Diario de una Mitocondria: Parasite Eve 2 (¡VIDEOANÁLISIS DISPONIBLE EN EL POST PRINCIPAL!)

@elmix, @Sevillano, @McLaren, @Beesthioven, @anon11924585, @FullPower88, @MaKaan, @Galiza, @noghri, @Bucky, @Cloud, @PsicoPenguin

Segundo adelanto de mi partida. Hoy he jugado cuatro horas y media y aunque aún no he abandonado el desierto de Mojave, me falta poco para hacerlo, ya que sólo he de pedirle a Douglas que arregle la camioneta para ir al silo “abandonado” y posteriormente enfrentarme al coloso en llamas.

Antes de ir al desierto de Mojave, decidí llenar la munición de mi rifle de asalto M4A1, para prevenir que tuviera que utilizarlo más de lo que preveía y así no verme en apuros (ya que hasta que no accediera a la caravana de Douglas, no podría proveerme de más munición). Y que queréis que os diga, casi que me arrepiento de haberme gastado esos 700 BP extras… Porque sólo he usado el rifle una vez.

Sí, tal y como estáis leyendo, sólo he usado el rifle una vez y sólo he gastado 69 balas. La única zona donde me he visto obligado a emplearlo ha sido en la torre del agua para rescatar a Kyle Madigan, ya que la zona está infestada de perros y al ser muy numerosos y resistentes, sabía que con la pistola no podría hacerles frente sin sufrir daños (y más cuando te quedas encerrado dentro de las verjas electrificadas y viene uno detrás de otro), por ello utilicé el rifle, ya que al ser un arma más potente, podía matarlos con mucha más rapidez y eficiencia. Exceptuando ese momento, durante el resto de la partida he empleado siempre la pistola, incluso en el segundo combate contra número 9… Que ya os enseñaré como fue la cosa, pero todo a su debido tiempo…

De esta manera conseguí cumplir uno de los objetivos que me había marcado en esta tercera partida: ahorrar dinero al no utilizar el rifle y así no tener que comprar su munición. Y ese esfuerzo se ha traducido en nada más ni nada menos que…

10.454 BP

https://www.youtube.com/watch?v=mbru5brehoM

Estoy montado en el dólar hermanos, en breve ya alcanzo la suma necesaria para adquirir el AS12 y seguramente antes de tener que abandonar el desierto de Mojave… :laughing:

Es cierto que he limpiado todas las zonas infestadas y he matado a todo bicho viviente, pero vamos, aún así, se nota muchísimo lo que no es gastar un duro en munición. Cuando marché al desierto de Mojave contaba con 2.122 BP, lo que significa que he ganado nada más ni nada menos que 8.332 BP. Ahora ya no parece una quimera que me pueda comprar la AS12 y el mejor chaleco del juego en la misma partida…

No he experimentado muchas dificultades en los combates, excepto en el pasillo donde está la casa abandonada, que al ser tan estrecho y contar con dos perros, se me hacía difícil maniobrar y casi me matan. Eso sí, estar al borde de la muerte agudizó mis sentidos, porque fui capaz de esquivarles a pesar de la adversidad del terreno y de estar a un sólo golpe de morir.

También me han tocado las narices los enanos con orejas grandes, cuando se juntan cuatro en un espacio cerrado es un tormento, no paran de saltar y dañarte.

Por último cierto enemigo invisible del subterráneo me dió ciertos quebraderos de cabeza.

Quitando esos tres casos, en líneas generales he avanzado sin sufrir daños y las otras ocasiones donde los he sufrido, ha sido por error mío. Ha sido más sencillo enfrentarse al número 9 que a los enanos orejudos saltarines, de veras :laughing:

Por lo demás disfrutando como un enano de esta partida, me encanta el juego y me sigo divirtiendo con él como si fuera el primer día. Es maravilloso poder experimentar esa sensación a pesar de vivir en una época tan avanzada tecnológicamente, no se si llamarlo don, pero es algo que muchos de los actuales jugadores padecen, el no poder retrotraerse a una época pretérita y disfrutar de dichos títulos.

¡Saludos!

2 Me gusta

Por cierto, en la bodega subterránea, si apago la luz, soy capaz de leer un mensaje escrito en tinta fluorescente que dice que debo averiguar cuantos urinarios hay en el baño público para seguir la siguiente pista. Sé que hay cuatro, pero no sé a donde me conduce esa posta misteriosa… ¿Sabéis algo al respecto?

Si, es para el agua bendita, por cierto vas muy bien, yo también disfruto de los juegos “retro” como si fuera el primer dia, estoy dándole al Chrono cross en el psp y me sorprende lo bien que se ve el juego, supongo que para nosotros es fácil meternos en estos juegos porque los jugamos en su día o almenos los llegamos a ver recién salidos, imagino que para un adolescente que creció viendo juegos de esta última década todo lo que no sea HD será directamente injugable.

1 me gusta

Ok, en ese caso estaré atento, porque evidentemente quiero conseguir todas las reliquias posibles.

Por cierto, también leí otro mensaje encriptado en la casa abandonada, pero ese me derivaba a la bodega subterránea, ya que decía que debía contar el número de barriles que había y preguntarme el porqué de ese número. Aún no sé cual es el significado de dichos mensajes, espero descubrirlo pronto… No me gustaría que se me pasase inadvertido un objeto tan valioso…

Lo más curioso es que sino me falla la memoria, yo había conseguido el agua bendita en mi anterior partida, pero ahora no recuerdo como… :laughing:

¿De veras los crees @McLaren? ¡Gracias!

De momento dispongo de muchos tónicos (sino me falla la memoria, tres tónicos nivel 1, siete nivel 2 y dos nivel 3), además de dos soluciones de ringer y una proteína (otra la tuve que utilizar después del combate contra los perros en el callejón donde está situada la casa abandonada, ya que me dejaron al borde de la muerte). Además dispongo de un par de coca colas y tres agua MP 1.

En cuanto a magias, ya tengo desbloqueado Anticuerpo a nivel 2, Tiro Energizado a nivel 2, Metabolismo a nivel 1, Cura a nivel 1 y Pirokinesis a nivel 2.

Pero ya no sólo es que pueda disfrutar del juego, sino además ser capaz de fijarme en sus detalles gráficos y apreciarlos, que para lo que otro sería cuatro polígonos mal contados, yo por ejemplo valoro como las prendas tienen efectos de arrugas y pliegues, siendo un detalle gráfico bastante avanzado para la gris de Sony. Esa mezcla entre disfrute y análisis (objetivo, teniendo en cuenta la época en la que se puso a la venta el juego y para que plataforma), me hace congratularme al poseer esa capacidad que como bien expones, igual otros jugadores más jóvenes no poseen. Es algo que aprecio bastante y valoro.

¡Saludos!

2 Me gusta

Te darás cuenta fácilmente para que son esas pistas, y viendo que no has muerto ninguna vez y lo bien que te desenvuelves con la pistola diría que se te está haciendo sencillo el juego :rofl: viendo el tiempo que le has metido y dónde vas caigo en cuenta que el juego es bastante largo si lo comparamos con otros juegos similares, para una primera partida fácil puede pasar las 10 horas.

Ciertamente ver detalles gráficos en juegos de hace 20 sí que debe ser un don, ten envidio sanamente, hay juegos que me gustaría verlos con los mismos ojos de incredulidad que cuando los vi por primera vez.

