El legado de Studio Ghibli

Una compañía aclamada por la crítica, que desarrolla magia por animación , y no, no es Disney. Este estudio de animación japonés ha hecho a lo largo de su historia 20 películas, 16 cortos y un gran número de anuncios, vídeos musicales y similares desde su origen en 1985. En este análisis pretendo transportaros dentro del propio estudio, sacando a la luz la historia, el arte y la magia de Studio Ghibli.

Hayao Miyazaki es el hombre detrás de obras como Mi vecino Totoro, El mundo secreto de Arrietty y El viaje de Chihiro, y un icono en las industrias del cine y la animación. Miyazaki es hoy en día conocido mundialmente por críticos y espectadores por igual.

Miyazaki empezó su carrera en Toei Animation en abril de 1963, en donde trabajó como animador en el anime conocido en España como Ket Pepito, el niño lobo, entre otros proyectos. Las dotes de liderazgo de Miyazaki no tardaron hacerse notar, convirtiéndose en el secretario jefe de Toei.

Un año después, Miyazaki por fin consiguió un puesto como dibujante en la película Los viajes de Gulliver más allá de la luna, donde demostró sus habilidades creativas desarrollando un final completamente nuevo que acabó siendo el final elegido.

Su talento no pasaba desapercibido, y durante los próximos 20 años trabajaría en un gran número de proyectos con grandes líderes de la industria.

Fue en 1979 cuando dirigió su primer largometraje El castillo de Cagliostro, junto con su serie anime de TV Sherlock Hound, conocida en España simplemente como Sherlock Holmes, una nueva adaptación de las historias de Sherlock Holmes mediante animales con forma humana.

La combinación de estos dos éxitos, y de su manga Nausicaa, le llevó a dirigir su mayor proyecto hasta entonces, en donde su aclamación crecería más allá de la industria del cine, y comenzaría a forjarse una gran relación con su compañero de animación, Isao Takahata.

La fecha clave es el 31 de mayo de 1983. Comenzó el proyecto de Nausicaa del Valle del Viento, una adaptación animada del manga del mismo nombre de Hayao Miyazaki.

Trabajando junto a él como productor estaba Isao Takahata, un hombre que más tarde ayudaría a Miyazaki a crear Studio Ghibli. La película se estrenó menos de un año después, el 11 de marzo de 1984. Recaudó cerca de un 1.500 millones de yenes, el equivalente a unos 15 millones de dólares.

Tras el éxito de Naussica Miyazaki, Takahata y el productor de campo Toshio Suzuki se unieron para fundar Studio Ghibli en junio de 1985 con la intención de, textualmente, “dar un nuevo soplo de aire fresco a la industria a través de la animación”, y fue lo que hicieron, un viento que sigue soplando décadas después.

Durante los siguientes años, Ghibli crecía a pasos agigantados. Comenzaron con el desarrollo de Laputa: El castillo en el cielo, conocida en occidente como El castillo en el cielo. Fue escrita y dirigida por Miyazaki, y producida por Takahata.

http://nextprojection.com/wp-content/uploads/2013/12/castleinthesky_01.jpg

Tuvo gran acogida entre en público japonés y fue un éxito económico. También ganó el Animage Anime Grand Prix. Su estreno en cines en occidente se retrasó hasta 1988.

Poco después de su éxito con El castillo en el cielo, Ghibli comenzó la producción de dos películas simultáneamente. La tumba de las luciérnagas, de Takahata, y Mi vecino Totoro, de Miyazaki. La tumba de las luciérnagas está basada en una novela del mismo nombre escrita por Akiyuki Nosaka.

Narra la historia sobre dos niños japoneses y las dificultades a las que deben sobreponerse para sobrevivir durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial. Fue aclamada por la crítica por su capacidad para llegar emocionalmente a la audiencia tanto en Japón como en América.

El largometraje fue uno de los primeros en demostrar las habilidades de Takahata como cineasta, impulsándole desde el rol de productor al de director y guionista.

