Descubriendo 6 años después Dark Souls 2: ¡Mytha está muerta! ¡Muerta!

Ya he cargado las pilas tras descansar un tiempo de este tipo de juegos. Le toca el turno a Dark Souls II: Scholar of the first Sin, y aunque voy con recelo porque he escuchado un montón de veces que es el peor Dark Suls, tengo ganas de descubrir lo que me aguarda.

La cinemática inicial es muy superior a cualquier cosa de DS1, parece que le han puesto cariño. Por desgracia, el aspecto general del juego en sí es tan pobre como la primera parte. Vengo de Bloodborne, así que me va a costar volver a un aspecto tan… tosco.

No pierdo mucho tiempo en la creación de personaje. Elijo un guerrero y me equipo con un anillo de salud, que nunca viene mal, porque no tengo ni idea de para qué sirve cada cosa. He estado haciendo los tutoriales que ofrece el juego, aunque ha habido una sección a la que no he podido entrar porque hay una estatua en medio. Supongo que más adelante podré pasar por ahí, quién sabe.

Entro en Majula, una aldea de mala muerte con una gente encantadora. Me he acoplado a un pacto que me ofrecía un tipo sentado en un altar donde aparecía un texto que rezaba “Número de muertes totales: 5234069346”. No era ese número exactamente, pero eran una barbaridad de muertes. También me han dado mi primer frasco estus (parece que esta secuela es más rácana con los frascos), que más tarde he podido mejorar, y he hablado con los mercaderes, incluyendo un gato que habla. Son unos putos careros, así que paso de ellos. El entorno parece permitir más interactuación, porque he dado un golpe a una piedra en un pozo y he conseguido un objeto. Curioso.

Sigo explorando el pueblo y me encuentro con mi primer combate ÉPICO. Tres cerdos vietnamitas que se lanzan a la carga en cuanto me ven. “Hoy como cochinillo”, pienso para mis adentros mientras salto hacia ellos. ¡No les quito nada! Me rodean y comienzan a darme una paliza. Me resisto a huir porque la situación es de lo más absurda. ¡Son enanos! ¿Cómo pueden aguantar tanto? Finalmente me trago mi orgullo porque no estoy dispuesto a que unos putos cerdos vietnamitas sean los culpables de mi primera muerte y huyo como un miserable hacia la hoguera.

Y aquí estoy, replanteándome mi papel en el mundo. ¿Qué va a ser de mí en este juego si no soy capaz de derrotar a tres cerdos vietnamitas? ¿Seré capaz de terminar mi aventura o podrá conmigo la zozobra y la desesperación?

Solo el tiempo lo dirá.

4 Me gusta

Los cerdos se te van a comer.

Y a tu hombria tambien.

1 me gusta

Buenísimo, si no fuera por ciertos detalles como la Soul Memory sería el mejor Souls.

Solo un pequeño consejo; la electricidad en este juego funciona de vicio. No tengas miedo de hacerte o usar armas eléctricas.

2 Me gusta

Es un puto juegazo.
Yo no soy un expertísimo en la saga pero me he pasado Demon’s un par de veces, 2 veces el Ds original y una el remake, 1 vez el ds2 y ahora mismo estoy con la segunda vuelta.

Me parece un juego muy bueno, aunque es verdad que no tiene esa magia del primero, sí que le gana en profundidad.

Si te gustó el 1 disfrutarás del 2 SIN DUDA

1 me gusta

He vuelto a desafiar a mis dignos adversarios y tras un fiero combate he comprobado que cada uno te da la miseria de 20 almas, y ni siquiera hay nada de valor en la zona en la que los encuentras. Simplemente es un mensaje del juego: “Sí, seguimos siendo unos hijos de puta, y tú eres nuestra esclava sexual”. Mensaje recibido, Miyazaki. Mensaje recibido.

2 Me gusta

No hagas el pacto de los campeones que está por esa zona, aumenta la dificultad base del juego por lo visto. Lo que no sé es si aumenta el número de almas y recompensas

@Darkeater_Midir
@Leader.Protoss

1 me gusta

Ándate con ojo, porque el mensaje no te lo manda Miyazaki!

3 Me gusta

Ahora tendrás que sudar para ganarte los Estus.

1 me gusta

Bueno es saberlo, porque conociendo mi suerte seguro que lo hago y me paso todo el juego preguntándome por qué el juego me odia :joy:

Las almas no lo sé, pero cada vez que derrotas a un Boss en ese pacto te dan un objeto. Cuando acumulas esos objetos puedes canjearlos por un arma de puño que hace un daño masivo.

E ya.

Como te han dicho @Dr_Caligari NO hagas el pacto de los Campeones si eres un recién llegado.

1 me gusta

Coño, es verdad, este juego no lo firma Miyazaki, ¡son otros hijos de puta!

Ahora voy con dos. Dos míseros Estus. Puta bida tt.

Tomo nota. Por ahora estoy tranqui con el pacto que he hecho al tipo sentado en el altar.

Exacto. Ponte su anillo y si te invaden pueden venir otros jugadores a ayudarte (se invocan automáticamente).

Es un juegazo; si no fuese porque tengo el Iceborne y el FFXIV acumulados ahora le daría otra pasadita.