1 me gusta

@elmix, @Sevillano, @McLaren, @Beesthioven, @anon11924585, @FullPower88, @MaKaan, @Galiza, @noghri, @Bucky, @Cloud, @PsicoPenguin

Día 2: Segundo Asalto

Había conseguido superar todas las pruebas de la galería de tiro, obteniendo todas las recompensas, tanto a nivel monetario (1500 BP en total, 300 BP por cada prueba superada) como a nivel de objetos. Estaba preparado para marcharme al desierto de Mojave y comenzar la siguiente misión, pero antes debía tomar dos decisiones.

La primera de ellas, era concerniente a mi traje. Por defecto Aya llevaba puesta una Chaqueta de Asalto, la cual otorga 10 puntos extra de magia, cinco bolsillos (los bolsillos sirven para equiparte con las armas y objetos que podrás utilizar en cada combate, ya que cuando se produce uno, no puedes acceder al inventario) y como habilidad especial, resiste el veneno. Sin embargo, gracias a mi buen desempeño en la galería de tiro, había obtenido como recompensa una Pistolera de Hombro, que me proporciona 20 puntos extra de magia, cuatro bolsillos y como habilidad especial, disparo rápido.

Aunque la Pistolera de Hombro disponía de un bolsillo menos (con lo cual tendría menos espacio para equiparme de cara a los combates), sus 10 puntos más de magia respecto a la Chaqueta de Asalto y sobre todo, su habilidad de disparo rápido, era algo que me atraía… En primer lugar, porque esos 10 puntos extras que aumentaría en mi magia, me permitiría poder utilizar más energías parasíticas y en segundo lugar, porque la habilidad de disparo rápido permitiría un mejor manejo y desempeño con la pistola. Teniendo en cuenta que mi objetivo era utilizar casi siempre la pistola para así no tener que invertir dinero en la munición de rifle y ahorrar lo máximo posible para comprar la AS12, disponer de una habilidad que me permitiera disparar de manera más consecutiva me daría ventaja en el combate, compensando así en cierta medida la carencia de potencia de mi arma de fuego. Por ello finalmente opté por cambiar el traje y equiparme con la Pistolera de Hombro.

La segunda decisión era acerca de si invertir más dinero en adquirir munición del rifle de asalto M4A1. Como seguramente recordareis, comenté en la anterior entrada que había adquirido 240 balas por 300 BP, lo que consideraba suficiente para afrontar mi travesía en el desierto de Mojave. Pero al retomar la partida, dudé sobre dicha decisión. ¿Y si experimentaba más apuros de los que preveía? ¿Y si me veía apurado y tenía que utilizar con asiduidad el rifle? ¿Y si debido a ello, agotaba rápidamente la munición? En ese caso tendría que esperar a acceder a la caravana de Douglas para comprar más munición y sabía que tardaría en acceder a dicha zona. Las dudas me asolaron y finalmente no me la quise jugar, optando por comprar las 560 balas restantes por 700 BP (sólo puedes llevar un máximo de 800 balas de rifle).

Tomadas esas dos decisiones, finalmente me embarque en mi viaje al desierto de Mojave. Para dicha ocasión Aya optó por una vestimenta más adecuada para el clima caluroso y seco de Dryfield, el pequeño poblado que se encuentra en el desierto de Mojave, siendo el único enclave de la zona donde hay presencia de vida humana:

Su cazadora vaquera volvía a repetir para la ocasión, sin embargo para soportar las elevadas temperaturas, prescindiría del pantalón largo que llevaba puesto en la torre de Akropolis, además de calzar botas altas.

El principal objetivo de Aya era entrevistar a los lugareños de la zona y confirmar si había presencia de NMC (criaturas neomitocondriales) en la zona. A su llegada no hubo recibimiento alguno, el lugar parecía completamente desolado y desértico. A pesar de ello, la joven agente sentía como si alguien o algo la observara a través de los cristales de la tienda de comestibles que había al lado de la gasolinera…

Avancé hasta una verja de metal para acceder al bloque de habitaciones correspondientes al motel de Dryfield, pudiendo confirmar sin lugar a dudas, que la presencia de NMC en la zona era cierta:

Mi agudo y desarrollado sentido de la intuición me decía que no se trataba de un animal corriente y común… Siendo una especie de mezcla entre un caballo y un perro mutante…

No le agradó la presencia de forasteros a dicha bestia, que rápidamente intentó embestirme, sin éxito alguno. Esquivar sus embestidas fue pan comido, consiguiendo rematar la faena al conseguir que se chocara contra la verja de metal, quedado tendido en el suelo indefenso y vulnerable al martilleo de mi pistola.

Con el fin de su miserable existencia, registré las primeras habitaciones del motel. Dos de ellas estaban cerradas con llave, pero había otras dos abiertas. En una de ellas me encontré dos agradables ocupas que no estaban dispuestos abandonar su morada sin pelear:

Una ración de fuego y varias balas fueron suficiente para aplacar su fútil resistencia.

Si en el pasado destaca la utilidad de registrar todo el escenario, aquí dicho procedimiento quedó reforzado, ya que mi prospección de dichas habitaciones dio sus frutos, siendo obsequiado con valiosos objetos. Cada rincón puede contener algo útil y lo más importante, en este juego hay que mirar cada zona mínimo dos veces, ya que no siempre Aya ve las cosas a la primera…

Una vez salí de las habitaciones, disfruté de los efectos sonoros y gráficos del videojuego. Y es que dependiendo de la zona por la que anduviera Aya, sus pasos sonaban de manera diferente, añadiendo un toque de realismo. Sus pisadas no producían el mismo sonido si andaba sobre la arena del desierto, sobre madera o piedra caliza. Además si la protagonista andaba en zonas con arena, se podía observar como sus pies levantaban la arena, formándose un pequeño remolino a su alrededor:

Investigando la zona, accedí a un callejón contiguo donde se encuentra el taller de Douglas (no sin antes eliminar a unos molestos murciélagos, los cuales por cierto, sólo aparecen si miras dos veces en el pozo. Una vez más, la importancia de mirar todo mínimo un par de veces…). Como temía que en caso de visitarle demasiado pronto, avanzara la trama del juego, impidiéndome por tanto limpiar las zonas que quedaban infestadas (ya que cuando el juego avanza a nivel argumental, se resetea el mapa), decidí darme la vuelta y seguir investigando todas las zonas a las que pudiera acceder para así acabar con todas las amenazas y obtener toda la experiencia y dinero posible antes de ver a Douglas.

Atravesé la verja que separa las primeras habitaciones del motel del resto y no encontré amenaza alguna, exceptuando en un baño público donde una mujer estaba vomitando:

Al acercarme a ella, se convirtió en una terrible bestia a la cual tuve que purificar con una ración de fuego y balas 9mm parabellum.

Sin más que investigar ni eliminar, me dirigí al taller de Douglas, realizando el sencillo puzzle presente en el lugar para poder acceder a la sala contigua. Allí recibí una bienvenida hostil, ya que el hombre dudaba que Aya fuera humana (no lo culpo, a fin de cuentas muchas MMC en apariencia son humanas):

Una vez vió la placa del FBI, se tranquilizó, no sin antes proferir una cierta decepción al considerar que ante tal amenaza, el cuerpo sólo había enviado a una “niña” al lugar… Si alguien se pregunta a que se debe esto, es porque al poseer neomitocondrias en su cuerpo, Aya consigue retrasar su envejecimiento, de tal manera que a pesar de contar con 27 años, apenas aparenta 20. Esto es algo que ella misma explica en la habitación número 6 del motel si al llegar al baño, miramos al espejo y presionamos X. Una vez más, la importancia de inspeccionar todo el escenario se traduce en información y lore sobre el juego.

