El modelo nórdico puede ser el mejor colchón contra el capitalismo. ¿Puede sobrevivir a la inmigración?

Texto original en inglés

Swedes have long been willing to pay high taxes for a generous social safety net. But that willingness is being tested by an influx of refugees.

FILIPSTAD, Sweden — At first, local leaders were inclined to see the refugees as an opportunity. The iron ore mines had shut down. So had a factory that made machinery for the logging industry. The town had been abandoned, its population cut in half. A shot at replenishment appeared at hand.

It was the summer of 2015, and people were arriving from some of the most troubled places on earth — Syria, Somalia, Iraq. They would fill vacant homes, learn Swedish, and take jobs caring for older Swedes. They would pay taxes, helping finance the extensive social welfare programs that have made Sweden a rarity in the world, a country seemingly at peace in an age of tempestuous global capitalism.

But four years after the influx, growing numbers of native-born Swedes have come to see the refugees as a drain on public finances. Some decry an assault on “Swedish heritage,” or “Swedish culture,” or other words that mean white, Christian and familiar. Antipathy for immigrants now threatens to erode support for Sweden’s social welfare state.

“People don’t want to pay taxes to support people who don’t work,” says Urban Pettersson, 62, a member of the local council here in Filipstad, a town set in lake country west of Stockholm. “Ninety percent of the refugees don’t contribute to society. These people are going to have a lifelong dependence on social welfare. This is a huge problem.”

In a global economy increasingly besieged by rage over inequality and the pitfalls of winner-take-all capitalism, Sweden has long stood out as a kinder, gentler sort of country, a potential template for other nations eager to avoid destructive populism.

The so-called Nordic model that prevails in Sweden, Denmark, Finland, Norway and Iceland has been engineered to protect people from the commonplace economic afflictions assailing many developed countries, and especially the United States. There, the loss of a job can swiftly imperil health care, housing, sustenance and mental well-being. Under the Nordic model, governments typically furnish health care, education and pensions to everyone.

The state delivers subsidized housing and child care. When people lose jobs, they gain unemployment benefits and highly effective job training programs. When children are born, parents avail themselves of paid leave that seems unimaginable in most societies — 480 days in Sweden.

“If you’re born in Sweden, you’ve basically won at life,” says Adam S. Posen, president of the Peterson Institute for International Economics in Washington.

As world leaders debate how to keep the innovative forces of capitalism while more equitably spreading the bounty, the Nordic model is often played up as a promising approach.

In the rest of the world, workers generally fear automation as a threat to paychecks. In Sweden, people are strikingly optimistic about robots given their faith in the social welfare model. If technology destroys some jobs, it will create others, they reckon, while training and state support will enable them to manage the transition.

But the endurance of the Nordic model has long depended on two crucial elements — the public’s willingness to pay some of the highest taxes on earth, and the understanding that everyone is supposed to work. The state ensures that working-age people are prepared with the skills for high-wage jobs, in industries like technology and advanced manufacturing.

Sweden’s sharp influx of immigrants — the largest of any European nation, as a share of the overall population — directly tests this proposition.

At the peak in 2015, 160,000 refugees sought asylum in Sweden, a country of 10 million people. That is equivalent to more than five million refugees arriving in the United States in a year.

Over the last two decades, the share of foreign-born people has risen from 11 percent of the Swedish population to 19 percent. Many of the refugees have little education and do not speak Swedish, making them difficult to employ.

Public opinion surveys show that Swedes remain willing to accept their tax burden. But as citizens absorb the reality that many refugees will rely on welfare for years, some are balking at the cost while demanding limits on government aid for jobless people.

“People are quite open to showing solidarity for people who are like themselves,” says Carl Melin, policy director at Futurion, a research institution in Stockholm. “They don’t show solidarity for people who are different.”

The primary vessel of discontent is the Sweden Democrats, a right-wing political party with roots in the neo-Nazi movement. Over the last decade, the party has emerged from the extremist wilderness to secure mainstream status, last year capturing the third largest bloc of seats in Parliament.

The party has gained force amid anger over an economy that has stagnated in recent years, and frustration over cuts to social services that have been unfolding for a quarter-century.

The party has also been propelled by revulsion over multiculturalism in towns like Filipstad, where Muslim women in headscarves now wheel toddlers down sidewalks.

“These immigrants don’t speak the same language,” complains Mr. Pettersson, a Sweden Democrat, over coffee in a downtown cafe specializing in Swedish pastries. “They have different religions, different ways of life. If there are too many differences, it’s harder to get along. It’s interesting to meet someone from another country for maybe half an hour, but if you’re going to live together, it’s tough.”

He favors sending refugees back to their home countries through “voluntary repatriation,” he says, rather than squandering public money on doomed efforts to integrate them.

“We don’t have infinite resources,” Mr. Pettersson says. “Either it’s higher taxes, or you have to cut something.”

A Bearable Cost

Sweden has long had a reputation for welcoming the exiles of war. And it also claims distinction as the nation that spends the largest percentage of its wealth on aid for developing countries.

