Dos años y medio de prisión por defender a su familia y su propiedad

Dos años y medio de prisión para el anciano de Tenerife que mató de un tiro a un ladrón en su casa

Además, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife condena a Jacinto S.M. a indemnizar con 20.000 euros a la madre del asaltante muerto, Jonás C.R., que contaba con 26 años.

La sentencia declara probado, como ya hizo el veredicto, que Jonas C.R y un joven menor de edad entraron la noche del 1 de marzo de 2015 a robar la vivienda donde residían el procesado, su esposa y su cuñada, situada lejos del núcleo urbano de Arafo, disfrazados con caretas y armados con un formón y una pistola, que luego se supo que era simulada.

Los dos ladrones golpearon al acusado, le pusieron en la sien la pistola, pegaron a su esposa y le exigieron que les diera todo el dinero que tuviera en casa.

En ese momento, Jacinto S.M. simuló que iba a sacar dinero de un armario y cogió un revólver con el que trató de ahuyentar a asaltantes. Primero hizo un disparo al suelo y luego efectuó otro más alto, que atravesó el cuello a Jonás C.R.

En el juicio, el otro ladrón confesó al jurado que él hubiera hecho lo mismo que Jacinto S.M. si alguien hubiera amenazado así a su familia en su casa: “Y no dejaría que se escapara ninguno”.

La sentencia considera “indiscutible” que Jacinto S.M. y su familia sufrieron una “agresión ilegítima” contra su vivienda y contra su integridad física, por lo que debe concedérsele el beneficio de haber reaccionado en legítima defensa.

Ahora bien, a la hora de valorar si su respuesta fue “proporcional a la agresión sufrida”, el magistrado recuerda que es el jurado el que ha establecido que el anciano tenía “otras alternativas posibles menos gravosas” a la de matar a Jonás C.R.

Entre ellas, dice el juez, la de "efectuar un nuevo disparo al suelo en espera de disuadir al asaltante para que finalmente abandonara la vivienda".

El texto completo: http://www.abc.es/espana/canarias/abci-anos-y-medio-prision-para-anciano-83-anos-mato-tiro-ladron-casa-201804121824_noticia.html

Que puta vergüenza ¿esto es justicia?

2 Me gusta

Ya está tardando el rey en indultar a este señor, me cago en la puta

4 Me gusta

Los de Podemos aprueban esta condena.

3 Me gusta

Toda la razón el señor magistrado. Si entran a tu casa a violar a tu mujer e hija, o asesinarlos, o pegarles con la pistola en la cara abollándosela mientras tú miras, lo que tienes que hacer es guardar la compostura como han enseñando a hacer a cualquier ciudadano no preparado, tratar de reducirlos con técnicas de artes marciales y esposarlos si puedes, o invitarlos a un gazpacho, o negociar con ellos mientras le comen el coño a tu hija. Quiero decir, alternativas a un asalto hay, todos estamos muy preparados para llevarlas a cabo, es parte de nuestra vida.

14 Me gusta

Ya hablamos de esto en otro hilo pero aprovecho para decir que Reverte lo clavó.

:reverte::reverte::reverte::reverte::reverte::reverte::reverte::reverte:

Cómo buscarse la ruina
ARTURO PÉREZ-REVERTE | El Semanal - 02/5/2009

Me despierta un ruido y miro el reloj de la mesilla de noche. Ha sonado en la planta de abajo. Así que cojo la linterna y el cuchillo K-Bar de marine americano -recuerdo de Disneylandia- y bajo las escaleras intentando ir tranquilo y echar cuentas. Cuántos son, altos o bajos, nacionales o de importación, armados o no. Si estuviera en un país normal, este agobio sería relativo. Bajaría con una escopeta de caza, y una vez abajo haría pumba, pumba, sin decir buenas noches. Albanokosovares al cielo. O lo que sean. Pero estoy en la sierra de Madrid, España. Tampoco me gusta la caza ni tengo escopeta. Sólo un Kalashnikov -otro recuerdo de Disneylandia- que ya no dispara. Por otra parte, una escopeta no iba a servirme de nada. Estoy en la España líder de Occidente, repito. Aquí el procedimiento varía. Mientras bajo por la escalera -de mi casa, insisto- con el cuchillo en la mano, lo que voy es haciendo cálculos. Pensando, si se lía la pajarraca, si no me ponen mirando a Triana y si tengo suerte de esparramar a algún malo, en lo que voy a contar luego a la Guardia Civil y al juez. Que tiene huevos.

Lo primero, a ver cómo averiguo cuántos son. Porque si encuentro a un caco solo y tengo la fortuna de arrimarme y tirarle un viaje, antes debo establecer los parámetros. Imaginen que descubro a uno robándome las películas de John Wayne, le doy una mojada a oscuras, y resulta que el fulano está solo y no lleva armas, o lleva un destornillador, mientras que yo se la endiño con una hoja de palmo y pico. Ruina total. La violencia debe ser proporcionada, ojo. Y para que lo sea, antes he de asegurarme de lo que lleva el pavo. Y de sus intenciones. No es lo mismo que un bulto oscuro que se cuela en tu casa de madrugada tenga el propósito de robarte Río Bravo que violar a tu mujer, a tu madre, a tus niñas y a la chacha. Todo eso hay que establecerlo antes con el diálogo adecuado. ¿A qué viene usted exactamente, buen hombre? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿De dónde es? ¿A qué dedica el tiempo libre?.. Y si el otro no domina el español, recurriendo a un medio alternativo. No añadamos, por Dios, el agravante de xenofobia a la prepotencia.