A pesar de sus dudas, Douglas le ofrece a Aya la llave de la habitación número 6 del motel, mientras él se queda patrullando la zona, ya que explica que muchos lugareños huyeron cuando se desató el caos y otros murieron, siendo en principio, el único que se quedó en Dryfield (el porqué, de momento es algo desconocido).

Otro ejemplo de la importancia de investigar el mapeado, es que si inspeccionamos el taller de Douglas, Aya verá una estantería donde comentará que hay un juego de llaves inglesas, pero que no puede coger ninguna sin el permiso de Douglas. Este tipo de comentarios a priori banales, son sumamente importantes, ya que llegados a cierto punto, eso nos indicará como seguir avanzando en el juego.

Una vez abandoné el taller de Douglas, me encontré con varios escorpiones mutados en la zona donde se hallan las primeras habitaciones del motel. Son enemigos bastante fáciles de derrotar, ya que aunque suelen aparecer en un elevado número, si dispones del espacio suficiente, solamente tienes que rodearlos y dispararles desde la distancia. Sólo suponen una ligera amenaza en espacios angostos.

Una vez los elimino, vuelvo a acceder a las habitaciones donde encuentro las siguientes “monadas”:

¿Alguien ha dicho que le encantan los bebes mutantes explosivos? Parasite Eve 2 se adelantó varios años a Dead Space 2.

Después de limpiar otra vez esas habitaciones y reponer la munición de pistola (cuento con una caja de munición infinita al lado del coche), atravieso la verja que da paso a la siguiente zona del motel, encontrándome con un perro que está durmiendo plácidamente. Aprovecho esa circunstancia para atacarle con una bola de fuego y dispararle rápidamente, intentando evitar su reacción. Sin embargo fruto del ruido de mis ataques, no me percato de que otro de esos seres está corriendo hacia mí, logrando embestirme, lo que produce una situación incomoda de cuello de botella, con los dos “chuchos” en frente mío y yo acorralado. Por fortuna consigo solventar la situación y eliminarlos, aunque eso no evita que por primera vez sufra daños en el desierto de Mojave, recurriendo a un tónico 1 para recuperar mi salud.

Luego subo las escaleras del motel y elimino desde la distancia a otras dos bestias, ya que las oigo y veo pasear al fondo, con lo cual espero a que asomen la cabeza para dispararlas y así no correr riesgo alguno.

A pesar de la reticencias iniciales, Douglas obsequió a Aya con la mejor habitación del motel, limpia, ordenada y espaciosa. Después de guardar la partida, al asomarme al balcón, veo a un joven en la parte superior de una torre de agua con claros signos de estar pasando apuros. Como recuerdo perfectamente lo que sucede en este punto del juego, cambio mi pistola por el rifle de asalto M4A1, ya que soy consciente de que cuando baje la escalera de incendios de mi balcón, me encontraré con varios perros que supondrían una amenaza con la pistola debido a su escasa potencia de fuego, a lo que hay que sumar el angosto espacio del que dispongo para maniobrar. Por ello no me quiero complicar la vida y opto por la artillería pesada.

Me deshago sin problemas de los primeros perros y activo una palanca que me permite acceder a la jaula metálica electrificada donde se encuentra la escalera para acceder a la torra de agua. Pero cuando estoy a punto de llegar a la jaula, un inesperado perro me embiste, ya que debido al posicionamiento de las cámaras fijas quedaba fuera de cuadro y no lo veía, de tal manera que cuando se produjo el último cambio de cámara antes de entrar en la jaula, me lo encontré de frente. Este contratiempo me impidió acceder a la jaula a tiempo, cerrándose la misma y teniendo que reiniciar el proceso. Una vez dentro tuve que aguantar un pequeño asedio que hubiera sido muy difícil llevar a cabo sólo con la pistola, ya que los perros llegan de manera sucesiva y consecutiva:

Al subir a la torre, me encuentro con el investigador privado Kyle Madigan (que se había refugiado ahí fruto del repentino ataque de los perros), quien conoce a la perfección la existencia de las NMC y MIST. Su misión es investigar un silo abandonado cerca de Dryfield, para lo cual ofrece un acuerdo de colaboración que beneficie a ambas partes, a lo cual accede Aya.

Después de dicha conversación, investigo la zona y encuentro el cadáver de un hombre con la llave de un bar, la cual me permitirá acceder a una nueva zona. Al bajar de la torre, aparecen múltiples escorpiones en la jaula, pero nuevamente no suponen un problema, sólo debo rodearlos e ir eliminándolos progresivamente.

El mapa vuelve a estar infestado de criaturas, con lo cual procedo a limpiar el mismo por completo además de acceder al bar con la llave. Una vez lo hago, accedo a la parte trasera del taller de Douglas realizando un sencillo puzzle consistente en un imán de nevera y una llave, para así poder abrir la puerta trasera (ya que la entrada principal está cerrada). De esta manera por primera vez accedo a la zona de la caravana de Douglas, donde me encuentro con el mismo, quien me explica que le ha llamado un chico (Pierce) para solicitarle que me venda parte de su arsenal de armas (el cual es bastante numeroso). De paso Aya le pregunta por el silo, confirmando Douglas su existencia, sin embargo el mismo fue utilizado hace años por la milicia y fue posteriormente abandonado, aunque rumores recientes señalan que una empresa había comprado el mismo. En medio de dicha conversación, un grito estruendoso y estremecedor alerta a Aya, sin embargo Douglas no percibe el mismo. Cuando Aya le indicó de que dirección provenía el mismo, Douglas le explico que esa zona era la casa abandonada, que llevaba años sin ocupar. Era evidente que el siguiente objetivo sería investigar dicha zona, no sin antes eliminar todo bicho viviente del mapeado.

Una vez limpio el mapa, sólo me queda bajar por el pozo para acceder a la zona de la casa abandonada, para lo cual necesito un cable que se encuentra en la zona de la caravana de Douglas (nuevamente es vital inspeccionar todo para percatarse de su presencia). Una vez la tengo y la coloco en el pozo, desciendo al mismo. En el primer tramo de los túneles subterráneos me encuentro con una bandada de murciélagos que no suponen un problema, el problema me lo encontraré a continuación…

Y es que al acceder a la siguiente zona, me encuentro con este detestable y bastardo ser:

Es una especie de araña gigante que no sólo puede trepar por el techo, sino que tiene la capacidad de camuflarse… O dicho de otra manera, puede hacerse invisible…

La única manera de suprimir su capacidad de volverse invisible, es con Necrosis, ya que al envenenarlo, pierde dicha capacidad. Pero por desgracia no tenía desbloqueada necrosis, ya que había invertido los puntos de magia en desbloquear Anticuerpo, Cura y Metabolismo a nivel 1.

Ante esa adversidad, opto por llegar al final del pasillo y resguardarme en un hueco donde recuerdo que la bestia no es capaz de alcanzarme y esperar atinarle desde ahí…

El problema, como podréis imaginar, es que el apasionante y vibrante duelo se redujo a disparar a ciegas, esperando a que su tenue sombra apareciera en frente mío y aún así la mitad de las veces no le alcanzaban mis balas, ya que se movía por el techo, forzándome a salir de mi escondite para forzarle a bajar del mismo, lo que a su vez conllevaba que me atacase:

https://www.youtube.com/watch?v=yHjNxfghxBg

Por fortuna disponía de medicamentos y magia suficiente para soportar dicho castigo, aunque primero opté por la energía de cura antes de malgastar los medicamentos, ya que después de cada combate se recuperan algunos puntos de magia, por tanto esperaba recuperarlos todos en futuros combates. Después de un enfrentamiento tedioso y eterno, acabé matando a dicha bestia. El resto del túnel subterráneo fue coser y cantar, sólo había algunas ratas y murciélagos.