“We’ve seen ourselves as a superpower in terms of doing good things,” says Marten Blix, an economist at the Research Institute of Industrial Economics in Stockholm.

When the national government began bringing refugees to Filipstad in 2012, local officials received assurances they would not be left to fend for themselves.

The state was eager to put refugees in small towns rather than in cities like Stockholm, where housing was scarce and expensive. National authorities agreed to cover rent, food, clothing and specialized medical care for the first two years. After that, municipalities would inherit responsibility, though costs were assumed to be minimal: By then, most refugees would supposedly be able to support themselves.

That was a fantasy, says Hannes Fellsman.

He manages work and education programs at a unit the local government set up in 2015 to prepare refugees for careers. He and his colleagues quickly grasped this was going to require substantial resources.

Early waves of refugees from Syria and Iraq included doctors, accountants and other professionals. Language training allowed them to resume their careers. The people arriving later tended to have little education. Many had suffered trauma, requiring mental health counseling.

Roughly one-fifth of Filipstad’s nearly 11,000 inhabitants are now foreign-born. Among the 750 working-age people, 500 have received less than a high school education. Two hundred are illiterate.

“The state keeps saying we need to prepare people to get jobs fast,” Mr. Fellsman says. “That’s impossible. You have to educate them.”

Preparing lower-skilled refugees for work would be a challenge anywhere. In Sweden it is uniquely difficult, given how the economy is centered on highly skilled, highly paid pursuits. It has been engineered to minimize the sorts of low-paying service sector jobs that consign people in other countries to the ranks of the working poor.

Some argue that Sweden must allow lower-wage service sector jobs to emerge, enabling immigrants to secure a hold in the economy by cleaning homes or taking care of children — ideally with a government subsidy.

But unions are hostile, seeing this as a dangerous precedent that could expose Sweden to the forces of downward mobility at work in other countries. Until recently, Swedes were not accustomed to hiring people for menial work, typically preferring to clean their own homes.

Yet absent some fresh approach to increasing employment, an alarming divide seems certain to widen.

The unemployment rate was only 3.8 percent among the Swedish-born populace last year, but 15 percent among foreign-born, notes Marika Lindgren Asbrink, a researcher at LO, Sweden’s largest labor union. Roughly half of all jobless people in Sweden were foreign-born.

Among supporters of the Sweden Democrats, these sorts of numbers are cited as evidence that refugees have flocked here to enjoy lives of state-financed sloth.

“We have to demand that people work or they cannot get benefits,” says Ted Bondesson, a 22-year-old university student, as he celebrates Flag Day at a barbecue thrown by the Sweden Democrats in the southern town of Horby. “We can’t pay for the whole world.”

The mayor of the town, Cecilia In Zito, a Sweden Democrat, says refugees have refused to assimilate. “I would start by forcing them to learn Swedish,” she says.

Such depictions astonish Babak Jamali.

Six years ago, when he was 13, he left his home in war-torn Afghanistan, riding in the trunk of a car through Pakistan and into Iran. There, he found construction jobs for about $2 a day, squatting in half-finished apartment blocks while struggling to evade police.

He paid a smuggler to truck him into Turkey. He rode buses up the Balkan Peninsula and eventually to Germany, where he slept on the floor of a mosque. He rode a train to the Swedish city of Malmo and applied for asylum. For the last year, he has lived with a pro-refugee activist in the fields outside Horby in a house heated by a wood stove and lacking plumbing.

On paper, Mr. Jamali, 19, is the worst case for Sweden. Before arriving, he had no formal schooling, making him another illiterate, unskilled person ill-suited for work. But he chafes at the notion that he is a drain on society.

He cannot work while his asylum case is pending, so he goes into Horby six days a week to study Swedish. He walks 15 minutes up a dirt road to the highway, even in subzero temperatures, and then waits for a bus that takes 40 minutes. One bus driver refuses to pick him up. Swedes holler at him from passing cars, telling him to go home.

“What home?” he says. “I have no home.”

His first asylum claim was denied. He has filed an appeal. If he loses, he faces deportation.

This possibility fills him with dread. If he lands back in Afghanistan, he will be just another jobless young person. In Sweden, he has become a full-time student, nearly fluent in Swedish, and keen to forge a career as an electrician.

“I want to live the way other people live,” he says.

For most Swedes, the benefits of immigration remain intact. The Nordic model is proven, justifying taxpayer investments toward settling refugees, say economists. Many will struggle to work, but their children will grow up speaking Swedish. They will graduate from Swedish schools into jobs.

“Immigration doesn’t shake the Swedish welfare model in any way,” says Claes Hultgren, the municipal manager in Filipstad. “When we have succeeded with these people, this is a huge resource for Sweden.”

The average refugee in Sweden receives about 74,000 Swedish kronor (about $7,800) more in government services than they pay into the system, Joakim Ruist, an economist at the University of Gothenburg, concluded in a report released last year and commissioned by the Ministry of Finance.

