[Deus Vult] --- Partida ---

A lo mejor sí, de momento no lo sabéis.

Si no se han ido los asaltantes ya, me gustaría preguntarles si hay alguna forma de entrar a Dolfein sin ser vistos. Y si no, pues vamos para allá e intentamos dar una vuelta de reconocimiento antes de entrar.

—Claro que se podría entrar, es un pueblo, no una fortificación. No hay murallas ni puerta, es un pedazo de terreno con edificios, mi señor —levanta la mano y baja la cabeza en espera de una recompensa por la información.

Meto la mano en el zurrón de Juan (@LordMembrillo ) y le doy la pera.

—Hermanos, creo que lo mejor es intentar entrar sin ser vistos.

Se acerca por la espalda…

– creo que una manzana no es pago adecuado por sus servicios. ¿No será una falta de respeto? Unas monedas lo apreciará más, nunca se sabe cuando necesitaremos sus servicios otra vez.

—Podéis darle lo que queráis.—Se encoge de hombros.

– si ya le habéis dado la manzana, quedaría usted como un mal cristiano si yo le doy unas monedas…

– Cochero, vámonos de aquí antes de que nos pongamos nosotros a asaltar carruajes

1 me gusta

Vale, fin del tema campesinos ladrones. Ahora tema entrar en el pueblo: ¿Cómo lo hacéis?

//mcelp frelric, quieres aceptar el plan y dejarte de monedas XD

1 me gusta

– Deberíamos mirar por ver las entradas que hay. A distancia prudencial

– Vale, vale, que humos tiene el señorito. Calmese que la Herejía no se va a mover de ese pueblo.

– Lo suyo es que vaya yo con mi corcel y me haga pasar por trotamundos, me pongo una gabardina y entro al sitio. Una visita a la Taberna aportara mucha información. Si entramos todos a la vez vamos a cantar más que un cura en misa.

// Perdon por la interrupción, pero @Frelric colega, cuando alguien pone doble barra delante de una frase en una partida de rol , es para indicar que habla el jugador y no el personaje, saluditos me vuelvon a leer en la sombra. :nerd_face:

1 me gusta

Ranieri escuchaba las palabras de sus hermanos.

—Estoy bastante seguro de que nos estarán esperando, pero adelante, entremos sin llamar mucho la atención.

¿Qué medidas vais a tomar para entrar sin llamar la atención? Vuestras armas, por ejemplo, llaman la atención.

—Sin embargo, nuestras armas llamarán la atención. ¿Qué medidas deberíamos tomar, hermanos? — preguntó.

—¿Hacernos pasar por un noble, su escriba y su escolta, quizás?

Rainieri no disfrutaba especialmente del pecado de la mentira, pero parecía claro que debían ser cautelosos. Sin embargo, en lo más profundo de su corazón, estaba convencido de que la farsa duraría poco. Esos no eran un puñado de estúpidos campesinos si habían logrado asesinar a un patriarca.

– Las gabardinas esconden el arma…

// Es mi primera partida de rol de este estilo sorry

1 me gusta

– Por muchos aires que pueda darse, Ranieri, ninguno tenemos pintas ni maneras de duque. Pasaríamos antes por pordioseros. En cualquier caso, las armas son un problema. Incluso si las escondemos, probablemente nos registrarán.

Propongo que entremos dos o tres desarmados, exploremos la villa y busquemos alguna manera de que el cuarto entre furtivamente con nuestras armas

El joven inquisidor se encogió de hombros.

—Dejar las armas me parece una estupidez, hermano. No voy a dejar las mías detrás…

Rainieri no perdió la sonrisa burlona, aunque sus palabras parecían serias.

—Llegados a este punto, propongo que entremos proclamando que somos enviados del Santo Oficio y que procedamos de la forma en que hemos sido instruidos. De todas formas a la que empecemos a hacer preguntas sabrán lo que somos, si no lo saben ya ahora.

Cogió una manzana y le pegó un sonoro mordisco.

—Quizás tengamos un poco de suerte y sean cautos a la hora de enfrentarse directamente a nosotros. Si un segundo equipo de la Deus Vult desaparece sin dejar ni rastro, el tercero podría ser un pequeño ejército.

1 me gusta

– Si les han hecho algo a la primera compañía, no creo que sean muy temerosos. Y eso me hace pensar que nos enfrentamos a una herejía poderosa.

Aunque es cierto que nos deben estar esperando, y si han engañado a un patriarca… – Suspira – Está bien, vamos allá. Ora pro nobis