Mientras que La tumba de las luciérnagas tenía un tono serio, Miyazaki decidió darle un tono más infantil y enfocado a los niños en su película Mi vecino Totoro. Durante su producción, Miyazaki quería crear una película con efectos visuales, a lo que se opuso gran parte de su staff. Por supuesto, una vez el proyecto final fue presentado, su idea se mantuvo, y la criatura que creó para la película tuvo una gran acogida entre los espectadores, convirtiéndose incluso en el logo de Studio Ghibli.

La película alcanzó cotas muy altas, recibiendo buenas críticas tanto en Japón como en América. Mi vecino Totoro se convirtió en la primera película de animación distribuida en occidente por Disney, y supuso el comienzo de una relación larga y fructífera. El gran éxito de Totoro también supuso un impulso a la costosa forma de trabajar de Ghibli.

El éxito de Ghibli subió como la espuma en sus siguientes cinco películas. La primera fue Nicky, la aprendiz de bruja, dirigida, producida y adaptada por Hayao Miyazaki, y que trata las aventuras de una joven bruja a la vez que experimenta los cambios propios de la mayoría de edad. Está basada en la novela de 1985 del mismo nombre de Eiko Kadono.

Miyazaki ya había dejado claro anteriormente lo identificado que se sentía con el tema subyacente de la independencia, reflejado en el guión y en la propia protagonista, Nicky. La película también supuso el mayor éxito económico de Ghibli hasta entonces.

Recaudó más que ninguna otra película japonesa en 1989, además de ganar varios premios. Su traducción norteamericana, llevada a cabo una vez más por Disney, resultó tener un éxito casi tan alto entre la crítica de occidente como en Japón.

Dos años después, Recuerdos del ayer, de Isao Takahata, del mismo título que el manga en el que se basa, fue estrenada. Aborda temas más maduros, y exhibe diversos problemas de adultos. Aun así, la película atrajo todo tipo de público a pesar de que se espera un público generalmente femenino y adulto.

Tal y como su predecesor, tuvo la mayor recaudación en Japón en ese año. La película nunca se estrenó fuera del país nipón, sin embargo, su significado para la industria de la animación sigue marcando un precedente, al mostrar a los dibujantes y guionistas que los temas adultos también pueden ser tratados en películas animadas.

El año siguiente, Porco Rosso, de Miyazaki, fue estrenada. Trata de un expiloto de la Primera Guerra Mundial que es maldecido con la apariencia de un cerdo, que acaba ayudando a una joven chica a la vez que trata de lidiar con sus propios problemas muy humanos.

En un principio la idea era hacer un corto para que se viese en los vuelos japoneses. Sin embargo, debido a los conflictos que había en la actualidad por aquel momento, Miyazaki decidió darle mayor profundidad y un tono más serio. A pesar de los cambios, las aerolíneas financiaron el proyecto, y la película se proyectó en los vuelos mucho antes de su estreno en cines. La película fue un éxito entre la crítica, y fue la que más recaudó en 1992, También fue un éxito en occidente, en donde incluso Michael Keaton puso la voz a Porco en la versión inglesa.

Dos años después, en 1994 Takahata tomó las riendas de Ghibli de nuevo con el estreno de Pom Poko, una película fantástica que narra las traviesas aventuras de un grupo de tanukis, criaturas similares a los mapaches.

Se hizo notar por su consistencia y por el fluido cambio de estilo, contando con los diseños del manga de Shigeru Sugiura. La película mantuvo la reputación de Ghibli logrando la mayor recaudación de ese año, y supuso un paso al frente para el estudio, al ser el primer proyecto que usaba gráficos por ordenador.

La siguiente película, escrita por Hayao Miyazaki, fue el debut como director de Yoshifumi Kondo, Susurros del corazón. Narra los eventos fantásticos de una joven que lleva una vida tremendamente ordinaria.

