Derrumbre del vertedero de Zaldibar. Detenidos el dueño y dos responsables del vertedero. El Gobierno Vasco concluye la búsqueda en el vertedero de Zaldibar sin hallar el segundo cuerpo


Máquinas trabajando para apagar los incendios entre los residuos del vertedero de Zaldibar tras su derrumbe.

El derrumbe del vertedero de Zaldibar ha costado la vida a dos operarios y ha abierto una crisis medioambiental, con dioxinas en el aire, y política en Euskadi, en precampaña electoral. Estas son diez claves de los diez días transcurridos desde el desprendimiento:

1. El derrumbe se produjo el jueves 6 de febrero en un vertedero de Zaldibar, una pequeña localidad rural vizcaína muy cercana a dos pueblos grandes como Ermua y Eibar. Se calcula que se desparramaron medio millón de toneladas de residuos no urbanos, es decir, no son basuras de domicilios sino materiales de construcción, restos siderúrgicos, lodos…

2. No se sabe qué provocó el derrumbe , pero desde el principio, el mismo jueves, se supo que había dos trabajadores sepultados, Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán. Según su familia, Alberto llegó a avisar a varios compañeros, incluido un sobrino, de que abandonaran el lugar porque se movía.

3. Los primeros intentos de rescate fueron el mismo jueves, por bomberos y ertzainas, de manera manual, con palas . Los perros llegaron a marcar donde podrían estar los cuerpos, pero a la una de la madrugada del viernes surgió la primera sorpresa: la presencia de amianto .

4. A esa hora, las labores de búsqueda se suspendieron ante la presencia del cancerígeno amianto. Días después, el Gobierno vasco calculó que el vertedero había recibido 9.780 toneladas de este mineral en los tres últimos años. La mayoría del amianto va dentro de placas de fibrocemento, muy usado como material de acabado en construcción hace 40 años; así no es peligroso pero si se rompe y se inhala es cancerígeno, lo que paró todo el rescate .

5. El primer fin de semana transcurrió entre la desesperación de las familias ante la imposibilidad del rescate y las pocas noticias que llegaban desde el Gobierno Vasco y la empresa propietaria, Verter Recycling 2002, que al cabo de unos días contrató a un gabinete de prensa.

6. El lunes 10, el lehendakari, Iñigo Urkullu, convoca elecciones autonómicas anticipadas , lo que da comienzo a la precampaña electoral y convierte la gestión de esta crisis en una polémica política de primer plano.

La oposición empieza a reprochar el silencio del lehendakari y que no acuda al lugar de la tragedia, mientras las labores de búsqueda, ya con protección contra el amianto, se interrumpen continuamente por la inestabilidad de la ladera.

7. Al día siguiente, martes 11, un juzgado abre diligencias para investigar el derrumbe y las posibles responsabilidades , pero de momento no se conoce qué investigaciones ha ordenado.

8. El miércoles 12, seis días después del derrumbe, el lehendakari visita el vertedero y está con las familias. El Gobierno Vasco mantiene la primera reunión con la empresa , a la que hasta entonces había acusado de no colaborar. Posteriormente le abre un expediente sancionador .

9. El viernes 14 salta de nuevo la sorpresa: los análisis detectan dioxinas y furanos en el aire en proporciones 40 veces superiores a los normales. El origen está en los fuegos por la combustión de metano en la parte alta del vertedero, y se recomienda a los vecinos de los cercanos municipios de Zaldibar, Ermua y Eibar (suman 46.000 habitantes) que cierren las ventanas y no hagan deporte . Surgen más críticas políticas porque se mandaban mensajes de tranquilidad cuando no se conocían estos análisis de dioxinas.

10. Al día siguiente, sábado 15, cinco mil personas se han manifestado en Zaldibar contra la gestión de la crisis. Las máquinas consiguen llegar a la parte alta del vertedero y este domingo han intentado apagar los fuegos echando tierra , tras construir una pista sobre el material derrumbado. En otra zona del vertedero se construye una pista para intentar acceder al lugar donde se cree que están los dos cuerpos de los desaparecidos.

3 Me gusta

Yo estaba pensando en

5 Me gusta

Poca broma, el tema de los vertederos va a dar mucho que hablar, porque los que hay cada vez están más llenos, muchos están ya a reventar y buscan nuevos sitios para seguir vertiendo basura… y, conociendo a este país :tm:, a saber qué otros tejemanejes habrá.

La cosa de los fuegos, a ver si la he entendido bien porque es para flipar, en cuanto se han enterado de que los fuegos contaminaban el aire han avisado a la población de que básicamente no respire al aire libre, osea que las toxinas son bastante peligrosas, pero…
El fuego es un incendio aleatorio o era una zona habilitada de quema de residuos?
Por que si es lo segundo:
Cuanto tiempo llevaban quemando? Cuanto tiempo llevaba la población respirando toxinas sin saberlo? Meses? Años?

2 Me gusta

El laberinto del vertedero derrumbado

El jueves 6 de febrero a Zaldibar se le cayó el mundo encima. Este pueblo vizcaíno, de 3.000 habitantes, se dio de bruces contra el medio millón de toneladas de residuos del vertedero de la localidad que se desprendió sobre la AP-8, autopista que conecta Bilbao y San Sebastián. El lugar entró en una espiral de indicios, acusaciones, información con cuentagotas y una dura certeza: bajo los escombros se encuentran casi con seguridad los cuerpos de Joaquín Beltrán, habitual en Zaldibar, y de Alberto Sololuze, vecino de Markina, ambos trabajadores del vertedero. No han podido rescatarlos porque la inestabilidad del terreno dificulta las tareas. El Gobierno vasco, además, ha recomendado a la población que mantenga, en lo posible, las ventanas de las casas cerradas, ante la presencia de dioxinas en el aire.

