Duda rapida: mejor dark souls?

quiero aprovechar que estan de oferta por el black friday, mi unico antecedente es demons souls, si bien me gusta, no creo que quiera jugar toda la saga por lo “especialita” que es, y porque no tengo tanto tiempo para jugar, asi que sin mas preambulos, si me quedo solo con uno, cual seria mejor??

NOTA: no tengo plei para el bloodborne, por eso lo descarto

  • Dark Souls
  • Dark Souls 2
  • Dark Souls 3

0 votantes

invoco a los ejpertos en souls @anon19844664 @anon1003810 @Rafil @anon97056382

El mejor es el 2 pero si te quedas solo con uno cómprate el 3.

5 Me gusta

Por que no empiezas por el primero y vas jugandolos en orden.Sino no te enteraras de la historia,que es lo que relamente importa en estos juegos

8 Me gusta

This.

Para mi es el 1 pero el 3 mola también.

El 4, justamente el que no has puesto en la lista.

1 me gusta

El 1/5

El más redondo es el tercero, pero el primero es icónico. No puedo evitar votar Dark Souls.

@Zande

What kind of sorcery is this?

3 Me gusta

El 3. Es el más equilibrado en todo y el que tiene los mejores bosses al menos para mi gusto.

1 me gusta

Ambos están muy bien y por eso se merece cada uno un voto. :relieved:

O que si votas a uno y cambias de idea el cambio no es instantáneo, a saber xD

De hecho es el menos equilibrado de todos. As in literalmente no funciona el Equilibrio.

Funciona mejor que en Dark Souls y Dark Souls 2, pero no funciona como creéis que funciona.


No existe un mejor Dark Souls, por más cliché que pueda sonar. Afortunadamente, los Souls están lo bastante diferenciados entre sí, permitiendo que puedas disfrutar de ellos con el pasar de los años y siendo capaces de ofrecer experiencias distintas dentro de lo que se podría considerar un mismo envoltorio. Depende, también, de lo que busques como jugador en cada uno. Son juegos demasiado grandes como para poder resurmirse en un único comentario, así que toma esto como la opinión de alguien fundamentada en miles de horas a sus espaldas dando vueltas por Lordran, Drangleic y Lothric. También, ten en cuenta que algunas de estas cosas sólo las podrás percibir después de haberlos rejugado un puñado de veces.

Dark Souls tiene un ritmo más pausado que el resto. Como has jugado Demon’s, Dark Souls se siente como una extensión de éste en otro mapa. Su kinestética es idéntica, dado que utilizan el mismo motor, y por lo tanto, comparten una serie de subrutinas que derivan de este motor (backstabs frame 1, netcode pésimo, toggle scape, ruede tetradireccional en lock on…); estas cosas, sin embargo, a ti no te interesan. Quédate con que es el más similar a Demon’s a los mandos. Su mundo parcialmente interconectado está muy bien construido, ayuda a sumergirse en su atmósfera y favorece la ambientación del título. El diseño intranivel de Dark Souls, así como el del resto de la saga, es excelente, aunque debido a determinados problemas durante el desarrollo, así como discrepancias artísticas entre distintos figurantes de From Software, zonas como la primera mitad de Anor Londo, Izalith Perdida, las Ruinas de los Demonios o la Cueva de Cristal, pueden pegar un bajón considerable. Generalmente, se considera que la segunda mitad de Dark Souls es ostensiblemente inferior a la primera, y yo puedo dar fe de esto con todas las garantías. Si lo juegas, hazlo en la versión Remastered, la cual adolece de determinados problemas pero deja atrás otros (a mi parecer, de mayor importancia). Te permite jugar a 60 fps, y utiliza el sistema de claves de Dark Souls 3, por lo que podrás conectarte a otras personas sin problema, si así lo deseas, sin necesidad de aplicaciones de terceros como el DSCM. Su sistema de teletransporte entre hogueras puede tornarse tedioso con el tiempo, y no debido a que no puedas moverte entre hogueras desde el principio, sino a que limita a cuáles puedes desplazarte. Es posible que no notes esto en una primera partida, pero en reiterados recorridos acabará por volverse innecesario.

