Fallece el compositor de Dragón Quest

Estamos hablando de él por su obra, no por sus opiniones políticas, punto, esto es incuestionable, así que sus opiniones políticas no tienen cabida.

Si hubiera tenido las mismas ideas políticas pero en vez de ser compositor de Dragon Quest hubiera sido panadero no se habría abierto este post y no lo conocería nadie.

Pero bueno, seguid haciendo la chorrada de no saber separar autor de obra y luego decid que lo que dicen los demás es lo absurdo.

Lo de separar obra y autor, curiosamente, solo se pide en unos casos concretos. Y ya puestos, a mí me parece una gilipollez enorme, si alguien es un hijo de puta a mí me gusta saberlo para no contribuir a que sea un hijo de puta rico.

Si hablamos de su trabajo como compositor, este tío también me parece un hijo de puta. Te hace un tema para el mundo, un tema para el combate y a tomar por culo, 200 horas de juego con las que volverte loco con el mismo bucle musical.

Por cierto, lo de que esto es incuestionable lo será por tus cojones, que has llegado para decir de lo que va el hilo y de lo que se puede hablar o no :rofl:

2 Me gusta

Si vais a seguir en bucle avisadme para quitar las alertas del hilo.

1 me gusta

Excelente compositor. Al saber esto, se me ha venido a la mente un vídeo lamentable de hace años donde una oligofrénica se montó un videazo larguísimo. hablando de por qué todo lo que componía este hombre era basura. ¿La respuesta? porque este señor dijo “Japan did nothing wrong” (básicamente), sobre la 2º guerra mundial. Por esta opinión política su música era una mierda :rofl:

En fin, descanse en paz.

3 Me gusta

Gran compositor.

Ahora, significa que por fin todos los DQ tendrán BSO decente en su primera edición?, Porque en el último era inaguantable en su versión original, todo para vender aparte la música orquestada y la reedición del juego.

Yo lo pido siempre.

Pues a mí esto es lo que me parece una chorrada.

Si un libro me gusta no me voy a privar de su lectura sólo porque su autor sea un machista o un homófobo o un racista o lo que sea… Se trata de que disfrute yo, ¿por qué me voy a privar de eso?

Mira el título, se le presenta como compositor y se ha abierto este post por su faceta de compositor, si hubiera sido panadero no se habría abierto este post.

1 me gusta

Es que la pregunta es ¿cómo coño afecta a esta gente que alguien sea X para disfrutar su música? o sea, por ahí con un escritor le puedes ver siempre “tendencias machistas” si uno es muy neurótico. Me parece absurdo, pero concedámoslo. Ahora, ¿con la música? ¿qué coño te importa que el tío sea asesino en serie? :rofl: Es imposible de notar.

1 me gusta

Nunca me gustó mucho su música. En el DQXI tuve que desactivar la música del mapamundi porque el bucle me estaba volviendo loco.

1 me gusta

Su música no me parece nada del otro mundo, la verdad, y la saga necesitaba un cambio.

Y la guarrada de los MIDIs…

Es que sí, no es por ofender pero me parece muy neurótico.

Yo juego a un juego, me mola su música y la disfruto, e incluso puedo disfrutarla luego sola cuando no juegue en Spotify o Youtube o lo que sea, y luego me entero de que dicho compositor ha ido dejando caer comentarios racistas por Twitter…

Pues obviamente no voy a apoyar esos comentarios y sí, menudo cabrón, pero su música no va a cambiar, no van de repente a distorsionarse las notas o algo así porque este tío haya resultado ser un racista, dejadme disfrutar de la música en paz :xd:.

1 me gusta

Gran nazi, mejor compositor. Ahora tocara dejar de tragarnos la BSO en midi.

Pero es que esa “no era la música del juego”, la música real la vendía aparte como banda sonora, y luego ya dejó que la pusiesen en la reedición.

