El Increible Hulk N1 (1962)

Sí, ya lo sé, comenté el N2 hace ya tiempo, pero joder, me apetecía comentaros para vosotros este N1 de un personaje que en un principio nació como equivalente superheroico del viejo mito del Dr. Jeckyl y Mr. Hyde, para desembocar en un personaje que fue (brevemente) miembro fundador de LOS VENGADORES y que ha vivido todo tipo de aventuras en la Tierra… y fuera de ella. Stan Lee y Jack Kirby crearon un ser que aquí fue gris, para después, mutar al verde por el cual fue conocido mundialmente.

En el desierto, todo esta listo para la detonación de la que se conoce como Bomba G. Una bomba de rayos Gamma creada por Bruce Banner, acompañado por Igor, un científico militar. Fumador de pipa, Banner lleva tiempo provocando la ira del General Thaddeus"Thunderbolt"Ross, harto de estar esperando a detonar la Bomba G, siendo Bruce defendido por Betty Ross, la hija del General.

Finalmente, el buen Dr. Banner inicia la cuenta atrás para detonar la Bomba G ante un insistente Igor que busca de todas las maneras conseguir los secretos de su elemento explosivo… pero algo ocurre: un adolescente entra con su coche en la zona de pruebas, lo cual obliga a Bruce a salir del bunker a salvar a por ese adolescente que se queda parado en la zona de pruebas. Sin tiempo que perder, Bruce saca al chico de su coche y lo lleva a una trinchera para protegerle de una posible explosión Gamma, la cual se produce cuando Igor no solo no detiene la cuenta atrás, sino que detona la bomba estando Bruce allí, absorbiendo la detonación de la Bomba G. Finalmente, Bruce despierta en la zona de enfermería del complejo militar, milagrosamente vivo, descubriendo el nombre del muchacho que lo llevó hasta allí, un muchacho llamado Rick Jones.

Al caer la noche, un contador geiger comienza a pitar de manera insistente, coincidiendo con un cambio físico que le sucede al Dr. Banner, transformándose en un ser enorme y fuerte de color grisáceo que aparta a Rick de un manotazo y derriba la pared de la habitación de enfermería como si fuese de papel. En su camino, Hulk destroza un Jeep cargado de militares sin tener tiempo siquiera a disparar, y después se va vagando por el desierto, seguido por Rick Jones.

Bautizado así por los militares, Hulk busca los planos de la Bomba G, recordando donde estaba la casa o pabellón que Bruce tiene en la base, sorteando con no poco sigilo, la vigilancia militar, pero sin saber que era seguido por Rick. Al llegar al complejo, Hulk encuentra a Igor buscando los planos y al verse sorprendido por el gran hombre gris, le dispara… sin hacerle daño. Hulk le quita el arma y la destroza sin esfuerzo, para después dejarle inconsciente al tirarle sobre una mesa. Finalmente encuentran los planos, pero al ver una foto de Banner, Hulk manifiesta un rechazo visceral, pidiendo a Rick no ver más esa foto.

Afortunadamente, el Sol aparece y Bruce Banner reaparece, coincidiendo con la llegada de la policia militar y de Betty Ross, la cual muestra preocupación por la herida que tiene Bruce en el brazo (consecuencia del disparo de Igor al gigante gris…). Los soldados se llevar a Igor acusándole de estar conchabado con ese “Hulk” y nace lo que parece ser una bonita historia de amor entre Betty y Bruce… para disgusto de Rick, quien escucha las palabras de un temeroso Banner al saber la bestia en la cual se ha convertido:

Y cuando el Sol se haya puesto, ¿Cómo sé que no volveré a transformarme? ¿Cómo sé que no seguiré convirtiéndome en la burla animal de un ser humano… en esa criatura que no teme a nada… que desprecia la razón y adora el poder? ¡El Sol no tardará en ponerse otra vez! Y aquí estoy, sentado, impotente y temeroso de volver a convertirme en… ¡¡Hulk!!

Mientras, en el calabozo, se nos revela que Igor es un espía ruso (eran los 60, la Guerra Fría estaba muy caliente por entonces…) que pasa información a su país mediante un transmisor implantado en una de sus uñas, sobre Hulk, información que llega a manos de la Gárgola, un hombre deforme y terrible que va provocando temor en sus oficiales. Ante tamaño descubrimiento, la Gárgola prepara un viaje a EEUU a través de un submarino que dispara un misil tripulado por él mismo, que a pesar de ser interceptado por las defensas americanas, la Gárgola aterriza en terreno americano.

Por otro lado, Bruce y Rick Jones buscan alejarse de la base por si llega la noche y Hulk vuelve a aparecer, cosa que ocurre, provocando que el Jeep en el cual viajaban, chocase. Hulk siente ganas de ir a ver a Betty Ross, aunque Rick le diga de no ir a verla, sin saber que estaban siendo vigilados por la Gárgola, que había llegado cerca de la base militar.

Como si tuviese un presentimiento, Betty sale de su casa a tomar el aire… encontrándose a Hulk delante de ella, provocándola un desmayo. Antes de que pueda hacer algo con el cuerpo inconsciente de Betty, Hulk es reclamado por la Gárgola, que le desafía. Equipado con una pistola que dispara balas esclavizantes, el temible agente ruso logra domesticar a la bestia gris y a Rick Jones, llevándoselos como rehenes a Rusia, pero conforme el Sol aparece, Banner reaparece, sin estar bajo los efectos de la bala esclavizadora… pero permitiendo a la Gárgola conocer su gran secreto: que Bruce Banner es Hulk.

Encerrados en una celda de su fortaleza secreta, la Gárgola le pregunta a Banner el por qué de ser Hulk, cuando la Gárgola rompe a llorar, ya que prefiere ser alguien normal en vez de ser alguien monstruoso. Banner se ofrece a ayudarlo usando radiaciones, pudiendo crear así una máquina que cura a la Gárgola, dándole un aspecto normal. Tras lanzar reproches a un retrato de su presidente, la Gárgola ayuda a escapar a Banner y a Rick en su cohete de emergencia, siendo encontrado el asesino ruso por soldados rusos no solamente cambiado físicamente, sino que sostiene un detonador con el cual activa unos explosivos que lo matan a él y cuantos soldados están cerca.

Por boca de Banner, sabemos que el cohete de la Gárgola tiene rumbo a EEUU, pudiendo oír antes la gran explosión que la bomba del asesino ruso ha conseguido, terminando así el contenido del primer cómic de un personaje que en España no gozó de mucho tirón, a pesar de los esfuerzos para que el personaje caiga bien a todo el mundo.

2 Me gusta