Como juego, en sí mismo y sin entrar en una digresión pormenorizada sobre el comportamiento y tendencias de sus enemigos, es bastante sólido. Las armas cuerpo a cuerpo se sienten sólidas y contundentes, y dispondrás de un buen surtido de ellas en el PVE. Un punto negativo a este respecto, sería la futilidad de los elementos sangrado y envenenamiento. Gran parte de los enemigos de Dark Souls son esqueletos, espectros u otros enemigos de cristal contra los que el veneno y/o el sangrado son del todo inútiles. De poco más te servirá, por ejemplo, una daga que para eliminar antes de lo debido al demonio del refugio si comienzas como Ladrón. Las magias, aunque potentes, son bastante caras, en especial las últimas, al punto de que podrias sufrir para obtener las que quisieras (y más en una primera partida, donde muy probablemente tu número de almas reservadas sea inferior al de alguien con el juego mamadísimo) sin acudir a algún softglitch como la clonación de almas. Los milagros son inexistentes salvo por Furia de los Dioses y TWoP, y este segundo sólo lo usarás en PVP. En relación a esto último, el PVP de alto nivel del juego es tremendamente limitado, suscribiéndose a un total de (aproximadamente) 3 armas meta. Posee algunas mecánicas abusivas que espatan a los nuevos, como las cadenas de backstab, sobre las que hay escritos ríos de tinta que te harán la vida más fácil en caso de que quieras aventurarte en ese mundillo.

Dark Souls 2, por otro lado, es un collage de ideas. A efectos prácticos, su mapa está más roto que el de Dark Souls (en el buen sentido), permitiéndote acceder a casi cualquier zona que desees desde el principio. Al tener un mayor número de armas y armaduras únicas, así como reforzar la utilidad de los hechizos (milagros, piromancias, sorceries y hexes) y aumentar su número, es generalmente conocido como el Dark Souls con el mejor y más extenso PVP. Aunque existe su meta y está definido, puedes usar casi cualquier cosa que te plazca, además de ser el único Souls junto con Dark Souls 3 que cuenta con numerosas arenas dedicadas a los enfrentamientos uno contra uno (sin límite de nivel, eso sí).

Es el Dark Souls que introduce el Vigor y la Adaptabilidad como estadísticas. A diferencia del resto de Souls, necesitas comprender qué es la Adaptabilidad para aspirar siquiera a tener una buena experiencia en Dark Souls 2, para lo cual te recomiendo entrar aquí y leer el correspondiente apartado relativo a esta mecánica, el cual escribo y amplío conforme van surgiendo preguntas. Tiene, repito, una variedad de armas y armaduras con efectos únicos impresionante, así como de todo tipo de hechizos. Es, además, el Souls con los pactos más interesantes, puesto que mientras en el resto de Souls estos pactos son PVP, en Dark Souls II los hay PVE. Por ejemplo, tienes un pacto nada más empezar el juego, llamado el Pacto de los Campeones, que te deja poner el juego en una especie de New Game+ desde el principio, por si deseas tomar el toro por los cuernos. En cuanto a QoL, es el mejor Souls con diferencia. Para empezar, puedes invadir y ser invadido en zonas en las que el jefe ya está muerto (en el resto de Souls, no); puedes configurar individualmente el nivel de NG+ de cada zona. Esto significa que para que un área en particular sea más difícil, no precisas de terminar el juego y recorrerlo entero hasta llegar allí, sino que tienes libertad para enfrentar a un área y su jefe en el NG+ que tú quieras dentro de una misma partida. También, a diferencia de Dark Souls y Bloodborne, el terminar el juego no te mete automáticamente en NG+, sino que te pregunta si quieres hacerlo o no y tú decides cuándo empezar el juego recorrido. Posee un puñado de armaduras con efectos únicos en ellas, algo inédito en la saga y menos a ese nivel de extensión, y movesets que dejan en pañales al resto de armas de la serie (como el combate cuerpo a cuerpo con los puños). Además de esto, es el único Dark Souls de la trilogía (y Demon’s) que ofrece cambios en el NG+, añadiendo enemigos rojos a las áreas, introduciendo algún enemigo nuevo en los combates contra algunos jefes y haciendo que ciertos jefes den almas distintas que en su versión normal, intercambiándose estas almas por armas especiales que sólo se podrían conseguir de ese modo (por ejemplo, el Espadón Negro de la Cripta o la Hoja del Caos sólo pueden obtenerse matando a las versiones de NG+ de El Podrido o La Pecadora Perdida).

Es el Dark Souls más largo, con diferencia, en especial si juegas a la versión SotfS, que, además, tiene los mejores DLCs de la serie. Su contenido es, también, el mayor y más variado, y a diferencia de Dark Souls, no se percibe una decadencia clara en el diseño de escenarios a medida que avanza. No tiene demasiada coherencia a la hora de conectar áreas, lo cual, al menos a mí, me es completamente irrelevante, dado que el único Souls conectado es Dark Souls, jamás fue ni ha vuelto a ser una regla de oro de la serie, y su movimiento puede parecerte extraño al principio (la forma en que el personaje se siente al moverse, sobre todo). No deberías de tardar en acostumbrarte, pues sus bases son las mismas.