Pero la cosa no acaba ahí. Incluso si establezco con luz y taquígrafos los móviles exactos y el armamento del malo, un juez -eso depende del que me toque- puede decidir que encontrártelo de noche en casa, incluso armado de igual a igual, no es motivo suficiente para el acto fascista de pegarle una puñalada. Además hay que demostrar que se enfrentó a ti, que ésa es otra. Y no digo ya si en vez de darle un pinchazo, en el calor de la refriega le pegas tres o cuatro. Ahí vas listo. Ensañamiento y alevosía, por lo menos. En cualquier caso, violencia innecesaria; como en el episodio reciente de ese secuestrado con su mujer que, para librarse de sus captores, les quitó el cuchillo y le endiñó seis puñaladas a uno de ellos. Estaría cabreadillo, supongo, o el otro no se dejaba. Pues nada. Diez años de prisión, reducidos a cinco por el Tribunal Supremo. Lo normal. Por chulo.

Imaginemos sin embargo que, en vez de cuchillo, lo que esta noche lleva el malo es una pistola de verdad. Y que en un alarde de perspicacia y de potra increíble lo advierto en la oscuridad, me abalanzo heroico sobre el malvado, desarmándolo, y forcejeamos. Y pum. Le pego un tiro. Ruina absoluta, oigan. Sale más barato dejar que él me lo pegue a mí, porque hasta pueden demandarme los familiares del difunto. Otra cosa sería que el malo estuviese acompañado. En tal caso, nuestra legislación es comprensiva. Sólo tengo que abalanzarme vigorosamente sobre él, arrebatarle el fusco, calcular con astuta visión de conjunto cuántos malos hay en la casa, qué armamento llevan y cuáles son las intenciones de cada uno, y dispararle, no al que lleve barra de hierro, navaja empalmada, bate de béisbol o pistola simulada -ojito con esto último, hay que acercarse y comprobarlo antes-, sino a aquel que cargue de pistolón o subfusil para arriba. Todo eso, asegurándome bien, pese a la oscuridad y el previsible barullo, de que en ese momento el fulano no se está dando ya a la fuga; porque en tal caso la cagaste, Burlancaster. En cuanto al del bate de béisbol, el procedimiento es simple: dejo la pistola, voy en busca de otro bate, bastón o paraguas de similares dimensiones y le hago frente, mientras afeo su conducta y le pregunto si sólo pretende llevarse las joyas de la familia o si sus intenciones incluyen, además, romperme el ojete. Luego hago lo mismo con el de la navaja. Y así sucesivamente.

El caso es que, cuando llego al final de la escalera, comiéndome el tarro y más pendiente de las explicaciones que daré mañana, si salgo de ésta, que de lo que pueda encontrar abajo, compruebo que se ha ido dos o tres veces la luz, y que el ruido era del deuvedé y de la tele al encenderse. Y pienso que por esta vez me he salvado. De ir a la cárcel, quiero decir. Traía más cuenta dejar que me robaran.

26 Me gusta

Primero: ¿quién coño era ese jurado para establecer eso?

Segundo: ¿a este juez para qué coño le pagan?

Tercero: ¿alguien en esa sala entendía cómo debe aplicarse el principio de la proporcionalidad?

Hay que adoptar la ley norteamericana y dar armas a todos.

Tenían razón, la policía no te defiende, lo haces tu, esto en los Estados Unidos habría sido legitima defensa. ¿Quién es el fascista ahora?

1 me gusta

Ya sabéis, disparar antes dos veces

¡La doctrina del castillo!

Jodido amo, como me he reido con este relato

1 me gusta

Pero los asaltantes iban con una pistola falsa… entiendo que el anciano quizá haya querido dispararle para evitar que le disparen a él o a su familia. Encima tiene que pagar indemnización?

Esta noticia no será fake? Vamos, me parece surrealista. Como para meter al juez preso y no al señor que defendió a su familia.

1 me gusta

También está el tema de que el abuelete no tenía licencia para el arma. Eso pesa en su contra, pero aun así me parece que sigue teniendo razón al usar esa fuerza para defenderse.

1 me gusta

No, por desgracia.

Sí, porque igual si preguntas primero luego el que te dispara es el otro.

Mi desconfianza en el ser humano me hace pensar siempre que puedes esperar lo peor. Así que más vale prevenir que curar o… lamentar.

1 me gusta

Es que no hay por donde cogerlo.

Asco de país.

@Lobo.Urbano el foro te ha citado solito. No era mi intensión wey.

Genial, como siempre.

Esto en Estados Unidos hubiera sido tal que así:

El tal Jonás y su amiguito menor de edad son negros con antecedentes y fotos en Facebook donde aparecen posando como malotes. Asaltan una casa. El anciano en cuestión no les pega un tiro sino que les vacía el cargador, durante una pelea o antes de que le puedan saltar encima (nota: el ancianotiene que ser blanco o hispano pero con pinta de blanco, de lo contrario no ocurre lo siguiente).

Inmediatamente, la familia de los muertos le denuncia y se monta un circo mediático con Black Lives Matter y demás. El anciano se libra después de varios meses de estrés y acoso, y probablemente acaba mudándose de ciudad. Los muertos quedan poco menos que beatificados y pasan a engrosar la lista de negros asesinados con armas de fuego en Estados Unidos (donde nunca jamás se habla de los casos en los que un negro mata a un negro, delito mucho más numeroso y que engrosa la lista de víctimas por armas de fuego alrededor y dentro de los grandes núcleos urbanos del país).

Y a otra cosa mariposa hasta el siguiente chico negro que decide asaltar una casa habitada.

7 Me gusta

La policía no te puede defender, no son seres omnipresentes y omniscientes. :man_shrugging: La defensa propia y de la propiedad privada deberían ser un derecho humano.

2 Me gusta

https://www.youtube.com/watch?v=i3Jv9fNPjgk

1 me gusta

Coño, no puedo creer que eso pase en su pais.