Al subir a la superficie, llegué a la tienda que hay al lado de la gasolinera, con lo cual una vez eliminé a los bebes explosivos de rigor, salí por la puerta principal, me abastecí de munición y volví a entrar en la tienda para acceder al pasillo contiguo donde se encuentra la casa abandonada. Quien diría que en dicho pasillo miraría directamente a los ojos de la mismísima muerte, que con su guadaña en alto, estuvo a punto de sesgar mi vida…

Como podréis apreciar, me encontraba en un pasillo angosto con un perro durmiendo a la lejanía. No se había percatado de mi presencia, teniendo la opción de atacar primero. Si conseguía abatirle rápido, evitaría un arduo enfrentamiento en una zona tan estrecha como esa, donde es difícil maniobrar.

Al principio todo iba bien, le estaba disparando sin cesar y conseguí rodearle sin recibir daños, pero entonces sucedió algo inesperado:

https://www.youtube.com/watch?v=qXgB3ZCHtlA

Un malnacido segundo perro se encontraba al final del pasillo, el cual no podía ver porque estaba fuera de cuadro y entre el ruido del primer perro girándose e intentando embestirme, más el de mis pasos y las balas que estaba disparando, no me percaté de su presencia hasta que lo tuve encima.

Seguramente podréis imaginar la peliaguda situación que viví: acorralado en una esquina contra dos perros muy furiosos con ganas de aplastarme. A duras penas conseguí salir de dicha esquina, no sin antes recibir múltiples daños y cuando por fin llegué a la esquina contraria para ganar algo de espacio, quedé al borde de la muerte:

https://youtu.be/n21yknUzg68?t=408

Era mi final, estaba acorralado, a un sólo golpe de fenecer, de fallecer, de fracasar. No tenía margen ni espacio para maniobrar, era mi fin…

Y cuando parecía vislumbrar la luz del túnel, una serie de imágenes se me aparecieron:

https://youtu.be/TIWTSHZQIzw?t=296

¡No pensaba rendirme! ¡No ahora!

https://youtu.be/-S3vYos6CA8?t=18

De esa manera, fruto de la adversidad, de la adrenalina del momento, conseguí lo que no había conseguido anteriormente: esquivar a esos bastardos con insultante facilidad haciendo fútiles sus ataques y dejándolos a mi merced:


El gif que podéis apreciar, es tal cual la resolución del combate que tuve contra esos perros, para que veáis como supe sobreponerme a la adversidad

Con los perros eliminados, investigué una tienda de souvenirs después de aniquilar a sus molestos inquilinos, encontrando un útil y preciado bolso de cintura (permite ampliar el espacio del chaleco para equiparte con más objetos durante el combate), el cual voy a reservar para cuando obtenga un traje mejor, ya que si lo hubiera equipado en ese momento, hubiera quedado asociado a ese traje para siempre, no podría revocar dicha decisión.

Finalmente llegué a la famosa casa encantada, donde unos estruendosos gritos se repetían sin cesar. Al intentar pasar a la siguiente habitación, descubrí un armario atornillado a la pared que me impedía el acceso, siendo necesario el empleo de una llave inglesa para aflojar las tuercas…

¿Recordáis cuando dije que era importante explorar e inspeccionar todo, estando atento a los comentarios de Aya? Como recordareis, expuse con anterioridad que en el taller de Douglas, Aya había visto en una estantería un juego de llaves, comentando que no podía llevarse ninguna sin el permiso de Douglas. Con lo cual la manera de avanzar en esta parte del juego, es visitando a Douglas en su caravana para pedirle permiso para llevarte una de esas llaves, ya que sino jamás podrás cogerla. He ahí un ejemplo de estar atento a los detalles.

Era plenamente consciente de que detrás de ese armario me encontraría con nada más ni nada menos que número 9, teniendo así la oportunidad de tomarme una justa revancha después de los acontecimientos de la torre Akropolis, donde el muy cobarde huyó antes de poder finalizar el combate.

No sólo pensaba ganarle, no, pensaba machacarle, humillarle, dejarle a la altura del fango:

https://www.youtube.com/watch?v=i_9pp-Qwfcw

Y para hacer más contundente y aplastante mi victoria, sólo emplearía mi pistola, no el rifle de asalto… Si hasta ahora había podido sobrevivir con la pistola, ¿porqué no ahora?

De esa manera, me abastecí nuevamente de munición de pistola, aumenté Anticuerpo (energía que te confiere de protección, limitando el daño del enemigo) a nivel 2 y me dirigí al encuentro contra número 9.

Nuevamente volvió a mostrar una actitud desafiante, soberbia y prepotente al encontrarnos de nuevo:

Estaba muy seguro de su victoria, pero no se imaginaba ni por un instante hasta que punto le iba a destrozar.

Antes de empezar el combate, le mostré hasta que punto me había fortalecido desde la última vez que nos habíamos enfrentado, para que tuviera claro lo que le esperaba:

Acto seguido le miré a los ojos y le advertí del fatídico destino que correría:

https://youtu.be/yzN0j5W8hwk?t=16

¿Pero que mejor que comprobar por vosotros mismos la soberana paliza que le propine a tal pedazo de mierda infecta y podrida? Comprobarlo vosotros mismos…

https://www.youtube.com/watch?v=anDBvocA3Ks

https://youtu.be/Nt57Id5EJDc?t=19

Después de acabar con la miserable existencia de número 9 y que Aya se eche un sueñecito donde ve a una chica idéntica a su hermana (¿un clon? Quién sabe…), se ve una cinemática donde el bueno de Kyle Madigan se acerca a Aya apuntándola, para descubrir de inmediato que no es una buena idea, ya que puede salir escaldado…

Al parecer Kyle había hablado con Douglas, quien le había indicado el lugar exacto donde se encontraba el silo que estaba buscando, por ello intentó localizar a Aya, para pedirle ayuda, yendo en su coche a dicho lugar. La agente accede y después de limpiar la zona de alimañas, la pobre Brea descubre con espanto como su reciente reparado sedan, había sido destrozado por una pandilla de duendes enanos orejudos:

El bueno de Kyle no se muestra muy avispado a la hora de afrontar este combate, siendo carne de cañón para los enanitos, circunstancia que aproveché para abatirlos sin sufrir riesgo ni daño alguno. Al terminar el combate, él había perdido 39 puntos de vida, lo que quizá no le animó a acompañarme para limpiar el resto del mapeado… :laughing:

Esta última limpieza antes de guardar y posponer la partida fue la más complicada de todas, debido a que el mapa estaba repleto de estos enanitos orejones saltarines que son un dolor de muelas, sobre todo en espacios reducidos, donde se ponen varios a la vez a saltar, quitando bastante vida en el proceso. Por fortuna sobreviví y una vez limpiado todo el mapa, guardé la partida antes de visitar a Douglas para pedirle prestada su camioneta para ir al silo.

Espero que os haya parecido interesante este relato, el cual he ilustrado minuciosamente con imágenes, gifs y vídeos para hacer la lectura lo más amena y atractiva posible.

¡Saludos!