Recomiendo mucho ver este vídeo

DEP. Maravilloso compositor, con piezas iconicas que es dificilisimo igualar o superar, Dragon Quest no sera lo mismo sin sus composiciones.

Por cierto no tenia ni idea de sus ideologias y aunque no las comparto, que cada uno piense como quiera.

1 me gusta

A mí me parece que parte del carisma de los Dragon Quest viene por su particular música. Es verdad que las BSO se quedan muy cortas en tamaño respecto a otros juegos de su género, pero a cambio tiene muchos temas memorables y distintivos dentro de la saga. A mí me gustó mucho la banda sonora del XI, como digo es parte de su carisma. Suena un tema y sabes que es Dragon Quest. Espero que el sucesor tenga un estilo parecido y al mismo tiempo componga mucho más para cada juego.

Sobre su ideología, que fuera un viejo cabrón no quita que me gustara su trabajo. Y no solo por su ideología, también daba muchos problemas para poner las versiones orquestadas en los juegos para la gente fuera a sus conciertos, cosa absurda porque iban a ir igualmente. El tema de Dragon Quest es prácticamente el himno de Japón.

6 Me gusta

Mira, yo no sabía que el tío era así como persona, me parece bien que aporten eso, es interesante tanto si son nobles personas como lo contrario, tampoco voy a dejar de apreciar su tonadilla y por eso lo mismo que no voy a quemar los discos de maikel yackson

Por cierto, ¿sabíais que cantinflas era un hijo de puta?

2 Me gusta

Vamos a ver, que nadie está diciendo que su música ahora sea una mierda. Simplemente también se señala las “ideas” que tenía. Las de ser un “nostálgico” (como dicen hoy día) del glorioso imperio japonés.

Siempre estáis igual parece que está prohibido mencionar las sombras de un artista porque parece que se vuelve intocable.

Si interesane puede ser, simplemente creo que no era el post.


No es eso, es que éste creo que no era el sitio para señalar sus ideas, punto.

Si queréis abrimos otro post comentando sus ideas y ahí estaré yo el primero para cagarme en lo facha que era, pero este post creo que se ha abierto por su faceta como compositor y para recordar su música, no para hablar de sus ideas políticas.

Cantinflas? No me jodas, en serio?

Mi padre le encanto toda la vida Cantinflas y se reia muchisisimo con el, y si me dices que era un hijo puta me matas XD.

Que pereza de discusión, esto es muy sencillo, hoy se ha muerto este señor, conocido por varias cosas en el mundo. Unos se entristeceran por su parte de compositor porque fue algo que disfrutaron jugando a los juegos donde hizo su trabajo o yendo a conciertos u otros lugares donde dio rienda suelta a su parte creativa.

Pero a la vez habrá gente que se alegrará de manera inerranable de que se haya muerto y dejara de soltar memeces sobre el holocausto u otras ideas peligrosas de hace 80 años.

Y luego estará la gente que le resultará indiferente porque no escucharon nada del señor, tampoco supieron de su vida privada o sencillamente les da lo mismo.

2 Me gusta

Ahora bien, parece ser que Cantinflas tenía también un lado menos amable y un pelín oscuro que hacía mucha menos gracia que su arquetipo. “Cantinflas siempre desempeñaba el papel de hombre sin recursos, pero con un corazón de oro. Sin embargo, parece que lo tenía más oscuro que el futuro de Bárcenas, y sí, mostraba su misma afición a acumular oro. De hecho, rechazó ser la imagen del Mundial de México porque a su entender no le pagaban lo suficiente, y fue denunciado por la Central Campesina Independiente como uno de los mayores latifundistas de México”, señalan el editor Malcolm Otero y el periodista Santi Giménez en su libro El club de los execrables.

