí.

Tiene algunas ideas que me gustan. Me gusta mucho el proceso mental del protagonista, a lo Descartes. Se hunde en su mundo interior, decide cual es su verdad y después espera que el mundo real se asemeje a ello. Y que todo el mundo haga lo mismo, porque está loco.

No pillé las referencias a El príncipe y el mendigo, aunque ahora que lo dices sí que lo veo. Bueno, vagamente; mi contacto con la obra creo que ha sido a través de revisiones simplificadas en alguna serie de dibujitos de mi infancia (todas tienen alguna). O quizás de aquella con Micky Mouse.

Del relato creo que he podido seguir todo el proceso mental. Solo me ha descolocado algo más el último párrafo, que no sé muy bien de lo que va.

Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas

Con este tengo sentimientos encontrados. Me gusta el humor con el que empieza, y la idea de un fantasma amargado. Pero según avanza el relato mi interés se va desinflando. Creo que es porque el relato no está centrado. Suelta varias vivencias del fantasma, que individualmente son interesantes, pero no forman un relato cohesivo. Tenemos la superpoblación (que es la que me parece más interesante), los hobbies, el aburrimiento… mezclado con reflexiones sobre cuando estaba vivo, que no me llaman tanto, y cuando el relato termina no sé que me ha querido contar.

¿Este es el relato al que Lyn le cogió tanta tirria porque dice mucho pene?

Y… creo que ya estaría. Es super raro en mí que el comentario más largo sea para el relato que más me ha gustado. Aunque tampoco sé si estos comentarios son útiles en este hilo, podría votar, corregir tildes y dejar de ser un abuelo rancio.

Bueno, igual como propósito de año nuevo.

3 Me gusta

Yo lo veo bien de las dos formas. Es decir, no creo que sea obligatorio poner una coma ahí, aunque se puede poner. De hecho la dejaría como está, sin coma. Me gusta más como se lee así y, como comentas, hay muchas comas en esa frase. Una más daría la impresión esa de coche que acelera y frena, acelera y frena. %]]

1 me gusta

Reflexiones amargas de un ser carente de gónadas

Quizá éste sea uno de los relatos de los tres presentados en los que más se nota una característica frecuente en los textos de Isolee que es la de dejarse llevar por algo así como un frenesí creativo, casi, automático, pero de alto valor poético. Porque casi todas sus oraciones tienen potencia y valor propio. Porque sus párrafos rozan el aforismo de intencionalidad poética. Es indudable, en este sentido, que Isolee es uno de nuestros autores que mejor sabe vomitar su contenido encefálico a través de palabras y dejar en el papel no una mancha de macarrones medio digeridos y jugos gástricos, sino una perfecta e idealmente construida flor de loto. Es indudable, además, que mi capacidad para hacer analogías es cuestionable.

El resultado final de todo ello es un relato de una estética genial que sabe decirle al mundo que su autor sabe escribir y lo sabe hacer muy bien. Pero todo tiene un pero, y ese pero es que, pese a su belleza, sólo hay eso, belleza. Que ojo, ya de por sí es mucho. Pero uno se queda con la impresión de que, ya que se tiene la belleza, también hubiera estado bien tener la historia. Que ya que tenemos un jarrón precioso, que al menos también nos sirva par algo, más allá de ser contemplado.

En ese sentido, yo hubiera agradecido buscar nexos que permitieran unir esos párrafos-aforismo entre sí y dotarlos de una estructuración narrativa mayor. Definir mejor qué se quiere presentar para que luego se pueda desarrollar en algo que pueda desenlazar. Para que el texto pase de ser un poema a ser un relato total.

3 Me gusta