Evacuan el pueblo donde explotó un misil ruso de propulsión nuclear

Las autoridades rusas han pedido a los vecinos de Nyonoksa que abandonen temporalmente el pueblo, situado junto al lugar donde explotó el jueves un motor de un cohete con material radiactivo.

En la región de Severodvinsk hay miedo a la radiación, aunque el Gobierno dijo que la evacuación no tiene nada que ver con el accidente, sino que se debe a maniobras militares. Pero el anuncio llegaba horas después de que la agencia de meteorología rusa Rosgidromet afirmara que los niveles de radiación nuclear en la zona se multiplicaron entre 4 y 16 veces tras el incidente de la semana pasada. El Ejército ruso incluso prohibió nadar y pescar durante un mes en toda la bahía del mar Blanco donde está situada esta localidad cercana Ártico ruso.

Una portavoz del Gobierno anunció ayer por la tarde que en cuestión de horas se enviaría un tren especial para transportar a los residentes de la aldea, que deben abandonarla entre las 5.00 y las 7.00 de este miércoles. Los propios soldados han hablado con los vecinos para convencerlos de que no hay conexión alguna con la explosión del jueves pasado.

Nyonoksa es un pequeño asentamiento que depende de Severodvinsk, localidad situada a unos 30 kilómetros. Está ubicado en la costa de la bahía Onega del mar Blanco. A sólo dos kilómetros de Nyonoksa hay una plataforma de lanzamiento de cohetes de la Armada rusa que lleva el mismo nombre. En esa zona se lanzan desde 1965 numerosos cohetes de los tipos R-27, R-29 y otros prototipos para su uso en submarinos. También hay cerca una base de ensamblaje para sumergibles atómicos y convencionales.

La portavoz de la administración de la ciudad de Severodvinsk, Ksenia Yudina, manifestó que “la delegación de Nyonoksa recibió un aviso de actividades previstas por el Ejército”. Por eso, “se pidió a los residentes de Nyonoksa que abandonaran la aldea mientras se realicen las actividades en la mañana del miércoles”, dijo a la agencia de noticias RIA Novosti. El medio millar de vecinos de esta aldea ya ha tenido sustos con cohetes en el pasado. En diciembre de 2015, un fallo durante una prueba de lanzamiento de misiles hizo que fuese alcanzado un bloque de pisos. Se produjo un incendio, pero todos los residentes fueron evacuados a tiempo.

En el caso del incidente de la semana pasada el Ministerio de Defensa dijo en un principio que la radiación no se había alterado tras el incidente, pero las autoridades de Severodvinsk revelaron que sí había un repunte. Greenpeace calcula un aumento de 20 veces en el nivel de radiación. Por su parte Moscú ha descartado riesgos para la salud de la población tras el incidente y apunta que “no debe haber duda de que todas las instituciones competentes garantizan completamente la seguridad”. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha manifestado que “las autoridades hacen todo lo necesario” y ha pedido a la población que consulte la información oficial y no la publicada por los medios.

Los residentes de la ciudad de Severodvinsk, a unos 30 kilómetros al este de Nyonoksa, han comprado dosis de yodo en las farmacias desde el momento en el que se supo del accidente (el yodo a menudo se toma para proteger la glándula tiroides de algunos tipos de radiación). Mientras los vecinos de Nyonoksa hacían las maletas, el gobernador de la región de Arjangelsk, Igor Orlov, aseguraba a la agencia Interfax que no había evacuación sino “petición” de abandonar el lugar. Y añadió que no es la primera vez que esto ocurre. Sin embargo, medios locales aseguran que entre los vecinos había rumores de evacuación desde hace días.

La agencia de noticias Severny Novosti informó sin detallar sus fuentes que se ha sellado una zona del Hospital Clínico Regional Arjangelsk, donde fueron ingresadas las víctimas de la explosión. Los médicos han tenido que firmar un acuerdo de confidencialidad.

Según expertos estadounidenses, el accidente probablemente esté vinculado a las pruebas de un misil de crucero: el 9M730 Burevestnik. En un tuit, el presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó el lunes que se informó mucho “sobre la explosión de un misil defectuoso ruso”, presumiendo de que Estados Unidos cuenta con "una tecnología similar, pero más avanzada".

