El infierno de trabajar en Netflix: delata a quién debe ser despedido para no acabar tú en la calle

Chulería, darwinismo, frases vacías sacadas de un manual de autoayuda y una humillación constante hacia los empleados. Así es trabajar en Netflix , la empresa de vídeo bajo demanda más grande del mundo que vive en una constante expansión y que ya consume un 15% del ancho de banda de Internet a nivel mundial.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y para que esta plataforma que proporciona una alternativa de ocio barato a millones de personas en todo el mundo funcione, sus empleados se ven sometidos a una presión constante viviendo con la espada de Damocles de su despido pendiendo constantemente sobre sus cabezas .

A partir de los testimonios de más de medio centenar de empleados y exempleados de la compañía , el Wall Street Journal ha trazado un perfil sobre lo que supone formar parte de este engranaje corporativo.

Al más puro estilo de la Stasi en la Alemania Oriental, la cultura empresarial de Netflix exige marcar a compañeros y subordinados que deberían ser despedidos. Se trata de una práctica conocida como Keeper Test (que podría traducirse como test de mantenimiento, en castellano) en la que se pregunta a los trabajadores si lucharían por mantener a otro empleado en nómina .

Según el Wall Street Journal se trataría de un procedimiento rutinario en el que aquellos que no están dispuestos a realizarlo con la suficiente diligencia o que se niegan a señalar a otros trabajadores, acaban ellos mismos en el disparadero .

El carácter impulsivo por el que Netflix fue concebido -a partir de una pataleta de su fundador, Reed Hashtings, cuando tuvo que hacer frente a una multa de 40 dólares por devolver la película de Apolo 13 con unos días de retraso a Blockbuster- parece mantenerse en la empresa. Actualmente, existe una cultura de transparencia total que, en algunos casos, se traduce en humillaciones públicas hacia los subordinados .

Una de las prácticas más extendidas en la empresa son los careos con público. En estas reuniones los mandos y los trabajadores se critican mutuamente y se les alienta a dar feedback sobre el trabajo de unos y otros. Cuando se decide que una persona ha tomado una decisión equivocada, se le exige una expiación delante de sus compañeros en la que debe explicar todo lo que hizo mal .

La empresa argumenta que es precisamente la cultura de la transparencia la que permite a los trabajadores conocer cuál es su situación laboral en cada momento, lo que a ojos de la compañía justifica los despidos en cualquier momento .

Además, cuando se despide a una persona, el resto de empleados son informados con todo lujo de detalles por correo electrónico sobre los motivos que han empujado hacia su despido .

Una práctica que lejos de a trabajadores de a pie, también afecta a aquellos que ostentan puestos importantes . El manager de producto, Neil Hunt, o la jefa de talentos, Tawni Nazario-Cranz fueron despedidos por no haber completado, o no haberse tomado suficientemente en serio, el famoso keeper test.

Según el Wall Street Journal, este problema con la cultura corporativa de Netflix se traduce en que, por miedo a ser despedidos ellos mismos , varios mandos intermedios reconozcan tener gatillo fácil a la hora de despedir a sus empleados , como una fórmula con la que guardarse sus espaldas.

Pese a todo, el rotativo norteamericano explica que no existe un gran resquemor entre los empleados, incluso entre aquellos que consideraban crueles las prácticas de la compañía, debido a las elevadas sumas de dinero que la multinacional paga a sus trabajadores .

https://www.elmundo.es/tecnologia/2018/10/30/5bd7418546163f7e208b4636.html?cid=SIN12201

Mientras sus series sean racialmente inclusivas me parece bien la explotación laboral inhumana. Las prioridades claras.

21 Me gusta

No hay empresa tocha cuyo éxito no venga de exprimir a sus trabajadores.

Punto. No hay más.

7 Me gusta

Surrealista cuanto menos

1 me gusta

Ya soltaste esta soflama, te di varios ejemplos de empresas enormes que no “exprimían” y recogiste cable con “bueno, hay excepciones…”. No aprendes :xd:.

4 Me gusta

Y cuanto más grande e importante sea una empresa para la economía, más atado de manos está el Estado para imponer unas leyes y una Justicia

Bendito capitalismo

Ni lo recuerdo, esa es la importancia que le di si así fue. Pero vamos que me da igual, por cada caso “positivo” que saques te podría, si estuviera interesado, sacar 100 donde es así.

Pues no lo veo mal.
No estamos hablando de horas inhumanas, es el puto egoísmo que hace competitivos a sus trabajadores.

Estamos hablando de q hay que “sacar los trapos a la luz” de los trabajadores.

Si no te metes con nadie y no la cagas en tu trabajo. De que te vas a preocupar

Parece que no es el caso exactamente…

Pese a todo, el rotativo norteamericano explica que no existe un gran resquemor entre los empleados, incluso entre aquellos que consideraban crueles las prácticas de la compañía, debido a las elevadas sumas de dinero que la multinacional paga a sus trabajadores .

Simplemente trabajas bajo más presión a cambio de cobrar una pastón… Nadie te da un sueldazo a cambio de nada y aquí el precio es estar sometido al escrutinio público.

Además, mola ver que también afecta a los cargos importantes :xd:

De verdad que no parece que hayas trabajado en un puesto de trabajo con jerarquía horizontal y dinámicas que parecen de puto patio de colegio

Prefiero tener un jefe por encima mío y que este sea justo con sus trabajadores, antes que dejarlo a la depredación de las dinámicas sociales

2 Me gusta

https://www.youtube.com/watch?v=49AySiJkiw0

1 me gusta

Gracias por recoger cable de nuevo. Ya que quedamos en que no es el caso de todas las empresas la proporción va en cuestión de lo que cada uno entiende por “exprimir”, e imagino que tu criterio va bastante escorado.

1 me gusta

Esperar a tener un jefe bueno es como esperar a ganar la lotería.

Te repito.
Realiza tu trabajo bien y punto.

Jefe bueno o buena gente?

O sea, que cuando un compañero trabaja mal, en vez de comerse el marrón el resto, se lo come él… :thinking:

¿Cuál es el problema?¿Que vivimos en la era del buenrollisimo y que si trabajas mal te tienen que dar dos palmaditas y subirte el sueldo?¿Que te piden responsabilidades por tu trabajo?

LOCURÓN

1 me gusta

A tope con los prejuicios.

Tienes xenofobia empresarial.

1 me gusta

Cualquier trabajo es criticable el 99% de las veces. Y no digamos lo de tener trampas a los compañeros para que queden mal en público. Y eso pasa mucho.

Es bastante distinto lo que dices a trabajar en un ambiente de competitividad extrema, donde no te puedes fiar de los compañeros, porque estos aprovecharán cualquier cosa para pisarte.

Hay poco rencor e inquina en ese artículo. Tiene un tono de lo más objetivo.

1 me gusta

Esa es otra. La comunicación entre compañeros tiene que ser fluidísima en ese ambiente