1 me gusta

El mejor souls y el único que he podido acabarme. Los demás los dejé a medias por puro aburrimiento.

1 me gusta

Solo me paso a comentar que eso del peor Souls es totalmente falso.

Es un juegazo, con bastante contenido si tienes la GOTY, y tienes para personalizar tu experiencia bastante.

Ya te han comentado lo de la electricidad pero quitando eso, puedes hacerte prácticamente cualquier combinación de armas que quieras (no temas ir a puños o por ejemplo latigo).

Hay toda clase de desafíos, puedes hacer más fácil o difícil el juego de manera offline (sin invocar a nadie) bien yendo por el camino de las ascuas de la adversidad y el pacto de los campeones. Además tienes algún que otro pacto interesante sin tirar de la faceta online incluso (algo que con el tiempo se ha limitado más al público multijugador que el que quiere un pacto individual).

Espero que lo disfrutes bastante porque no se merece para nada la “mala fama” que tiene.

1 me gusta

El juego Vanilla ya estaba muy bien, si bien es cierto que palidece bastante al Dark Souls 3 Vanilla o Bloodborne Vanilla.

Sin embargo, sus DLC son bastante largos y muy currados. Y encima cuando ya sacaron la versión Scholar of the First Sin… cágate.

Como digo, de no ser por la Soul Memory sería el mejor Souls.

A mi ya el base me parecía mucho mejor que el primer Dark Souls.

Hoy en día Dark Souls III me encanta y me parece un juegazo, aunque tengas más “amor” por Bloodborne, Sekiro o Demon’s Souls, pero todo lo que ofrece el dos desde el lado de experimentar (con las armas) es por el que firmaría.

He jugado mucho mucho al 2 y solo he tocado una vez el Online con un amigo, ya que este tipo de juegos me gustar jugarlos de forma individual.

2 Me gusta

Esto no lo entiendo. No los veo tan diferentes como para que uno te guste y otros te parezca tan abburido.

1 me gusta

El 1 es un tedio importante, siempre me aburro a medias.

1 me gusta

Hablando del primer Dark Souls… yo me volví a pasar todos los juegos ahora entre Julio y Agosto.

Y fue brutal lo malo que es el Dark Souls original frente a su segunda o tercera parte que son colosales (supongamos que hablamos siempre con los DLC incluidos en todos los juegos).

No me malinterpretes; Dark Souls es un juegazo sideral hasta Orstein y Smough. A partir de ahí la PEREZA invade a uno de forma salvaje. El tema de los portales abriéndose a esas putas nuevas zonas coñazo… la Biblioteca mágica es un infierno, Seth el Descamado como Boss es un mierdas, la zona de la lava aburridísima (y ya ni te digo si llegas a Izalit con su puto Boss de mierda final también)… parece diseñado por un equipo completamente diferente.

Hasta su primera mitad es pura perfección, pero luego pega un bajonazo acojonante. Sólo la zona de los Gigantes se salva un poco pero luego Nito es otro imbécil.

Luego tomaron nota; ninguna de sus entregas posteriores pierde ritmo a excepción del DLC del 2 con esa zona verde llena de puentes e interruptores más luego su zona interior llena de trampas con gilipollas fantasmales de inicio. Todo un coitus interruptus. Hasta la zona del Pantano del 3 (de las tres grandes fogatas) es más amena.

6 Me gusta

Partiendo de la hoguera de la aldea, he tomado el primer camino que he visto, una cueva angosta que te lleva a un bosque. Los enemigos son asequibles, así que supongo que voy bien. Veo un troll de río paseando por ahí, pero como no me molesta, no voy a ser tan imbécil de molestarlo yo a él. Continúo sin mayor problema pero pronto me aparece el mensaje de que mi arma está a punto de romperse (la espada rota). No me cuadra, en el primer Dark Souls las armas aguantaban bastante más.

Entro en una zona de niebla y me encuentro en una especie de torre donde hay enemigos tras cada esquina, arqueros apostados donde más joden y esqueletos que tiran bombas. Le compro a una mercader un garrote y me dispongo a bajar por unos andamios. Veo un gordo armado hasta los dientes con una maza gigante y me acuerdo del gordo con hacha del Bloodborne. Me acojono, pero me lanzo a por él. No es tan difícil como esperaba, y entro en una cueva, donde esquivo el fuego que lanza una especie de salamandra gigante y entrando por una puerta consigo una espada de fuego.

Por ahora eso es todo, pero me surgen dudas. El primer Dark Souls me lo pasé a base de fuerza (me pasé prácticamente todo el juego con el gran garrote), y Bloodborne me lo pasé con la espada de Ludwig en forma de espadón. Como comprenderéis me apetece cambiar un poco, pero aquí estoy, garrote en mano y con la habiendo escogido la clase con más fuerza.

Me estoy planteando volver a empezar y forzarme a jugar con otra clase y con otro tipo de armas. ¿Qué tal funciona la destreza? Creo recordar que me comentasteis que funcionaban muy bien. Aún estoy al principio y no me dolería volver a empezar, ¿merece la pena probar otros estilos de juego? Yo tengo ganas. He visto que en la creación de personajes había uno con una espada en cada mano, ¿es una buena combinación? ¿Qué otras alternativas me recomendáis?