Fue la primera película de Ghibli que no estaba dirigida por Miyazaki o Takahata. Tristemente, aunque Studio Ghibli quería seguir trabajando con Kondo en el futuro, falleció antes de que pudieran hacer ningún otro proyecto. Como siempre, la película tuvo una gran acogida. Pero en este caso, a diferencia de sus predecesoras, la música de la película también acaparó mucha atención.

En 2002, la película tuvo un spin-off, La gratitud de los gatos, dirigida por Hiroyuki Morita y escrita por Reiko Yoshida, y que narra de nuevo las historias de una joven con un personaje principal de Susurros del corazón, un gato místico con forma humana que guiará a la chica a través de su mundo mágico.

Susurros del corazón supuso el fin de una gran época en Ghibli, dado que se encaminaban hacia unas formas más modernas y digitales de animación, pero por muchos años que pasasen, seguirían dando al público lo que esperaban de ellos.

Tras el éxito económico de sus cinco anteriores películas, los fans de la industria de la animación tenían grandes esperanzas en la siguiente película de Ghibli, y Ghibli lo consiguió, al convertirse en una de sus películas más aclamadas.

En 1997, dos años después de Susurros del corazón, Ghibli estrenó La princesa Mononoke, una película de fantasía escrita y dirigida por Miyazaki. Narra los conflictos Ashitaka, un joven guerrero que acaba envuelto en la lucha entre los hombres codiciosos y las poderosas fuerzas de la naturaleza. En su viaje conocerá a una joven, San, la princesa Mononoke, traducido como la princesa de los espíritus, quien mantiene una estrecha conexión con los espíritus del bosque y cuyo único deseo es el de proteger el Gran Bosque de la ira de los hombres.

Le otorgaron el premio a mejor película del año en Japón, y fue la primera en recaudar más de 10.000 millones de yenes. Miyazaki llevaba desarrollando la idea de La Princesa Mononoke desde los años 70. Muchas de sus ideas eran difíciles de reflejar en una película por aquel momento, por lo que decidió no hacerla.

Con la integración de la animación digital, la película se volvió mucho más factible de hacer, y Miyazaki hizo uso de sus ideas apartadas para crear una película completa. Fue traducida en occidente por MR Max Films, que por entonces era propiedad de Disney.

La Princesa Mononoke fue un éxito en todos los aspectos, y mostró al mundo el gran potencial de Ghibli para hacer películas con gran profundidad y desarrollo. Supuso el comienzo de una nueva era digital para el estudio.

Ghibli dio un giro brusco con su siguiente película dos años después, Mis vecinos los Yamada, una comedia basada en una tira cómica japonesa de Hisashi Ishii. Fue escrita y dirigida por Isao Takahata. Usó un estilo de animación nunca visto antes en Ghibli.

Al tomar la apariencia de una tira cómica, fue muy importante para Ghibli ya que fue la primera película que hacían completamente de manera digital. La película recaudó más de 2.000 millones de yenes.

Fue poco después del estreno de Los Yamada, cuando comenzó la producción de la que sigue siendo considerada a día de hoy por muchos, la mayor obra de Studio Ghibli y el verdadero estandarte de la carrera de Hayao Miyazaki.

Hayao Miyazaki creó una de las obras más aclamadas tanto en la industria del cine como de la animación. En 2001 El viaje de Chihiro fue estrenada. Fue más que aclamada, siendo categorizada como una de las mejores películas de todos los tiempos.

La historia se centra en una niña que va de camino a su nueva casa junto a su familia. Tras equivocarse de camino y explorar las ruinas abandonadas de lo que parece un carnaval, son llevados a una tierra mágica llena de misterio e intriga. Sus padres son pronto convertidos en cerdos tras comer en un puesto de comida bastante sospechoso y Chihiro, la protagonista, comienza un viaje para salvar a su familia y descubrir los secretos que aquel mundo mágico alberga.

