El sesgo cognitivo de la «creencia en un mundo justo» es algo muy arraigado pero alejado de la realidad que nos rodea

El problema es que vivir engañado con ese sesgo cognitivo sin cuestionárselo siquiera lleva a pensar colateralmente cosas como que «todo el mundo acaba recibiendo lo que merece», «si a alguien le ha sucedido algo malo, por algo será» y cosas similares. La falacia impone un erróneo sentido de la justicia al universo, a creer en la meritocracia por encima de otras influencias (y del propio azar que nos rodea) y a reconfortarnos con sólo «portamos bien».

El Universo no es ni benigno ni hostil, simplemente indiferente a las preocupaciones de seres tan insignificantes como nosotros"

2 Me gusta

El mundo es una mierda y hay que tomárselo como una comedia, se vive mejor.