3 Me gusta

De verdad que escribes muy bien, estuvo muy bueno todo.

el gif de los perros me lo imagine con esta melodía…

https://www.youtube.com/watch?v=MK6TXMsvgQg

Muchas gracias por valorar tan positivamente la redacción. No te haces una idea del tiempo que me lleva confeccionarla y darle forma, ya que no sólo es redactar, sino ilustrar la misma con capturas del juego, vídeos y gifs.

Yo creo que le pega más esta :grin:

https://www.youtube.com/watch?v=3e-57jmOjjg

Venida de Los Angeles con ganas de revancha, nada se interpondría entre la agente Aya Brea y el bastardo de número 9…

Por cierto @McLaren, si te moló el gif, échale un vistazo al combate contra número 9, que lo subí para que podáis ver como se desarrolló. Así de paso podrás descubrir mi sensual voz :smirk:

https://www.youtube.com/watch?v=anDBvocA3Ks

PD: ¿Vives en latinoamerica, o es que desfasas mucho por la noche? Porque siempre coincidimos de madrugada :rofl:

Ahora le echo una mirada al vídeo y te comento que tal estuvo.

Jajaja si soy de Latinoamérica, del país de los ataques electromagnéticos por desgracia, aunque igualmente me acuesto tarde por las noches.

1 me gusta

Guay. Al final después de muchas pruebas y del aseguramiento de varios foreros que participan activamente en este hilo, decidí subir el vídeo tal cual lo capturé de la consola. No es 100% igual a como lo veo en la televisión de tubo porque al capturarlo a 480p, si se amplía en una pantalla grande, hay una ligera distorsión (la resolución original es de 240p). Pero si lo ves a cierta distancia aunque esté a pantalla completa o lo reprocudes a pantalla pequeña, es muy parecido a lo que se percibe en la consola.

Espero que no te produzca mucha aversión mi voz gangosa… :laughing:

¿Eres de Venezuela @McLaren? Interesante.

Yo ya me planteaba la opción de que fueras latinoamericano viendo que siempre posteas de madrugada, aunque claro, también podías ser un español que se acostara tarde… :laughing:

¡Saludos!

Visto el vídeo, me he pasado mas de 50 veces el juegos pero jamas se me ocurrió ganarle a numero 9 con esa estrategia, sin escapar de los ataques

aunque la manera mas rápida de vencerlo es darle con pyro por la espalda, recibe mas de 100 de daño por cada golpe.

PD: Tu voz no esta nada mal, :wink: me recuerda a la de algún youtuber que sigo.

1 me gusta

Me encanta leer estas crónicas retrospectivas de juegos antiguos. Si hicieras un par de correcciones al texto estaría bien que te lo publicarán en la revista de pacot.

¿De veras @McLaren? Me sorprende, entonces igual no es una táctica tan habitual o conocida. Me fijé que el ataque que me alcanzó lo hizo a pesar de que me había alejado mucho de él (si te fijas, hace un giro brusco y antinatural cuando me golpea) y me dio por probar a ver que pasaba si esperaba el ataque, a ver si es que eran teledirigidos. Y está claro que acerté, tuve fortuna :grin:

Además me imaginaba que al igual que otros enemigos, si me movía en la transición de la animación de ataque, no podría hacerme nada.

Por cierto, ¿qué te parece la calidad de vídeo? ¿Es aceptable? Teniendo en cuenta que es una captura directa de la consola.

Ni se me ocurrió probar esa estrategia, porque recuerdo atacarle en otra ocasión (no recuerdo si la primera o segunda vez que jugué a esta entrega) con fuego y no era una magia muy efectiva. Quizá es que de frente resiste el ataque y en cambio por la espalda no, a fin de cuentas hay enemigos vulnerables a ataques por detrás.

Me sorprende positivamente que no te desgradara, ya aún estoy medio acatarrado y suena por tanto un poco gangosa la voz. Mejor entonces :grin:

Gracias @censor por valorar positivamente este proyecto, se agradece, ya que la confección del mismo implica mucho tiempo y esfuerzo por mi parte.

Eso sí, la retrospectiva no está completa, si te fijas sólo he compartido dos entradas, aún no he terminado el juego (nunca lo llegué a hacer, por ello quiero hacerlo en esta ocasión y compartir dicho momento con vosotros).

¿A qué tipo de correcciones te refieres? Por curiosidad.

Además, ¿no se necesitan ciertos requisitos para publicar en la revista de pacotes? Del estilo de antigüedad, mensajes, mecenazgo o cosas de ese estilo.

¡Saludos!

Me refiero a un par de cosillas de estilo que estaría bien revisar para hacer publicable el texto en la revista de Pacot. Me ha parecido ver alguna incoherencia de número y género en lo que has escrito. Pero, vamos, lo normal en una primera edición. El contenido me parece de calidad porque se nota que no lo has escrito por encargo y además te gusta el juego. Es un pelín sentimental y tiene un enfoque excesivamente personal pero a mí me ha gustado, no lo puedo negar. Esto que te digo lo hago teniendo en cuenta la línea de edición de la página hardcoregamer 101, que me parecen de autoridad en cuanto a artículos de juegos clásicos. Pero, qué coño, tú no pretendes vender el artículo. Está estupendo. Quizá pudieras profundizar en el sistema de juego en sí.

A ver, es mi opinión. Me gusta lo que has escrito. Las posibles correcciones que sugiero serían si quisieras publicar en la revista.

1 me gusta

Puede ser @censor, tiendo a revisar a medida que escribo, pero eso no quita que en alguna ocasión se me pueda escapar algún detalle como ese que comentas. Es más, a veces me tiene sucedido que aún revisándo la redacción a medida que la escribo, una vez publicada, al releerla más tarde, me percato de algún error suelto y la he de modificar :laughing:

Cierto, lo hago por pura diversión. Me congratula compartir mi experiencia y sobre todo me motiva a seguir el buen recibimiento que tiene este tipo de proyectos, con comentarios alabadores como el tuyo. Porque parecerá una tontería, pero la confección de esta entrada, me tomó varias horas, porque no sólo es redactar, sino ilustrar la misma, compartiendo capturas especificas de lo que estoy describiendo, para lo cual he de revisar el gameplay que he grabado, además de buscar vídeos que acompañen y amenicen la narración, creando gifs, etc.

Ciertamente ese toque personal y sentimental es algo intencionado, para hacer así el relato más atractivo. Por ejemplo cuando pongo un vídeo de “son of a bitch”, no significa necesariamente que en ese momento gritara en voz alta: “hijo de puta”, sino que es una manera de transmitir una sensación con una cierta dosis de comedia, para hacer más entretenido y llevadero el relato, porque sé que la tendencia ante textos de una extensión considerable (este último me ha ocupado 11 hojas en Word), es que el lector pueda acabar experimentado tedio, por ello si introduzco imágenes y vídeos de por medio, de alguna manera considero que aligero la lectura y la hago más amena. Además pienso que así le doy un toque personal y diferenciador.

A riesgo de quedar como un “inculto” del mundo videojueguil, no me suena ahora mismo esa página, ¿está especializada en reportajes de videojuegos retro?

No, pero si aparece algún jeque loco dispuesto a pagar varios millones, tampoco le haré ascos :laughing: Si pagaron 222 millones por Neymar, todo es posible :rofl:

Eso tiene una sencilla explicación: este relato tiene la intención, el propósito, de narrar mi avance en el juego, por ello aunque comento detalles jugables y gráficos, el grueso de la narración no está centrado en ello, sino en describir la experiencia en sí, las adversidades a las que he tenido que hacer frente, las dificultades que he experimentado, las estrategias que he adoptado, etc. Es un relato “íntimo”, estoy compartiendo mi experiencia, sin ahondar tanto en los detalles técnicos o jugables (aunque menciono algunos).