Actualmente, basándose en puntuaciones públicas, El Viaje de Chihiro es considerada la mejor película de animación de la historia, ocupando el puesto 29 en la lista de mejores películas de todos los tiempos según IMDb.

Tiene una puntuación media de 94 sobre 100 por parte de los críticos de cine. Hasta hace unos meses, tras el estreno de Your Name, era la película de animación que más había recaudado de la historia.También ganó el Óscar a la mejor película de animación, convirtiéndose en la primera película en ganar otro premio aparte del de mejor película extranjera. Fue nominada a otros 5 grandes premios, ganándolos todos.

A pesar del éxito descomunal de El viaje de Chihiro, a Ghibli aún le quedaba mucho camino por delante, con varios proyectos entre manos.

Tras el enorme éxito de El viaje de Chihiro y el estreno de La gratitud de los gatos en 2002, Miyazaki comenzó la producción de su siguiente gran película, El castillo ambulante.

Basada en la novela americana de Diana Wynne Jones, comenzó su producción bajo la mano de Mamoru Hosoda, quien cedió las riendas del proyecto a Miyazaki al comienzo de la producción para que pudiese retirarse.

Narra la historia de una mujer maldita que busca la ayuda de un joven mago inexperto, desembocando en una serie de aventuras. Miyazaki, con la aprobación de la propia Jones, se tomó la libertad de alterar el argumento para mejor su debut animado.

Los diseños fueron trazados de forma distinta a las anteriores para crear una mayor sensación de dibujo manual. Esta técnica sería mantenida por Miyazaki en los años venideros.

La película recibió críticas positivas y ganó varios premios menores. Impactó a mucha gente como una representación fantástica de la búsqueda de uno mismo. La recaudación también fue un éxito, alcanzando cerca de 23.000 millones de yenes.

Apenas dos años después, Ghibli estrenó Cuentos de Terramar, que supuso el debut como director del hijo de Hayao Miyazaki, Goro Miyazaki. Narra la historia de un joven mago que trata de encontrar la verdad detrás de una serie de hechos de los que ha sido testigo.

La recepción no fue tan buena como en otras películas de Ghibli. Aun así, tuvo buena crítica y logró recaudar cerca de 7.500 millones de yenes.

A pesar de haber anunciado su retirada tras El castillo ambulante, Studio Ghibli puso de nuevo a Hayao Miyazaki al frente de su siguiente producción Ponyo en el acantilado, más conocido como Ponyo. La obra es una rara mezcla de fantasía y comedia que narra las aventuras de un niño de 5 años que trata de ayudar a una princesa-pez a alcanzar su objetivo de convertirse en humana.

La trama es simple y un gran número de gente señaló que ese es uno de sus puntos fuertes. La película volvió al estilo de animación tradicional al considerar Miyazaki que alcanzaría su máximo potencial si se dibujaba a mano, y así fue. Con una producción de casi cuatro años y con más de 170.000 imágenes, la obra fue un éxito en taquilla, alcanzando 15.500 millones de yenes sólo en Japón, pero no se detuvo ahí.

El doblaje en América estuvo a manos de Pixar, contando con actores como Tina Frey, Matt Damon y Bett White. Su estreno americano fue el mayor de cualquier película de Ghibli, alcanzando 20 veces más cines que el anterior mayor éxito, La princesa Mononoke, que sólo se estrenó en 38 cines.

Ciertamente, Ponyo fue un éxito para Ghibli tras su buena crítica y conviertiéndose en una de las mayores recaudaciones de Ghibli, pero más importante aún, fue uno de los mayores impulsos de Ghibli hacia occidente con un mayor estreno y un éxito que ninguna otra película de Studio Ghibli había conseguido antes.

Su siguiente película, El mundo secreto de Arrietty, fue dirigida por Hirosama Yonebayashi, con Miyazaki como coautor.