La empresa que gestionaba esta planta, situada sobre una de las altas colinas que flanquean la carretera, se encuentra en el disparadero de las críticas. El Gobierno vasco ha apuntado a Verter Recycling 2002 como responsable de un “fatal y fatídico accidente laboral”. Un juzgado ha abierto diligencias para investigarla por un presunto delito laboral y ambiental. El Ejecutivo le ha dado una semana para ofrecer un plan de acción para intervenir sobre la avalancha y le ha abierto un expediente sancionador. La empresa se defiende asegurando que el contacto con las autoridades era frecuente y afirma que trabajan “a marchas forzadas” para presentar toda la información solicitada.

El último informe de inspección ambiental sobre Verter Recycling 2002, cuya calificación ha ido descendiendo año tras año, catalogó como “malo” el grado de cumplimiento de las condiciones de autorización ambiental, y solicitó correcciones. La viceconsejera, Elena Moreno, admitió que conocían “cosas que no se hacían bien”, pero que jamás imaginaron que el desenlace pudiera ser catastrófico. Moreno añadió que el departamento “estaba a punto de iniciar un expediente sancionador” por registrar vertidos de materiales no autorizados y ocupar más espacio del permitido.

El corrimiento se produjo hace más de una semana y el paso de las horas solo sirvió para agravar la situación. La primera alarma se encendió según se produjo el desastre: la empresa no era capaz de localizar a siete de sus empleados. Las comprobaciones posteriores redujeron la cifra a dos. La forma de corroborarlo, explican fuentes de Seguridad del Gobierno vasco, fue cruda: llamaron a sus teléfonos y solo Joaquín y Alberto no respondieron.

Amianto

La situación empeoró cuando ya intervenían los servicios de emergencia para estabilizar el lugar y buscar a las víctimas. El vertedero acumulaba materiales con amianto, hasta 4.200 toneladas dentro de las 511.000 de residuos recibidos en 2019. La inhalación de esta sustancia tóxica puede causar graves problemas de salud. Antecedentes como los fallecimientos de trabajadores del metro de Madrid aparecieron en escena, y se detuvieron las labores. Los operarios iniciales habían actuado sin la protección adecuada, algo que encendió las iras de los sindicatos, y solo se retomó la actividad cuando llegaron especialistas. Medio Ambiente salió al paso para certificar que la compañía sí tenía permiso para almacenar amianto.

El temor se ha extendido por la comarca, donde abundan poblaciones en valles rodeados por peñas de distinta altitud. Las mediciones de calidad del aire y del agua han mostrado por ahora la ausencia de riesgo para la salud, pero no han podido contener los recelos de los vecinos. Tampoco ayuda el humo que siguen emitiendo varios puntos del derrumbe, como cráteres de un volcán de basura que impregna la zona de olor a plástico quemado.

Miles de personas, muchas de ellas con mascarillas y haciendo sonar sirenas y silbatos, participaron este sábado en distintas concentraciones en Ermua (Bizkaia) y en las localidades guipuzcoanas de Eibar y Elgeta, para denunciar la gestión llevada a cabo tras el derrumbamiento del vertedero. Durante las marchas se escucharon gritos reclamando la dimisión del consejero vasco de Medio Ambiente, Iñaki Arriola.

El suceso de la planta de Zaldibar ha coincidido con la convocatoria de las elecciones autonómicas el 5 de abril, y las hostilidades entre los partidos se han desatado. El PNV ha denunciado que varias de sus sedes amanecieron el miércoles con “ataques fascistas y mafiosos” en forma de basura y excrementos; el lehendakari, Iñigo Urkullu, censuró las críticas por no acudir en el primer momento al lugar de los hechos, afirmando que su presencia sería “una escenificación”. La próxima semana tendrá que dar explicaciones en el Parlamento vasco. El PP, Elkarrekin Podemos y Bildu han criticado la gestión del Gobierno.

Finalmente, el miércoles el lehendakari acudió a la escombrera a hablar con los técnicos. Después se vio en Zaldibar con familiares de las víctimas. La tristeza y las incógnitas siguen sacudiendo a los vecinos. El pleno municipal convocado el martes terminó con el teniente de alcalde hundido, llorando al recordar a los desaparecidos. Eran sus amigos.


El vertedero de Zaldibar recibió en 13 años los residuos industriales que preveía gestionar en 35

El Gobierno vasco y la Diputación de Gipuzkoa ofrecieron este sábado las primeras pistas sobre el posible origen de una tragedia que el pasado jueves día 6 de febrero sepultó a Alberto Sololuze y a Joaquín Beltrán arrastrados por una enorme masa de tierra y residuos se deslizó por trescientos de ladera hasta detenerse sobre la autopista AP-8. Diez días después, el Gobierno vasco intenta llegar hasta la parte inferior del vertedero situado a 253 metros de altura para iniciar alli la búsqueda de los trabajadores de Verter Recycling y mueve tierras con maquinaria pesada en la cuota situada a 435 metros de altitud para ahora los incendios que queman masa de papel y plásticos. Pero, ¿por qué se vino abajo un vertedero clave para los residuos industriales de papeleras, empresas de construcción y siderurgias?