Over all, the cost of social programs for refugees runs about 1 percent of Sweden’s annual national economic output, about as much as Sweden now spends on international aid. The economy is growing. The government’s finances are solid.

“Sweden can bear this cost,” Mr. Ruist says. “This seemingly unsolvable refugee crisis is fully solvable.”

‘Eager to Work’

In Filipstad, refugee families of five and more are packed into apartments built for two. Local schools have seen multiplying reports of concern — anything from students missing class to evidence of hunger. Violent crime is increasing. So is drug use.

The job training unit represents an effort to arrest that trajectory.

On a recent morning, Saadia Osman sits in a classroom on the second floor of a government building overlooking a lake. She and 11 other refugees are learning Swedish tailored to work in a restaurant kitchen.

A mother of three, Ms. Osman, 39, arrived in Sweden six years ago, having fled the war in her native Somalia.

At first, the government paid the 6,400 kronor a month rent (about $675) on their two-room apartment. It gave them money for food and clothing.

Her husband studied Swedish and attended city-run work trainings. Three years ago, he landed a job at a nearby factory that makes Swedish crisp bread, earning 20,000 kronor a month (about $2,100). They now pay their own rent. Ms. Osman, a preschool teacher in Somalia, wants her own job.

“We are all eager to work,” she says. “It’s not good to sit around at home and do nothing.”

But as the local government seeks to multiply such successes, it is operating with a shortage of money. Most refugees can study only part time.

“We don’t have the money for more,” says Mr. Fellsman.

Three years ago, the national government gave Filipstad 55 million kronor (about $5.8 million) to cover the extra costs of supporting refugees. That money runs out this year. National authorities recently approved plans for an additional $34 million in aid for local governments, less than initially proposed.

Sweden sits at a crossroads. Taxpayers can swallow the costs of integrating refugees, or reject that burden and risk a defining division: White, native-born Swedes will retain jobs and comfortable lives, while dark-skinned immigrants sink into poverty and joblessness in isolated ghettos.

“We are creating more and more hostility in our country,” says Dan Andersson, a former chief economist at LO. “We are creating an underclass of unskilled people, because we aren’t helping them with resources.”

‘The Whole Thing Falls Apart’

From where Johnny Grahn sits, Sweden is already helping too much.

A bus driver by profession, he occupies a seat on the Filipstad government council, representing the Sweden Democrats. His face tightens at mention of the refugees. As he describes it, they have overwhelmed the community.

The mosque established in the former home of a prominent Swedish conservative intellectual, Sven Stolpe, rudely awakens neighbors with the call to prayer, Mr. Grahn complains. Local housing complexes are full of foreigners, he says, while preschools have been “inundated” with refugee children.

But the greatest indignity is the impact on the local budget, Mr. Grahn says.

People are waiting weeks to see dentists. The council recently cut a popular activity coordinator at a local senior center. At the same time, the local government’s welfare payments have soared over the past decade from 6 million kronor (about $632,00) to 29 million (more than $3 million).

To Mr. Grahn and his allies in the Sweden Democrat party, the takeaway is obvious: Refugees are absorbing an outsize share of resources, leaving less money for everyone else.

“The services that you pay taxes for have been reduced drastically,” he says. “There is almost a collapse in the system. When there are so many people arriving who don’t work, the whole thing falls apart.”

In fact, public dismay over cuts to government programs is an old story in Sweden, one that long predates the recent influx of refugees.

After an economic crisis in the early 1990s, Sweden lowered taxes and reduced spending, trimming unemployment benefits and pensions. Complaints about delays in the health care system have become legion, with wealthier people resorting to private insurance.

But that picture is complicated, involving history, the changing ideological whims of the electorate and the complexities of national programs.

In Filipstad, as in other communities, a simpler, readily identified culprit now takes blame for nearly every social problem — the refugees. Driving the narrative is an assumption shared widely among Sweden Democrats that money spent trying to integrate refugees is money wasted.

“We are taking in people who don’t want to learn Swedish and don’t want to enter society,” says Mr. Grahn. “Integration isn’t just about us helping them. They have to want it.”

Beyond Sweden, this sort of thinking tears at the foundations of the Nordic model in an era of mass migration.

“People’s willingness to continue paying the very high taxes needed to finance the social welfare programs is not something that can be taken for granted,” says Mr. Blix, the economist. “We are now beginning to see the emergence of some serious cracks.”

To outsiders, the Nordic model may seem governed by benevolence, by a collectivist spirit that places value on ensuring that no one goes without fundamental needs like health care and housing.

But Sweden’s experience with refugees suggests a more pragmatic, even transactional conception of the social welfare state, a sort of membership club in which people pay dues for expected services. If too many people get the benefits for free — especially people who stand out as different from the majority — faith in the system is imperiled.

“Before, we got something back,” Mr. Grahn says. “Now, we’re not getting back what we paid for.”

Cutre-traducción de Google

Los suecos han estado dispuestos a pagar altos impuestos por una generosa red de seguridad social. Pero esa voluntad está siendo probada por una afluencia de refugiados.