Si que me planteo quizá al terminar el juego, realizar un análisis minucioso y riguroso, comentando todos los detalles del título. Pero de momento prefiero ir paso a paso, no quiero que pase como el cuento de la lechera, que esta es la tercera vez que me pongo con el juego y quiero que sea la buena :grin:

Aunque no es un análisis retro, te dejo un ejemplo del tipo de análisis que suelo llevar a cabo (cuando dispongo de tiempo, ganas y energías, porque me exigen mucho, debido a que tiendo a ser perfeccionista y siempre estoy revisando y retocando los mismos, lo que demora en demasía su publicación):

https://www.youtube.com/watch?v=MnxLcUfHnOw

¡Saludos!

riesgo de quedar como un “inculto” del mundo videojueguil, no me suena ahora mismo esa página, ¿está especializada en reportajes de videojuegos retro?

Hardcoregaming101 para mí es la mejor página sobre crónicas de juegos. Sobre todo antiguos pero también tienen modernos.

Publican unos libros intwresantísimos en Amazon y obviamente tienen una guía de estilo. No van a escribir mal. A eso me refería con el estilo. A una redacción que se puede vender.

@elmix, @Sevillano, @McLaren, @Beesthioven, @anon11924585, @FullPower88, @MaKaan, @Galiza, @noghri, @Bucky, @Cloud, @PsicoPenguin

Día 3: El Coloso en Llamas

Después de la última limpieza efectuada en la anterior partida, pude visitar a Douglas sin que tuviera que hacer frente a ninguna amenaza por el camino. Sin embargo una sorpresa me aguardaría al llegar a su caravana, ya que a pesar de que la zona no estaba marcada como infestada, aparecieron de la nada dos pequeñas arañas invisibles que intentaron evitar mi visita. Por fortuna estas arañas no entrañan la misma dificultad y peligro que su hermana mayor de los túneles subterráneos, siendo su capacidad para camuflarse mucho más tenue, de tal manera que si uno es paciente, cauteloso y sabe mantener las distancias, es cuestión de segundos que vuelvan a mostrar su forma material, pudiendo abatirlas hasta exterminarlas:

Una vez eliminé dichas amenazas, pude entrar al fin en la cabaña de Douglas, siendo el recibimiento inicialmente hostil:

El hombre tenía preparada y cargada su escopeta, con la cual apuntaba firmemente a todo aquello que apareciera por la puerta de su caravana. Una vez comprobó que era Aya y no se trataba de una amenaza, relajó su posición y posó su arma sobre sus piernas.

Al explicarle la situación, Douglas se mostró colaborador y accedió a prestar su camioneta, a la cual eso sí, primero tendría que hacerle algunas reparaciones para dejarla a punto. Mientras tanto, tendría la posibilidad de explorar la única parte del mapeado de Dryfield que aún estaba bloqueada, gracias a que me obsequió con la llave del motel, la cual permitiría acceder a las últimas zonas cerradas del mapa.

Antes de desbloquear las últimas zonas del mapa, opté por limpiar nuevamente el mismo para obtener unas valiosas recompensas traducidas en experiencia y dinero. Para evitar que pudiera suceder como la vez anterior y que en alguna zona no marcada como infectada, realmente hubiera monstruos, decidí recorrer el mapa entero para asegurarme, ya que no quería dejar pasar la oportunidad de poder obtener más experiencia y dinero. Gracias a esta labor de inspección pude obtener una preciada proteína en los túneles subterráneos, la cual no había podido conseguir previamente por un sencillo motivo: Aya no podía verla.

¿Recordáis que siempre incido en la importancia vital de inspeccionar todo el mapeado? Pues mirar hasta qué punto es importante, que hay ciertos objetos que no puedes hallar en una primera búsqueda, ya que sólo puedes encontrarlos en determinadas circunstancias. ¿A qué me refiero?

En el caso que nos ocupa, en el primer túnel hay un socavón en la pared. Cuando uno lo inspecciona por primera vez, no encuentra absolutamente nada. Sin embargo, si uno inspecciona ese mismo hueco otra vez, pero en esta ocasión con la presencia de luz eléctrica en el túnel, Aya si podrá vislumbrar el objeto oculto que hay dentro:

De esta manera, ya no sólo es importante investigar todo tu entorno, sino que encima lo que puedas hallar en el mismo, depende de las condiciones meteorológicas… Luego expondré otro ejemplo más esclarecedor aún…

Como detalle sonoro, me gustaría destacar como al entrar en la tienda de comestibles que hay al lado de la gasolinera, si pasas por el pasillo donde hay cristales desparramados en el suelo, suena como si los estuvieras pasando… El juego está cuidado hasta en el último detalle.

Una vez entré en la recepción del motel, tuve que resolver un puzzle para abrir la caja registradora y conseguir una nueva llave que me permitiera acceder a otra zona bloqueada del mapeado. El puzzle es bastante sencillo, aunque como no, un servidor se complicó más de la cuenta, ya que el puzzle consiste en introducir en la caja registradora las edades a las que hubieran fallecido dos personajes históricos de haber fracasado en cierta batalla, sin embargo inicialmente yo intenté introducir el ficticio año en el que hubieran muerto, en vez de las edades que tendrían si hubieran muerto en dicha contienda :laughing:

Con la nueva llave en mi poder, subí las escaleras contiguas para acceder a las habitaciones superiores del motel, debiendo enfrentarme a otro par de arañas invisibles:

Al fin podía abrir la habitación número 5 del motel, la cual contaba con dos huéspedes inesperados que no manifestaron su conformidad con el hecho de que inspeccionara dicha estancia:

Aunque intentaron rodearme, pude solventar la situación gracias a Pirokinesis y una abundante dosis de plomo enriquecido…

Una vez limpié esa habitación, accedí a la lavandería, donde se hallaba un bidón de gasolina que recordaba que sería necesario para poner a punto la camioneta de Douglas. Sin embargo temía que al coger dicho bidón, se reiniciara el mapa y no pudiera limpiar las zonas infestadas restantes, por ello decidí terminar mi labor de desinfección en las habitaciones inferiores que permanecían cerradas bajo llave. Además recordaba que al coger el bidón, aparecían enemigos en la lavandería, por ello afrontaría ese momento con la munición repuesta del cajón de parabellum infinito.

Con los molestos y ruidosos inquilinos exterminados, avancé hasta la tienda de comestibles, donde tres enanos orejudos saltarines intentaron hacerme la vida imposible, sin embargo, a diferencia de otros duelos, en esta ocasión salí bien parado. Al primero lo eliminé sin que tuviera constancia siquiera de mi presencia, aprovechando que estaba dormido para quemarlo con Pirokinesis. A los otros dos los eliminé a tiro limpio, sólo siendo herido en una ocasión.

