El idílico verano de Marcos de Quinto que recuerda ahora más que nunca

El idílico verano de Marcos de Quinto que recuerda ahora más que nunca

EDURNE URRETA

3-4 minutos

Marcos de Quinto en una de las escenas de ‘Isla bonita’.

En pleno proceso de investidura, embutido en su traje de diputado de Ciudadanos y sufriendo los discursos de sus rivales, seguro que Marcos de Quinto (60) se ha trasladado con la mente a la paradisiaca isla de Menorca donde, hace cuatro años, participó en la película Isla bonita de su amigo Fernando Colomo. De Quinto es una caja de sorpresas. A pesar de ocupar el cargo de vicepresidente mundial de Coca-Cola , no dudó en ponerse a las órdenes del director de la mítica Tigres de papel para interpretar a Sixto, todo un villano.

“Fue muy divertido, me lo pasé muy bien. Además, Fernando te deja que casi improvises el texto”, recuerda el diputado naranja en conversación telefónica con LOC, mientras espera en la consulta del pediatra de su hija menor, Sofía, nacida tras su matrimonio con la soprano Angélica de la Riva. ¿Cómo llega el número dos de Coca-Cola a actuar en una película de Colomo? “Fernando es muy amigo mío y de Miguel Ángel Furones [presidente del grupo Publicis], que también sale en la obra. Le conozco desde hace muchos años, porque frecuentaba la casa de la madre de mi primera mujer, Elena Mangada , con gente del mundillo del cine de aquella época. Colomo estaba en un momento económico complicado, no tenía financiación e hicimos la peli entre amigos, sin muchas aspiraciones, pero la sorpresa vino después, porque Isla bonita cosechó unas críticas espectaculares”, recuerda. La cinta fue galardonada con el Premio Sant Jordi a la mejor película española en 2016 y el propio Colomo, que hizo su primer papel principal, fue nominado al Goya como mejor actor revelación.

Marcos de Quinto en la escena final de la película, rodada por él mismo en Atlanta.

Los padres de De Marco estaban vinculados al mundo de la escena y él mismo había participado de niño en obras de teatro en Televisión Española. También había salido “en alguna que otra película” y reconoce que el mundillo del cine siempre le ha gustado, pero como afición.

Con Isla bonita, sin embargo, llegó a ejercer casi de director amateur porque se cambió el final y había que volver a rodar. Él estaba ya en Atlanta cuando Colomo le llamó para que volviera a repetir una de las escenas en las que aparecía. “Era imposible, claro, porque yo ya estaba de vuelta en Estados Unidos, pero en Coca-Cola teníamos equipos de rodaje mucho mejores que los de la película así que los utilizamos para rodar la escena final. Usamos el despacho de mi asistente y hasta sale una de mis secretarias. Lo hicimos a través de un facetime y quedó genial”, recuerda con nostalgia.

Este jueves volverá a la corbata y a su escaño en el Congreso, donde se celebrará la segunda votación de investidura. “Es un día importante, a ver qué pasa”, concluye.

Melafo a la de la derecha.

Y la otra no?..marikita.

1 me gusta

Rubia de bote (Creo) y demasiado morena.