FILIPSTAD, Suecia - Al principio, los líderes locales se inclinaban por ver a los refugiados como una oportunidad. Las minas de mineral de hierro se habían cerrado. Así tenía una fábrica que fabricaba maquinaria para la industria maderera. La ciudad había sido abandonada, su población reducida a la mitad. Un disparo a la reposición apareció a la mano.

Era el verano de 2015 y la gente llegaba desde algunos de los lugares más problemáticos de la tierra: Siria, Somalia, Irak. Ellos llenarían las casas vacías, aprenderían sueco, y aceptarían trabajos para los suecos de mayor edad. Pagarían impuestos, ayudando a financiar los extensos programas de bienestar social que han hecho de Suecia una rareza en el mundo, un país aparentemente en paz en una era de capitalismo global tempestuoso.

Pero cuatro años después de la afluencia, un número creciente de suecos nativos ha llegado a ver a los refugiados como un drenaje de las finanzas públicas. Algunos denuncian un asalto a la “herencia sueca” o “cultura sueca” u otras palabras que significan blanco, cristiano y familiar. La antipatía por los inmigrantes ahora amenaza con erosionar el apoyo al estado de bienestar social de Suecia.

“La gente no quiere pagar impuestos para apoyar a las personas que no trabajan”, dice Urban Pettersson, de 62 años, miembro del consejo local aquí en Filipstad, una ciudad ubicada en un lago al oeste de Estocolmo. "El noventa por ciento de los refugiados no contribuyen a la sociedad. Estas personas van a tener una dependencia de por vida del bienestar social. Este es un gran problema ".

En una economía global cada vez más asediada por la rabia por la desigualdad y los escollos del capitalismo del ganador se lo lleva todo, durante mucho tiempo se ha destacado como un país más amable y gentil, una plantilla potencial para otras naciones ansiosas por evitar el populismo destructivo.

El llamado modelo nórdico que prevalece en Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega e Islandia ha sido diseñado para proteger a las personas de las aflicciones económicas comunes que afectan a muchos países desarrollados, y especialmente a los Estados Unidos. Allí, la pérdida de un empleo puede poner rápidamente en peligro el cuidado de la salud, la vivienda, el sustento y el bienestar mental. Bajo el modelo nórdico, los gobiernos suelen proporcionar asistencia médica, educación y pensiones a todos.

El estado entrega viviendas subsidiadas y cuidado de niños. Cuando las personas pierden empleos, obtienen beneficios de desempleo y programas de capacitación laboral altamente efectivos. Cuando nacen los niños, los padres se aprovechan de las vacaciones pagadas que parecen inimaginables en la mayoría de las sociedades: 480 días en Suecia.

“Si naciste en Suecia, básicamente ganaste en la vida”, dice Adam S. Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington.

A medida que los líderes mundiales debaten sobre cómo mantener las fuerzas innovadoras del capitalismo mientras se distribuye de manera más equitativa la recompensa, el modelo nórdico a menudo se presenta como un enfoque prometedor.

En el resto del mundo, los trabajadores generalmente temen la automatización como una amenaza para los cheques de pago. En Suecia, las personas son sorprendentemente optimistas sobre los robots, dada su fe en el modelo de bienestar social. Si la tecnología destruye algunos trabajos, creará otros, estiman, mientras que la capacitación y el apoyo estatal les permitirán gestionar la transición.

Pero la resistencia del modelo nórdico ha dependido durante mucho tiempo de dos elementos cruciales: la disposición del público a pagar algunos de los impuestos más altos del mundo y el entendimiento de que se supone que todos deben trabajar. El estado garantiza que las personas en edad de trabajar estén preparadas con las habilidades para los trabajos con salarios altos, en industrias como la tecnología y la manufactura avanzada.

La fuerte afluencia de inmigrantes de Suecia, la mayor de todas las naciones europeas, como proporción de la población general, pone a prueba directamente esta propuesta.

En la cima de 2015, 160,000 refugiados buscaron asilo en Suecia, un país de 10 millones de personas. Eso equivale a más de cinco millones de refugiados que llegan a los Estados Unidos en un año.

En las últimas dos décadas, la proporción de personas nacidas en el extranjero ha aumentado del 11 por ciento de la población sueca al 19 por ciento. Muchos de los refugiados tienen poca educación y no hablan sueco, lo que dificulta su empleo.

Las encuestas de opinión pública muestran que los suecos siguen dispuestos a aceptar su carga fiscal. Pero a medida que los ciudadanos absorben la realidad de que muchos refugiados dependerán del bienestar durante años, algunos se resisten al costo y exigen límites a la ayuda del gobierno para las personas desempleadas.

“Las personas son muy abiertas a mostrar solidaridad con las personas que son como ellos”, dice Carl Melin, director de políticas de Futurion, una institución de investigación en Estocolmo. “No muestran solidaridad con las personas que son diferentes”.