Ayer Peskov se negó a confirmar que se tratase del Burevestnik, pero sostuvo que el nivel ruso en cuanto a misiles con motores nucleares "excede significativamente el alcanzado por otros países y es bastante excepcional". En cuanto a al incidente, se limitó a comentar que “los accidentes, desafortunadamente, suceden, y son tragedias; pero en este caso particular, es importante que recordemos a esos héroes que perdieron la vida”, dijo a los periodistas.

https://www.elmundo.es/internacional/2019/08/14/5d530c97fc6c83a6518b4600.html

Estoy teniendo un pequeño Cherno Vu.

1 me gusta

28 me gusta

De las mejores ocasiones en las que he visto utilizado este gif.

Mi enhorabuena VICTOR.

1 me gusta

La tortuosa relación entre Rusia y el átomo nuevamente.

Una relacion de amor y desalojos.

Nada que ver, desde luego.

¿Se multiplicaron entre 4 y 16 veces por un factor que no mencionan o lo que el rehezdactor quiere decir que la radiación se multiplicó entre por 4 a 16 dependiendo del lugar?

3 me gusta

Restó cinco más dos.

El chernomisil.

han cancelado la evacuación

Al menos un médico que atendió a heridos en el accidente nuclear en Rusia está contaminado

En el Hospital Clínico Regional de Arjangelsk, un centro público de salud en el extremo norte de Rusia, el pasado jueves 8 de agosto era un día tranquilo hasta que ingresaron en urgencias tres hombres desnudos y envueltos en bolsas de plástico translúcidas.

Los médicos pensaron que había pasado algo raro, pero toda la información que tenían en ese momento era que alrededor del mediodía había habido una explosión en un emplazamiento militar cercano al pueblo de Nyonoksa, junto al mar Blanco. A esas horas, la radiación se estaba disparando hasta 20 veces su nivel normal. Los índices más altos se mantuvieron durante unos 30 minutos en la segunda ciudad más grande de la zona, Severodvinsk, a media hora en coche del hospital de la capital de esta región del Ártico.

Cinco científicos y dos militares habían muerto en el acto, mientras que un número todavía no especificado de personas resultaron heridas. El medio ‘Baza’ asegura que varios heridos fueron llevados a Moscú, y publicó un vídeo de un convoy de policía y ambulancia abriéndose camino por las calles de la capital rusa. Dos de los tres pacientes que fueron atendidos en el Hospital Clínico Regional de Arjangelsk ni siquiera llegaron a Moscú: murieron en el camino hacia el aeropuerto , según el testimonio de los doctores.

Los detalles del suceso probablemente no se conocerán nunca en su totalidad. Cinco miembros del personal del hospital, incluidos médicos jefes de unidad, han confirmado al diario ruso ‘The Moscow Times’ que agentes del FSB (heredero del KGB) hicieron que sus colegas firmaran acuerdos de confidencialidad y que uno de los doctores está contaminado. En el centro sanitario hay enfado con las autoridades pero también miedo a la vigilancia a la que están siendo sometidos.

“REPITEN LO HECHO EN CHERNÓBIL”

El quirófano donde se les atendió, ubicado en un ala del tercer piso del hospital, estuvo cerrado hasta el 13 de agosto, según medios locales. En Arjangelsk varios vecinos contactados por este periódico expresaban su impotencia y preocupación por la actitud de las autoridades: “Repiten lo hecho en Chernóbil” . Los servicios de seguridad llegaron al hospital al día siguiente del accidente, y requisaron y eliminaron toda la información sobre el incidente que estaba en los registros del hospital.