Fue un éxito absoluto, como la anterior de Studio Ghibli. Narra las aventuras que ocurren en la vida de un niño que descubre a una chica de unos 10 cm de alto y que vivía en su casa sin darse cuenta. El argumento fue planeado para entretener a los adultos, y encantar a los niños. También llamó la atención la banda sonora de la obra, al igual que Susurros del corazón.

La película fue un éxito de recaudación en Japón y occidente alcanzando unos 14.000 millones de yenes.

Un año después de El mundo secreto de Arrietty, La colina de las amapolas de Goro Miyazaki fue estrenada. Dirigió la película cuyo guión había sido previamente escrito por su padre y tuvo mucho más éxito que su anterior obra Cuentos de Terramar.

La historia sigue a un grupo de adolescentes que tratan de evitar que en edificio estudiantil sea demolido debido a los Juegos Olímpicos. Con un gran número de aspectos a tratar y con un argumento tomado directamente de la historia de ese período, la obra consiguió una recaudación aceptable y una buena crítica.

La siguiente obra de Studio Ghibli fue un trabajo colaborativo. Fue un videojuego japonés desarrollado por Level 5 y distribuido por Bandai Namco, Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca.

Las escenas del juego fueron producidas por Ghibli, y durante todo el juego, aunque otros aspectos gráficos están hechos por cel-shading 3D, hay una clara influencia de Ghibli.

El argumento es muy similar a cualquier obra de Ghibli, narrando las aventuras de un joven chico que se convierte en mago, Oliver, en un viaje a través de un mundo mágico para salvar a su madre. El juego recibió una gran aclamación, ganando varios premios y ensalzando un estilo influenciado y producido por Studio Ghibli.

Miyazaki ha producido algunas de las películas más influyentes y aclamadas por la crítica en la industria de la animación, y su carrera como director, guionista y dibujante fue simplemente brillante. Sin embargo, todo lo bueno llega a su fin. Miyazaki anunció que se retiraba tras 50 años y 10 películas brillantes con Ghibli, con el estreno de su última obra El viento se levanta.

Es una película biográfica ficticia basada en una figura real como fue Jiro Horikoshi, un diseñador de aeroplanos japonés que lucha contra las dificultades de la vida y el amor. La obra fue aclamada como una de las más emotivas y adultas de Miyazaki.

Fue un éxito financiero al ser la película que más recaudó en Japón en 2013. Fue nominada y ganó un gran número de premio en Japón, incluyendo los premios de la academia a mejor animación y banda sonora. También tuvo gran acogida en occidente, llegando a estar nominada al Óscar ese año.

En un principio, la última película de Miyazaki sería una secuela de Ponyo. Sin embargo, siguió los consejos de sus compañeros de trabajo a que hiciese una obra que le llenase personalmente como director, y finalmente se inspiró en una frase real de Jori Horikoshi: “Sólo quería hacer algo hermoso”.

La película que siguió a El viento se levanta fue El cuento de la princesa Kaguya, una obra original de Isao Takahata basada en un antiguo cuento popular japonés.

La historia comienza cuando una pareja de ancianos campesinos encuentra a una niña diminuta dentro de una planta de bambú, y deciden adoptarla como si fuera su hija. Pasan los años, y rápidamente se convierte en una hermosa mujer pretendida por muchos hombres poderosos.

La obra fue un éxito entre la crítica, siendo ensalzada por su estilo artístico atractivo y único, al igual que su gran habilidad para narrar cuentos. Todos estos éxitos derivaron en un gran número de nominaciones y premios, entre los que destacaba una nominación a mejor película de animación en los Óscar.

La película tuvo un ciclo de producción de 5 años, durante el cual Ghibli comenzó su última obra El recuerdo de Marnie, de Hiromasa Yonebayashi. La película tuvo buena acogida y recaudación.

Tras el anuncio de la retirada de Hayao Miyazaki, las recaudaciones habían disminuido, y antes del estreno de El recuerdo de Marnie, Studio Ghibli anunció que cerraban sus puertas al estudio de animación, y se dedicarían únicamente a la distribución en lugar de la producción de películas.