El principal buque de descontento es el de los demócratas suecos, un partido político de derecha con raíces en el movimiento neonazi. Durante la última década, el partido surgió de la naturaleza extremista para asegurar el estatus general, el año pasado capturando el tercer bloque más grande de escaños en el Parlamento.

El partido ha ganado fuerza en medio de la ira por una economía que se ha estancado en los últimos años, y la frustración por los recortes a los servicios sociales que se han desarrollado durante un cuarto de siglo.

El partido también ha sido impulsado por la repulsión por el multiculturalismo en ciudades como Filipstad, donde las mujeres musulmanas con pañuelos de cabeza ahora llevan a los niños pequeños por las aceras.

“Estos inmigrantes no hablan el mismo idioma”, se queja el Sr. Pettersson, un demócrata de Suecia, tomando un café en un café del centro especializado en pastelería sueca. “Tienen diferentes religiones, diferentes formas de vida. Si hay demasiadas diferencias, es más difícil llevarse bien. Es interesante conocer a alguien de otro país durante aproximadamente media hora, pero si van a vivir juntos, es difícil ".

Favorece el envío de refugiados a sus países de origen a través de la “repatriación voluntaria”, dice, en lugar de despilfarrar dinero público en esfuerzos condenados para integrarlos.

“No tenemos recursos infinitos”, dice Pettersson. “O se trata de impuestos más altos, o tienes que recortar algo”.
Un costo soportable

Suecia siempre ha tenido la reputación de dar la bienvenida a los exiliados de la guerra. Y también reclama distinción como la nación que gasta el mayor porcentaje de su riqueza en ayuda para los países en desarrollo.

“Nos hemos visto a nosotros mismos como una superpotencia en términos de hacer cosas buenas”, dice Marten Blix, economista del Instituto de Investigación de Economía Industrial de Estocolmo.

Cuando el gobierno nacional comenzó a traer refugiados a Filipstad en 2012, los funcionarios locales recibieron garantías de que no se les permitiría valerse por sí mismos.

El estado estaba ansioso por ubicar a los refugiados en pueblos pequeños en lugar de en ciudades como Estocolmo, donde las viviendas eran escasas y caras. Las autoridades nacionales acordaron cubrir el alquiler, la comida, la ropa y la atención médica especializada durante los primeros dos años. Después de eso, los municipios heredarían la responsabilidad, aunque se suponía que los costos eran mínimos: para entonces, supuestamente, la mayoría de los refugiados podrían mantenerse a sí mismos.

Eso fue una fantasía, dice Hannes Fellsman.

Administra los programas de trabajo y educación en una unidad que el gobierno local estableció en 2015 para preparar a los refugiados para las carreras. Él y sus colegas comprendieron rápidamente que esto requeriría recursos sustanciales.

Las primeras oleadas de refugiados de Siria e Irak incluyeron médicos, contadores y otros profesionales. La formación lingüística les permitió reanudar sus carreras. Las personas que llegaron después tendieron a tener poca educación. Muchos sufrieron traumas, requiriendo consejería de salud mental.

Aproximadamente una quinta parte de los casi 11,000 habitantes de Filipstad ahora nacen en el extranjero. Entre las 750 personas en edad de trabajar, 500 han recibido menos de una educación secundaria. Doscientos son analfabetos.

“El estado sigue diciendo que debemos preparar a las personas para obtener empleos rápidamente”, dice Fellsman. "Eso es imposible. Tienes que educarlos.

Preparar a los refugiados menos calificados para el trabajo sería un desafío en cualquier parte. En Suecia es excepcionalmente difícil, dado que la economía se centra en actividades altamente capacitadas y altamente remuneradas. Ha sido diseñado para minimizar los tipos de empleos del sector de servicios con baja remuneración que envían a las personas de otros países a las filas de los trabajadores pobres.

Algunos sostienen que Suecia debe permitir que surjan empleos en el sector de servicios con salarios más bajos, que permitan a los inmigrantes obtener un control en la economía limpiando hogares o cuidando a los niños, idealmente con un subsidio gubernamental.

Pero los sindicatos son hostiles, ya que ven este como un peligroso precedente que podría exponer a Suecia a las fuerzas de movilidad descendente que operan en otros países. Hasta hace poco, los suecos no estaban acostumbrados a contratar personas para trabajos de baja categoría, por lo general preferían limpiar sus propios hogares.

Sin embargo, a falta de un nuevo enfoque para aumentar el empleo, una brecha alarmante parece ampliarse.

La tasa de desempleo fue solo del 3,8 por ciento entre la población nacida en Suecia el año pasado, pero el 15 por ciento entre los nacidos en el extranjero, señala Marika Lindgren Asbrink, investigadora de LO, el sindicato sindical más grande de Suecia. Aproximadamente la mitad de todas las personas desempleadas en Suecia nacieron en el extranjero.

Entre los partidarios de los demócratas de Suecia, este tipo de números se citan como evidencia de que los refugiados se han reunido aquí para disfrutar de la vida de los perezosos financiados por el estado.