Los mismos autores apuntan en este ensayo que Cantinflas era un vendido —”De la ligera crítica política de sus primeros años, de sus (también ligeros) ataques al poderoso, a hacer cine al dictado del poder. Le gustaba más el poder que criticarlo. Su película El barrendero [la última que rodó], de 1981, tenía como objeto tener controlados a los basureros de DF y evitar así huelgas en el servicio de limpieza”— y también un mal compañero. Su afán de protagonismo le llevaba a “alargar sus improvisaciones de juegos de palabras y frases sin sentido tan características, con objeto de que no cupieran las líneas de sus compañeros, puesto que, al fin y al cabo, la estrella era él”.

Las sombras del rey de la comedia mexicana

Estrella era un rato, desde luego. De hecho, Cantinflas se convirtió en los años cincuenta en el comediante mejor pagado del mundo. Vale que la calidad de sus largometrajes era discutida por algunos críticos de cine, pero cada cinta que estrenaba resultaba más taquillera que la anterior y conectaba mejor con el público populacho.

Con su primera película en Hollywood, La vuelta al mundo en 80 días (1956), donde encarnó al mayordomo de Phileas Fogg, Cantinflas llegó a ser nominado al Globo de Oro en la categoría de mejor actor de comedia o musical. Tras ganar el premio, su grito de guerra fue algo así como “México se me quedó chiquito”.

Por otro lado, Otero y Giménez aseguran en su libro que el comediante “convenció a George Sidney para filmar Pepe, una película con cameos de Jack Lemmon, Bing Crosby, Frank Sinatra o Dean Martin. Fue un fracaso absoluto. Su humor de juegos de palabras no viajó bien ni era traducible, pero, aun así, Cantinflas perseveró y, después de perpetrar la olvidable serie de animación El show de Cantinflas, hizo una versión con Hanna-Barbera para Estados Unidos. Tampoco salió bien. Una serie de dibujos animados que tenía que servir para enseñar historia a los niños, pero que no se sostenía debido a los disparates que contenía”.

Cuando el cómico mexicano murió en abril de 1993 —debido a un cáncer de pulmón que le habían detectado apenas un mes y medio antes—, Guillermo Cabrera Infante le dedicó un duro artículo. Entre otras cosas, el escritor aseguraba en él que Cantinflas estaba “obsesionado con su origen humilde” —algo que por lo visto trataba de ocultar a menudo—, y que “era, personalmente, un hombre insoportable”. El autor del texto apoyaba esta afirmación apelando a anécdotas como aquel día en el que una mendiga anciana le pidió limosna porque hacía varios días que no comía y Cantinflas le contestó de forma irónica: “¿Y por qué tan desganadita?”.

El mejor comediante del cine mexicano era un hombre muy perfeccionista. De hecho, pocas veces se mostraba plenamente satisfecho del trabajo realizado, y cuando un periodista le preguntaba cuál era su mejor película, él solía responder: “La que voy a hacer”. También era uno de los hombres más ricos de América, y se sabe que en más de una ocasión donó sumas de dinero a obras benéficas. Pero parece que eso de ‘que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha’ no iba mucho con el actor.

En una ocasión, Cabrera Infante le hizo una entrevista al mexicano y este se negó a charlar de cine, pues andaba empeñado en dar a conocer su papel de buen samaritano. “Le expliqué lo mejor que pude que había venido a verlo por sus películas. Pero repetía que había que reconocer su importancia como benefactor no de las artes y las letras sino de grupos sociales en todas partes. La entrevista fue, literalmente, un evento que no tuvo lugar y nunca la publiqué”, relataría el crítico de cine en el señalado artículo.

A lo largo de los años setenta, el cine popular mexicano fue transformándose por completo y, como consecuencia, la carrera de (un entonces ya envejecido) Cantinflas experimentó una progresiva decadencia. Aun así, nadie podrá negar que el artista fue capaz de convertirse en un fenómeno en América Latina y España, ni tampoco que ha inspirado a varias generaciones de comediantes. Antes de irse al otro barrio, por cierto, el mexicano escogió como epitafio “Parece que se ha ido, pero no es cierto”. Puede estar tranquilo el hombre. Ni ha nacido todavía otro cómico como él, ni tampoco se le espera.

2 Me gusta