De este modo, El recuerdo de Marnie se convirtió en la última película producida por Studio Ghibli, y la leyenda y el legado de Studio Ghibli llegaba a su fin.

Studio Ghibli siempre será recordado como una de las mayores maravillas de la industria del cine, desarrollando varias de las películas de animación más aclamadas. Hayao Miyazaki es considerado uno de los mejores cineastas hasta la fecha, y su carrera siempre será recordada. El estudio perdió fuerza tras su retirada, pero su influencia aún persistía.

Ghibli enseñó muchísimo al mundo. Mostró la profundidad que podía tener una película de animación, a la cantidad de gente que podía llegar, y la importancia que tuvo para la propia industria de la animación.

Fue histórico. Fue maravillosamente diseñado. Fue mágico.

Fue Studio Ghibli.

30 Me gusta

Polelmiyazakimalo

Buen tocho ¿Lo escribiste tú?

Sep, ha sido un trabajo final sobre traduccion audiovisual que he estado cerca de 1 mes haciendo.

Lo he adaptado con imágenes y algunos cambios menores para que no fuese un tochopost de principio a fin.

4 Me gusta

Lo acabo de terminar de leer, menudas ganas me has metido de bajarle el torrent de 150GB con toda la filmografía de Ghibli :joy:

A día de hoy la Princesa Mononoke sigue siendo una de mis películas favoritas.

1 me gusta

Comento para leerlmelo mas tarde que ahora toca hacer siesta

No entiendo por qué no sacan un maldito pack completo de studio ghibli en blu ray.

300 euros me da igual los pago, pero lo quiero leñe, paso de estar mendigando película a película y luego que se me quede la colección coja porque no suelen estar todas ni de golpe ni juntas.

1 me gusta

En el hilo de anime y manga se pasó hace un par de dias un torrent de 150gb con todas las peliculas de ghibli en 1080p, por si te sirve xD

En castellano? Porque ese que dices ya me lo descargué pero estaban en latino y no me moló la idea.

Si era en castellano pasámelo por mp please.

No no, es un torrent con la version original a 1080p de todas las peliculas con subtítulos en inglés.

Algunas tambien tienen la version doblada en inglés, pero no sé si todas.

Lo que más se le parece que he encontrado son estas ediciones tochas de las pelis (hay más que estas dos)

Eso es lo que no quiero, quiero un pack bien sencillito como con las series de tv y que vengan todas las pelis. Y no entiendo por qué no lo hacen.

@Phyrotess

Gracias enronces nah

No lo hay con sub en español?

Jo, me quedan unas cuantas por ver, sobre todo me llama la de Recuerdos del Ayer.

Un grande Miyazaki, genio capaz de hacer soñar a niños y adultos y que ha conseguido hacer de este un mundo un poco más mágico.

1 me gusta

Me he visto todas las películas este año aprovechando mi nueva conexión.

No sabría decirte, hace años que no me veo ninguna serie/película de animación que no sea con subtitulos en inglés xD

1 me gusta

Buen tocho, voy por la mitad, pero me encanta lo que cuentas. De igual manera me he visto La princesa Monoke pero nunca me he visto la de totoro :v

1 me gusta

Yo quiero ver las que me faltan del Studio Ghibli, pero al no estar en Netflix o Crunchyroll va a estar difícil :’(

Dicho esto, creo que es importante entender el público que tiene cada peli, cuando vi Mi Vecino Tororo me pareció imaginativa a más no poder, y personajes súper entrañables, pero la historia base es simplísima, pero claro, porque es una historia para peques. Así que tengo claro que las que me faltan no todas las voy a disfrutar plenamente por eso, a ver que tal.

1 me gusta

Excelente trabajo. Es por temas como este que un foro crece.

Te dejo mis corazones, cuando tenga tiempo lo leo. Gracias por el aporte.