La viceconsejera de Medio Ambiente Elena Moreno se negó ayer a facilitar a EL MUNDO dos elementos determinantes para investigar cuál era la situación real del vertedero de Zaldibar antes de que se derrumbara colina abajo el pasado jueves. «Son datos que se ofrecerán el próximo martes» , contestó con amabilidad a la petición de EL MUNDO de datos que su Departamento tiene registrados. Pero Moreno reconoció que la instalación inaugurada en 2007 estaba a punto de agotar la capacidad útil del vaso. El consejero Iñaki Arriola concretará qué nivel exacto de rellenado había alcanzado el vertedero en 2019 pero no hay ninguna duda de que la instalación superó todas sus previsiones.

Verter Recycling obtuvo en 2007 la autorización medioambiental otorgada por el Gobierno vasco para explotar el vertedero de Zaldibar que, sin embargo, está mucho más cerca del casco urbano de Ermua. La autorización constata que la superficie reservada para este vertedero era de 137.259 metros cuadrados y la «capacidad útil del vaso de vertido» se cuantificó en 2.744.975 metros cúbicos, un «monstruo», según especialistas en geología por las complejas característas de una instalación en altura situada junto a núcleos urbanos como Ermua o Eibar.

El vertedero era un enorme agujero de 182 metros de altura en el que, según la autorización del Ejecutivo autónomo, « la vida útil aproximada será de 35 años desde la fecha de comienzo de vertido ». Sin embargo, el volumen de residuos redujo prácticamente a un tercio las previsiones iniciales y en apenas 13 años Verter Recycling recepcionó los residuos que, según preveía Medio Ambiente, iba a tratar durante 35.

La dueña del vertedero modificó en al menos dos ocasiones las condiciones que tenía establecidas en la autorización inicial para comenzar su actividad pero la viceconsejera Moreno también respondió a este periódico que serán datos que sean aportados en la comparecencia múltiple con e l lehendakari Urkullu y los consejeros Arriola, Beltrán de Heredia y San José del próximo martes en el Parlamento Vasco. También Arriola detallará el volumen concretos de residuos recibidos porque Verter Recycling tenía la obligación de detallar mensualmente la cantidad, tipo, origen y gestor de los residuos que recibía . Ayer, el Gobierno vasco no facilitó a este medio de comunicación los datos de 2018 pero fuentes del sector aportaron el último documento público sobre los residuos gestionados en el vertedero de Zaldibar en 2018.

Según este documento, durante el ejercicio 2018 Verter Recycling declaró la gestión de 553.797,988 toneladas de residuos industriales . La empresa incluye 61 referencias que se adecúan a las establecidas por la Ley Europea de Residuos (LER) . La diversidad de las materias recepcionadas (con densidades muy diferentes) hace muy difícil establecer qué volumen necesitaron esta ingente cantidad de residuos. Pese a ello y tomando como referencia el material más pesado (hierro) que almacenaba la instalación siniestrada, las 553.797,988 toneladas habrían ocupado 70.368,23 metros cúbicos si tan sólo se hubiera recepcionado hierro aunque el volumen real fue mucho mayor por la diversidad de los residuos recibidos.

El listado de residuos -que mensualmente recibía el Gobierno vasco de Verter hasta el pasado mes de enero- constata la gestión de materiales de construcción con amianto . En 2018, el vertedero de Zaldibar recepcionó 2,625 toneladas de «materiales de construcción que contienen amianto» (señalizados con el código 170605 de la LER). Un dato mensual del que el Gobierno vasco se dió cuenta siete horas después del siniestro lo que obligó a paralizar las labores de rescate de los trabajadores sepultados mientras se buscaba el material que proteja de unos residuos que habitualmente se entregan protegidos por plásticos y que sólo son peligrosos cuando se fracturan y liberan esporas de amianto.

Además, entre los residuos más importantes recepcionados por Verter Recycling en 2018 se encuentran los generados por las industrias siderúrgicas y papeleras que ya han sido convocadas a una reunión que junto con Aclima y responsables de vertederos mantendrán el próximo lunes para decidir cómo gestionarán ahora sus residuos al perder la instalación de Zaldibar.

Verter situó en 2018 en su vertedero 194 toneladas de tierra y piedras (código 170504 LER), 89,6 toneladas de residuos procedentes de tratamiento de otros residuos (código 191212), 63,2 toneladas de escorias no tratadas (código 100202), 55,8 toneladas de lodos de destintado procedentes de papeleras (código 030305) y 27,6 toneladas de desechos de pasta elaborada a partir de papel (código 030307).

La empresa y el Gobierno vasco, encargado de controlar las condiciones establecidas en la autorización medioambiental junto con las dos ampliaciones realizadas, tendrán que concretar hasta qué punto la gestión del enorme caudal de residuos recibidos en apenas 13 años permitió que se asentara o, por el contrario, afectó al talud natural encargado de contener los millones de toneladas que discurrieron ladera abajo. Verter y la viceconsejera Moreno confirmaron a EL MUNDO que la empresa cuenta con un seguro de hasta 1 millón de euros para hacer frente a estos siniestros y depositó como fianza para iniciar su actividad 1.136.135 euros . La compañía de seguros contratada ya se ha puesto en contacto con la administración vasca.

https://www.elmundo.es/pais-vasco/2020/02/16/5e48f582fc6c83f4508b46fc.html


Imágenes aéreas de cómo ha quedado el vertedero de Zaldíbar en el que han desaparecido dos trabajadores

Desde el aire se ve claramente la magnitud del desastre en el vertedero derrumbado de Zaldibar . Los trabajos de búsqueda de las dos personas desaparecidas bajo toneladas de residuos, la extinción de los incendios y la consolidación de la escombrera continúan sin grandes novedades, a la espera de la decisión sobre el traslado de los desechos a corto y medio plazo.