El siguiente paso era acceder a la entrada contigua que daba acceso al pasillo estrecho donde está la casa abandonada. ¿Recordáis las dificultades que experimenté la última vez que estuve en dicho lugar? Ironías del destino, no sería distinto en esta ocasión…

No solamente volvería a haber dos perros en dicho infausto lugar, sino que además estarían acompañados de una preciosas mariposas cuya habilidad y efecto más destacable, es cegar a su rival…

Sí, menuda situación más idónea, como de por sí es bastante sencillo esquivar a dos perros furioso en un espacio angosto, sumémosle una ceguera que reduzca mi campo visual. Estupendo…

No señoras y señores, no se trata de un defecto de la pantalla, no se trata de una captura mal tomada, no, eso es exactamente lo que percibía en aquel preciso instante: una negrura mayor que la de un agujero negro. Imaginaros poneros a esquivar en dichas adversas circunstancias a esas dos malas bestias con patas…

Seguramente alguno estará pensando: “¿Y porqué no utilizaste metabolismo para eliminar dicho estado alterado?” Bien pensado, el problema es que esos dos bastardos no estaban por la labor de dejarme hacer tal cosa, embistiéndome continuamente, por ello a duras penas, llegué a la esquina contraria, para disponer del espacio y tiempo necesario para ejecutar dicha magia.

Para entonces contaba con 22 puntos de vida y una vez más, estaba ante las puertas del averno. Pero al igual que en nuestro último enfrentamiento en el mismo escenario, fruto de la adversidad, agudicé mis sentidos y fui capaz de esquivar con elegancia y precisión a esos bastardos para después de unas ráfagas de pistola, poner fin a sus patéticas y miserables existencias.

Al entrar en la casa encantada, me deshice sin problema alguno de los enanos orejudos saltarines que ocupaban ilegalmente dicha vivienda, gracias a que a su lado había varios monstruos de los que explotan si les dañas, facilitándome por tanto el trabajo.

La única zona que me quedaba por limpiar antes de buscar el necesario bidón de gasolina para poder poner a punto la camioneta, era la caravana de Douglas, donde me encontré a tres arañas invisibles que intentaron de manera constante rodearme, pero a base de paciencia fui esquivándolas mientras progresivamente las debilitaba hasta extinguirlas por completo.

Al ir a buscar el bidón de gasolina, tal y como recordaba, aparecieron varios enemigos rompiendo el techo de cristal, quienes intentaron tomar ventaja de que me encontraba en un pasillo estrecho (la estancia está separada por una enorme librería) para acorralarme. Por fortuna no recibí muchos daños y salí bien parado de dicho enfrentamiento.

Con el bidón en mi poder, era evidente que el siguiente paso era llenar el mismo de gasolina, para que así Douglas pudiera proveer de combustible al vehículo. Una vez le entregué el bidón y rellenó con el mismo el depósito de la camioneta, me indicó que debería esperar a que hiciera unos últimos arreglos al vehículo. Mientras tanto podía divertirme limpiando otra vez el mapa, ya que se había reseteado de nuevo. Mientras yo hacía el trabajo sucio, el bueno de Kyle se dedicaba a tomarse una copa de Whisky en el bar de Dryfield…

Una vez que había eliminado a todo ser viviente del mapa, me dirigí a la habitación 6 del motel y permití a Aya tomarse un merecido descanso mientras Douglas ultimaba las reparaciones de la camioneta.

Mientras la joven agente dormía, soñaba de nuevo con esa misteriosa niña tan parecida a su hermana, la cual intentaba escapar de un complejo subterráneo, siendo rodeada en su huida por seres parecidos a número 9…

Al despertar, se encontró con la televisión prendida sin motivo alguno aparente, optando por tomarse una ducha después de tan exhausto día. Y he de destacar sobremanera la apabullante cinemática con la que nos deleita el videojuego en este momento, exprimiendo al máximo el músculo gráfico de la pequeña gris de Sony para mostrarnos esta maravilla:

Aya goza de un detalle asombroso, se puede apreciar con sumo detalle su cabello, la humedad de su piel y la brillantez de sus ojos azules. Si la cinemática de la llegada a Akropolis me parecía buenísima, esta me parece suprema, la mejor de largo hasta el momento. Se nota que le pusieron mucho esfuerzo y empeño para recrear esta escena, exprimiendo al límite la consola.

Mientras Aya terminaba de ducharse, oyó el ladrido de Flint, el perro de Douglas, que adviertía del inminente peligro que estaba por llegar…

https://www.youtube.com/watch?v=qaA6k0IgIaI

Una mole de al menos 10 metros de altura se acercaba peligrosamente al motel de Dryfield, sin que nada frenase su paso. Alertada por el estruendoso ruido producto de su avance, Aya salió inmediatamente de la habitación preparada para luchar:

Por su parte Douglas intentó detener a la iracunda e irracional bestia, pero sus disparos de escopeta no le hicieron ni cosquillas:

Apenas consiguió escapar de la llamarada de dicha bestia, teniendo Aya que entrar en acción para evitar una fatalidad…

https://www.youtube.com/watch?v=qWYPhS8HFbQ

Para este combate decidí optar de nuevo por emplear la pistola y prescindir del rifle de asalto M4A1, manteniendo mi máxima de ahorrar todo el dinero posible para poder comprar en un futuro armas y chalecos mejores. Para enfrentarme a este desafío, subí mis energías de tal forma: tiro Energizado a nivel 3, Anticuerpo a nivel 2, Pirokinesis a nivel 2, Cura a nivel 1, Metabolismo a nivel 1 y Necrosis a nivel 1. Preferí potenciar el ataque más que la defensa, ya que sino eliminaba a dicho monstruo en un determinado tiempo, corría el riesgo de que matara a Flint y no poder así obtener el mejor final del juego, por ello potencié el área ofensiva, para evitar que se diese ese escenario.

De esa manera empecé esquivando el primer golpe del coloso en llamas, quien quería aplastarme nada más empezar el combate, envenenándole a continuación con Necrosis. A continuación me fui a la esquina superior del mapa (donde se encuentra la lavandería) para activar Anticuerpo y después bajé a la esquina contraria para activar Tiro Energizado, tratando así de evitar los ataques del coloso, ya que si me quedaba mucho tiempo parado en el mismo lugar, temía que me alcanzara. Nada más hube activado dichas energía, procedí a llenar de plomo a ese bastardo. Pero la réplica por su parte fue inmediata, propinándome un golpe que me aplastó, a pesar de que me había desplazado en un intento por esquivar el mismo. Los primeros compases del combate no estaban yendo a mi favor, ya que la bestia estaba acertando todos su golpes, aplastándome en dos ocasiones y quemándome en otras dos. De no haber sido por Anticuerpo, seguramente estaría al borde de la muerte…

Ya se había divertido demasiado ese bastardo a mi costa, con lo cual era el momento de tomar la iniciativa en el ataque. Aplicándole otra dosis de necrosis, me coloqué en la esquina que colinda con la habitación número 5 y vacié el cargador en la boca de ese malnacido. Me moví de inmediato a la esquina contraria para recargar y seguir castigándole sin piedad. Intentó contrarrestar mis ataques con un golpe lateral de su brazo, sin embargo pude esquivarlo a tiempo para proseguir con mi ofensiva. Optó por quemarme vivo para detener mi acometida, pero esta vez pude esquivar sus ataques de fuego.

Las tornas habían cambiado y ahora era yo el que le hacía daño sin cesar, sin darle un sólo respiro. Pero entonces, sucedió esto:

https://youtu.be/Yo8AS_1m4EA?t=1116

Aunque había visto venir la jugada y que como comprobareis en la primera imagen, ya estaba corriendo como alma que llevaba el diablo a la esquina contraria para evitar la barrida de su brazo, la misma acabó alcanzándome, resquebrajando la pared fruto del impacto sufrido. Cabe destacar que una vez más, el título sorprende a nivel gráfico, ya que como aprecias en las imágenes, se pudo apreciar el polvo desprendido fruto del golpe sufrido y comoademás, se resquebrajó la pared.