“Tenemos que exigir que la gente trabaje o no puede obtener beneficios”, dice Ted Bondesson, un estudiante universitario de 22 años, mientras celebra el Día de la Bandera en una barbacoa lanzada por los demócratas de Suecia en la ciudad sureña de Horby. “No podemos pagar por todo el mundo”.

La alcaldesa de la ciudad, Cecilia In Zito, una demócrata de Suecia, dice que los refugiados se han negado a asimilarse. “Empezaría por obligarlos a aprender sueco”, dice ella.

Tales representaciones asombran a Babak Jamali.

Hace seis años, cuando tenía 13 años, abandonó su hogar en un Afganistán devastado por la guerra, viajando en el maletero de un automóvil a través de Pakistán e Irán. Allí, encontró trabajos de construcción por aproximadamente $ 2 por día, en cuclillas en bloques de apartamentos a medio terminar mientras luchaba por evadir a la policía.

Le pagó a un contrabandista para que lo llevara a Turquía. Viajó en autobús por la península balcánica y, finalmente, a Alemania, donde dormía en el suelo de una mezquita. Montó un tren a la ciudad sueca de Malmo y solicitó asilo. Durante el último año, ha vivido con un activista pro refugiados en los campos a las afueras de Horby en una casa calentada por una estufa de leña y sin tuberías.

Sobre el papel, el Sr. Jamali, de 19 años, es el peor de los casos para Suecia. Antes de llegar, no tenía una educación formal, lo que lo convertía en otra persona analfabeta y no calificada que no es adecuada para el trabajo. Pero él se irrita ante la idea de que es un drenaje para la sociedad.

No puede trabajar mientras su caso de asilo está pendiente, por lo que ingresa a Horby seis días a la semana para estudiar sueco. Camina 15 minutos por un camino de tierra hasta la carretera, incluso en temperaturas bajo cero, y luego espera un autobús que tarda 40 minutos. Un conductor de autobús se niega a recogerlo. Los suecos le gritan desde que pasan autos, diciéndole que se vaya a casa.

“¿Qué casa?”, Dice. “No tengo casa”.

Su primera solicitud de asilo fue denegada. Él ha presentado una apelación. Si pierde, se enfrenta a la deportación.

Esta posibilidad lo llena de miedo. Si regresa a Afganistán, no será más que otro joven desempleado. En Suecia, se ha convertido en un estudiante a tiempo completo, casi fluido en sueco y con ganas de forjar una carrera como electricista.

“Quiero vivir como viven otras personas”, dice.

Para la mayoría de los suecos, los beneficios de la inmigración permanecen intactos. El modelo nórdico está probado, lo que justifica las inversiones de los contribuyentes hacia el asentamiento de refugiados, dicen economistas. Muchos lucharán por trabajar, pero sus hijos crecerán hablando sueco. Se graduarán de las escuelas suecas en puestos de trabajo.

“La inmigración no sacude el modelo de bienestar sueco de ninguna manera”, dice Claes Hultgren, el gerente municipal de Filipstad. “Cuando hemos tenido éxito con estas personas, este es un gran recurso para Suecia”.

El refugiado promedio en Suecia recibe alrededor de 74,000 coronas suecas (aproximadamente $ 7,800) más en servicios gubernamentales de lo que pagan en el sistema. Joakim Ruist, economista de la Universidad de Gotemburgo, concluyó en un informe publicado el año pasado y comisionado por el Ministerio de Finanzas. .

En general, el costo de los programas sociales para los refugiados representa aproximadamente el 1 por ciento de la producción económica nacional anual de Suecia, aproximadamente lo que Suecia gasta actualmente en ayuda internacional. La economía está creciendo. Las finanzas del gobierno son sólidas.

“Suecia puede asumir este costo”, dice Ruist. “Esta crisis de refugiados aparentemente sin solución es totalmente solucionable”.
“Deseoso de trabajar”

En Filipstad, las familias de refugiados de cinco y más personas están agrupadas en apartamentos construidos para dos. Las escuelas locales han visto múltiples informes de inquietudes: desde estudiantes que faltan a clases hasta evidencias de hambre. El crimen violento va en aumento. Así es el uso de drogas.

La unidad de capacitación laboral representa un esfuerzo por detener esa trayectoria.

En una mañana reciente, Saadia Osman se sienta en un salón de clases en el segundo piso de un edificio gubernamental con vista a un lago. Ella y otros 11 refugiados están aprendiendo sueco a la medida para trabajar en una cocina de restaurante.

Una madre de tres hijos, Osman, de 39 años, llegó a Suecia hace seis años, después de haber huido de la guerra en su natal Somalia.

Al principio, el gobierno pagó las 6,400 coronas al mes de alquiler (aproximadamente $ 675) en su apartamento de dos habitaciones. Les dio dinero para comida y ropa.