El lehendakari presidió este domingo una nueva reunión de la mesa de crisis, que no estaba prevista. Posteriormente, visitó la zona afectada acompañado de familiares de los dos trabajadores desaparecidos, Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán .

Los trabajos en el vertedero que se derrumbó el 6 de febrero tienen dos líneas: el rescate de los cuerpos de los dos trabajadores y el apagado de los fuegos que originan las dioxinas presentes en el aire. Respecto al rescate, los trabajos consisten en estabilizar el terreno para poder acceder a una zona donde se sospecha que podrían estar los dos desaparecidos. Se cree que hay más posibilidades de encontrarles cerca de la carretera de acceso al vertedero, donde estaba la báscula, y para llegar se está creando una vía de acceso.

En el segundo punto de trabajo hay más avances, debido a que las máquinas (excavadoras y un brazo de 23 metros) ya están en la zona de los incendios entre los residuos del vertedero y están echando tierra para apagar estos fuegos . Para llegar al lugar, en un talud en la parte alta del vertedero, se ha construido una “pista” sobre las tierras del derrumbe.

La combustión de metano entre los residuos es la que provoca estos tres o cuatro focos de fuego, el origen de las dioxinas en el aire que han llevado a recomendar a los vecinos de tres municipios de la zona ( Zaldibar, Ermua y Eibar , que suman 46.000 habitantes ) que cierren las ventanas y no hagan deporte .

Si se consigue en los próximos días, como se espera, extinguir el fuego con tierra —la semana pasada se intentó con agua desde helicópteros, sin resultados—, cesarían el humo y los problemas de dioxinas en el aire. Además del beneficio para todos los vecinos, permitiría jugar este miércoles el Eibar-Real Sociedad suspendido .

Nuevas mediciones este jueves

Este domingo, los equipos que miden los parámetros del aire en la zona explicaron que se encuentran en niveles normales, pero las partículas medidas no incluyen los datos de dioxina. Estos los analiza una laboratorio del CSIC en Madrid por un método que tarda cuatro días, por lo que las nuevas mediciones no se conocerán hasta el jueves .

A partir de este lunes se mezclarán de nuevo los trabajos técnicos en el vertedero con la polémica política, con la comparecencia el martes del lehendakari y de tres consejeros en el Parlamento Vasco para dar explicaciones. Además, hay temor de que si llueve (como está previsto) pueda influir en la estabilidad de la ladera derrumbada y por tanto, retrasar los trabajos de rescate.

Este lunes se reúne de nuevo la mesa de técnicos que gestiona el derrumbe; por la tarde habrá una reunión del Gobierno Vasco con los vertederos vizcaínos autorizados y con empresas que generan residuos para ver cómo afrontar el problema de dónde llevar los residuos de Zaldibar a corto y medio plazo.

También a partir de este lunes se van a celebrar charlas informativas en los tres ayuntamientos afectados -empiezan este lunes en Ermua- para que técnicos del Gobierno Vasco ofrezcan explicaciones y resuelvan las dudas de los vecinos .

Este martes se cumple el plazo de siete días “improrrogable” que dio Medio Ambiente a la empresa propietaria del vertedero para presentar un plan de actuación para afrontar este suceso, y este jueves se conocerán los resultados de los nuevos análisis sobre la presencia de dioxinas en el aire.


Más de 10 días y hay que recordar que no han aparecido aún los cuerpos de los dos desaparecidos.

1 me gusta

Literalmente, morir en la mierda

Debe de ser que yo no veo en exceso la tele, ¿pero esto tiene cobertura mediática o no?

Menos de la que debería.

Sofocado el incendio en el vertedero de Zaldibar, aunque persiste el humo y no se descarta que pueda reproducirse


El humo persiste en lo alto del vertedero. EFE

Los equipos de extinción han conseguido este martes apagar los frentes del incendio en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia) , donde a lo largo del día se espera que desaparezcan por completo los focos humeantes, aunque un retén permanecerá en la zona para evitar que el fuego pueda reproducirse.

El propio lehendakari Urkullu ha informado en su intervención en la Diputación Permanente de que el fuego se había “sofocado”, pero que el humo continuaba.

Ya con posterioridad a la reunión de la mesa de crisis en Zaldibar, el director general de la Agencia Vasca del Agua (URA), Ernesto Martínez Cabredo , ha informado de que los frentes más importantes del incendio quedaron “vencidos” anoche, y que a lo largo del día de hoy desaparecerá el humo en la zona. No obstante, se ha mostrado más cauto que el lehendakari al asegurara que los rescoldos y las brasas podrían reproducir el fuego.

La extinción del incendio, que había provocado niveles de furanos y dioxinas que podrían ser nocivos en los municipios próximos de la comarca (Zaldibar, Ermua y Eibar, que suman 46.000 habitantes), facilitará las tareas de búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos, Joaquín Solaluce y Alberto Beltrán , en el desprendimiento de miles de toneladas de residuos que se produjo el pasado 6 de febrero.