Dark Souls 3 es, para mí, el más redondo, que no necesariamente el mejor. Es el Souls más lineal, así como el que presenta menos altibajos. Su control es excelente, algo más rápido que el de sus predecesores, tiene más contenido que Dark Souls aunque no que Dark Souls 2, su PVE y PVP son, para mí, los más satisfactorios, y éste sí que definitivamente mantiene el tipo a lo largo de todo el juego (con alguna honrosa excepción como la Capital Profanada), siendo un juego que en diseño de niveles empieza con un nivel muy alto y sólo va a más a medida que progresa, culminando con algunas de las mejores zonas de la serie (la versión 2 de los Archivos del Duque o el Castillo de Lothric en su plenitud). Debido a su linealidad, realmente no tienes demasiadas opciones para hacer builds variadas desde el principio (la única bifurcación de relevancia está en hacer pronto a la Bailarina del Valle Boreal, entrando contra Oceiros y el Campeón Gundyrr para luego tener una opción de ir rápido a por el Rey sin Nombre, poco más). En consecuencia, las builds de magias y milagros son muy tardías (aunque las de piromancia son muy, muy fuertes, dado que los Vestigios de Lecho del Caos se consiguen pronto y hay un buen número de jefes débiles al fuego). Su conexión en línea es la mejor de las 3, sólida en el matchmaking y no tan rastrera en el desarrollo del juego, puesto que Dark Souls sólo utiliza servidores dedicados para enlazar a los jugadores y a partir de ahí la conexión se vuelve p2p. Su sistema de claves es infalible y te permitirá jugar con quien tú quieras al instante sin tener que esperar, algo que en Dark Souls 2 puede complicarse un poco debido a la Soul Memory, aunque realmente la Soul Memory no es ningún problema para jugar con amigos y se solventa con facilidad, pero ése es otro asunto.

Donde más brilla es, además de en el diseño de los jefes y las sensaciones a las armas, en el ritmo y los jefes. La evolución desde Bloodborne se nota, y tiene los jefes más currados a nivel de mecánicas, moveset y presentación en el tú por tú de la serie entera, compitiendo sólo a nivel artístico y quizá mecánico con algunos de los DLC de Dark Souls 2 como el Caballero del Humo o Sir Alone. Enemigos como Friede, Sulyvahn, el Campeón Gundyrr, los Príncipes Gemelos, Midir o Gael, plantean combates al estilo Bloodborne con un pacing y una variedad inusitadas incluso dentro de la saga (Dark Souls, debido a su edad y a su planteamiento más calmado, sólo tiene dos jefes similares al Souls moderno: Artorias y Manus, siendo Manus la primera losa de lo que más tarde serían los jefes con dos fases en Bloodborne). Como punto a favor, además, también debo decir que es el Souls con las SideQuest mejor resueltas, menos gratuitas y más entrelazadas de la saga, al no presentar por ejemplo, Quests que sean perdibles en función de si has invocado o no a tal NPC un número específico de veces (como hace Dark Souls 2). Su sistema de equilibrio también me ha parecido siempre el más adecuado, y esto es un gran punto a favor, ya que define la aproximación a los combates (en Dark Souls, algunos combates endgame pueden solucionarse equipándote una armadura pesada y bebiendo Estus frente al jefe mientras éste te pega, resolviéndose sin que hayas tenido necesidad de aprender, siquiera, nada sobre el combate; eres igual de malo al ganar que al perder, ésta es la historia de la mitad de los jugadores de Dark Souls con los Cuatro Reyes embutidos en la armadura de Havel).

Mi recomendación, por lo moderno del título, como por lo suave de su control, su cercanía a la vertiente más moderna de la serie (Bloodborne), su solidez en el diseño y la calidad de su sistema de combate y jefes: Dark Souls 3. Por algo le tengo dedicadas más de 2.000 horas. Considerando, además, que te lo estoy recomendandoa ti, que eres alguien nuevo, y que por lo tanto puedes ser algo reticente a algunos de los aspectos gráficos y mecánicos de Dark Souls y Dark Souls II, los cuales podrías jugar más tarde por iniciativa propia, creo que será éste el que mejor se adepte a lo que tú esperas que sea un juego de hoy en día dentro del género. Ahora, ¿el mejor? Ojalá nunca haya un Dark Souls que sea el mejor, cada uno es una obra de arte en la que convergen todo tipo de ideas, buenas y malas, pero que al final resultan en lo que resultan, juegos que van más allá de las notas, auténticas influencias del medio.

20 Me gusta

Cualquiera menos el 1.

1 me gusta

Hoy curiosamente me he puesto el 3, no sabría decir cuál es el mejor, y pero el 3 es el más espectacular visualmente, por razones obvias.

10 Me gusta

Estos tochos ya los tienes guardados no?Para postar cada vez que alguin lo pregunta

No sé qué me gusta más, si jugar Dark Souls o leerte hablar sobre Dark Souls.

5 Me gusta

No… Los escribo cada vez, x’D Por eso estoy haciendo esto.

4 Me gusta