El aliento del diablo: La Burundanga. La escritora Lucía Etxebarría cree que fue drogada durante una fiesta en Madrid

Son miles las denuncias de mujeres por asaltos, agresiones sexuales, violaciones y robos, en las que que dicen sólo recordar que alguien se les acercó con un papel, tomaron una bebida o le pusieron en la vías respiratorias un pañuelo que las hizo perder la memoria.

El reciente juicio a ‘la manada’ en Pamplona ha avivado el debate sobre la existencia de las llamadas “drogas de sumisión química” y su uso, cada vez más habitual, para agredir, violentar, robar o asesinar a mujeres indefensas.

https://album.mediaset.es/eimg/2018/03/13/JdS827Qok6Jq7XUJ0imiE1.jpg

La escritora denunció a primeros de enero un episodio de su pasado hasta la fecha desconocido, poniendo de relevancia los problemas en materia de violencia contra las mujeres existentes en la sociedad.

Fui a una fiesta en una discoteca en Madrid, de repente me puse fatal, fatal, me caí al suelo y gracias a que estaba con dos amigos, que me sacaron…", relata la ganadora del premio Planeta. “Recuerdo que incluso el portero decía: 'Dónde va esta borracha”. A la mañana siguiente sintió dolor de cabeza y se fue a un centro de atención primaria. “Me hicieron un análisis de sangre. La burundanga no se detecta, pero la benzodiacepina sí”, explica. “A partir de ahora, sitio al que voy, las copas las pido yo y tapo la copa”, dice Etxebarría, que recuerda cómo fue: “Había dos chicas hablando conmigo. Me decían: 'He leído tus libros, no sé qué…”, explica la autora de Amor, curiosidad, prozac y dudas. “No fue en la barra, fue a la salida del cuarto de baño. Luego me contaron que no era para violarme sino para robarme o para hacer la gracia, y las chicas estaban haciendo de cebo”, añade.

Cool Story Bro.

Esa ya venía drogada de casa.

Esta señora está bastante mal de la cabeza. Le hace falta ayuda profesional.

1 me gusta

Menos mal que aclara que fue para robar, porque lo de la violacion no colaba…

13 Me gusta

1 me gusta

Sentirse indispuesta en una discoteca.

Será el exceso de alcohol?, será el ambiente cargado?, una bajada de tensión o azúcar o ese tipo de cosas médicas?, algo que hayas tomado voluntariamente y no quieras reconocer?, nah

Burundanga, nos vamos a comer,
Burundanga, un arroz con bacalao,
Burundanga, allá en lo alto del puerto,
Burundanga, que mañana es domingo

9 Me gusta

A las discotecas que iba yo las drogas había que pagarlas

Ellas tienen una consumición de balde.

Puaj, no veas lo que ha empeorado, vaya orco macho.

1 me gusta

A ver si alguien pone una foto.

1 me gusta

otra Cristina Almeida de la vida

Siendo esquizofrenica paranoide como es diria que es una fantasia bastante suave.

Idas de olla que se pueda hacer en la cabeza aparte, lo de drogar a la gente echandole algo en la bebida es algo que da un mal rollo considerable, no se si se considera un agravante de violencia en si no lo es debería serlo, no deja de ser un envenenamiento.

A la chica de la curva le pasó lo mismo :sisi:

1 me gusta

Es bien sabido por todos que esta mujer hace años que no rige con normalidad, lo mejor es pasar de ella y dejarle que se monte sus películas.

Que la drogaron para robarle. Pero no iba sola porque iba con amigos. No sé, todo suena muy raro :man_shrugging:

Eso sí drogar a alguien contra su voluntad (si se demuestra) debería tener una pena brutal. No es ninguna tontería.