" Un retén de obra permanecerá vigilando con los medios necesarios para que si algún punto humea más de lo debido se apague . Hoy por la tarde podremos ver que no hay humo", ha señalado Martínez Cabredo en una comparecencia ante los medios de comunicación tras la reunión de la mesa técnica de seguimiento sobre el desprendimiento del vertedero de Zaldibar.

Jesús Peña, secretario general de la Presidencia del Gobierno vasco, ha afirmado que la extinción del incendio tendrá un “efecto inmediato” en la emisión de componentes nocivos a la atmósfera, lo que incidirá directamente en la calidad del aire.

El pasado viernes se supo que los análisis habían detectado dioxinas y furanos en el aire en proporciones cuarenta veces superiores a los normales, como consecuencia del fuego por la combustión de metano en la parte alta del vertedero, por lo que el Gobierno vasco recomendó a los vecinos de los tres municipios citados que cerraran las ventanas y no hicieran deporte al aire libre.

No obstante, el Gobierno vasco no tiene previsto cambiar las recomendaciones sobre la calidad del aire para los vecinos de la comarca hasta que el próximo jueves se conozcan los resultados de las últimas muestras de aire, con especial atención a los parámetros sobre los furanos y dioxinas.

Precisamente respecto a las medidas a adoptar de cara a proteger a la población, la experta del CSIC, Begoña Jiménez , que ha participado en la reunión de la mesa, ha considerado que se está generando " una alarma exagerada y quizá innecesaria ", porque los niveles de toxinas son “enormemente bajos”.

En este sentido, ha manifestado que las medidas recomentadas, como cerrar ventanas y no practicar deporte al aire libre “son oportunas y razonables” para minimizar la exposición, pero cree que han supuesto “el efecto contrario”, `porque la situación no es para generar almarma. " Hay que tener cuidado con el miedo ", ha dicho.

En este sentido, esta experta ha querido mandar un “mensaje tranquilizador”, porque el nivel de dioxinas está por encima de lo normal, pero en niveles bajos.

https://www.elmundo.es/pais-vasco/2020/02/18/5e4be393fdddff4f7b8b4598.html

Urgencia y alarma en Zaldibar

El centro de Zaldibar, un pequeño pueblo de Bizkaia, está empapelado de avisos inquietantes. Dice un cartel: “Se pone en conocimiento del vecindario que puede consumir agua con total seguridad, excepto los caseríos que tienen manantial propio. En este último caso, por precaución se desaconseja hasta nueva información”. No se cuenta más que eso. Hay otro pegado en paredes y puertas de edificios públicos. Anuncia la monitorización de la calidad del aire en el entorno del vertedero de Zaldibar. Tres emoticonos hacen de nota del examen: el sonriente, el serio y el triste. La calidad del aire es seria. El Gobierno vasco recomienda a los vecinos en su cartel que, debido a los niveles altos de dioxinas y furanos —un compuesto orgánico—, no ventilen sus casas y tengan las ventanas cerradas todo lo que puedan, especialmente por las noches; que tampoco se haga ejercicio al aire libre “hasta nuevo aviso”. Como es lógico, estas directrices son asumidas por los vecinos del entorno del vertedero multiplicadas por mil siguiendo la lógica de, si el Gobierno dice esto, qué no será. “Nos trasladan normalidad y nos piden que nos encerremos en casa, toda la normalidad del mundo”, dice Raquel, una de las vecinas de la zona de Eibar más cercana al vertedero.

¿Pero qué pasa en el vertedero? En Zaldibar se sobreentiende lo que ha ocurrido allí, pero estos avisos en la calle serían marcianos no solo para un extraterrestre que haya llegado a la Tierra al estilo Gurb, el personaje de Eduardo Mendoza. También para un español que no viva en el País Vasco y no haya fijado su atención en un suceso dejado de la mano de Dios los primeros días. El vertedero de Zaldibar es la enésima reproducción de unos patrones informativos según los cuales se necesita muy poco en Madrid para ser portada en medios nacionales y un escándalo de dimensiones gigantescas fuera de la capital para llegar a ese espacio.

Aquí, el 6 de febrero un desprendimiento de tierra acabó precipitando medio millón de metros cúbicos de residuos sepultando a dos personas que no han sido encontradas todavía, Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze. Sobre las cuatro de la tarde, el suelo se empezó a mover y de pronto, durante dos minutos, dos lenguas de tierra y basura arrasaron dos laderas del vertedero. Una se esparció sobre la autopista que une Bilbao y San Sebastián, cortándola; la otra se precipitó sobre una zona del barrio de Eitzaga. Bomberos, ertzainas , servicios de rescate y perros de las provincias de Gipuzkoa y Bizkaia se abalanzaron sobre el vertedero para salvar la vida de sus dos compañeros hasta que de madrugada se dio el alto de forma brusca: el vertedero tenía unas 16.000 toneladas de amianto que fueron liberadas en el derrumbe; supone un 0,57% de las casi tres millones de toneladas de residuos que se guardan allí, pero es suficiente para ser un contaminante peligroso si se respira. Los fuegos declarados en el vertedero también liberaron dioxinas y furanos en el aire, provocando un aumento de su nivel, lo que ha provocado precauciones como la suspensión del partido de Liga Eibar-Real Sociedad (Eibar, Ermua y una parte de Zaldibar son las zonas más afectadas).