En el centro sanitario se celebró una sesión informativa con los médicos y enfermeras el 12 de agosto. Muchos se quejan de que sus preguntas no fueron respondidas, pero para calmar su preocupación se les ofreció ir a Moscú para hacerse pruebas: 60 sanitarios aceptaron la propuesta . Los primeros en apuntarse volaron el mismo día de la reunión. En la capital rusa se descubrió que uno de los médicos tiene en su cuerpo cesio-137, un isótopo radiactivo que se acumula en los músculos durante al menos 30 años y multiplica la posibilidad de padecer tumores. Según ‘The Moscow Times’, ahora son los especialistas de Moscú los que se han trasladado a Arjangelsk. El riesgo de exposición para los humanos depende de la cantidad y cómo de activo esté el cesio-137. Su largo periodo de semidesintegración (el tiempo que tarda en reducir su actividad a la mitad), que se calcula en 37 años, lo convierte en un peligro para la salud. Precisamente la zona de exclusión de Chernóbil está contaminada con isótopos radiactivos como el cesio-137: por eso no se puede vivir ahí.

En el centro sanitario les quedan preguntas. ¿Por qué llevaron a estos pacientes a un hospital civil y no a uno militar? ¿Por qué no les informaron de lo que había sucedido? En algunos casos la contaminación del personal sanitario puede evitarse lavando a los heridos y usando guantes. De hecho el Cesio-137 es utilizado en centros sanitarios para combatir cánceres, pero la incorrecta exposición al también los causa.

QUEJAS DE LOS CIUDADANOS

En Severodvinsk y en Nyonoksa (el pequeño asentamiento junto a la zona del accidente, que las autoridades se plantearon evacuar) ha quedado instalado un ambiente de preocupación. Los niveles de radiación estuvieron en valores situados entre 4 y 16 veces lo normal por un lapso de 90 minutos, de acuerdo con el Servicio Federal de Hidrometeorología y Vigilancia Ambiental de Rusia. "Obviamente el estado de ánimo es de enfado por la actitud de las autoridades, esto no es agradable para nadie, aunque creemos que lo peor ha pasado ", explicaba Liudmila desde su casa en Severodvinsk. “Estamos acostumbrados a estas pruebas y a las evacuaciones, no hay razones para el pánico”, media Lydia, otra veterana de la zona.

Cerca del lugar del accidente, enviados de las autoridades pidieron a las personas que permanecieran dentro de edificios y cerraran las ventanas. Ahora algunos ciudadanos han tomado la iniciativa y han presentado una queja a los fiscales para investigar las circunstancias de la prueba, y están reuniendo firmas para exigir que tales maniobras nunca más se realicen. “Los niños estaban jugando por el paseo marítimo. Deberíamos haber sido advertidos” , critica el ecólogo Alexei Klimov, residente en Severodvinsk. Preguntado por AP, un portavoz de Rosatom, la agencia nuclear rusa, se negó a comentar este tipo de acusaciones, pero dijo que la prueba no representaba ningún riesgo para los residentes en Severodvinsk o en otros lugares cercanos.

Por su parte, el organismo de seguridad nuclear de Noruega, la DSA, está analizando unas cantidades de yodo radiactivo detectadas en el aire en el norte del país en los días posteriores a la explosión del cohete en Rusia.

La primera versión del Ministerio de Defensa ruso aseguraba que la explosión fue en un motor de un cohete propulsor. Ni el Ministerio de Defensa ni Rosatom revelaron el tipo de arma que explotó durante la prueba. Sin embargo, en su comunicado, Rosatom dijo que la explosión ocurrió durante las pruebas de una “fuente de energía de isótopos nucleares” en una plataforma mar adentro.

La DSA, dice que ha detectado el yodo radiactivo en su estación de filtro de aire en Svanhovd, que se encuentra en la frontera con Rusia. Las muestras fueron tomadas del 9 al 12 de agosto, en los días de la ‘crisis nuclear’ de la región de Arjangelsk. “Cantidades pequeñas de yodo radioactivo se midieron en el aire en nuestra estación de filtrado en Svanhovd (…) El nivel detectado es muy bajo y no constituye amenaza alguna para la población ni para el medio ambiente”, dice el comunicado de la DSA, que seguirá investigando cualquier índice de radiación que pueda venir de Rusia.

https://www.elmundo.es/internacional/2019/08/17/5d5844ba21efa0fc4f8b45de.html

Not great, not terreible

Según Putin, se multiplicaron entre 4 y 16 veces por 1.

Cosas de rusos.

Espérate que todavía son capaces de mutar y todo.