Doctor Extraño N28 (2018)

Aprovechando que queda algo más de un mes para el estreno de DOCTOR EXTRAÑO EN EL MULTIVERSO DE LA LOCURA, he tenido a bien comentaros este cómic que Panini publicó en Mayo del 2018, y que recopila dos números de la colección del Hechicero Supremo (concretamente, los de Marzo y Abril de 2018…), que Marvel publicaba del personaje. Estos cómic recopilados en este número cuentan con guión de Donny Cates y dibujo de Gabriel Hernandez Walta, siendo la portada dibujada por Mike del Mundo.

Debo advertiros de una cosa que pondré en spoiler por si alguno no ha leído los cómics o por si Kevin Feige decide tocar esto en algún film o serie del UCM: En este cómic termina un arco argumental en el cual Loki se convertía en el Hechicero Supremo, despojando a Extraño de tal título u honor, así como de su capa de levitación y el ojo de Agamotto.

El cómic comienza con Stephen Extraño lanzando una piedra a la que antaño fue su Sancta Sanctorum, con el fin de que Loki, el actual morador del sitio, salga de la casa que fuese hogar de Extraño. Tras preguntar Stephen por la que fuese su antigua aprendiz, Zelma, él y Loki se enzarzan en una batalla mágica entre dimensiones en la cual Stephen ha tomado “prestado” el poder de Yddrassil, el Árbol de Asgard… y de alguien más, El Vigía, el cual su fuerza vital y energía están vinculadas a Stephen merced a un encantamiento místico.

En un momento de su batalla, los contendientes aparecen cerca de Zelma, la cual pronuncia un hechizo que les deja sin usar magia, para que busquen una solución civilizada a su discusión, pero bueno, Loki, cual dios asgardiano, pues le sirve para pegar una hostia a Stephen, llevándole a una gran puerta cerrada con varios cerrojos y cadenas. El Príncipe de las Mentiras pide a Extraño que abra la puerta, cosa que él hace, con el fin de dar vía libre al Vacío, la entidad negativa que estaba en el Vigía.

Poseído por esa tenebrosa entidad, Extraño golpea y sacude a Loki como nunca, revelando un secreto que Stephen había dejado una vez que había descubierto el plan de Loki: un hechizo para controlar toda la magia de la Tierra, y que Stephen puso dentro del alma de Zelma para evitar que Loki lo encontrase. Loki ayuda a Zelma y a Stephen para tratar de vencer al enemigo, recibiendo además la ayuda inesperada del Vigía, que acudió al saber que el Vacío estaba suelto y no muerto, como Stephen le dijo tiempo atrás. Después de devolver ese ser a su prisión mística, el Vigía se molesta con Stephen y se marcha, pidiéndole que no vuelva a hablar con él.

Sin embargo, no todo sale mal, ya que Zelma le pide a Loki una explicación, ya que cuando él la ayudó con el hechizo que el poseído Stephen activó en ella, descubrió los planes de Loki. El Príncipe de las Mentiras no tiene más remedio que confesar que el torneo en el cual Stephen perdió ante Loki el título de Hechicero Supremo fue un montaje, una ilusión, con la cual él poder acceder a toda la magia que Stephen atesoraba en su Sancta Sanctorum.

Finalmente, Loki le devuelve la capa de levitación y el ojo de Agamotto a Stephen y “se marcha”, pero no es la única que se va, ya que Zelma decide mudarse a otra parte, harta de mentiras y engaños mágicos… pero no estará solo en casa nuestro buen doctor, ya que la forma astral del perro parlante Bats, de su época de veterinario, le acompaña.

Como podéis ver, un cómic muy vibrante, lleno de cosas o detalles que considero spoiler por si alguno no ha visto o leído el cómic, que viene a ser una lucha o reivindicación del lugar que a nuestro héroe le corresponde… pero con un terrible coste.