“Dioxinas y furanos son compuestos orgánicos que se generan en las combustiones de elementos clorados”, dice Aresatz Usobiaga, doctora en Química por la Universidad del País Vasco. “Cuando se queman estas moléculas de cloro se generan dioxinas y furanos. Existen de forma natural en la atmósfera, por cualquier tipo de combustión. Pero cuando hay una materia orgánica clorada que se quema por la acción del hombre, hace que la concentración en un momento dado pueda aumentar en la atmósfera. Son tóxicos y generan diferentes afecciones, desde cutáneas hasta cambios en el sistema endocrino, y en casos más extremos, cáncer. Pero para ver esos efectos tiene que haber una exposición muy alta y durante un tiempo muy prolongada. Una emisión incontrolada durante mucho tiempo sin que nadie sepa que está ahí”.

Varios de los carteles que están en el centro de Zaldibar los firma José Luis Maiztegui, un hombre alto de 63 años, calvo y bigote. A las ocho de la mañana ya está en el Ayuntamiento de Zaldibar, donde es alcalde, subiendo y bajando escaleras mientras se comunica en euskera con los funcionarios. Lleva un año al frente de este pequeño pueblo de 3.054 habitantes; su partido, el PNV, le arrebató el gobierno a EH gracias a un pacto con los socialistas vascos después de ocho años de gobierno abertzale. El despacho de Maiztegui está abierto para quien quiera entrar. Junto a él se encuentra su número dos . Prefieren, eso sí, no hablar con la prensa: “Se están diciendo muchas cosas que no son ciertas, tanto en las redes como en los periódicos”. En un aparte, uno de ellos afirma: “Somos un pueblo pequeño y desbordado que se está enterando de muchas cosas ahora, porque no las sabíamos”. Se quejan del hostigamiento político (el lehendakari, Iñigo Urkullu, dio el día anterior explicaciones y reconoció errores ante las preguntas de la oposición. El Gobierno vasco lo forman PNV y PSE en coalición).

La noticia del día es que el fuego ha sido sofocado; la búsqueda de las dos personas desaparecidas continúa. A las 11.30 de la mañana hay rueda de prensa en el salón de plenos del Ayuntamiento de Zaldibar. Hablan técnicos que desmenuzan la geología del terreno para explicar las zonas en las que se busca a Beltrán y Sololuze; hablan representantes de la Ertzaintza sobre los medios puestos a disposición de esa búsqueda, que es la “prioridad absoluta”. No se puede, sin embargo, desplazar efectivos a algunas zonas sensibles para evitar un nuevo corrimiento de tierras y arriesgar vidas.

La viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, advierte horas después que los vertederos vascos no tienen capacidad para acoger el medio millón de toneladas de residuos que recibe cada año Zaldibar, un vertedero al que se presuponía una vida hasta 2046 y hubiera acabado en 2022 debido a la cantidad metros cúbicos de residuos recibidos. El debate va más allá de Zaldibar y de la tragedia ocurrida estos días, y tiene que ver con la gestión de residuos y de vertederos en un país, España, con cada vez más problemas para almacenar la basura que genera.

La verdad es que en el TL de Teresa Ribera no he visto mención alguna.

https://twitter.com/beyereti/status/1230387292637945856

No, hombre no… Lo que se necesita es que el escándalo se produzca gobernando la derecha no nacionalista.

2 Me gusta

Los tweets relacionados dan pena.

1 me gusta

Se reaviva el fuego en el vertedero de Zaldibar tras considerarse ya extinguido

La familia de uno de los desaparecidos en el vertedero de Zaldibar denuncia el “despropósito” del rescate

Los familiares de Joaquín Beltrá critican a los políticos “por su puesta en escena vacía de contenido ante la inminencia de las elecciones” al mes del derrumbe del vertedero

La familia de Joaquín Beltrán, uno de los dos trabajadores desaparecidos en el derrumbe del vertedero de Zaldibar (Vizcaya) el pasado 6 de febrero, ha denunciado este martes el “despropósito absoluto” de los “comisarios políticos” del operativo de rescate.

En un comunicado hecho público esta noche, la familia del trabajador atrapado en el desprendimiento de miles de toneladas de residuos afirma que las labores de búsqueda han estado “totalmente descoordinadas desde arriba” y han sido “inadecuadas e insuficientes”, por lo que considera que “se puede y debe hacerse mucho más de lo que se está haciendo”.

Transcurrido casi un mes desde el derrumbe del vertedero, “la realidad es que Alberto (Sololuce) y Joaquín siguen enterrados entre basura”, lamentan los familiares.

Critican asimismo el "bochornoso espectáculo de las comparecencias, dimes y diretes , información y desinformación de los portavoces de los distintos partidos políticos, y qué decir de las palabras de viceconsejeros y consejeros del Gobierno Vasco. Qué decir de las palabras del propio lehendakari".

A su juicio, se ha tratado de “una puesta en escena vacía de contenido con la que cubrir las apariencias ante la inminencia del escenario electoral. No vale la ‘autocrítica’ si no se critica nada, si no se corrige nada”.

Por el contrario, los familiares de Joaquín Beltrán expresan su agradecimiento a todo el personal de emergencia, bomberos, Ertzaintza, forenses, agentes y perros de la Unidad Canina, así como a los voluntarios que participan en las tareas de rescate, “dotados de una especial sensibilidad”.

También agradecen su trabajo a los profesionales de los medios de comunicación, “que han sabido respetar” sus sentimientos y “trasladar adecuadamente a la calle la dura realidad”.