Su esposo estudió sueco y asistió a entrenamientos de trabajo en la ciudad. Hace tres años, consiguió un trabajo en una fábrica cercana que hace pan crujiente sueco, ganando 20,000 coronas al mes (aproximadamente $ 2,100). Ahora pagan su propio alquiler. La Sra. Osman, una maestra de preescolar en Somalia, quiere su propio trabajo.

“Todos estamos ansiosos por trabajar”, dice ella. “No es bueno sentarse en casa y no hacer nada”.

Pero a medida que el gobierno local busca multiplicar tales éxitos, está operando con una escasez de dinero. La mayoría de los refugiados solo pueden estudiar a tiempo parcial.

“No tenemos dinero para más”, dice el Sr. Fellsman.

Hace tres años, el gobierno nacional otorgó a Filipstad 55 millones de coronas (unos $ 5,8 millones) para cubrir los costos adicionales de apoyar a los refugiados. Ese dinero se acaba este año. Las autoridades nacionales aprobaron recientemente planes por $ 34 millones adicionales en ayuda para los gobiernos locales, menos de lo inicialmente propuesto.

Suecia se encuentra en una encrucijada. Los contribuyentes pueden tragar los costos de integración de los refugiados, o rechazar esa carga y arriesgarse a una división definitoria: los suecos blancos nacidos en el país conservarán sus empleos y tendrán una vida cómoda, mientras que los inmigrantes de piel oscura se hundirán en la pobreza y el desempleo en ghettos aislados.

“Estamos creando cada vez más hostilidad en nuestro país”, dice Dan Andersson, ex economista jefe de LO. “Estamos creando una subclase de personas no calificadas, porque no les estamos ayudando con recursos”.
‘The Whole Thing Falls Apart ’

Desde donde se sienta Johnny Grahn, Suecia ya está ayudando demasiado.

Conductor de autobús de profesión, ocupa un asiento en el consejo de gobierno de Filipstad, en representación de los demócratas de Suecia. Su rostro se tensa ante la mención de los refugiados. Como él lo describe, han abrumado a la comunidad.

La mezquita establecida en la antigua casa de un prominente intelectual conservador sueco, Sven Stolpe, despierta bruscamente a los vecinos con la llamada a la oración, se queja el Sr. Grahn. Los complejos locales de viviendas están llenos de extranjeros, dice, mientras que los centros preescolares han sido “inundados” con niños refugiados.

Pero la mayor indignidad es el impacto en el presupuesto local, dice Grahn.

La gente está esperando semanas para ver a los dentistas. El consejo recientemente eliminó a un coordinador de actividades populares en un centro local para personas mayores. Al mismo tiempo, los pagos de bienestar del gobierno local se han disparado en la última década de 6 millones de coronas (alrededor de $ 632,00) a 29 millones (más de $ 3 millones).

Para el Sr. Grahn y sus aliados en el Partido Demócrata de Suecia, la conclusión es obvia: los refugiados están absorbiendo una gran cantidad de recursos, dejando menos dinero para todos los demás.

“Los servicios por los que paga impuestos se han reducido drásticamente”, dice. "Hay casi un colapso en el sistema. Cuando llegan tantas personas que no trabajan, todo se derrumba ".

De hecho, la consternación pública por los recortes a los programas del gobierno es una vieja historia en Suecia, que es anterior a la reciente afluencia de refugiados.

Después de una crisis económica a principios de la década de 1990, Suecia redujo los impuestos y redujo los gastos, recortando las prestaciones por desempleo y las pensiones. Las quejas sobre retrasos en el sistema de atención médica se han convertido en una legión, con personas más ricas que recurren al seguro privado.

Pero esa imagen es complicada, involucrando la historia, los cambios en los caprichos ideológicos del electorado y las complejidades de los programas nacionales.

En Filipstad, al igual que en otras comunidades, un culpable más simple y fácilmente identificado ahora es responsable de casi todos los problemas sociales: los refugiados. Conducir la narrativa es un supuesto ampliamente compartido entre los demócratas de Suecia de que el dinero que se gasta tratando de integrar a los refugiados es una pérdida de dinero.

“Estamos incorporando a personas que no quieren aprender sueco y no quieren entrar en la sociedad”, dice el Sr. Grahn. "La integración no se trata solo de que nosotros les ayudemos. Tienen que quererlo.

Más allá de Suecia, este tipo de pensamiento desgarra los cimientos del modelo nórdico en una era de migración masiva.

“La disposición de la gente a continuar pagando los impuestos muy altos necesarios para financiar los programas de asistencia social no es algo que pueda darse por sentado”, dice el economista Blix, el Sr. Blix. “Ahora estamos empezando a ver la aparición de algunas grietas serias”.

Para los forasteros, el modelo nórdico puede parecer gobernado por la benevolencia, por un espíritu colectivista que valora en asegurar que nadie se quede sin necesidades fundamentales como la salud y la vivienda.

Pero la experiencia de Suecia con los refugiados sugiere una concepción más pragmática e incluso transaccional del estado de bienestar social, una especie de club de membresía en el que las personas pagan cuotas por los servicios esperados. Si demasiadas personas obtienen los beneficios de forma gratuita, especialmente personas que se distinguen de la mayoría, la fe en el sistema se pone en peligro.