Si lo que quería ese cerdo era guerra, tendría guerra:

https://www.youtube.com/watch?v=Ps0UodUr_pM

Volví a activar la energía de Anticuepro, iluminando el cuerpo de Aya de un inconfundible resplandor amarilllo. Luego acompañé dicha magia de Tiro Energizado. Nada más activar dichas magias, el coloso intentó quemarme, pero pude esquivar su llamarada, dándole otra ración de veneno con Necrosis. Después de una buena dosis de 9mm de parabellum, la bestia volvió a aplastarme de nuevo, siendo un ataque que por mucho que intentaba esquivar, siempre me acertaba. Desconozco si hay manera de evitar el impacto de ese puño descendente, pero fui incapaz de librarme del mismo en todo el combate.

La situación se tornó crítica cuando consiguió de nuevo barrerme con su brazo, siendo incapaz de evitar el golpe a pesar de que intenté huir del mismo con todas mis fuerzas:

De no haber sido por anticuerpo, seguramente hubiera muerto fruto de dicho golpe… Sin dudar ni un instante, en el mismo momento en el que Aya se reincorporó, me tomé una proteína que recuperaba toda mi vitalidad y sumaba 5 puntos extras a mi vida total. Había sido precavido y había puesto una en mi chaleco por si la situación se volvía adversa…

Después de una nueva ración de disparos, comprobé que los mismos empezaban a surtir efecto en dicha bestia, cuando gracias a los mismos, le estaba haciendo una cirugía facial…

No parecía contento con el tratamiento, pero eso no me impidió proseguir en el mismo, recetándole un poco más de 9mmm de parabellum. A provechando un momento de dolor por parte de la bestia, medité que energías activar de cara al tramo final del combate, ya que apenas me quedaban puntos de energía, optando por Anticuerpo y Tiro Energizado, ya que Necrosis no había demostrado ser muy útil a la hora de debilitar al coloso…

Empleando mis últimas energías, esperaba poder poner fin rápidamente a la vida de ese bastardo ser antes de que se me agotaran las propiedades de las mismas. Y entonces, en ese momento del combate, descubrí un truco del que no me había percatado antes: si permaneces quieto en la esquina que colinda con la lavandería, sus ataques con los brazos jamás podrán alcanzarte, he aquí un ejemplo:

Por desgracia, la bestia de manera astuta me atacó con fuego, forzándome así a salirme de la esquina, para aprovechar dicha circunstancia para cogerme con su mano y elevarme en alto:

No contento con aplastarme con su mano, a continuación ejecutó un movimiento que sabía las fatales consecuencias que tendría:

https://www.youtube.com/watch?v=UfkhUkmCrps

A pesar del duro golpe, no desistí y contrataqué disparando a dicha bestia sin cesar, hasta que nuevamente volvió a mover su brazo en un claro intento de arrollarme, lo cual por desgracia consiguió, empotrándome contra la pared de la esquina contraria. A pesar de contar aún con Anticuerpo, recibí 20 puntos de castigo en mi barra de salud y era consciente de que probablemente pronto se me acabaran los poderes, por ello una vez más, en cuanto se reincorporó Aya, volví a disparar como sino hubiera un mañana. Tenía que finalizar el combate cuanto antes para evitar problemas mayores y por ello decidí hacer de ese rincón, de esa esquina, mi bastión personal. No pensaba volver a moverme de dicho sitio, aunque me quemara en el intento, porque estaba convencido que me faltaba poco para conseguir exterminarle al fin y si volvía a desplazarme para tratar de evitar las llamas, era probable que pudiera volver a aplastarme o agarrarme. Sabía que permaneciendo en esa esquina sólo los ataques de fuego me alcanzarían, con lo cual me la jugué y aguanté estoicamente con la esperanza de que no ejecutara muchos de esos ataques caloríficos…

Y funcionó, sólo profirió sus llamaradas en una ocasión, optando el resto de veces por intentar agarrarme o golpearme sin éxito, descargando en el proceso un cargador tras otro.

Finalmente, la bestia aulló de dolor, profiriendo un estruendoso grito mientras con su mano derribaba parte del suelo que unían las habitaciones número 5 y 6 del motel:

Al igual que otras criaturas, su figura se fue desvaneciendo al fenecer. Antes de comprobar el estado de Douglas, me propuse limpiar el mapeado (ya que se había infectado el mismo de nuevo), para intentar prevenir que una posible conversación él, reiniciara el mapa. Aprovechando esta nueva limpieza, intenté obtener la contraseña de la caja de seguridad de la lavandería, la cual estaba relacionada con los acertijos que había leído en el pasado, como el de la casa encantada y la bodega.

Al ser cuatro dígitos, era evidente que me faltaban por descubrir dos acertijos más. El cuarto me costó bastante, ya que se encontraba en la cuarta habitación del motel, en frente del espejo de un baño, pero fruto de una mala detección, si me colocaba justo en frente del espejo, no podía leer mensaje alguno, sólo se ejecutaba dicha acción si me posicionada ligeramente escorado a la derecha.

El primer acertijo, curiosamente se encontraba en el baño público, donde encontré en la anterior entrada a esa civil que se transformó en una horrible bestia. En su momento no había lo había leído por el mismo problema que con el cuarto acertijo: fallo de detección. No debía ponerme justo en frente de la nota colgada en el baño, sino al lado de la misma, cosa que no se me ocurrió en su momento y pensaba que no podía leer la misma. El problema es que dicha nota no es legible con la luz artificial de las bombillas del baño, lo que me obligó a cargar la partida en un punto anterior para visitar dicho baño de día y así poder leer la nota con el acertijo.

Gracias a eso pude introducir la contraseña y obtener una preciada Agua Bendita, la cual si la equipo, reduce el daño percibido, siendo por tanto una función muy útil.

Finalmente fui a ver a Douglas, quien me confirmo que se encontraba bien junto a su perro Flint y que quería agradecerme mi ayuda antes de que marchara al silo/refugio (ya que ya había reparado la camioneta). Antes de visitarle en su caravana, me encontré con Kyle en su garaje, informándome de que alguien había manipulado las neomitocondrias para convertirlas en un virus que pudiera manipular a su antojo para infectar a la humanidad, siendo probable que las pruebas se realizan en dicho silo (lo cual coincidiría a nivel cronológico, ya que en el diario de entradas del motel, leí varias entradas de múltiples residentes que se habían hospedado durante semanas, apenas un mes después de producirse el caso Manhattan…).

Por último visité a Douglas en su caravana, siendo obsequiado con una pistola especial con un cargador de 100 balas, la cual me será especialmente útil en los próximos compases de la aventura. Justo después guardé partida, antes de partir al silo.

Espero que os haya parecido interesante este relato, el cual he ilustrado minuciosamente con imágenes, gifs y vídeos para hacer la lectura lo más amena y atractiva posible.

¡Saludos!

PD: Ya cuento con 18.100 BP (dinero). Ya podría comprar la escopeta AS12 y su correspondiente munición. A este ritmo a saber sino podré comprar también el chaleco en la misma partida…

3 Me gusta
1 me gusta

Hasta ese bicho llegué

¿Y llegaste a matarlo @Bucky? ¿Te pareció difícil el enfrentamiento? Sino recuerdo mal, cambias de CD cuando te vas al silo, con lo cual te faltó poco para estrenar el CD 2.

1 me gusta