AYUDA DEL EJÉRCITO

Al margen de las responsabilidades políticas y operativas a depurar en cuanto a la gestión y dirección de la crisis del vertedero de Zaldibar, “muchas y de gran envergadura”, la familia hace hincapié en que lo prioritario es encontrar a los dos desaparecidos, por lo que señala que "no se pueden parar las labores de búsqueda y no se puede hacer que se hace".

“No se trata de preguntar por qué se ha rechazado, o no se ha pedido, tanto da, la ayuda del Ejército, por qué no hay más perros de la admirable unidad canina, por qué no se ha dotado de personal suficiente y experimentado las labores de búsqueda, por qué ha habido máquinas paradas por falta de palistas y combustible y han tenido que ser utilizadas las de las propias víctimas…”, reprochan.

La familia de Joaquín Beltrán advierte de que no se va a mantener "observando el espectáculo de la política, viendo cómo unos y otros se acusan mutuamente en plena precampaña electoral ".

Tampoco va a “consentir que una vez se celebren las elecciones y la tragedia deje de molestar o de poder rentabilizarse políticamente” sus familiares “caigan en el olvido”, y recuerda que “hay ejemplos recientes de cómo no se ha escatimado en medios para rescatar a desaparecidos”.

https://www.elmundo.es/pais-vasco/2020/03/04/5e5f4d8dfdddffa4be8b45ab.html

Actualizo esto de nuevo, aunque solo lo lea @Ikemi xDDD

Los familiares de los sepultados en Zaldibar alzan la voz: “Pedimos los cuerpos”

A las puertas del vertedero de Zaldibar (Vizcaya), en la entrada de la escombrera, un altar improvisado con dos velas encendidas recuerda a Joaquín Beltrán y Alberto Sololuce, los dos trabajadores que permanecen sepultados bajo toneladas de residuos después de que el pasado 6 de febrero se derrumbara la masa de basura ladera abajo. Sus familiares temen que la llama de su recuerdo se apague y, por ello, este sábado han alzado la voz para que su búsqueda no caiga en el olvido institucional y sean “sacados cuanto antes” de la montaña de basura.

“Estamos muy preocupados porque el tema de la desaparición de Alberto y Joaquín, con el paso del tiempo, está pasando a un segundo término ”, han clamado. Junto a este altar a modo de homenaje, los familiares han comparecido este sábado por primera vez de forma pública en un acto conjunto ante las cámaras. Con anterioridad ya se habían pronunciado por separado, siempre dentro de ese segundo plano en el que se han situado, a la espera del avance de las tareas de búsqueda.

Pero algo ha cambiado en la percepción de los familiares, en quienes cunde el desánimo por lo que ven, escuchan y notan en los últimos días. “Nos vemos obligados a repetir que su desaparición continúa en la misma situación, que siguen bajo tierra y que nuestro dolor es cada vez más angustioso y más insoportable ”, denuncian Helena y Olaia Alberdi, sobrinas de Alberto Sololuce, en nombre de las dos familias con la lectura de un comunicado, arropadas a sus espaldas por allegados de los dos trabajadores sepultados y ante varios ramos de flores .

Las palabras de denuncia ante la amenaza del olvido y de ruego para que se antepongan y avancen sin descanso las tareas de búsqueda se mezclan con la emoción de los familiares, algunos de los cuales no pueden evitar derrumbarse entre lágrimas . “Ya ha pasado un mes desde que desaparecieron mientras trabajaban y durante este tiempo sus familiares no hemos conocido un momento de sosiego, ya que el sufrimiento que estamos padeciendo no nos deja pensar otra cosa”, aseveran.

“No pedimos más que lo que es nuestro, los cuerpos, y que se aclare lo ocurrido ”, exigen. Los familiares consideran necesario alzar la voz en estos momentos porque ven con preocupación el desarrollo de los acontecimientos conforme pasan los días: temen que tras las elecciones autonómicas del 5 de abril , donde el derrumbe de Zaldibar y la controvertida gestión del Gobierno vasco de la crisis se ha convertido en precampaña en materia de confrontación política, las labores de búsqueda de Joaquín y Alberto entre toneladas de residuos dejen de tener un carácter prioritario .

Los familiares de Joaquín Beltrán han optado por dejar el foco informativo de hoy a los allegados de Alberto Sololuce. Ellos ya pusieron voz a su indignación el miércoles cuando denunciaron a través de un comunicado el “despropósito absoluto” de los “comisarios políticos” del operativo de rescate . Según censuraron, las labores de búsqueda han estado “totalmente descoordinadas desde arriba” con decisiones “inadecuadas e insuficientes”. “Se puede y se debe hacer mucho más de lo que se está haciendo”, criticaron para poner de manifiesto que la única realidad es que “Alberto y Joaquín siguen enterrados entre basura”.

Las críticas contra la actitud institucional se convierten en agradecimientos a los operarios que trabajan en las labores de rescate sobre un terreno marcado por la inestabilidad y con todo tipo de residuos –incluido amianto – bajo sus pies, con la amenaza de que se puedan generar nuevos incendios . “Sabemos que están haciendo lo imposible por encontrarles y queremos hacerles llegar toda la fuerza de las dos familias para que no cejen en el empeño y para que continúen esforzándose al máximo por encontrar los dos cuerpos”, reconocen. Igualmente, agradecen a todos aquellos que están acudiendo a las diferentes movilizaciones populares para exigir que se encuentre a los dos desaparecidos. “Su ánimo y energía son nuestra fuente de apoyo e inspiración”, resaltan.