“Antes, tenemos algo de vuelta”, dice el Sr. Grahn. “Ahora, no estamos recuperando lo que pagamos”.

Traducción profesional

https://www.youtube.com/watch?v=bbzM2aKmuMI

Suecia comunista.

Son países que reducen su gasto/PIB desde hace varias décadas (menos Finlandia, aunque ahora tiene un nivel similar a los otros 3) y con uno de los índices de libertad económica más altos. Sus impuestos son altos en consumo (IVA), pero a empresas y grandes capitales les cobran impuestos más bajos que España a los suyos por ejemplo, y son los que recientemente se han negado a introducir una suerte de tasa Tobin europea junto a Irlanda (gracias a ellos no es ahora una política europea), eso es lo que tienen de rojos. ¿Colchón anticapitalista? Así lo tuviéramos aquí.

Seguramente sea su modelo educativo el que les invita a no ser pesimistas con la automatización de trabajos, en lugares como EEUU esa transición puede ser más jodida. Pero claro, si a la hora de la verdad gana las elecciones Trump qué quieres :man_shrugging:.

6 me gusta

¿Querías decir automatización o me estoy perdiendo algo? A estas horas todo es posible :thinking:

1 me gusta

Es que con la immigración pronto las mujeres necesitan permisos para poder trabajar :sese:

6 me gusta

Fixed :no_mouth:

Al sueco se le impone una fiscalidad elevada para poder tener ellos mismos un servicio público de calidad. Todos aportan y todos reciben. Ahora bien en el Estado de Bienestar existe la posibilidad de que si no aportas suficiente sigas teniendo acceso a estos servicios, esto es comprensible si estás en una situación que lo justifica, como rentas demasiado bajas, minusvalías, viudedad… todo para dar cohesión social, y es sostenible porque estas situaciones en principio son minoritarias.

Sin embargo la llegada de gente de fuera te puede desequilibrar el sistema si se corresponde con gente que por su situación recibe más que aporta, según el texto un 90% de ellos. Esto es un grave problema económico, porque si sólo esta gente formara un país se hundiría en nada (a menos que el 10% restante fuese muy rico, cosa que creo que no sucede), o deberían de aplicar recortes bestiales.

Soy muy fan del modelo nórdico pero en estas condiciones se hace insostenible.

1 me gusta

El problema es que no se puede aplicar fiscalidad alta con los salarios españoles…

1 me gusta

En España las ayudas son una mierda en comparación con otros países, por eso tenemos los problemas que tenemos y por eso no tenemos los problemas que otros tienen.

Si no hay dinero, como para dar más ayudas y con un sueldo medio de 24000 no puedes poner presión fiscal al nivel de Suecia, porque terminamos la mayoría debajo de un puente

1 me gusta

¿De donde saca el dinero Suecia?

De unos salarios mucho más altos, que te permite recaudar mucho más dinero. No es lo mismo una presión fiscal del 50% (número random) sobre un sueldo medio de 25000 que de 50000 (números random también).
Y para la gente que cobre 24000 le quitas el 50% y no puede vivir a la otra si.
Ese el problema y la falacia cuando se habla de aplicar el nivel nórdico. Sin sueldos acordes solo sirve para ahogar más a la gente

A parte que el nivel de corrupción de nuestros políticos tampoco creo que sea comparable

3 me gusta

De un IVA alto y unos impuestos a la riqueza y a las empresas bajos, al menos al comparar con España. Pero claro, intenta poner sobre la mesa en España ese tipo de medidas para cambiar algunos incentivos a la hora de generar crecimiento e inversion y a ver que te dicen. Mas de uno se queda con el “impuestos altos” para defender la jauja nordica y fin, pero a la hora de llevarlo a la practica las propuestas parecen ir en direccion opuesta porque el malvado ibex, los ricos etc.

1 me gusta

Me refiero a por qué tienen salarios más altos. De donde los saca el Estado lo sé.

Ni idea como consigue el estado que las empresas tengan salarios más altos, pero la realidad es que existe y mientras eso no se consiga, que no me vengan que el nivel de impuestos de ha de poner como los nórdicos

1 me gusta

Diría que no es cosa del Estado que haya sueldos altos, es cosa de las empresas. El estado únicamente recauda y gestiona.

Algo tendrá que ver, sino porque las empresas xq iban a pagar dos o tres veces los sueldos en Suecia que en España (incluso siendo la misma empresa) alguna razón tiene que existir detrás

Hombre, pues de la mayor productividad de sus empresas por ser más grandes, tener más capital humano, generar más innovación etc etc.

Un saludo

Y sale por arte de magia, eso?

Vamos que las empresas de un país del tamaño de Portugal son mejores que las nuestras, teniendo España multinacionales como Telefónica, Inditex, Santander, Ferrovial, BBVA… Si que tiene poder IKEA.

1 me gusta