Estoy escuchando el sueño de morfeo

En concreto esta canción

Supongo que estoy pasando un proceso difícil

Sl sueño de morfeo, el viento de Eolo… Cosas redundantes 1 2 3 responda otra vez

2 Me gusta

1 me gusta

Puño cerrado.

1 me gusta

Antecedentes previos.

1 me gusta

Totalmente cierto. Mientras no pases a Melendi hay esperanza de recuperarte.

1 me gusta

Autopsia del cadáver.

1 me gusta

Vas a morir sólo

2 Me gusta

La resaca de Dioni

2 Me gusta

El sueño de Morfeo y la novedad de Neo.

5 Me gusta

Mientras no escuches Maná

1 me gusta

Algun día asumiré que todas las promesas que hizo no eran de verdad

2 Me gusta

Voy… caminand… por la vi…

Creo que está empezando

En boca cerrada no entran moscas… sino pollas como roscas.

1 me gusta

Grandísima actuación en Eurovisión se marcaron y grandísimas tetas se puso la canaria.

Esto deberia estar prohibido, me refiero al hecho de mencionar unas mamellas y no postearlas.

2 Me gusta

Te daré un consejo: coge una guita y busca el chaparro más cercano a tu domicilio.

De todo se sale.

1 me gusta

No te los vas a coger.

Hace años, estábamos yo y tres colegas más en el piso de uno de ellos. Íbamos super ciegos, pero cieguisimos nivel Stevie Wonder. Comenzamos a divagar sobre música pop y salió a colación el señor Ramón Melendi. Al final llegamos a una conclusión: lo más humano que se podía hacer con este “cantautor” era pegarle una paliza.
Al principio nos reímos y no nos tomamos en serio la coña, pero sobre una hora después, nos empezamos a rayar muchísimo (típico efecto de la marihuanilla) y ni cortos ni perezosos decidimos ir a darle una paliza al susodicho.

La única información que teníamos del menda es que era de Oviedo y allí fuimos, un jueves a las 2 de la mañana rumbo a Asturias, pero claro, a la altura de Madrid el conductor (cieguisimo perdido, milagro que no pasará nada) paró en una BP y allí nos pusimos a dormir. Sobre las 11 de la mañana despertamos y claro, vimos la gilipollez que estábamos haciendo y nos partimos de risa.

Total, ya que estábamos por allí decidimos quedarnos en Madrid y tal. Así que ni tan mal.

Y todo esto fue por querer pegarle una paliza a Melendi.

1 me gusta