Los allegados de los dos trabajadores del vertedero propiedad de Verter Recycling 2002 se muerden la lengua a la hora de hablar de la respuesta institucional y de la actitud del lehendakari Iñigo Urkullu. Prefieren no decir todo lo que se les viene a la cabeza en estos momentos, con la prioridad siendo la que es. “¡Qué decir de las palabras del propio lehendakari!” , protestó la familia de Joaquín Beltrán en su comunicado de esta semana a la hora de denunciar el “ bochornoso espectáculo de las comparecencias, dimes y diretes, información y desinformación de los portavoces de los distintos partidos políticos, y de las palabras de viceconsejeros y consejeros del Gobierno Vasco”.

Las familias no olvidan la desatención institucional inicial tras el derrumbe, que mantuvo en silencio durante cuatro días al gabinete de Urkullu, que no calibró las verdaderas consecuencias de que el vertedero se viniera ladera abajo. El lehendakari tardó seis días en desplazarse a Zaldibar para reunirse con los allegados de los dos trabajadores sepultados. Con posterioridad, pidió disculpas en esencia por las formas, por haber dado la sensación de una falta de empatía , tanto en el Parlamento Vasco, a donde compareció forzado por la oposición, como en una ronda de entrevistas en diferentes medios para defender su actuación. “ Una puesta en escena vacía de contenido con la que cubrir las apariencias ante la inminencia del escenario electoral. No vale la ‘autocrítica’ si no se critica nada, si no se corrige nada”, replicaron los allegados de Joaquín Beltrán.

Esta semana, tras el pronunciamiento de denuncia de los familiares de Joaquín Beltrán, el presidente vasco recurrió a las redes sociales para comprender su “dolor” y reiterar que siente si no ha sido capaz de transmitir a las familias de los dos desaparecidos “cercanía a su dolor” y su “compromiso personal diario para impulsar las labores de búsqueda”. Son palabras “huecas, vacías” , insisten este sábado los allegados de los dos trabajadores sepultados.

Paradójicamente, la comparecencia de este sábado de los familiares a la entrada de la escombrera, en Ermua (Vizcaya), y que tiene lugar bajo un intenso aguacero, se produce al mismo tiempo que Urkullu presenta de forma oficial su candidatura a lehendakari en el Palacio de Europa de Vitoria en un acto del PNV con la intervención del presidente del partido, Andoni Ortuzar, y los otros dos cabezas de lista territoriales al Parlamento Vasco. Las primeras palabras de Urkullu han hecho alusión al “grave, doloroso y duro” derrumbe de Zaldibar para remarcar que “la prioridad" sigue siendo encontrar a los dos trabajadores sepultados. “Allí, a esta hora, hay profesionales y trabajadores dedicados plenamente a resolver todos los problemas. La prioridad sigue siendo encontrar a Alberto y Joaquín. Queda mucho por hacer y vamos a seguir empeñados, día a día, hasta lograrlo", ha aseverado.

También ha aludido a la controvertida gestión del Gobierno del derrumbe, que ha provocado una crisis política y medioambiental sin precedentes en el País Vasco, para defender que el Ejecutivo ha actuado con “transparencia total” al contar “todo” en su intervención en el Parlamento Vasco del pasado 18 de febrero junto a cuatro consejeros. “¿Teníamos que haberlo contado antes? La única verdad es que prioricé el respeto al Parlamento Vasco y que mi deseo es la aparición de Alberto y Joaquín”, ha justificado el lehendakari.

“Una reflexión sobre Zaldibar. Desde el primer momento y en todo momento ni siquiera me pregunto: ¿Es acaso el vertedero público, de una empresa pública? Ni tan siquiera me he preguntado si, una vez sofocados los incendios y controlados los índices de calidad del aire, t iene que ser la Administración pública la que esté acometiendo todo lo que allí se está haciendo . Sin embargo, es la Administración pública la que está interviniendo para paliar la situación producida por el derrumbe. ¿Que una vez sucedidas las cosas se podían haber hecho de otra manera?. Hemos procedido con transparencia total y hemos contado todo ante la Diputación Permanente del Parlamento”, ha afirmado para cerrar la cuestión con un “no negamos las dificultades”.

Para entonces, la respuesta a las palabras de Urkullu ya había llegado por parte de los familiares, temerosos de que dentro de un mes su batalla de recuperar a los dos desaparecidos quede igualmente enterrada entre toneladas de olvido : “Alberto y Joaquín desaparecieron mientras trabajaban, no desaparecieron en el mar, sino en un terreno bien delimitado . Todos sabemos más o menos dónde, todos conocemos el lugar, y todos tratamos de ayudar, cada uno desde su posición, para que les saquen cuanto antes”.

1 me gusta

Que no interesa, los vascos lo hacen todo bien y son seres de luz, ya que votan con los buenos.

Eso pues es algo que pasa de forma natural, como las migraciones.

:sese: :sese:

3 Me gusta

Justo leí la noticia ayer, antes de que la pusieras, @Estress

Qué asco me dan los medios de comunicación. Hubiera sido otro partido (ya sabemos cuál todos) y no habrían dejado de bombardearnos con el tema.

EDIT: había hecho el condicional como los vascos XD-

Unidad móvil de LaSexta (esa como mínimo) 24h conectando cada dos por tres sin dejar de comentar el tema en plató.

Para la gravedad del asunto está pasando bastante desapercibido, sí.

1 me gusta

5 meses ya.

Zaldibar: anatomía de una tragedia